Jesús A. Núñez

Vientos y tempestades en Libia

Por: | 09 de marzo de 2012

En el refranero español hay sentencias para todos los gustos, lo que permite pontificar sobre cualquier cosa y su contraria sin problema alguno, asignando la responsabilidad de lo dicho a la supuestamente infalible sabiduría popular. Mirando lo que acaba de ocurrir en Libia, con la proclamación de un consejo autonómico en la Cirenaica, bien cabe recuperar aquello de que “quien siembra vientos, recoge tempestades”. Lo malo en este caso es que, si no se frena de inmediato esta peligrosa dinámica, nos arriesgamos a que lo siguiente sea un huracán en forma de violencia generalizada en buena parte del país.

Lo de los vientos- analizado el asunto desde la perspectiva occidental- parte del convencimiento generalizado de que los llamados rebeldes nunca lograrían por sí solos derrotar militarmente a las fuerzas leales a Muamar el Gadafi. Dado que ya se había determinado que la desaparición del dictador libio era la única salida posible, se tomó la decisión de manipular la resolución 1973 del Consejo de Seguridad de la ONU para convertir a las fuerzas aéreas de la operación Protector Unificado en el arma principal para inclinar la balanza a favor de nuestros nuevos socios. Unos socios que no se distinguían precisamente por su vocación democrática o su respeto de los derechos humanos, pero que podían servir como parche transitorio (a falta de otro mejor a corto plazo) para estabilizar el país.

Bajo esa genérica denominación de rebeldes, cabían antiguos compañeros de viaje del propio Gadafi (como el actual líder del Consejo Nacional Transitorio, Mustafa Abdel Jalil, exministro de justicia del régimen y leal al líder de la Yamahiriya durante largo tiempo), pero también líderes tribales, espontáneos jefes militares (a la cabeza de milicias improvisadas en diferentes localidades del país), sin olvidar a islamistas radicales de larga trayectoria y, por supuesto, a personas de buena fe que solo deseaban recuperar su dignidad y su libertad en el marco de un Estado de derecho. En resumen, una coyuntural y mal avenida amalgama de personajes que solo compartían el deseo de liberarse del sátrapa y, en su mayoría, de obtener el mayor trozo posible de la tarta que se repartiría tras su caída.

Y ahora nos enfrentamos a las tempestades provocadas por aquellos errores y precipitaciones. Mientras se incrementan las dudas sobre la posibilidad de que en junio puedan finalmente celebrarse las elecciones, las señales que emite Libia ya eran inquietantes antes del reciente anuncio de un amplio grupo (se habla de 3.000 líderes y jefes tribales cirenaicos) de desmarcarse (sin que sea posible saber en qué grado) del CNT. Si, por un lado, se registra una notable emergencia del componente islamista radical en el escenario político, por otro, parece claro que los nuevos gobernantes no han logrado imponer su autoridad en todo el territorio nacional. Simultáneamente, se suceden episodios de indisciplina, protagonizados por las innumerables milicias armadas que solo responden a sus jefes directos. Eso significa, igualmente, que no se ha podido desarmar a dichas milicias ni integrar a sus miembros en las fuerzas policiales y militares del Estado (se habla de un plan que afecta a 50.000 excombatientes).

El panorama actual muestra, en definitiva, la pujanza de las históricas fracturas regionales (entre la Tripolitania y la rica Cirenaica), a las que se suman las tribales y las de los que ahora pretenden traducir el poder de sus armas en poder político en la nueva etapa que debe abrirse en Libia. Son muchos de ellos los convencidos de que solo por la fuerza de las armas lograrán alcanzar sus objetivos. ¿Hay alguien dispuesto/capacitado para evitar el huracán?

Hay 9 Comentarios

Expansión a toda costa desde el Nilo hasta el Tigris y el Eúfrates.
¿Se entiende verdad?. DIVIDE Y VENCERÁS.
El plan de fracturar la dura roca islámica está dando su fruto.

Recuerdo el primer "militarote reinón para nada jubilable, teñido y de mirada fiera"; una acusación falsa de "enloquecido armamentista", juicio podre y ajusticiamiento rápido. (Se defendió como un león).

Supuestas revueltas primaverales en los territorios más facilitos de "reinonas teñidas y forradas" que no se daban jubilado. (Unos cacos).

Después el "recalcitrante militarote ligón y arrugado de cara estirada". (Traicionado y aplastado como una rata).

Ahora mismo "guerrillas topo" liquidando gente desierto arriba desierto abajo, en misión de sangrienta confusión para cargarle el mochuelo al "avechucho real" que no abandona el nido ni a tiros.

Mientras, más al Este, se crea la leyenda negra de los ingenieros locos que fabrican bombas nucleares. Alguno "explosiona" de vez en cuando.

Y por el medio andan unos "jequezuelos" de comparsa que no saben si van o vienen, celebrando campeonatos de fórmula uno y transformando el desierto en terreno edificable.

Hay unos residentes bíblicos desplazados que malviven prisioneros y desnutridos en una franja tutelada.

Y en tierra de nadie, repartidos entre fronteras artificiales una étnia sin patria, reclamando a tiro limpio una vieja promesa de devolución de territorios.

Y muy al Noreste, los del premio gordo, con tropas invasoras que se han quedado para siempre, envilecidas, orinando sobre cadáveres y de caza nocturna del habitante local.

SINIESTRA PARTIDA DE AJEDREZ
¿Se producirá un jaque mate o terminará en tablas?

Expansión a toda costa desde el Nilo hasta el Tigris y el Eúfrates.
¿Se entiende verdad?. DIVIDE Y VENCERÁS.
El plan de fracturar la dura roca islámica está dando su fruto.

Recuerdo el primer "militarote reinón para nada jubilable, teñido y de mirada fiera"; una acusación falsa de "enloquecido armamentista", juicio podre y ajusticiamiento rápido. (Se defendió como un león).

Supuestas revueltas primaverales en los territorios más facilitos de "reinonas teñidas y forradas" que no se daban jubilado. (Unos cacos).

Después el "recalcitrante militarote ligón y arrugado de cara estirada". (Traicionado y aplastado como una rata).

Ahora mismo "guerrillas topo" liquidando gente desierto arriba desierto abajo, en misión de sangrienta confusión para cargarle el mochuelo al "avechucho real" que no abandona el nido ni a tiros.

Mientras, más al Este, se crea la leyenda negra de los ingenieros locos que fabrican bombas nucleares. Alguno "explosiona" de vez en cuando.

Y por el medio andan unos "jequezuelos" de comparsa que no saben si van o vienen, celebrando campeonatos de fórmula uno y transformando el desierto en terreno edificable.

Hay unos residentes bíblicos desplazados que malviven prisioneros y desnutridos en una franja tutelada.

Y en tierra de nadie, repartidos entre fronteras artificiales una étnia sin patria, reclamando a tiro limpio una vieja promesa de devolución de territorios.

Y muy al Noreste, los del premio gordo, con tropas invasoras que se han quedado para siempre, envilecidas, orinando sobre cadáveres y de caza nocturna del habitante local.

SINIESTRA PARTIDA DE AJEDREZ
¿Se producirá un jaque mate o terminará en tablas?

EL SENADOR PROFETA: No fue sin previsión profética que el sionista estadounidense por antonomasia, senador por Connecticut, Joseph Isadore Lieberman (Stamford, Connecticut 1924), exigiera días después del ataque de al-Qaida del 11-S de 2001: “Primero tenemos que ir a por Irán, Iraq y Siria” antes de considerar quiénes eran los verdaderos autores de los hechos. James Petras: La revuelta árabe y el contrataque imperialista, Clarity Press: Atlanta 2012.

EN LA PAZ, PRIMERO BRASIL: El Gobierno de Brasil toma la delantera para tratar de evitar otra guerra sin sentido. El Ministro de Relaciones Exteriores de Brasil, Antonio Patriota, hizo una declaración valiente y muy importante la semana pasada sobre la creciente amenaza de un ataque militar contra Irán. Le pidió al secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, que opine sobre la legalidad de una amenaza de ataque militar contra Irán. "A veces se escucha la expresión 'todas las opciones están sobre la mesa'. Sin embargo, algunas acciones van en contra del derecho internacional", dijo Patriota. Es de vital importancia que las naciones que tienen un interés en mantener la paz, y en un mundo más regido por los tratados internacionales y la diplomacia -en lugar de por la fuerza- hablen, como Brasil ya ha hecho, antes de que comience una guerra. Mark Weisbrot, codirector del Center for Economic and Policy Research (CEPR), en Washington, D.C. Es también presidente de la organización Just Foreign Policy . http://news.yahoo.com/blogs/envoy/un-weigh-legality-iran-strike-brazil-foreign-minister-170354507.html

La intervención en Libia no fue más que una retorno a las políticas neocolonialistas de los 50. La intervención de los servicios secretos, en especial de Francia y el Reino Unido, para desestabilizar a Gadafi, no ha llevado más que a crear otro centro de tensión a pocos kilómetros de Europa. ¡Toda una hazaña!

SI TAN BIEN LE FUE A HEZBOLLÁ EN LA GUERRA DE 2.006 ¿PORQUÉ 'se abstuvo' EN LA GUERRA DE GAZA 2.008-09, PESE A LOS PEDIDOS DE ZOCORRO DE HAMAS? Y si éstas ratas terroristas de Gaza huyen hoy a Egipto por zocorro ¿que huevos tendrán para atacar mañana a un Israel en guerra? ¿No temerán acabar TODOS los 'gazaties' perdidos en el Sinaí egipcio para siempre jamás? TE FALTA SESO, Y TE SOBRA JUDEOFOBIA, MORITO DE MIERDA.

EN TODO TU 'ANÁLISIS' PRO IRANÍ TE HAS OLVIDADO DE LO MAS IMPORTANTE: ¿cuanto tiempo le falta a Irán para lograr la Bomba? ES MUY FACIL ACONSEJAR 'la diplomacia y las sanciones' COMO SI EL TIEMPO NO CORRIERA. También has 'olvidado' que la 'diplomacia' lleva ya 10 años sin dar el menor resultado. ¿Seguimos 10 años mas intentándolo? VALE, CHAVAL! SE TE VE EL PLUMERO (y la jeta) MORUNA! Pero olvídalo, Israel prevalecerá! como siempre! Y si Hezbollá lo ataca, la respuesta israelí será tal, que los propios libaneses los colgarán de los huevos por meter a Libano en una guerra ajena! Justamente por eso (guerra de 2.006) ya perdió Hezbollá las últimas elecciones! TE FALTA SESO, Y TE SOBRA JUDEOFOBIA, MORITO DE MIERDA!

Acabar con Gadafi fué un gran acierto, otra cosa son otros errores que han derivado en la situación actual. Para empezar, se tenía que haber creado una fuerza de pacificación de cascos azules que garantizara la transición, pero la soberbia y la uforia que acompañó la caida del régimen no permitió al CNT, obrar con sensatez. Aún así, están a tiempo y estoy convencido de que lo lograrán.

Vosotros lo provocasteis. Os importa bien poco las tormentas, tempestades o huracanes cometidos. De hecho, cuantas más haya, mejor. A río revuelto ganancia de pescadores. Petróleo barato para los psicópatas habituales y caro para el pueblo esclavo. Hay que amortizar la inversión realizada, y Libia no deberá levantar cabeza para el resto de su vida. Misión cumplida.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el autor

Jesús A. Núñez es el Codirector del Instituto de Estudios sobre Conflictos y Acción Humanitaria (IECAH, Madrid). Es, asimismo, profesor de Relaciones Internacionales en la Universidad Pontificia Comillas (Madrid), y miembro del International Institute for Strategic Studies (IISS, Londres). Colabora habitualmente en El País y en otros medios.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal