Pablo Ordaz

Devueltos a Túnez con cintas de embalar

Por: | 18 de abril de 2012

Imagen 21 Esta es la fotografía y estos son los hechos. Luego haré la pregunta. Aeropuerto de Fiumicino, Roma. 09.20 del martes 17 de abril de 2012. Avión de Alitalia. Línea regular Roma-Túnez. Cuando los pasajeros embarcan se encuentran con la siguiente escena que, mal que bien, reproduce la fotografía: dos jóvenes –en la imagen solo se advierte la presencia de uno— están sentados en la última fila. Sus manos han sido atadas con grilletes de plástico y sus bocas selladas con cinta adhesiva marrón de la que se utiliza para embalar. Se trata de dos inmigrantes tunecinos sin papeles que están siendo repatriados a su país. Alrededor de ellos, de paisano, dos parejas de policías italianos. Los pasajeros van entrando al avión y ocupando sus lugares, sin dar muestras de sorpresa. Uno de ellos, en cambio, no solo se sorprende, sino que se indigna. Se llama Francesco Sperandeo y es cineasta. Se dirige a los policías, les pregunta qué sucede, el por qué de esa mordaza. La respuesta –según ha contado él mismo a través de su página de Facebook—le escandaliza aún más:

--Es todo normal. No se preocupe...

Pero se preocupa. Claro que se preocupa. Al día siguiente lo cuenta en su página y de allí salta a la red y a los periódicos. La cinta marrón tapando sus bocas, los lazos de plástico apretando sus muñecas… y la indiferencia: “Lo más grave es que todo ocurrió ante la total indiferencia de los pasajeros, y ante mi petición de que recibieran un trato humano, fui conminado a volver a mi asiento porque se trataba de una operación normal de la policía. ¿Normal...? Esta es la civilización europea...". Francesco Sperandeo se las arregló para robar una foto con su teléfono móvil, de ahí la pésima calidad, aunque suficiente para sostener la denuncia.

La pregunta es la misma que, a estas horas, los periódicos italianos están intentando que las autoridades respondan. ¿Es normal? ¿Es lícito? ¿Es ético?

Hay 7 Comentarios

La pregunta es la misma que, a estas horas, los periódicos italianos están intentando que las autoridades respondan.

"Pero como yo no era tunecino ni inmigrante ilegal no dije nada". Esta gente del cine nos va a buscar la ruina.

Totalmente inhumano! Ni normal, ni licito, ni etico. Y en respuesta a un comentario anterior, mucho ojo, que la emigracion en España ira en aumento, lo que implica que muchos españoles ahora seran esos "emigrantes que creen que todo el monte es oregano".

Spain: Muslim immigration leads to Islamization

http://www.youtube.com/watch?v=fys0MxVXGiQ&feature=related

Etico o no,se vera cada vez mas, y es que la invasión de los sin papeles y emigrantes que creen que todo el monte es orégano, es una pasada y no hablemos de lo que conlleva,como robos,secuestros etc. Amí particularmente me han robado ya dos veces en Barcelona,cosas de rumanos,otra invasión silenciosa, la cual perjudica el normal desenvolvimiento del turismo,esta bien lo del buenismo, pero esto se esta acabando, ya era hora.

En las actuales circunstancias económicas en Europa, esto está empezando, se irá a más desgraciadamente para todos.

No sé si en Italia será normal dar ese trato a los repatriados; lícito, según las leyes italianas y de UE, lo será; pero, de ninguna manera, puede ser ético.

Publicar un comentario

Los comentarios están moderados y no aparecerán en el blog hasta que el propietario los apruebe.

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Sobre el autor

, ahora corresponsal para Italia y el Vaticano, fue durante los últimos años el corresponsal para México, Centroamérica y el Caribe. Desde principios de los 90, escribe reportajes en EL PAÍS.

Archivo

enero 2014

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31    

Eskup

TWITTER

Pablo Ordaz

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal