Fondo de Armario

Muerte de un controlador aéreo

Por: | 24 de febrero de 2014

image from http://aviary.blob.core.windows.net/k-mr6i2hifk4wxt1dp-14022411/c9000f55-45c5-40bc-8558-b5a22841d302.png
Un controlador en el aeropuerto de Zurich / Reuters

 

Una década después, conmociona el recuerdo de un caso que tiene todos los ingredientes de las tragedias puestos en hora, con la rueda de la fortuna girando, provocando el caos, el dolor, la venganza y la muerte.

Sigue en la memoria el trágico choque de aviones en cielo suizo ocurrido en julio de 2002, saldado con 71 muertos, 52 de ellos niños que iban a veranear a España. Hace diez años, un 24 de febrero, un controlador aéreo que estaba ese aciago día, dos años antes, en la sala de control de Zúrich fue acuchillado por un hombre que perdió a toda a su familia en el accidente.

Que choquen dos aviones en el aire sólo puede ocurrir porque se confabulen las circunstancias más adversas y además que haya mala suerte. La noche del lunes 1 de julio de 2002, un Tupolev 154 en vuelo desde Muscú a Barcelona chocó con un Boeing 757 de carga sobre el lago Constanza. El grupo de niños había perdido su avión: "El trágico viaje ya se inició con un incidente el sábado, cuando el grupo, que procedía de la república rusa de Bashkortostán, perdió el avión que debía llevarles a Barcelona al confundirse de aeropuerto. Su agencia organizó el lunes un chárter desde la capital, Ufá, con la compañía Bashkirian Airlines para evitar que los escolares perdieran más días de sus vacaciones." Y ya en esta información se hablaba del arquitecto osetio Vitaly Kaloyev, sin ponerle nombre, pero sí rostro. "En el accidente también murieron la esposa y dos hijos de un ciudadano de origen ruso afincado en Blanes (Girona), que se enteró de la tragedia el lunes por la noche cuando estaba en el aeropuerto de El Prat para recibir a sus familiares."

Vitaly

La sala de control a cargo del espacio aéreo estaba en Zúrich y sólo había un controlador presente en el momento del accidente, el danés Peter Nielsen, padre de tres hijos. Ya desde el primer momento parecía el responsable del accidente, pero las cajas negras de los aviones despejaron cualquier duda. La sala de control era propiedad de la empresa suiza de controladores Skyguide.

"Estoy especialmente devastado por el hecho de que muchos niños perdiesen la vida en el accidente. Como padre, sé que esas muertes dejan un hueco que nunca será llenado" , declaró Peter pocos días después del accidente. 13 segundos antes de la colisión, él supo que iba a producirse, pero fue demasiado tarde para reaccionar y hacer reaccionar a los pilotos. Al parecer faltaron 10 segundos para que hubiera habido capacidad de maniobrar y evitar la colisión.

"Aquella noche formaba parte de una red de seres humanos, ordenadores, dispositivos de vigilancia y transmisión y reglamentos. Esa red falló", fue la explicación ofrecida por el controlador en una carta hecha pública días después de la tragedia. Su compañero de guardia se había tomado un descanso y no se encontraba presente en la sala de control de Zúrich. Con pocos aparatos en el aire, no había demasiado que hacer. El controlador se concentró en coordinar el aterrizaje de un tercer aparato en el aeropuerto alemán de Friedrichshafen y por ello no prestó mucha atención a los trayectos del Boeing 757 y del Tupolev 154. Desde Karlsruhe (Alemania), uno de sus colegas intentó avisarle del peligro, pero el sistema de teléfonos de Zúrich había sido desconectado por labores de mantenimiento.

Vitaly estaba sumido en una depresión tras perder a su esposa Svetlana y a sus hijos Diana y Kostia, que tenían 3 y 12 años respectivamente. Durante 18 meses acudió a diario al cementerio en el que erigió un mausoleo en mármol negro en memoria de su familia.

Skyguide intentó evitar las responsabilidades directas dadas las "astronómicas indemnizaciones" que reclamaban los abogados de las víctimas, mientras que la reacción del Gobierno federal suizo no fue mucho mejor. Este silencio y la falta de excusas iban a perturbar enormemente a la opinión pública rusa y enturbiar las relaciones diplomáticas entre Rusia y Suiza. Para poner otro ingrediente a esta tragedia, se menciona que en Osetia del Norte se aceptan comunmente las venganzas como modo de reparar ofensas y parece creíble a la vista del recibimiento dispensado a Vitaly a su regreso tras cumplir condena por el asesinato: obtuvo tratamiento de héroe y fue nombrado viceministro.

Vitaly estaba obsesionado. En el primer aniversario pidió al presidente de Skyguide el nombre y la dirección del controlador a cargo aquella noche de 2002 para hablar con él. Como se negó, contrató a un investigador privado para que lo localizara. Y se tomó la justicia por su mano. Hace justamente diez años asesinó en su casa a Peter con un cuchillo de 22 centímetros. Declaró que su intención "era sólo la de mostrarle las fotos de los niños", pero que Nielsen se negó a hablarle. Cegado por la furia, le asestó las puñaladas mortales en el jardín de su casa. Su mujer y sus tres hijos estaban presentes cuando se produjo el asesinato.

Vitaly fue detenido y al año siguiente se le condenó a ocho años de cárcel. En el juicio mostró un documento en el que Skyguide ofrecía 60.000 francos en compensación por la muerte de su esposa y 50.000 francos por la de cada hijo. Se lo tomó como una ofensa. También dijo que pretendía que Peter le pidiera perdón en persona y que "en recuerdo de mis propios hijos, pido perdón a los hijos de Peter Nielsen". Ekaterina Andrianova, corresponsal de la agencia de prensa rusa Novosti presente en la sala, comentó que "durante el juicio Kalóyev se mostró ausente en todo momento".

Cumplió dos años de cárcel porque se aceptó un recurso de la defensa de Vitaly que alegaba que no se tuvo en cuenta suficientemente durante el juicio el estado mental del acusado. Regresó a su país, donde fue recibido con todos los honores y sin reproche alguno.

 

Hay 20 Comentarios

Como podrías haber imaginado con mi precedente comentario no he querido echar la culpa a nadie simplemente hacer la lista de las cosas que non han funcionado desde el punto de vista de el sistema entero de tierra y de aire.
Por supuesto el controlador estaba gestionando un sector de aproximación e de ruta en el mismo tiempo y este puede haber retrasado su conciencia de el inminente conflicto con además un sistema de seguridad reducida, falta de STCA en concreto.
De otro lado estaba la tribulación del aeronave rusa que no había recibido desde su empresa aérea un adecuado entrenamiento sobre el uso del TCAS puesto que no estaba claro para ellos que si tu TCAS te dice de subir esto significa que en la otra aeronave el TCAS esta diciendo a la otra tribulación de bajar y si recibes desde el controlador una instrucción a bajar vas a deshacer la última operación de evitación disponibles.
En sistemas complejos se debería investigar la causa de los accidentes para evitar que estos ocurran una otra vez sin dejarse llevar desde un emocional y mediático enfoque que lo único que puede producir son simplemente otras víctimas mediática o como en esto caso víctima real. Así de quienes la falta? En esto caso está claro que el enfoque mediático y emocional se ha tragado otra víctima.

¿De quien es la culpa?. Conozco los detalles del accidente y es verdad que el controlador se metió sin querer en una encerrona: sin teléfono, sin STCA, con su compañero en su descanso programado, etc. La empresa Skyguide tendrá su forma de asignar personal, no era un día especial. Los técnicos de mantenimiento tenían aquella noche para hacer su trabajo. Los pilotos actuaron correctamente haciendo caso al controlador y no al TCAS aunque todos los pilotos sabemos perfectamente que hacer caso a un controlador a veces puede ser complicado y es atribución del piloto tomar sus propias decisiones ya que después siempre (siempre) se le cuestionará. ¿Qué se le puede explicar a un padre o a una madre?. ¿Que no es culpa de nadie?.

¿Acaso matar al controlador le devolvió la vida de sus hijos?. Me parece muy poco castigo que pasara 2 años en prisión. El autor del artículo lo ha escrito con la intención de que justifiquemos la reacción del vengador, pero su acción es asquerosa e inútil. ¿Y si ahora los hijos del controlador van y se vengan?. ¿Habrá leído el periodista el comentario Giorgio Matrella?

Lo siento por su familia, pero debería haber cumplido una condena mucho mayor. El ojo por ojo nunca está justificado, por no hablar de que el conbtrolador mató sin querer, y él queriendo.

vaya fail por mi parte

Veranear? En febrero?

El problema no es sólo la negligencia del controlador. Cómo se comenta en el artículo puede ser un cúmulo de circunstancias adversas. Lo verdaderamente aberrante es que, una vez más, las empresas privadas, siempre intentan evitar las responsabilidades derivadas de su mala gestión, ya sea en este tipo de accidentes o en catástrofes medioambientales. Poco puede hacer un particular ante los poderosos bufetes de abogados en connivencia con los gobiernos de turno. ¿es lícito, que no legal, entonces, tomarse la justicia por su mano?.

Estaría bien recordar que la justicia Suiza declaró inocente al controlador y condenó a tres directivos de la empresa privada Skyguide por la negligencia de quitar el teléfono con Alemania sin avisar al controlador y otras reducciones de seguridad que fueron determinantes en el accidente.

Si el accidente es bárbaro, la venganza es aún peor, aún cuando entendible, lo que me parece atroz es que alguien plantee que debe perpetuarse indefinidamente.

Algunos de los descerebrados deberían leer el post de Giorgio Matrella.

me parece una reacción CORRECTA. basta ya de tibiezas.

Pero esto quién lo ha redactado?

Guste, o no, la conclusión del asunto es que el controlador no cumplió su función, o sea, fue negligente (según el sumario del accidente, cuyas conclusiones aquí se omite, concentrándose en la supuesta incultura del padre solo por ser un oriental y no, Osetia no es Europa, guapos). Acorde las laxas leyes suizas, hubiera recibido como castigo una semana sin chuches, más o menos. Las cosas quedaron, de esta forma, algo más equilibradas, así de simple. Algunas veces, la negligencia criminal se paga, y de verdad.

Yo hubiera hecho lo mismo, es más, volvería a acabar con el consejo directivo de Skyguide. Recordar, cuando no hay justicia solo vale el ojo por ojo

"No tuvo en cuenta el estado mental del acusado", desde luego, se les olvidó vigilarle para evitar más muertes absurdas. y no se planteó matar al controlador ausente?, ni al de mantenimiento?. ¡Este señor es un peligro social! si mañana atropellan sin querer a otro ser querido también le aplica la pena de muerte y alega estado mental .... qué barbaridad.

Los resultados del informe de la investigación fueron que: 1) esa noche el centro de control de zurich estaba en obras, el STCA (Short Term Conflict Detection) un sistema que permite de advertir el controlador de un posible confilitto estaba deshabilitado. 2) el controlador estaba gestionando simultáneamente un aeronave en la fase de aproximación y los dos aviones del acidente en crucero. 3) el controlador tuvo conocimiento del conflicto y instruyó a la aeronave rusa a descender. 4) en ambos aviones estaba operativo el TCAS (Trafic Collision Avoiding Sytem) un sistema de cada aeronave que detecta un conflicto, y se pone de acuerdo sobre quién debe subir y quién debe bajar 5) el TCAS de la otra aeronave instruyó a la tripulación a descender mientras el TCAS de la aeronave rusa instruyó a la tripulación rusa a subir 6) la tripulación rusa entre la istrucion a bajar de el controlador y la de subir de el TCAS ejecuta erróneamente la istrucion de el controlador no teniendo una adecuada formación por parte de su compañía aérea 7) el controlador no era, y no es capaz de saber lo que el sistema TCAS de las dos aeronaves propone a las dos tripulaciónes de vuelo. A raíz de esto accidente la ley internacional ha confirmado que las tripulaciónes de vuelo deben realizar sólo las instrucciones del TCAS cuando estas están presentes.

Las muertes de esos pobres niños y de los familiares, de esas desgraciadas personas no pueden quedar archivadas.

Un relato impresionante.

La realidad siempre supera a la ficción.

Cuando los hijos del controlador crezcan siempre pueden pasarse por Osetia para poner los puntos sobre las íes a la manera de las costumbres del lugar.

Hay cosas y circunstancias, muy pocas pero las hay, ante las que actuar personalmente significa llevar el título de ser humano con dignidad. En Occidente, solo los criminales practican la venganza, y no precisamente por cuestiones de dignidad..

Publicar un comentario

Los comentarios están moderados y no aparecerán en el blog hasta que el propietario los apruebe.

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Sobre el autor

Juan Carlos Blanco

, filólogo y periodista, tiene una larga trayectoria profesional vinculada al archivo de EL PAÍS, del que ha sido responsable durante más de 15 años. Por sus manos ha pasado mucho de la Historia, con mayúsculas, de este periódico y este país.

Sobre el blog

Noticias antiguas, historias ya contadas. Siempre de actualidad. Una mirada a las informaciones de hoy tomando como referencia la hemeroteca de EL PAÍS, donde se guarda mucho y muy valioso de lo que hemos sido y somos como ciudadanos.

Archivo

mayo 2014

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31  

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal