La banca española acrecienta su internacionalización

Por: | 14 de noviembre de 2016

El Informe de Estabilidad Financiera (IEF) que el Banco de España publicó la semana pasada dibuja un panorama poco tranquilizador para el negocio bancario. Destaca su baja rentabilidad en un entorno de persistencia tipos de interés ultrabajos, deterioro de las perspectivas de crecimiento de la economía nacional e internacional y riesgos de corrección a la baja en los precios de los activos financieros. Nada distinto de lo que no nos hubiésemos hecho eco en recientes notas.

Fruto de este contexto, refiere una caída adicional en la senda descendente que vienen registrando los resultados de la banca española. Tanto que, en base consolidada, y en términos de beneficio atribuido a la entidad dominante, aquel ha caído casi un 30% en la primera mitad de este año. Como consecuencia, el ROE se ha reducido más de 2,5 puntos porcentuales hasta el 6,1% y se distancia aún más de la cobertura de un mínimo de coste de capital razonable.

No es menos relevante, en cualquier caso, que el conjunto de la banca española siga comparando razonablemente bien frente a la media de la banca europea y la de los otros grandes países de la eurozona: Alemania, Francia e Italia. Lo hace en eficiencia y lo hace en resultados, siendo evidente la progresiva absorción del ingente volumen de activos dañados que se acumularon durante la crisis y el aumento de la solvencia de las entidades. Ésta se situaría, en el análisis prospectivo que realiza el Banco de España, en un nivel suficiente para que quedasen preservados los niveles mínimos de solvencia en un escenario de circunstancias muy adversas, y respaldaría por tanto los resultados recientes de los ejercicios de estrés europeos.

Siendo ésta la evaluación sintética de la situación por la que atraviesa actualmente el sector bancario español, resulta particularmente interesante hacer referencia a un fenómeno colateral que se está produciendo en paralelo al proceso de licuación de los efectos de la crisis vivida estos años: lejos de contenerse, el proceso de internacionalización de la banca española no ha dejado de aumentar. En efecto, como puede observarse en los gráficos adjuntos tomados de este último IEF, el peso relativo de los activos de la banca española considerados como negocio en el extranjero rondan ya el 42%, doblando el peso relativo que estos tenían al inicio de la crisis.

20161109 DM Internacionalización banca española_1

Si se mantiene la evolución, en breve el negocio de las entidades españolas estará compuesto en un 50% por negocio nacional y la otra mitad por negocio localizado fuera de nuestro país. Por tanto, nuestro sistema bancario es en la actualidad, dentro de los grandes países, uno de los más internacionalizados. Dicha evolución es consecuencia de una doble dinámica en estos últimos años. Por una parte, y como sucedía antes de la crisis, las dos principales entidades españolas, Santander y BBVA, han continuado durante este periodo de crisis su proceso de adquisición de entidades en otros países. A ellos se ha unido Sabadell con la reciente adquisición del banco británico TSB. La Caixa, por otra parte, ha allanado recientemente el terreno para la definitiva adquisición del portugués BPI. Sólo en el caso de Santander y BBVA la importancia del negocio en el extranjero representa en torno a dos terceras partes del total.

Además, por otra parte, el tamaño del negocio en España no ha dejado de reducirse desde el inicio de la crisis. Como hemos señalado en una nota anterior, su partida principal, el saldo de crédito bancario al sector residente, se ha reducido en cerca de 600.000 millones en este periodo, lo que representa en torno a un 30% de los más de 1,8 billones de euros que representaba entonces la financiación otorgada en el negocio nacional por el sistema bancario.

Esta combinación de negocio bancario creciente en el extranjero y menguante dentro de España es la que está provocando esa notable expansión del primero en términos no sólo relativos, sino también absolutos. Y sin duda este hecho es muy relevante y diferencial para entender la dinámica intrínseca de la banca española (considerada en su conjunto) así como en términos comparativos con la banca del resto de principales países europeos.

Una segunda consideración destacable del proceso de internacionalización de la banca española tiene que ver con la localización geográfica de su negocio en el extranjero. Frente a la presunción de que, como ocurrió en su expansión inicial, ésta podría haberse orientado de forma mayoritaria en Latinoamérica, cabe señalar que la dinámica reciente ha determinado que el peso crítico del negocio de la banca española en el extranjero se concentre en los países con una actividad bancaria más desarrollada y competitiva: Reino Unido y Estados Unidos en este orden. Entre los dos mercados acaparan casi el 45% de la actividad bancaria en el extranjero de la banca española, y si a ellos se le suma la actividad en países del área euro (de forma mayoritaria en Alemania y Francia) dicho porcentaje se eleva hasta el 60% aproximadamente. La actividad bancaria en Latinoamérica “sólo” representa en torno al 25% del negocio (con exposición mayoritaria en Brasil y México), en tanto que dentro del 15% restante destaca como exposición más relevante la de Turquía.

20161109 DM Internacionalización banca española_2

Como reflexión final, señalar que la diversificación internacional de la banca española, además de un signo distintivo de la misma, ha facilitado sin lugar a dudas la digestión de la crisis reciente y, aún hoy, contribuye positivamente a que, considerada globalmente, defina en media niveles de rentabilidad, aunque bajos también, algo superiores a los sus homólogas europeas.      

Hay 0 Comentarios

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Finanzas a las 9

Sobre el blog

Los profesionales de Afi ofrecen un punto de vista singular sobre la actualidad del sistema financiero. En cada publicación se aborda el análisis de cuestiones ligadas al proceso de transformación del sector, a las novedades regulatorias, a la relación con la tecnología o al repaso de los fundamentos teóricos que explican las bondades de un sistema financiero sólido.

Sobre los autores

Afi

Afi es, desde 1987, una empresa líder en consultoría y formación independiente en economía, finanzas y tecnología. El rigor técnico, la innovación y la orientación al cliente son las bases de nuestra diferenciación y nos han permitido ofrecer desde 1994 formación financiera especializada a través de Afi Escuela de Finanzas.

Emilio Ontiveros Presidente de Analistas Financieros Internacionales (Afi) y de Afi Escuela de Finanzas, además de Catedrático de Economía de la Empresa de la Universidad Autónoma de Madrid. @ontiverosemilio.

Ángel Berges Vicepresidente de Analistas Financieros Internacionales (Afi) y Catedrático de Economía Financiera de la Universidad Autónoma de Madrid. @AbergesAngel.

Daniel Manzano. Socio de Afi. Presidente de Afi Inversiones Financieras Globales EAFI y de Afi Consultores de las Administraciones Públicas. @dmanzano_afi.

Iratxe Galdeano. Socia responsable del área de Seguros de Analistas Financieros Internacionales (Afi).

Esteban Sánchez Pajares. Socio del área de Servicios Financieros de Analistas Financieros Internacionales (Afi). @est_snchez.

Francisco José Valero. Socio del área de Estudios de Analistas Financieros Internacionales (Afi) y Catedrático de Economía Financiera y Contabilidad de la Universidad Autónoma de Madrid.

Carmen López. Consultora del área de Finanzas Públicas de Analistas Financieros Internacionales (Afi). @Carmen_AFI.

Ricardo Pedraz Consultor del área de Finanzas Públicas de Analistas Financieros Internacionales (Afi). @RicardoPedraz.

Verónica López Consultora del área de Economía aplicada de Analistas Financieros Internacionales (Afi). @VLopezSabater.

Pablo Hernández Consultor del área de Economía aplicada de Analistas Financieros Internacionales (Afi). @HGPablo_I.

TWITTER

Afi Escuela de Finanzas

TWITTER

Afi Corporativo

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal