Blogs Comunidad Valenciana Ir a Comunidad Valenciana

Escrito a ciegas

Sobre el blog

Lo que otros no miran, o lo hacen de un modo distinto, se registra aquí a ciegas en el momento mismo que algo ocurre para saber, fielmente, lo que ahora ocurre y no lo que al cabo de cierto tiempo creeremos que ha ocurrido.

Sobre el autor

Ignacio Carrión

Ignacio Carrión fue periodista de Abc, el Grupo 16 y El PAÍS en Inglaterra y en los EE UU. Ha viajado por todo el mundo como enviado especial. Es autor de dos libros de ensayos, tres de viajes y cinco de ficción. Ganó el Premio Nadal (1995) y ha publicado un Diario íntimo (La hierba crece despacio) que cubre cuatro décadas (1961-2001)

TWITTER

Ignacio Carrión

Archivo

febrero 2012

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29        

Diario íntimo de Rajoy (4)

Por: | 24 de febrero de 2012

¡Yo si que estoy hasta las mismísimas tizas! Aunque, a decir verdad, me alegro de que ese colegio de Madrid del que han embargado todo, mesas, sillas, pizarras, las tapas de los retretes y hasta la tiza, no sea público sino privado. Si llega a ser público ni te cuento. Esperanza y Botella al alimón, dando caña a los rojos.
Creo que muy pronto, quizá mañana mismo,  voy a abandonar este diario íntimo. No me sosiega escribirlo. Tampoco me aclara las ideas. Más bien me deprime. Y, como dijo mi mujer cuando me sorprendió el primer día en al baño tomando notas en este cuaderno, me expongo a que vaya a parar a mis enemigos.
Todos los políticos tenemos más enemigos que amigos por el hecho de dedicarnos a este noble aunque desprestigiado oficio. Importa poco el partido. Lo que cuenta es sólo eso, ser político.
No quiero jugármela. Pensaba escribir este diario durante toda mi primera legislatura, sin fallar un día. Pero no. No podrá ser.
Me enteré de muy buena fuente que el Rey sí lleva un Diario. Y que cuando le impuso a la agente literaria Carmen Balcells en un acto en Valencia celebrado años atrás, una medalla por no recuerdo qué clase de mérito, ella aprovechó ese momento para ofrecerse a su majestad a publicar ese diario, o autobiografía, o memorias, porque ella sabría cómo y con quién negociar para convertirlo en un bestseller.
Yo podría llamar a la agente catalana y decirle que tengo entre manos algo muy especial. Seguro que le encantaba. Y en el supuesto de que la política me fallara y decido no  ocupar mi plaza como  Registrador de la Propiedad, que sería lo lógico, entonces podría vivir perfectamente de los derechos de mi Diario.
Mientras tanto, aquí debo reseñar la verdad, como hizo Azaña. Y como ningún político de los de ahora se atreve a hacer.
¿Se atrevería Francisco Camps a sincerarse en su diario íntimo y revelar si pagó o no pagó los trajes? Llamaré por teléfono y le preguntaré, ¿pagaste aunque fuera a plazos los trajes o sigues erre que erre negando lo que sólo alguien como tu se atreve a negar? Paco  contestará: Mariano, debemos reunirnos y hablar de nuestras cosas que son muy bonitas.
Lo que debe hacer Paco no es publicar esa tesis doctoral con faltas de ortografía, sino repartir Camino por las soleadas calles de Valencia.
Esta comunidad me está dando muchos dolores de cabeza. Algunos la llaman la Calamidad Valenciana. No hay día que no se descubra un nuevo latrocinio seguido de detenciones de afiliados nuestros. ¿No será una conspiración urdida por el PSOE  como la del atentado de Atocha?
Ojalá no sea cierto que se hayan desviado varios millones de euros de un dinero público destinado a la ayuda de países pobres, directamente  a los bolsillos de unos cuantos corruptos.
Mi función es pedir calma y sensatez a los españoles, que ahora parecen muy nerviosos y confusos. No me cansaré de repetir que este año va a ser difícil, que lo peor aún está por venir, pero que no tengo miedo alguno a la calle, aunque en realidad no las tengo todas conmigo.
Un  Presidente del Gobierno sólo puede desvelar sus miedos en el refugio de su diario íntimo. De lo contrario la imagen que da de España es una imagen de país cobarde.  ¿O no?


El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal