Jesús A. Núñez

Simbología desgracidamente vacía en Palestina

Por: | 29 de noviembre de 2012

Dando por descontado que en unas horas Palestina se convertirá en Estado observador no miembro de la ONU, no deja de resultar chocante el contraste entre el cúmulo de simbología con el que Mahmud Abbas ha querido rodear su gesto- hoy se cumplen 65 años de la aprobación del Plan de Partición que decidió dividir Palestina en dos Estados y es también el Día Internacional de Solidaridad con el Pueblo Palestino- con el crudo mensaje emitido por Benjamin Netanyahu- “la decisión de la ONU no cambiará nada sobre el terreno”. Aunque eso suponga amargar la fiesta a los cada vez más escasos fieles de Abu Mazen- que quiere hacer creer a su pueblo que esto equivale al inicio de una nueva etapa-, es más realista coincidir con Bibi- entendiendo que la estrategia de hechos consumados que Israel lleva desarrollando al menos desde 1967 conduce inexorablemente a la inviabilidad de un Estado palestino.

Abbas ha llegado a este punto tras haber fracasado en su intento de lograr que el Consejo de Seguridad de la ONU reconociera a Palestina como Estado miembro de pleno derecho (la propuesta, presentada hace ahora un año, ni siquiera se ha discutido) y tras recibir un nuevo bofetón político en torno a Gaza (con la visita del emir catarí a la Franja y el renovado discurso triunfalista de Hamas después de sufrir el ataque israelí). Mucho más que por un mínimo afán de confrontación, Abbas ha dado este paso por pura supervivencia política, intentando no caer en la irrelevancia total. Para ello ha tratado de “engordar” la significación de esta nueva propuesta, como si con su aprobación fuera posible milagrosamente modificar una tendencia que día a día demuestra que Israel sigue decidido a controlar la totalidad de Palestina, apoyado en una abrumadora superioridad de fuerzas (tanto en clave económica como militar y diplomática, con Washington cubriéndole las espaldas).

Aunque nada impide considerar positivo el paso de “entidad”·a “Estado”, resulta infundado suponer que los gobernantes israelíes estén dispuestos a detener sus acciones de castigo colectivo, de construcción del muro que ahoga aún más a Cisjordania, de ampliación de los asentamientos, de asedio a Gaza y, en definitiva, de negación de cualquier atisbo de derechos para la población ocupada palestina. También resulta artificioso el argumento de que con su nuevo estatuto, Palestina podrá ingresar automáticamente en múltiples agencias internacionales que le darán un mayor peso internacional y la aproximarán a su sueño estatal (competencia que recae exclusivamente en manos del Consejo de Seguridad de la ONU, en el que Estados Unidos no tiene reparos en utilizar el privilegio de su veto para evitar que algo de ese calibre afecte a los intereses de su socio israelí). Tampoco resulta sencillo imaginar que Palestina pueda realmente acudir a la Corte Penal Internacional (CPI), sabiendo que esa instancia tiene no solo limitadas competencias sino también limitado margen de maniobra (de tal modo que el Consejo de Seguridad puede bloquear- nuevamente con el veto estadounidense, si fuera necesario- sus investigaciones en cualquier punto de un hipotético proceso contra Israel).

Aún así, asumiendo que la simbología también juega su papel, no deja de resultar indecoroso el comportamiento algunas capitales. Washington no solo sostiene que esta propuesta imposibilita la solución del conflicto, sino que amenaza directamente a Abbas con suspender el envío de ayuda a la población ocupada si finalmente presentaba su propuesta. Tel Aviv tampoco se queda atrás, amenazando con eliminar políticamente a Abbas y con denunciar los Acuerdos de Oslo (que dieron vida a la demediada Autoridad Palestina). Y hasta Londres se apunta a la presión directa, pretendiendo forzar hasta el último momento a la Autoridad Palestina para que se comprometa a no acudir a la CPI o a solicitar el ingreso en agencias especializadas de la ONU, a cambio de su voto positivo.

Los palestinos no necesitan el voto británico- responsable originario del problema en el que hoy sigue sumida Palestina-; pero por muchos votos que logren sumar hoy no es realista imaginar que ni la solución al problema ni siquiera el reinicio del proceso de paz están a la vuelta de la esquina. Para lograrlo no es necesario un cambio formal de estatuto (¿o es que el proceso de paz que arrancó en Madrid en octubre de 1991 era solo una farsa diplomática?) sino la activación de una voluntad política que tome el derecho internacional como referencia… y eso todavía no ha ocurrido.

Hay 9 Comentarios

Israel prueba una vez mas su ataque a la comunidad internacional , se ubica de nuevo como "superior" al resto de la humanidad , y su principio no es mas q' fascista: se creen un "pueblo escogido" y , consecuentemente, asesinan al "otro" al no escogido....Es simplemente fascismo judioisraeli y debe ser desenmascarado y atacado por la comunidad internacional

Pues sí, más o menos así es la triste realidad

----

Por otro lado, Moisés, lo que escribes es una mezcla de propaganda y viejas leyendas cristianas sobre la destrucción del segundo templo escritas sobre viejas leyendas arameo-israelitas sobre la destrucción del primer templo

Pero como ya demostraron los cristianos ... para que una Fe sea indestructible tiene que ser completamente absurda

Un jarro de agua fría ante tanto optimismo, pero es la realidad. Muy buen artículo, Jesús, como siempre.

Aprovecho para citarte mañana en un nuevo post en Hemisferio Zero.com

★★★★Este VIDEO me cambió la vida. Mira como he logrado PERDER 15 KG EN 40 DIAS (Caso Real!): http://su.pr/1xuU15

Glenn, si, se voto la resolución 184 que dividia palestina en un Estado Judio y uno árabe, otro mas, sumado a lo veinte-tantos ya existentes, e Israel la acepto y los árabes no, no les bastaba con esos estados que abarcan desde el atlántico hasta Asia, no podían aceptar el único Estado Judio en tierra de sus antepasados, historia que no pueden mostrar los habitantes árabes, ahora llamados palestinos.
En cuanto a los checkpoint o puntos de control, si señor, preguntales a los terroristas de Al Fatah y otros porque de los checkpoint, y no me molesta que te molestes ni que sigas mintiendo, total mintiendo no cambias la historia, a lo sumo despistas a incautos

@Moisés:
A vosotros, a veces me dan ganas de pediros a veces que sigáis jodiendo, pero dejando de mentir. Que aquí cuela, allí no.
Tú mismo lo has dicho, se votó partir y repartir un terreno que no es suyo. Y acepta el que gana y no el que pierde. Qué esperáis?
Y si no han cogido un cm de tierra, te invito a visitar mi pueblo, entre checkpoint y checkpoint

Un gran post. Si señor.
Gracias por rescatar a Inglaterra, la gran culpable del inicio.
Gracias

+★★Deja las DIETAS clasicas de lado. Prueba esta nueva forma de BAJAR DE PESO SIN ESFUERZOS. ★Perder 15KG AL MES es posible!!★Miralo: http://su.pr/1xuU15

Referente a la partición de palestina, las Naciones Unidas ya habían votado esa partición en el ano 47 del siglo pasado, Israel la acepto y fueron los países árabes quienes lo rechazaron, además invadieron palestina con la intención de destruir el naciente Estado de Israel, otra cosa es que no lo lograron. No obstante y los varios intentos de los paises árabes de querer destruir Israel por medio de la guerra, Israel ha negociado con algunos de estos, no se ha quedado con un centímetro de tierras, ha cambio de tratados de paz, que aunque imperfectos, los aceoto y corrió con ese albur., Con los palestinos las negociaciones no han dado el resultado esperado por las partes, no obstante algunos avances, pero achacar la culpa a Israel no es ni correcto ni justo, hay dos partes negociando y si una de ellas espera obtener sus aspiraciones a cualquier precio, por el camino que sea, negociando a veces y apelando a una mayoría automática en las NNUU, en otras, pues......y no es como el autor del articulo escribe que Israel quiere quedarse a controlar la totalidad de palestina, que otra alternativa le queda? , desocupar como en Gaza?, cuando a partir de la desocupación se complico y de que manera la seguridad de Israel, con el agravante de que a nadie en el mundo le importa esa situación, al autor del articulo si que no, y es entonces cuando es Israel el que responde y además es condenado por eso. Curiosa situación, Israel hace frente, no a los palestinos, que nunca han dirigido sus destinos, sino a los venti- y tantos países árabes, con alrededor de 700 millones de habitantes, sin contar con los países musulmanes que los respaldan y sumas mas de 1200 millones de habitantes, mayoría automática, y bueno el resto del mundo no quisiera enemistarse con ellos, son muchos y muchos intereses en juego.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el autor

Jesús A. Núñez es el Codirector del Instituto de Estudios sobre Conflictos y Acción Humanitaria (IECAH, Madrid). Es, asimismo, profesor de Relaciones Internacionales en la Universidad Pontificia Comillas (Madrid), y miembro del International Institute for Strategic Studies (IISS, Londres). Colabora habitualmente en El País y en otros medios.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal