Pablo Ordaz

La Iglesia, Berlusconi y los amigos de la Mafia

Por: | 07 de septiembre de 2012

Imagen 32

                                                                           (Berlusconi besa al senador Marcello Dell'Utri)

La Italia que quiere ser no acaba de llegar, y la que no quiere ser se resiste a marcharse. Así, a contrapié, con la vista en el futuro y los pies en el pasado, regresan los italianos de las vacaciones. Los periódicos, numerosos y siempre bien surtidos, son testigos de ese ir y venir constante entre los proyectos y la realidad. Hay ejemplos de sobra, pero valgan dos de los más claros –y de los más frustrantes para quienes sueñan con un país moderno— para inaugurar el curso en el blog. El primero tiene que ver con la Iglesia. El segundo, con Silvio Berlusconi y sus queridos amigos de la Mafia.

Allá por el mes de marzo, el gobierno de Mario Monti dio un poderoso golpe de efecto al anunciar que la Iglesia –la mayor casera de la República-- tendría que empezar a pagar religiosamente el impuesto de bienes inmuebles, del que hasta ahora estaba exenta. Se hizo un cálculo de sus posesiones --–115.000 casas, 36.000 parroquias, 9.000 escuelas, 4.000 hospitales y centros sanitarios--, que vienen a suponer entre el 20% y el 30% de todo el patrimonio inmobiliario italiano. El gobierno tecnócrata calculó que, aun dejando exentos del pago del impuesto los inmuebles destinados a la asistencia, el culto y la educación, el Estado podría recaudar unos 600 millones de euros al año. Lo curioso del asunto es que, lejos de montar en cólera, los jerarcas de la Iglesia dijeron que sí, que si hay que pagar, se paga. El cardenal Angelo Bagnasco, presidente de la Conferencia Episcopal Italiana (CEI), no solo se mostró dispuesto a negociar con el Gobierno, sino que admitió la posible existencia de “puntos oscuros”: albergues u hospitales privados a través de los cuales la Iglesia italiana obtiene pingües beneficios sin declarar nada a cambio. Fue por primavera cuando los titulares de los periódicos italianos recogían una noticia que calificaron de histórica. ¡La Iglesia pagará el impuesto de bienes inmuebles! Para hacerla efectiva solo faltaba un decreto, el papeleo de rigor.

El papeleo italiano. La burocracia. El mar de los Sargazos donde naufragan las mejores intenciones. Sin querer ser malicioso, tal vez el cardenal Bagnasco acató el proyecto del Gobierno con tan buen talante porque sabía que podía confiar en la burocracia italiana. Ni qué decir tiene que seis meses después el decreto aún no ha sido redactado, a Monti le quedan dos telediarios al frente del Gobierno técnico y los mismos periódicos que, como La Repubblica, destacaron entonces la buena nueva advierten ahora en la portada: “Decreto in ritardo. La Chiesa non paga”.

Ni pagará, que diría aquel.

El otro ejemplo del ayer que permanece es Silvio Berlusconi. Hace diez meses que dejó el Gobierno, pero no hay un solo día que los periódicos italianos no traigan a colación su nombre por una u otra causa. Y nunca mejor dicho lo de causa. Berlusconi sigue teniendo varios procesos pendientes –entre ellos el de inducción a la prostitución de menores—y, cuando no va al juzgado por sus asuntos, va por los de sus amigos. De entre todos ellos hay uno muy especial. Se llama Marcello Dell’Utri. Es siciliano, amante y tratante de libros antiguos, senador del PDL –el partido de Berlusconi—y su amigo inseparable desde hace 39 años. La cuestión es que la amistad de Dell’Utri le cuesta un pico a Berlusconi –exactamente 40 millones de euros en los últimos 12 años--, y que el senador tiene la fea costumbre de frecuentar a la Mafia. ¿Qué relación hay entre lo uno y lo otro?

En distintas sentencias, la justicia italiana considera probado que, entre 1973 y 1978, el tal Dell’Utri negoció con la Mafia siciliana la inmunidad de Berlusconi y su familia. Incluso que llegó a contratar a Vittorio Mangano, un mafioso de reglamento, como supuesto mozo de cuadras de la residencia de Arcore. Su cometido real era el de garantizar la seguridad de los Berlusconi. El mafioso Mangano se hizo tan pronto con la confianza de Don Silvio que llevaba a sus hijos al colegio e incluso, de vez en cuando, se sentaba a la mesa en las celebraciones más íntimas. A esta conclusión no ha llegado la policía a través de sofisticadas escuchas, sino de boca del propio Berlusconi, que hace un par de días se acercó a Palermo para testificar ante los jueces y fiscales que investigan la negociación entre la Mafia y el Estado en los años noventa. Dell’Utri es el principal sospechoso. Según el arrepentido Giovanni Brusca, el senador siciliano habría entregado en 1994 un mensaje de la Mafia a Berlusconi –por entonces jefe del Gobierno italiano—con una advertencia clara: o se suavizaban las condiciones de los mafiosos en las cárceles o volverían las matanzas. Los fiscales de Palermo sospechan que el río de millones de euros –40 en solo 12 años—que Berlusconi ha ido regalando a Dell’Utri tal vez terminaron en manos manchadas de sangre.

El asunto no es para tomárselo a broma. Salvo para Berlusconi, claro. Durante dos horas, el anterior jefe de Gobierno trató de convencer a los investigadores de que, donde ellos ven a La Mafia, solo hay simple amistad. Cuando le preguntaron por el mafioso Vittorio Mangano, dijo:

--Una bravísima persona. Hasta acompañaba a mis hijos al colegio…

Mangano fue condenado en diversas ocasiones por tráfico de drogas, extorsión y un doble asesinato. Murió de un tumor en el verano de año 2000. Según dijo el juez Paolo Borsellino dos meses antes de que lo mataran, Vittorio Mangano fue “la cabeza de puente de la Mafia siciliana en el norte de Italia”. Pero Berlusconi, a pesar de las evidencias, sigue considerándolo un tipo “a modo”. El roce, que hace el cariño.

La Iglesia no paga. Dell’Utri, pese a sus varias condenas, sigue sin pisar el talego. La burocracia, en ambos casos. O los favores. O simplemente la idiosincrasia de un país apasionante que dentro de unos meses tendrá que decidir en las urnas si apuesta por el futuro –cueste lo que cueste más IVA-- o por seguir enredado en los vicios sin factura del pasado. Lo iremos contando.

Hay 13 Comentarios

Ah si, que mas se podria decir de Italia?? Un pais machista, sexista, omofobo y racista. He vivido en el norte y confundiendome con sudamericano me ha tratado mal, he visto gente del norte discriminar a gente del sur, como si no fuesen una sola nación. Un pais donde las mismisimas mujeres se aprovechan del machismo inveros..... Esto es lo que hay que decir también de Italia Laura?

A Laura: No es que no haya nada que decir de Italia, hay muchisimo que decir, he vivido alli 5 años y habria tanto que decir, pero la verdad es que da pena como esta el pais! Italia no es solo mafia y berlusconi, pero en gran parte si que lo es. Y lo se de buena tinta, lo he vivido en mis carnes.

El NUEVO método para PERDER PESO. ¡¡Un éxito en USA!! http://sn.im/24o439v

Vaya banda. Tambien hace falta pasar el aspirador en Italia.

Carla
www.lasbolaschinas.com

Laura, tu comentario es perfecto! la pobreza de este articulo refleja la pobreza del pensamiento.Ahora entiendo porque mis amigos españoles tienen una sola idea de Italia.

El comentario es genial y muy mORDAZ. Lástima que se espacien tanto en el tiempo. No me imagino un blog con una entrada cada 5 meses.

Estimados míos, que Italia no es un país, es un estado de ánimo. Buen finde. Amén.

Lo de Italia alucina. Es increíble que un país, que en el pasado tuvo grandes pensadores y artistas, se encuentre en pleno siglo XXI empantanado en el lodo de la mafia. Y para colmo no pone remedio a esa enfermedad social. Creo que la diferencia entre Al Capone (el matón) y Berlusconi (el hampon) es que el primero usaba armas y el segundo usa el dinero y el sexo como instrumentos de soborno. Hay que decirle al gran analista Maquiavelo que se quedó corto cuando hablaba de la lucha por el poder.

vaya, este es el primer post desde abril! o sea, que han pasado 4 meses sin ningun post en este blog.... tan poco apasionante es Italia?! tan poco hay que decir sobre este pais increible, que se està enfrentando con cambios muy fuertes, con una crisis muy dura y que sigue creyendo,a pesar de todo, en un primer ministro que le ha devuelto el orgullo y su lugar de pais fundador de Europa?! tan poco hay que decir sobre lo que pasa con los mineros de Cerdena, los obreros de Ilva, el patrimonio perdido en el terremoto de Emilia Romagna, las convulsiones de la izquierda sobre las uniones civiles (o matrimonios?!) de los gays, sobre la Juve que deja su capitan mas carismatico sin contrato, sobre la increible Eurocopa que ha llevado al Seleccion desde la nada a la final, sobre los rascacielos y las especulaciones edilicias en Venecia, sobre el alcalde de Florencia que promete ser el nuevo lider de la izquierda, sobre la muerte del cardenal mas progresista que haya tenido la Iglesia Catolica en los ultimos anyos y el duelo que ha despertado en todo el pais?! tan poco inspira ese pais tan extraordinario, cuna de Europa y de Occidente?! no todo es mafia y Berlusconi en Italia y de vez en cuando tenerlo en cuenta no hace dano a la salud (y es un buen servicio al lector espanol). Siento que de mi pais les llegue tan poco, amigos espanoles, un par de post al anyo es algo lamentable. Italia se merece mucho mas (y seguro que me borraran el post, como ya hicieron en pasado, pero eso ahi va, al estilo de el pais, no al mio)

Explicado de esa manera, se pudiera entender que se trata de las tres personas de la Santísima Trinidad.

La burocracia. El mar de los Sargazos donde naufragan las mejores intenciones. Sin querer ser malicioso, tal vez el cardenal Bagnasco acató el proyecto del Gobierno con tan buen talante porque sabía que podía confiar en la burocracia italiana. … La Iglesia, Berlusconi y los amigos de la Mafia. Estos personajes del mundo bajo. Comprometen las intenciones de sus países, y van sumando por el mundo a los ambiciosos y deseosos de poder. Con el manifiesto de *Lavado de Dinero*. Regalos exorbitantes, Yates, Helicópteros, y reformas carcelarias, Panamá es su socio en este tipo de administración en compromisos internacionales. Las pruebas son textos en expedientes nacionales e internacionales. El Fiscal de Nápoles, Italia. Sigue en sus presentaciones de pruebas y tiene de reo a Váter Labitola, y Berlusconi y otros más.

Hola, amigos. ¡Qué bueno tu artículo! Me sirve una de tus conclusiones finales: "la idiosincracia de un país apasionante". Lo malo es que veo parecidos con otros ámbitos geográficos como mi querida Colombia. El expresidente Uribe vivía rodeado de "buenos muchachos", la mayoría de los cuales está enredada en procesos y líos con la justicia. Lo de la Iglesia jerárquica italiana me parece una jugada maestra (si me dejara llevar por la tentación de pensar mal, para lo cual das pie). Pero ya quisiera yo que la Conferencia Episcopal Española tuviera por lo menos esa prontitud y buena disposición para pagar al fisco lo que debería pagar.

Ay, inspector Brunelli, Montalbano y tantos otros, la Italia de siempre....

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el autor

, ahora corresponsal para Italia y el Vaticano, fue durante los últimos años el corresponsal para México, Centroamérica y el Caribe. Desde principios de los 90, escribe reportajes en EL PAÍS.

Archivo

enero 2014

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31    

Eskup

TWITTER

Pablo Ordaz

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal