Ir a Planeta Futuro
Escuelas en Red

Sombras de lo extraordinario (I)

Por: | 07 de octubre de 2012

AUTOR INVITADO: Juan Antonio Cardete (@jacardet)
» Profesor de Lengua y Literatura del Instituto Público Educación Secundaria 'Antonio López García' de Getafe (Madrid)

Nº 5 de 'La Sombra del Membrillo'

Marta sale al escenario del salón de actos del IES Antonio López García de Getafe. Se presenta uno de los números de la revista `La Sombra del Membrillo´. “Es lo mejor que me ha pasado en los años que he estado aquí”. Marta, una chica de Getafe de familia humilde, acabó su Bachillerato y ahora estudia Ingeniería Aeronáutica.

Marta se convirtió en protagonista. De ese escenario, de su vida, de su aprendizaje. No se conformó con recibir pasivamente contenidos escolares. Igual que otros compañeros, Marta se ilusionó con un proyecto voluntario, que se construía en los recreos, en el intercambio telemático, en los espacios extraordinarios a los que nos llevó La Sombra del Membrillo.

El eje de este proyecto era un injerto de la posibilidad de conexión que ofrece Internet con la posibilidad de indagación y expresión de la escritura. En 2003 tomó forma en una revista impresa (que publicaba inéditos de autores reconocidos y de jóvenes desconocidos) y un portal web: www.lasombradelmembrillo.com  

Portadas de la Revista La Sombra del MembrilloDesde el lema “atrévete a lo extraordinario”, La Sombra del Membrillo pretendía ir más allá de la rutina escolar y abrir toda posibilidad de crecimiento personal. La reunión semanal de su diverso equipo era un espacio donde compartían ideas y colaboraban estudiantes de todos los niveles, desde 1º de ESO hasta 2º de Bachillerato.

El equipo se atrevió a la aventura de ser una pequeña empresa cultural: a estar en la Feria del Libro (no mirando o comprando, sino montando una caseta y mostrando nuestros trabajos), a construir un libro (Un año de Sombra, editorial CELYA, 2005), a organizar espectáculos (en la librería del Museo Reina Sofía, en la FNAC de Leganés, en Los Castillos de Alcorcón)…

Gracias a las redes, encontramos la generosa respuesta de grandes creadores (como Lorenzo Silva, Luis Alberto de Cuenca, Luis Landero, el peruano Carlos Germán Belli –que nos autorizó a utilizar el título de uno de sus libros, Hada cibernética, como emblema de nuestro proyecto–). Nuestra hada cibernética reivindicaba una tecnología humanizada, al servicio de la creación, y nos abría una ventana al mundo, un espacio de encuentro con otras culturas. Nuestro equipo creció con amigos y colaboradores en muchos países. Vivimos mágicos momentos como el de que nuestra corresponsal en India, Ashwini Ganeshan, pudiera estar en Getafe para ayudarnos en la presentación de uno de nuestros actos.

Ahora que parece que las enseñanzas artísticas no tienen relevancia en los nuevos planes educativos, que se nos repite desde los despachos que el docente debe limitarse a instruir, que la asignatura de Lengua continúa en muchas aulas asfixiada en su hipertrofia gramatical, La Sombra del Membrillo atestigua el papel clave de la creatividad para sacar de cada estudiante lo mejor de sí mismo.

Imagen: Portada del nº 5 de 'La Sombra del Membrillo'. Fondo, "El gallo Saturno", óleo sobre lienzo de Juan Manuel Fuentes del Ama. Extraordinario pintor que cedió de modo entusiasta varias de sus obras para la Revista.

[Continuará...]

Hay 2 Comentarios

Conozco la revista y el proyecto que hay detrás desde hace algún tiempo.
La calidad de los textos es indiscutible. Me alegra muchísimo que aparezca en este blog-tribuna, que sigo también con asiduidad.

Existe una distinción implícita entre asignaturas de primera y asignaturas de segunda o tercera categoría que, de alguna manera, también alcanza a sus profesores. Con lo que puede darse el caso de que algunos no se sientan lo suficientemente valorados, lo que les mueve a imitar o imponer determinados comportamientos que demuestren que sus materias requieren el mismo rigor y el mismo esfuerzo que las otras. Es decir, introducen exámenes y clases teóricas innecesarias, abruman a sus alumnos con deberes, son excesivamente estrictos en su corrección y otras prácticas sobradamente conocidas.

Sin embargo, lejos de sentirse víctimas, todos ellos deberían sentirse agradecidos, porque son unos privilegiados, ya que tienen muchas más opciones de desarrollar una verdadera pedagogía, no condicionada por el utilitarismo y las expectativas de éxito. Tienen la posibilidad de llevar a cabo lo que podríamos llamar una pedagogía aventurera, asentada en el gozo de encaminar el aprendizaje allá donde nos lleve.
http://www.otraspoliticas.com/educacion/el-privilegio-de-impartir-una-maria

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el autor

Rodrigo J. GarcíaRodrigo J. García. Doctor en Ciencias de la Educación. Premio Nacional de Investigación Educativa (MEC.CIDE). Ha sido Asesor del Gabinete Técnico del Defensor del Menor en la Comunidad de Madrid y Asesor Técnico Docente de Renovación Pedagógica y Formación del Profesorado de la Consejería de Educación de la Comunidad de Madrid. Ha colaborado en el fortalecimiento de los movimientos de innovación educativa, impulsando el Portal Innova: una plataforma virtual de difusión de movimientos y prácticas de escuelas democráticas. Forma parte de diversos colectivos profesionales de mejora escolar (Atlántida, ADEME, Foro de Sevilla…). Es asesor para el desarrollo de prácticas democráticas de aprendizaje en instituciones educativas.

TWITTER

Rodrigo J. García

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal