Fronteras movedizas

sobre el blog

En este espacio se habla de Oriente Próximo. De asuntos israelíes y palestinos, principalmente. La idea consiste en abordar un conflicto largo y trágico desde un punto de vista oblicuo y a ras de tierra, sin más tremendismo que el estrictamente necesario y, de ser posible, ni siquiera ese. Se intentará hablar en voz baja. Pero los invitados, por supuesto, pueden gritar cuanto quieran.

--> -->

Archivo

marzo 2011

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31      

03 may 2010

Paseo por Hebrón

Por: Enric González

Hebron Hebrón tiene una larga historia. Fue la ciudad donde, según la Biblia, Abraham compró un terreno para ser enterrado. Fue también la primera capital de la Judea del rey David.

Judíos y musulmanes convivieron durante siglos sin grandes problemas, aunque a los judíos se les mantuviera en una posición subalterna y se les prohibiera rezar ante las tumbas de Abraham y el resto de los patriarcas. Cuando los judíos fueron expulsados de España, a partir de 1492, un grupo de exiliados se instaló en Hebrón. La comunidad judía aguantó hasta 1929, cuando fue masacrada por sus vecinos en un par de días de agosto. Hubo 67 muertos y decenas de heridos. Más de 400 judíos fueron ocultados y protegidos por familias palestinas hasta que tropas británicas acudieron a evacuar a los supervivientes.

Después de la guerra de 1967, cuando Israel conquistó toda Cisjordania, el Gobierno prohibió la creación de colonias israelíes en Hebrón. Pero en 1968 ya existía una. Ahora hay siete, entre ellas Qiryat Arba, nacida como ciudad alternativa a Hebrón y con más de 7.000 habitantes, y son protegidas por soldados. Las relaciones entre ambas comunidades, la palestina y la israelí, fueron malas desde el principio, y son pésimas desde el 25 de febrero de 1994, cuando uno de los colonos, Baruch Goldstein, entró en el recinto de las tumbas de los patriarcas y ametralló a los musulmanes que rezaban ante ellas. Mató a 29 e hirió a 125. Luego fue despedazado por la multitud.

Seguir leyendo »

02 may 2010

Amira Hass

Por: Enric González

VabAmira Hass (Jerusalén, 1956), hija de dos supervivientes de los campos de exterminio nazis, es la única periodista israelí que desde hace años vive y trabaja en territorio palestino. Suele ser muy crítica con las autoridades israelíes, que la han detenido un par de veces (en 2009, tras pasar varios meses en Gaza, por residir en un “Estado enemigo”), y en general benevolente con las autoridades palestinas. Ha cometido alguna equivocación: en 2001 acusó a unos colonos judíos de profanar el cadáver de un palestino y la noticia resultó falsa. Muchos israelíes la consideran una traidora. Sin embargo, su trabajo (reconocido con múltiples premios) y sus columnas en Haaretz permiten al público israelí, al menos al público israelí que tiene ganas de informarse, saber qué ocurre al otro lado del muro.

El desconocimiento mutuo es cada vez mayor. Hasta la primera Intifada, o un poco antes, no era extraño encontrar compradores israelíes en los mercados de Jericó, Belén o Ramala, y decenas de miles de palestinos acudían diariamente a trabajar en Jerusalén occidental o Tel Aviv. Ahora no existe apenas conexión. Los israelíes (tropas al margen) no pueden entrar en las zonas controladas por la Autoridad Palestina y temen incluso adentrarse en la parte oriental de Jerusalén; por otra parte, el número de permisos de trabajo para palestinos en Israel se ha reducido de forma drástica y ha bajado desde los 180.000 de 1987 a menos de 30.000. El muro ha reducido casi hasta cero el terrorismo palestino o islámico en Israel, pero, además de empequeñecer y empobrecer aún más el territorio palestino, ha aislado a ambas comunidades.

Seguir leyendo »

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal