Estrategia Digital

Estrategia Digital

A través de las herramientas de medición online hemos llegado al conocimiento de innumerables cuestiones que suceden a diario en la red. La analítica web abre una amalgama de puertas para entender aspectos clave en la concepción, lanzamiento y mantenimiento de cualquier negocio online. Este blog pretende analizar cosas que pasan a diario en un mercado en el que todo cambia en horas.

Sobre las cookies y los tenedores

Por: | 16 de julio de 2010

Imaginemos que alguien en un órgano político decisor dice que están estudiando prohibir o limitar el uso de los tenedores entre los ciudadanos. Muchas personas se llevarían las manos a la cabeza pensando que alguna extraña enfermedad neuronal está afectando en la coherencia sobre la toma de decisiones. La argumentación que sustentaría la normativa vendría motivada por noticias como esta: Amenaza de muerte a su hermano con un tenedor.

Cookies 


Algunos de los receptores de la nueva normativa pensarán, sin embargo, que el problema no está en el utensilio, sino en el uso que las personas hacen de él. Es decir, un tenedor en sí mismo es bueno (lo necesitamos para comer, nos facilita esa tarea); aunque puede tener usos malos, delictivos (que se lo clave en el pié a alguien). Por lo tanto, parece lógico pensar que lo que en realidad habrá que legislar son las acciones de las personas con el objeto y no cuestionar la bondad de un producto eficaz para la mayoría.

Algo así debió sentir IAB en España ante el artículo 29 de las autoridades europeas de protección de datos (The Article 29 Working Party "Opinion 2/2010 on online behavioural advertising pdf.). Y la disconformidad no se hizo esperar.

Con las cookies (pequeños fragmentos de información que se almacenan en el ordenador del visitante a través de su navegador) pasa algo así. Son buenas, y tremendamente eficaces, no sólo para los profesionales de Internet, sino para los propios usuarios. Por supuesto, habrá gente que hará un mal uso de ellas. Lo cual es delito, al igual que clavarle un tenedor al vecino. Prohibir el uso de las cookies o condicionarlo hasta el extremo que pretende la UE, sería algo así como limitar el acceso a los tenedores a la población por el riesgo que suponen.

Hace pocas semanas el diario Público.es informaba sobre la medida que Protección de Datos de la UE quiere implementar en las webs. El punto crítico está en el consentimiento expreso del uso de las mismas por parte de los usuarios. Sobre este apartado, parece lógico pensar que existe un entendimiento equivocado sobre lo que en realidad son las cookies. Lo explican en Wikipedia, en dónde se ha creado una información ancla especial sobre "ideas equivocadas" respecto a las cookies

Reproduzco: "En realidad, las cookies son sólo datos, no código, luego no pueden borrar ni leer información del ordenador de los usuarios. Sin embargo, las cookies permiten detectar las páginas visitadas por un usuario en un sitio determinado o conjunto de sitios. Esta información puede ser recopilada en un perfil de usuario. Estos perfiles son habitualmente anónimos, es decir, no contienen información personal del usuario (nombre, dirección, etc). De hecho, no pueden contenerla a menos que el propio usuario la haya comunicado a alguno de los sitios visitados. Pero aunque anónimos, estos perfiles han sido objeto de algunas preocupaciones relativas a la privacidad".

La reacción de la IAB es comprensible. Sobre todo teniendo en cuenta los muchos avances que la publicidad en Internet ha conseguido gracias a la información proveniente de las cookies. Estos ficheros son los facilitadores para personalizar las necesidades del usuario. Son una voz anónima que ayuda a entender y mejorar Internet como premisa. El Grupo de Trabajo Artículo 29 de la UE, como dicen en el artículo de Público, se agarra al hecho de que son muy pocos los usuarios que borran las cookies o usan opciones especiales de los navegadores para evitarlas en toda la sesión.

Ante este hecho, caben dos opciones: crear una campaña liderada por la UE de información al usuario; o limitar el uso de las cookies imponiendo a todos los sites (incluidos los gubernamentales, que también usan cookies, por cierto) a sólo poder usarlas bajo consentimiento expreso. Se opta por la segunda opción, sin definir del todo su aplicación práctica. Estaría bien, además, que se informara de las bondades de estos esotéricos ficheros. Puede que así muchos usuarios acaben por solicitar su uso, aunque sea sólo para guardar contraseñas, o que reciban los impactos publicitarios afines a sus intereses, evitando otros.

Hay 4 Comentarios

Dios mio, lo que nos queda por recoger para que los políticos entiendan el medio Internet.

Que miedo me da...

No prohiben el alcohol con todos lod problemas que produce y me van a decir que no puedo usar cookies?! Por favor!

Que prohiban todos los programas, que también guardan y envían info no?

Que prohiban los ordenadores, que será la unica forma de estar todos seguritos en nuestra burbuja...

@raramuristar El argumento del rifle no tiene nada que ver. Un tenedor (y una cookie) tiene una utilidad básica útil, que sólo si se "desvía" de ella tiene riesgos. Un rifle sólo sirve para una cosa: hacer pupita

"Algunos de los receptores de la nueva normativa pensarán, sin embargo, que el problema no está en el utensilio, sino en el uso que las personas hacen de él".

¡Fantástico! Es el mismo argumento que utilizan los trogloditas de la national rifle association de Estados Unidos de Norteamérica: "Ni las armas ni las balas matan, son las personas"

Ante tan aristotélica lógica; ¿Qué podemos decir?

Saludos,

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Eskup

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal