02 nov 2010

Palabras

Por: Enric González

Netanyahu y Abbas durante las últimas negociaciones en Washington, en febrero de 2010 (Foto: FP)

Suele considerarse que en esta parte del mundo abundan las palabras. Y que esas palabras tienden a permanecer bastante desconectadas de los hechos.

En el tramo del proceso de paz entre israelíes y palestinos reabierto oficialmente el pasado 2 de septiembre en Washington ha habido pocas palabras (reiterativas) y unos cuantos hechos (consumados). En realidad, el peculiar fenómeno ha consistido en vagos mensajes estadounidenses y en ruido mediático.

Mohammad Shtayyeh, que forma parte desde 1991 del “equipo negociador” palestino, reunió el sábado en Ramala a un grupo de periodistas para conversar sobre el asunto. Shtayyeh contó un detalle bastante revelador. En la primera reunión, en Washington, los palestinos sacaron unos folios en los que se resumían sus posiciones e intentaron entregárselo al negociador israelí Yitzhak Molcho. Molcho retiró las manos. Los israelíes se negaron a tocar el documento. “Coged los papeles, aunque sea para tirarlos a la papelera”, dijo Shtayyeh a Molcho, al que conoce de años. No hubo forma. Tuvo que ser el mediador estadounidense George Mitchell, que ya tenía una copia, quien recogiera las propuestas.

Shtayyeh pareció sincero durante la charla. No se calló, por ejemplo, que si los países árabes declararan una nueva guerra a Israel los palestinos se sumarían a ella “encantados”. Ni se calló que la posición israelí había sido inflexible pero honesta: Benyamin Netanyahu advirtió a Mitchell y al presidente de la Autoridad Palestina, Mahmud Abbas, de que no pensaba prorrogar los nueve meses de relativa interrupción en el crecimiento de las colonias israelíes en los territorios ocupados. Y no lo hizo. Los palestinos, por su parte, habían advertido que no negociarían nada si Israel seguía colonizando palmo a palmo la tierra conquistada a Jordania en 1967.

Desde el incidente del documento, nada. Sólo una reunión en Sharm-el-Sheik y otra en Jerusalén en las que se decidió no mantener nuevas reuniones. La versión de Shtayyeh coincide casi exactamente con la que previamente ofreció a este corresponsal Dan Meridor, viceprimer ministro del Gobierno israelí.

¿Por qué se metió Barack Obama en este lío? A Israel le convenía mantener la situación actual: los territorios ocupados son a la vez mercado cautivo, fuente de agua, polígono industrial y vertedero, sin que ello suponga en estos momentos apenas coste, ni en violencia ni en aislamiento diplomático. Para los palestinos tampoco era momento de mudanzas dada la crisis de liderazgo (el mandato electoral de Abbas ya ha concluido y su popularidad es muy baja) y el hecho de que no se ha superado aún la guerra civil entre los islamistas de Hamás, que ganaron las elecciones pero no resultan aceptables para Washington y Bruselas, y los “laicos” de Fatah, que perdieron las elecciones pero sí resultan aceptables. Hamás ha acabado con Fatah en Gaza y Fatah ha hecho lo propio con Hamás en Cisjordania. ¿Cómo se puede negociar, es decir, ceder algo, en estas condiciones?

En fin, Obama sabrá lo que hace. En ciertos momentos, ha parecido creer que sus palabras eran capaces de construir una realidad. Por una vez, las palabras sin hechos han surgido de Washington, no de aquí.

Hablando de palabras, este blog ha permanecido en letargo unos cuantos meses. No por la afición de su autor a la molicie, sino por el tono de ciertos comentarios. Resulta un poco deprimente que las páginas de El País (y este espacio es una página) rebosen de argumentos del tipo “caca, culo, pedo, pis”. Me dicen que en adelante se filtrarán previamente los comentarios, lo que demorará su publicación y hará muy difícil mantener debates o discusiones entre los participantes.

Yo creo que no hace falta recurrir al caca, culo, etcétera para expresar una opinión, por deleznable o violenta que sea. Es posible usar el cinismo, como Golda Meir (“quizá algún día podamos perdonar a nuestros enemigos por matar a nuestros muchachos, pero nunca les perdonaremos que obliguen a nuestros soldados a matar”), el ecumenismo mayestático que roza el límite de lo permisible, como Gaddafi (“no puedo reconocer ni un Estado israelí ni un Estado palestino; los israelíes son idiotas y los palestinos son idiotas”) o recurrir a la empanada mental como Hamás en su declaración fundacional (“el Día del Juicio no llegará hasta que los musulmanes combatan a los judíos y los maten; entonces los judíos se esconderán tras rocas y árboles, y las rocas y árboles gritarán: oh musulmán, hay un judío oculto tras de mí, ven y mátalo”).

¿Lo ven? Se puede escribir un montón de disparates sin decir “caca”. Quien no quiera escribir disparates y no sienta apretones escatológicos puede también participar, aunque debe ser consciente de que, siendo el tema el que es, se encontrará siempre en minoría.

Hay 47 Comentarios

La crisis economica esta haciendo daño generalizado.Quizas los miembros del Tea Party no utilizan un lenguaje tan primitivo de caca-pis,pero las ideas que transmiten tampoco son mucho mas elevadas.

En España cada dia mas, vemos que nuestros politicos se envuelven en sus discusiones particulares sin querer entrar en por que el credito no fluye al pequeño y medio empresario pero por contra sus sueldos,vease la Sra Cospedal y el de los otros son de escandalo para los millones de parados que cada dia tienen menos.

Por eso Sr Enric le echamos mucho de menos que con sus breves comentarios era capaz de darnos idea de lo
que pasaba en nuestra sociedad.Ahora lo vuelve hacer pero desde la lejania.

Enhorabuena y bienvenido. Dice mucho de ti que hayas estado estos meses sin publicar por las razones que apuntas, pero también dice mucho de tu empresa que se comprometa a cerrar el grifo al insulto gratuito. Ojalá haya más medios que se apunten!!

Muy, muy, muy grata sorpresa ver que retomas "Fronteras movedizas". ¡Gracias por ilustrarnos sobre el tema!

La situación no es fácil de resolver, por eso lleva décadas. El punto es que hay dos pueblos que desean el mismo territorio.
La diferencia que noto es que los judíos fueron perseguidos por dos mil años y al retornar a su tierra han podido desenvolverse como un pueblo normal, sin tener que escapar ante cada ocurrencia de la maldad humana.
Los que hoy llamamos palestinos son un pueblo que ha vivido allí por largo tiempo, sin haber podido conformar nunca un Estado propio, ni antes ni después del surgimiento del Estado moderno de Israel. Han sido abandonados por sus hermanos, sea la nación árabe que fuera, incluso por la actual Jordania, que es en dos tercios la tierra que otrora se llamó Palestina.
Esto ha traído una serie de desventuras para ambos pueblos: uno, porque las persecuciones lo han marcado históricamente y el otro, porque han pasado a ser parias, expuestos a la miseria por sus hermanos, con tal de sacarse de encima a Israel.
Ni los palestinos reconocen a Israel ni éste último puede reconocer un Estado para los palestinos.
Así no se puede negociar nada y el tema de los asentamientos pasa a ser una mera excusa, un pasatiempo perverso para ambos pueblos.
Me pregunto: ¿Puede la Iglesia Católica desentenderse de las Cruzadas y demás persecuciones? ¿Puede, España por caso, desentenderse de la Inquisición y de las heridas que esto produjo en judíos y árabes? ¿Lo puede el nazismo? ¿Puede Estados Unidos, con su avidez por el petróleo? ¿Lo puede Europa entera?
Y lo peor: el Muro de las lamentaciones es el único resto del Segundo Templo de Jerusalem, destruido en el año 70 de nuestra era. Allí mismo está construida la mezquita de Omar, donde los musulmanes creen que su Profeta Mahoma ascendió al cielo. En un mismo sitio, dos lugares sagrados para ambas creencias.

Alguien me puede decir que derecho tiene Israel a existir?¿Y por qué?porque Dios lo quiere?

Me alegro de tu vuelta al blog. Y tranquilo, algunos sabemos que no eres un palestino radical sionista a sueldo del Mossad y de Hamas que trabaja para la CIA, sólo alguien que eso, escribe en un blog.

Gracias por volver. Y ni caso del "caca, culo, pedo, pis": forma parte del folklore en este tipo de formatos.

Se echaban de menos la información, el análisis, la pausa y tus comentarios. Qué alegría poder volver a tenerlos.

Qué razón Enric. Es lamentable lo que tiene uno que leer en los comentarios a blogs como el tuyo. O la gente tiene mucho tiempo libre (con la tasa de paro que hay no me extrañaría) o se aburre mucho o no tiene educación. O las tres cosas juntas.

Un placer poder leerle de nuevo.

Saludos

Ya me extrañaba tanto silencio en el blog cuando te oigo cada lunes en la Ser. Gracias por la explicación y un saludo.

Ciertamente Enric, se agradece tu vuelta por estos andurriales, pero me temo que vas a tener que desarrollar piel de rinoceronte... los gritones y faltones en general se saben manejar bien en estas aguas, asi que solo queda resignación y la admiración de los que como yo, aunque no compartamos siempre tus puntos de vista, te sabemos inquieto, observador y reflexivo... y eso vale un potosí

Los tres últimos párrafos son los mejores que he leido en la blogosfera desde que Enrique Dans hizo lo propio en su blog.
Gracias por volver

gracias!

Bienvenido! y Gracias por volver!

Es dificil aislarse de la chavacanería que inunda este país en todos sus aspectos, y no me refiero a Belén Esteban, precisamente. No debería sorprenderle que también haya invadido su espacio de opinión. O tal vez si?

Hola, un placer. ¿tienes fuentes militares imparciales que sitúen el conflicto dentro de 25 anos ? Es posible que Israel este abrazada por cientos de miles de milicianos con armamento capaz de abrir vehículos blindados y abatir helicopteros sin dificultad??? No es necesario armamento nuclear, Israel peligrara con armamento portátil antitanque y aéreo suficiente y de ultima generación. Espero que la paz llegue pronto.

Tener un blog como el tuyo sin comentarios es peor que tenerlo con comentarios (se pierde un espacio de debate), pero es todavía peor quedarnos sin la opinión de un corresponsal como tú.

Felicidades por tu trabajo (incluyo los libros) y adelante con el blog!

Un auténtico placer leerte de nuevo en este blog. Hacía falta.

Saludos.

¡¡¡¡¡¡¡¡Al fin¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡

Bienvenido de nuevo, Enric. Te hemos echado de menos.

Un placer volver a leerte.

Un placer leerte de nuevo, Enric.
Esperamos tus siguientes artículos con fruición.
Un saludo

Qué alegría tenerte de vuelta Enric!
Me imaginaba que la razón de la parada de este blog era algo así. Una auténtica lástima por todo y para todos (menos para algunos cafres).
Espero que no vuelva a dislocarse todo. Y que tengas muchas cosas acumuladas de estos meses y vayas actualizando a menudo.
Un saludo!

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Fronteras movedizas

sobre el blog

En este espacio se habla de Oriente Próximo. De asuntos israelíes y palestinos, principalmente. La idea consiste en abordar un conflicto largo y trágico desde un punto de vista oblicuo y a ras de tierra, sin más tremendismo que el estrictamente necesario y, de ser posible, ni siquiera ese. Se intentará hablar en voz baja. Pero los invitados, por supuesto, pueden gritar cuanto quieran.

--> -->

Archivo

marzo 2011

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31      

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal