Ir a Planeta Futuro
Escool

La crisis tiene cara de niño

Por: | 20 de noviembre de 2013

“Un día, por la tarde, una familia estaba en el parque. Cuando llegaron a casa, Juan, que es el padre, estaba preparando la cena, mientras que Carmen, su mujer, estaba bañando a Sofía, su hija y a Marcos, su hijo. Los niños estaban muy felices ya que tenían juguetes, películas, pinturas…

A la hora de cenar, se sentaron todos en la mesa, y empezaron a hablar, hasta que Juan pidió silencio.

- Escuchadme un momento, dijo

- Sé que os gustan mucho los juguetes nuevos, pero ahora estamos en crisis.

- ¿Qué es crisis?, dijo Sofía.

- Es cuando hay menos dinero cariño, dijo Juan con ternura.

- Entonces, ya no podemos comprar más juguetes tan a menudo porque lo necesitamos.

- Para qué?, dijo Marcos.

- Pues para comer, dijo Carmen.

-Tampoco podemos tener a Kai-dijo Juan.

- ¡¡¡Noo!!!, replicaron Sofía y Marcos.

- Kai no papá, por favor llévate todos nuestros juguetes pero a nuestro perro no, gritaron los dos niños asustados.

Después de todo tuvieron que dejar a Kai en un refugio.

Al mes siguiente, gracias a toda la ayuda de los niños, y al esfuerzo que realizaron los padres pudieron seguir adelante.

Ese mismo día, Juan tenía una sorpresa para todos.

- ¡Tengo trabajo!

Todos estaban súper contentos.

- ¿Eso significa que podemos recuperar a Kai?, dijeron los niños contentos.

- ¡Sí!, dijo Juan con alegría.

- Mañana vamos a buscarle, añadió Carmen.

-Vamos a la cama, dijeron los padres a la vez.

Así viven los niños la crisis, importa más lo que quieres y menos las cosas materiales”.

Infanciaunicef

Con este relato explica una niña de 12 años, Paula Fabra, que estudia 1º de ESO en el Colegio Sagrado Corazón de Madrid, cómo vive una familia la crisis económica. Porque los niños sí se dan cuenta de la dura situación que vive el país y, en muchos casos, incluso el mundo. Ven cómo la crisis afecta a su entorno e idean historias -a menudo enternecedoras y con utópicos finales felices- que revelan solidaridad con los que sufren, el valor de la amistad en momentos difíciles, el intento de aportar soluciones e incluso la queja de que no se les cuente lo que pasa, de que no se confíe en ellos.

Éstas son algunas de los cuestiones que están reflejando en sus textos los niños que participan en el programa Yo cuento. Se trata de un blog (yocuento.org) en el que se ponen en marcha iniciativas educativas destinadas a dar voz a los pequeños y jóvenes y en el que pueden participar tanto los menores de forma individual como los colegios e institutos. La primera iniciativa es precisamente un concurso de relatos y dibujos (algunos de los cuales se pueden ver ya en el blog) sobre cómo están viviendo los niños y jóvenes la crisis económica.

El programa, al que se puede inscribir cualquier centro español, ha sido promovido por Unicef y Santillana y su objetivo es “tener una perspectiva infantil de la crisis y dar voz sobre este tema a los niños, que hasta ahora han tenido un papel invisible, cuando son los más afectados por ella”, explica Ignacio Guadix, responsable de Educación y Derechos de Infancia y Compromiso Social de Unicef.

Los datos apoyan lo que dice. La repercusión de la crisis sobre los niños está siendo preocupante. La pobreza infantil en España ha crecido un 10% en solo dos años, lo que supone que hay 205.000 pequeños españoles más en riesgo de pobreza. El total de menores de 18 años en esta situación en España es ya de 2,2 millones, según el informe La infancia en España 2012-2013. El impacto de la crisis en los niños, realizado por Unicef con datos de 2010 y 2011. Este estudio resalta que los menores son ya el grupo de edad más pobre en comparación con el resto, se use el indicador que se use. Sin duda, la crisis ya tiene cara de niño.

FOTO: ©UNICEF Comité Español / AJAY HIRANI

Hay 3 Comentarios

Justamente esta mañana, en la puerta del colegio me comentó una madre, mirando a lo felices que salían los niños de clase, que lo triste era volver a casa y tener que decirles que deben compartir el plato de comida. Tenía lágrimas en los ojos al hablarme, y la entiendo, porque todos estamos abocados a un sinfín de restricciones por culpa de esta crisis y, por desgracia, los niños no siempre tienen conciencia, pero lo padecen como todos.
http://goo.gl/FTzYaD

Lo que no es lógico, por mucho que lo diga el FMI y sus amigos, es que para sacar a los bancos del hoyo en que se han metido por incorrectas prácticas se reduzca a la miseria a niños y adolescentes que todavía no saben nada de economía.
Al imperante sistema económico no le gusta que se hundan los bancos, pero no le importa que los ciudadanos del sector más pobre de la sociedad mueran de hambre, no pueda acceder a una salud y educación apropiadas. Son derechos humanos recogidos en la Declaración Universal de Derechos Humanos. Para el FMI y sus amigos no les importan los derechos humanos. Están cometiendo crímenes de lesa humanidad y deberían ser castigados por ello. Estis crímenes no prescriben.
Un saludo

Es lógico que cuando uno no tiene para sus hijos deje de aportar para los demás, es el instinto de supervivencia y en muchos casos de egoísmo. http://www.capitanfood.com

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre la autora

Sue Pérez de Pablos

Susana Pérez de Pablos. Periodista apasionada por la información educativa, por contar las historias y miradas de alumnos, profesores, padres…, las buenas y malas iniciativas de los gobiernos y el inmenso cambio que vive ese mundo, incluidos los temas relacionados con la tecnología, la ciencia y el desarrollo. Viajera inquieta, por los países y por la red, tras dirigir la sección de Educación de EL PAÍS durante más de una década, se propone difundir las ricas experiencias educativas de la emergente y heterogénea Latinoamérica.

TWITTER

Sue Pérez de Pablos

Archivo

septiembre 2014

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30          

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal