Ir a Planeta Futuro
Escuelas en Red

Hay quienes 'hacen'... que las cosas sucedan

Por: | 12 de enero de 2014

El filósofo, pedagogo y psicólogo estadounidense John Dewey, con amplio reconocimiento de sus planteamientos sobre las cuestiones políticas y morales implícitas en los discursos pedagógicos, escribía en 1867…

“Con el advenimiento de la democracia y de las condiciones industriales modernas, es imposible predecir de un modo definitivo lo que será la civilización dentro de veinte años. Por tanto, es imposible preparar al niño para una serie precisa de condiciones. Prepararle para la vida ulterior significa prepararle de suerte que tenga el pleno y rápido uso de todas sus capacidades". (Dewey, J. Mi credo pedagógico)

Cuando los miraba, observaba un cierto interés que, poco a poco, iba desvaneciéndose a medida que la clase avanzaba. Delante de mí tenía un grupo de buenos estudiantes y, sin embargo, algo no iba como antes. Ese tiempo en el que los estudiantes de COU y de segundo de bachillerato soportaban explicaciones de casi una hora, sin rechistar, se había acabado.

Cierto era que, a veces, organizaba debates (de hecho un antiguo alumno me lo ‘echaba en cara’: “por tu culpa, profe, siempre me planteo las cosas más de una vez”) y trataba de hilvanar las explicaciones de tal manera que pudiera interesarles o, al menos, eso me decían: “Nos gusta que expliques la Historia como si fuera un cuento”.

Con estas reflexiones, comienza su relato Manuel Jesús Fernández Naranjo, Profesor de Ciencias Sociales y Director del Instituto Público de Educación Secundaria ‘Virgen del Castillo’ de Lebrija (Sevilla), quien continúa haciéndonos partícipes de su pensamiento…

Estudiantes de 2º de Bachillerato del Instituto Público de Educación Secundaria ‘Virgen del Castillo’ de Lebrija (Sevilla)
Estudiantes de 2º de Bachillerato del
Instituto Público de Educación Secundaria ‘Virgen del Castillo’ de Lebrija (Sevilla) 

La sensación de pérdida de tiempo, sobre todo entre el alumnado, estaba siempre presente y me angustiaba. Me hizo recapacitar sobre la necesidad de cambiar de rumbo. Parecía claro, por otra parte, que cualquier opción adoptada tendría que significar una sustancial modificación del formato de enseñanza. Así, al menos, se desprendía de lo que había aprendido hasta el momento, con los medios y recursos a mi disposición, en mi formación continua y en los intercambios profesionales entre colegas mantenidos en las redes sociales.

Los estudiantes tenían que ser los protagonistas de su aprendizaje, necesitaban contar con herramientas de desarrollo permanente y tendríamos que evitar llenarles la cabeza de contenidos enunciativos y denominativos. Me viene a la memoria, en este momento, el aforismo de Plutarco “el cerebro no es un vaso por llenar, sino una lámpara por encender".

Pues bien, todas estas referencias se transformaron en acción y en el curso 2007-2008 se puso en marcha un aprendizaje intelectualmente más activo. Se comenzó potenciando notablemente el trabajo en grupo, sobre todo al final de cada trimestre, y se continuo con la elaboración de presentaciones y podcast, relacionados con los temas de la asignatura de Historia y con ciertas efemérides (García Lorca, Blas Infante y el andalucismo...).

Sin embargo, estas actividades y procedimientos seguían desarrollándose de manera aislada, de espaldas al formato dominante y abrumadoramente tradicional de la clase: “La selectividad lo puede todo, e incluso que el estudiante no aprenda o que incorpore muy poco, de aquello sobre lo que trabaja, aunque saque buenas notas”.

Esta situación llevó a que, un día, se abandonara el libro de texto, construyendo un nuevo camino. Se adentraron en el mundo y el formato del e-learning, diseñando y utilizando una moodle y un blog, que mantuvieron vivos durante dos años.

La ruta, quedo afianzada el curso pasado, cuando se debatió en las redes sociales y profesionales la denominada metodología de Flipped Classroom (la clase invertida). Según confiesa Manuel Jesús “la cabeza se me llenó de pájaros — ¡más todavía! pensarán algunos—” y se pusieron manos a la obra colaborando con el Proyecto El Barco del Exilio.

La nueva metodología permite conectar el aprendizaje con la realidad y con la historia. La historia tiene ocasión de configurarse Tuit de agadecimientocomo una situación palpable, que lleva, entre otras muchas iniciativas, a publicar vídeos de personajes del reciente pasado (utilizando la tele por internet T-Ves.TV). Para ello, se contactó con  personas cercanas a los protagonistas de las historias, como los familiares de una “niña del exilio”, Ana del Bosque (en la imagen adjunta se puede leer un mensaje de agradecimiento).

Penetramos, además, en el mundo de las redes sociales, tanto en Twiytter con el hashtag #tuitdhistoriavdc (el curso pasado), y con de #hist2vdc (este curso), como en Google+, creando la comunidad tuitdhistoriaVdcC, que actualmente se sigue utilizando.

Embarcarse en cambios tan significativos genera cierta incertidumbre… La tranquilidad y satisfacción por el esfuerzo desplegado, viene de los estudiantes cuando valoran el curso y manifiestan… 

• He aprendido toda la historia de España del siglo XIX y del XX con un método muy eficaz, haciendo previamente las composiciones y trabajando los temas de dichas composiciones en clase, con trabajos muy amenos. Por lo que desde un primer momento hemos ido preparándonos para selectividad.
• He aprendido a usar páginas web, que antes ni siquiera conocía. He aprendido que, a través de una asignatura, se pueden unir diferentes institutos, relacionándonos entre nosotros.
• Me ha encantado. Hemos pasado de lo rutinario, de toda la vida, a la utilización de los ordenadores; a realizar trabajos interactivos y además a usar redes sociales. 
• Me ha parecido muy divertida, pues no se basa en memorizar simplemente la teoría, lo que resulta muy monótono, sino que lo hemos  tuits de opiniónido trabajando de diversas maneras: trabajo individual, colectivo, resúmenes, investigaciones, presentaciones...

Hemos contribuido, además, a que el resto de la gente se informe de nuestra historia, puesto que los contenidos más esenciales los hemos publicado en Twitter. Hemos elaborado vídeos para un canal con nuestros trabajos sobre los niños exiliados de la Guerra Civil.

En este curso 2013-2014, en segundo de Bachillerato, contando con un fuerte interés de los estudiantes, se ha optado por trabajar directamente desde la óptica de Flipped Learning: El alumnado se aproxima a los temas y se los prepara fuera del aula, contando con un material de apoyo, cuidadosamente elaborado por el profesor; en la clase se trabajan estas temáticas de manera colaborativa. Se apoyan unos a otros y resuelven colectivamente dudas, cuestionando consideraciones y resultados. Para el desarrollo de esta tarea se preparan presentaciones, vídeos, formularios… que utilizan con los compañeros y compañeras. En todo este proceso se cuenta siempre con la guía, el apoyo y la mirada atenta del profesor.

Estudiantes de 2º de Bachillerato del Instituto Público de Educación Secundaria ‘Virgen del Castillo’ de Lebrija (Sevilla) Para el despliegue de este tipo de actividades se utilizó la plataforma Google App del centro, y los recursos didácticos creados por el profesor y los estudiantes se fueron subiendo a una web, montada con la aplicación ‘Site’ de Google. Además, en reunión específica con las familias, se estuvo dialogando sobre esta metodología, se valoraron sus pros y contras, y se expuso la justificación teórica de esta concepción de aprendizaje.

El resultado durante el primer trimestre fue fantástico, al menos por lo que contaron los estudiantes en un formulario, en el que evaluaban la tarea del profesor, así como el contenido y la metodología de aprendizaje empleada. Entre estas respuestas se destaca que el 88% de los estudiantes manifiestan preferir la metodología utilizada, y sólo un 12% la más tradicional.

Ahora veo sus caras de otra manera, comenta Manuel Jesús: “La historia ha dejado de ser un cuento y nos asomamos a un aprendizaje real y más auténtico. Ahora explico dudas, me adelanto a sus  dificultades, oriento su trabajo y llegamos a conclusiones en grupo. La recogida de los trabajos realizados, supone un auténtico compendio de lo aprendido en cada ámbito temático. Observo y aprendo cómo los estudiantes organizan su aprendizaje, cómo se explican, cómo deciden, cómo utilizan las redes sociales. En definitiva, cómo aprenden.

Las opiniones volcadas y el grado de implicación del alumnado detectado, me reafirma en el camino iniciado; no sé si el mejor, pero sí sé que genera interés, promueve aprendizaje, capacita y ayuda a los estudiantes a que sean dueños y protagonistas de su crecimiento personal.

Grupo/clase de 2º de Bachillerato del Instituto Público de Educación Secundaria ‘Virgen del Castillo’ de Lebrija (Sevilla)
Grupo/clase de 2º de Bachillerato del
Instituto Público de Educación Secundaria ‘Virgen del Castillo’ de Lebrija (Sevilla)

Sé que este formato, esta concepción del proceso de aprendizaje, no es la más frecuente. Pero, también sé que el ejemplo cunde, y que compañeros y compañeras del centro y de otros centros, persiguiendo el mismo propósito, comienzan a adoptar otra forma de enseñar. Este trayecto abre un sinfín de posibilidades para conseguir el mejor aprendizaje en nuestros estudiantes.

Manuel Jesús... y l@s protagonistas de este relato
Manuel Jesús... y l@s protagonistas de este relato

No corren buenos tiempos para experiencias, para innovar, para cambiar paradigmas, para salir de nuestra zona de ‘rutina’… Pero no intentarlo y no investigar estas alternativas, sería darle la espalda al futuro.

Hay 4 Comentarios

Enhorabuena @manueljesusF.
Valiente, decidido e inteligente. Aprecio mucho tu sensibilidad hacia el alumnado y tu apuesta por la necesidad del cambio metodológico.
Has sido compañero en la infancia, con los años descubrí que coincidimos en la profesión y ahora reconozco que eres maestro del que tengo mucho que aprender.
Un abrazo desde la Vega del Guadalquivir.

Bien hecho y bien contado. Se puede crear otra educación, pero hace falta dedicación e inspiración, servicio y humildad para aprender, creatividad y espíritu juvenil para comprender a los jóvenes. Tengo la suerte de compartirlo con Manuel cada día, fuera de los formatos burocráticos :-) Un gran abrazo.

Bejondeizuela!
Zuen gazteek eskertuko dizue. Gizarte berria eraikitzen laguntzen ari zarete.

Adiorik ez!

Alguien me decía en estos días que todos habíamos perdido el espíritu de antes, los estudiantes ese carácter participativo que les caracterizaba y que llevara a tantas movilizaciones sociales contra las injusticias. "Ahora ya no vemos nada de eso", me decía. Quizá tenga razón.
http://interesproductivo.blogspot.com.es/2013/08/un-poco-de-civismo-por-favor.html

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el autor

Rodrigo J. GarcíaRodrigo J. García. Doctor en Ciencias de la Educación. Premio Nacional de Investigación Educativa (MEC.CIDE). Ha sido Asesor del Gabinete Técnico del Defensor del Menor en la Comunidad de Madrid y Asesor Técnico Docente de Renovación Pedagógica y Formación del Profesorado de la Consejería de Educación de la Comunidad de Madrid. Ha colaborado en el fortalecimiento de los movimientos de innovación educativa, impulsando el Portal Innova: una plataforma virtual de difusión de movimientos y prácticas de escuelas democráticas. Forma parte de diversos colectivos profesionales de mejora escolar (Atlántida, ADEME, Foro de Sevilla…). Es asesor para el desarrollo de prácticas democráticas de aprendizaje en instituciones educativas.

TWITTER

Rodrigo J. García

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal