Jesús A. Núñez

Elecciones locales palestinas, ¿banquete democrático?

Por: | 22 de octubre de 2012

Si nos guiáramos por las palabras del presidente de la Autoridad Palestina- que se atrevió a calificar las elecciones locales celebradas en parte de Cisjordania el pasado día 20 como una “boda democrática”- concluiríamos que el que no se contenta, pase lo que pase ante sus ojos, es porque no quiere. No hay nada en lo ocurrido en el Territorio Ocupado el pasado sábado que permita el más mínimo atisbo de alegría, ni siquiera el hecho de que por fin se haya podido celebrar (tras dos intentos previos fallidos) y que haya sido la primera convocatoria a las urnas de los últimos seis años (cuando Hamas venció en las elecciones de enero de 2006).

Por una parte, cabe recordar que solo se han podido celebrar en 93 localidades de Cisjordania, mientras que otras 250 (Jerusalén Este entre ellas) no han podido hacerlo, tanto por el boicot promovido por Hamas como por falta de candidaturas suficientes. Tampoco se han desarrollado en Gaza, donde Hamas dejó claro desde el principio que no lo permitiría, como una señal más de la profunda fractura que sigue debilitando internamente la causa palestina frente a un Israel que solo puede ver en ello una buena noticia para su plan de dominación.

Por otra, en contra del forzado discurso optimista de los dirigentes de Fatah, los consejos municipales resultantes seguirán sin tener en sus manos instrumentos adecuados para hacer frente a la crisis estructural que ha sido el detonante de las reiteradas manifestaciones que se han vivido en las calles de Cisjordania durante estos últimos dos meses. Las prioridades de sus habitantes son la creación de empleo y la mejora de la deplorable situación económica. Temas que quedan fuera del alcance no solo de sus capacidades sino de las que formalmente tienen Mahmud Abbas, Salam Fayyad y el resto de dirigentes “nacionales”.

En las circunstancias actuales- con una comunidad internacional que no cumple sus compromisos de asistencia y un gobierno israelí que sigue adelante con una política de hechos consumados que incluye los asesinatos selectivos y el castigo colectivo a una población ocupada en todos los sentidos del término- muy poco añade que un 55% de los votantes se hayan acercado a las urnas, en un ejercicio en el que se mezcla el ejercicio de un derecho ciudadano con la obligación de cumplir con quienes han comprado la lealtad de sus fieles a base de favores y presiones.

Todo ello mientras sigue retrasándose sine die la convocatoria de unas elecciones legislativas y presidenciales que permitan la renovación de unos gobernantes que hace tiempo que se mueven en un limbo legal por agotamiento de sus respectivos mandatos. Desde esa perspectiva, de poco sirve la clásica apelación a la esperanza de que estos resultados permitan avanzar el proceso de paz (¿?) y en la democratización del escenario político palestino (¿?), cuando la fragmentación interna se hace aún más visible y cuando no hay un solo síntoma de movimiento (no ya de avance) en las relaciones con Israel. Tampoco tiene sentido repetir cansinamente que aquí se elegían autoridades locales, centradas en asuntos municipales, y que, por tanto, no cabe hacer traslación de los resultados en clave nacional, como si las autoridades de la AP sí tuvieran verdaderas competencias en asuntos de mayor enjundia. La AP, conviene no olvidarlo, no es más que una instancia creada por la potencia ocupante (con el aval internacional) para poder gestionar algunos asuntos (los que Israel ha querido) en algunas partes del Territorio Ocupado (las que ha Tel Aviv ha decidido).

El efecto placebo que pueda tener momentáneamente el resultado electoral- que tampoco Fatah puede presentar como un nítido apoyo a su gestión- desaparecerá de inmediato en cuanto se vuelvan a poner de manifiesto que no hay mejora económica a la vista, ni fecha para las elecciones parlamentarias y presidenciales, ni admisión de Palestina como miembro pleno de la ONU, ni gobierno de unidad nacional palestino, ni…

Hay 3 Comentarios

°°Si pensabas que PERDER PÉSO era dificil, entonces NO viste ESTE VIDEO CONSEJO: http://su.pr/1xuU15

Aunque no hubiera elecciones, todos estos datos son el día a día en Palestina. Que no se olvide...

*Quieres ver como LADY GAGA ha logrado PERDER PÉSO? Descubre su METODO en este VIDEO: http://su.pr/1xuU15

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el autor

Jesús A. Núñez es el Codirector del Instituto de Estudios sobre Conflictos y Acción Humanitaria (IECAH, Madrid). Es, asimismo, profesor de Relaciones Internacionales en la Universidad Pontificia Comillas (Madrid), y miembro del International Institute for Strategic Studies (IISS, Londres). Colabora habitualmente en El País y en otros medios.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal