Jesús A. Núñez

China-India, palabras mayores

Por: | 06 de marzo de 2012

Casi a espaldas de la atención mediática la agenda de relaciones bilaterales entre China e India va cobrando una temperatura que apunta a mayores niveles de inquietud en el inmediato futuro. Basta con recordar que entre ambos gigantes suponen en torno al 36% de la población mundial, para comprender de inmediato que lo que les afecte a ellos repercute invariablemente en todo el planeta.

El día 3 terminaron las maniobras militares indias “Pralay” (Devastación), desarrolladas durante cuatro días en el estado fronterizo de Arunachal Pradesh. Se trata de un territorio que India administra desde 1987, pero que es reclamado en su mayor parte por China como parte de la Región Autónoma de Tíbet.

Al día siguiente, el portavoz del parlamento chino- mientras su ministro de exteriores visitaba precisamente Nueva Dehli- anunció que el presupuesto de defensa para este año aumentaría en un 11,2%, hasta alcanzar un total equivalente a los 110.000 millones de dólares (aunque diversas fuentes elevan esa cifra en un 50%, al añadir los gastos en el terreno nuclear y en actividades espaciales). Si se recuerda que ya el año anterior ese mismo presupuesto había aumentado un 12,7%, que China ya es el segundo país del mundo por volumen de gastos de defensa (tras unos Estados Unidos que quintuplica el presupuesto chino) y que recientemente Pekín ha reiterado su intención de duplicarlos para 2015, podemos hacernos una mejor idea sobre la China que viene.

Por su parte, India trata de responder en la misma medida al esfuerzo de su poderoso vecino. En esa línea, su presupuesto militar del último año fue un 11,6% mayor que el de 2010, llegando a los 36.000 millones de dólares; lo que lo sitúa como el décimo país del mundo por volumen de gasto en defensa.
Aunque en ambos casos, sus gastos de defensa no superan el 2% de sus respectivos PIB, parece claro que han entrado hace tiempo en una carrera armamentística que genera preocupación en ambas capitales, pero también en otros países del continente. Para los 14 países que comparten frontera con China, el auge militar de quien parece llamado a protagonizar (probablemente en compañía de Estados Unidos) la historia de este siglo, no puede ser percibido como una buena noticia. Tampoco lo es para India, que comparte 4.000km. de frontera terrestre, pero que también tiene intereses contrapuestos en las aguas del océano Índico y del mar del Sur de China. Y lo mismo cabe decir de otras potencias como Japón, Filipinas o Australia, a las que Washington ya se está acercando de manera directa en un movimiento que le llevará a buen seguro a incrementar su presencia militar en la zona Asia-Pacífico.

Lo previsible, de momento, es que ambos paíese continúen aumentando su potencial militar (para alegría, en lo que corresponde sobre todo a India, de los principales exportadores de armas, con Washington y Tel Aviv a la cabeza) e intensifiquen sus movimientos ajedrecísticos. Así, China procurará aumentar los dolores de cabeza de India, animando a Pakistán; mientras, en reciprocidad, India hace lo propio apostando por Vietnam y otros países del sureste asiático. Simultáneamente, cabe suponer que seguirá aumentando el esfuerzo chino por consolidar su “collar de perlas” en el Índico- estableciendo acuerdos con Pakistán, Singapur y otros, para facilitar los movimientos de su creciente flota oceánica-; en tanto que India tratará de seguir inmiscuyéndose en zonas marítimas que Pekín considera propias. Nada bueno, en definitiva.

Hay 1 Comentarios


El día que los grandes fabricantes de armas se maten entre ellos todos podremos descansar en paz.

Y espero que quede poco para ese gran momento, sus Sociedades ya están medio enloquecidas y o matan al primero que encuentran a tiros o viven militarizados y en estado de terror permanente.

Ser HUMANO significa algo MÁS ELEVADO.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el autor

Jesús A. Núñez es el Codirector del Instituto de Estudios sobre Conflictos y Acción Humanitaria (IECAH, Madrid). Es, asimismo, profesor de Relaciones Internacionales en la Universidad Pontificia Comillas (Madrid), y miembro del International Institute for Strategic Studies (IISS, Londres). Colabora habitualmente en El País y en otros medios.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal