Estrategia Digital

Estrategia Digital

A través de las herramientas de medición online hemos llegado al conocimiento de innumerables cuestiones que suceden a diario en la red. La analítica web abre una amalgama de puertas para entender aspectos clave en la concepción, lanzamiento y mantenimiento de cualquier negocio online. Este blog pretende analizar cosas que pasan a diario en un mercado en el que todo cambia en horas.

Eric Schmidt se confiesa y Larry Page cumple la penitencia

Por: | 06 de junio de 2011

Facebook tiene a Google donde quería. Hace solo dos años no lo podrían ni haber pronosticado, o soñado. Cierto es que las conjeturas de Hussein Fazal en TechCrunch acerca del dominio de Facebook sobre Google en facturación publicitaria son aún prematuras, pero los vaticinios económicos son cada vez más grandes. Además, a la red social le espera una salida a bolsa en un clima con tanta euforia por las tecnológicas que puede disparar su ya de por sí elevada valoración.



Eric Schmidt entonó un mea culpa por el segundo plano en el que se ha quedado Google en todo el auge del fenómeno social en la red. “Yo sabía muy bien que tenía que hacer algo y no lo hice. Metí la pata", aseguró Schmidt en la inauguración de la Conferencia D9 sobre tecnología, organizada en California por All Things Digital. Alabó a Facebook con criterio, le tendió la mano y se flageló con prudencia:  “Google no quiere competir con Facebook porque ambas hacen cosas diferentes. Sería útil que algunas de las cosas que Facebook ha puesto en marcha estén disponibles en otros servicios, por el beneficio de la Industria en su conjunto”.

El problema de esta confesión es que la penitencia la impone Mark Zuckerberg, fundador de Facebook, y recae, ahora, sobre el CEO y co-fundador de Google, Larry Page. La lógica dice que los argumentarios comerciales de Facebook deberían ser claros en marcar una cruenta batalla con Google en todos los frentes: Display (publicidad gráfica), Search (búsquedas), móvil (publicidad en móviles), Deals (cupones descuento) y vídeo online (publicidad en vídeo). No por nada en especial, sino porque tienen la fuerza necesaria y quieren condicionar el antiguo ecosistema de Internet. Además, para obtener resultados extraordinarios en publicidad en Internet no basta con el Display, sino que hay que entrar en la centrada en resultados por búsquedas.

Facebook tiene sus límites en sí mismo. Por lo tanto, sus riesgos empiezan y acaban en que efectivamente la publicidad se socialice. Es decir, en que las acciones publicitarias en Facebook formen parte de la actividad cotidiana de sus usuario.  El anunciante las probará, pero solo se lo creerán aquellos que tengan unos resultados excelentes. Existen casos de estudio con buenas métricas, una vez superado el debate del volumen y su claro dominio:

Total Unique Visitors (000)

Google cumple una primera penitencia en costes. Se acabó el gratis total. Eliminan varias aplicaciones de sus API y buscarán nuevas vías de financiación basadas servicios premium sobre productos asentados. La última adquisición de Google, PostRank, señala un camino de financiación basado en herramientas de analítica web con foco en el análisis de redes sociales. Un complemento perfecto para Google Analytics, cuya penetración en miles de sitios web permite conjeturar sobre posibles mejoras en la información que ofrece, pero a través de pago. Mejorar las búsquedas, socializarlas con nuevos desarrollos y mantener la eficiencia del buscador cada vez demanda más gasto. Por eso  conviene separar lo crucial  de lo higiénico.

Con todo, la salvación de Google se sigue llamando Adwords. Los anuncios en el buscador de Google funcionan. Eso lo saben todos los que lo prueban y la fidelidad en el servicio tiene un componente de adicción por resultados cuya eliminanción de la campaña supone caer en objetivos. Lo saben todos, hasta Facebook:

Adwords en facebbokkk

Facebook tiene que demostrar que el arma de la recomendación social es la llave del comercio electrónico, que su publicidad funciona y fidelizar por el camino. Mientras, Google se mete en la guerra de los botones con el +1, en un afán por compartir contenido aprovechando que Facebook está acabando con el anonimato en la red y es el motor en la distribución de contenidos.

Ambas empresas tendrán que entenderse en algún momento y según que cosas. Pero hasta la fecha Facebook ejerce su papel de competidor con descaro. Tan solo Steve Jobs puede hacer llanero solitario gracias a que Apple tiene tantos clientes como creyentes. Hoy presentará más cosas para dejar la guerra entre Google, Facebook, Amazon y Apple más en tensión.

Hay 7 Comentarios

Excelente artículo y de mucha utilidad, ya era hora que larry se confesara

excelente, muy informativo

excelente articulo, buena información

Interesante artículo, muchas gracias!

¡Qué veloz es todo! En lo que se refiere a estrategias digitales, los años parecen meses, los meses días y los días segundos. El mundo de 2001 (sí, hace ya 10 años que caducó la fecha más famosa "del futuro del pasado") sería hoy una pesadilla para nosotros: http://gallota.com/2011/05/17/2001

Hola Maty,

pues te agradezco el comentario doblemente. La cuestión es que sobre lo que me propones, me falta información. Y me parece algo muy interesante, pero no sabría cómo articularlo.

Se agradecería un artículo sobre el impacto del filtrado de la publicidad en los navegadores en las cuentas de resultados de tales empresas y otras...

Nota: creo que este es mi primer comentario en el grupo de medios de EL PAÍS.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Eskup

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal