24 jun 2011

Viva el tinto de verano

Por: José Carlos Capel

M&C_MII_Ambiance

Ayer, en compañía de unos amigos, probé la primera horterada de este verano. Sospechaba lo peor pero no me podía imaginar que llegara a tanto. Lo que siempre ha sido un sacrilegio, “champagne on the rocks”, intenta ponerse de moda entre unos cuantos. Me refiero al champagne mezclado con hielo, es decir diluido con agua helada. ¿A quién se le habrá ocurrido semejante disparate?

Si una casa tan poderosa como “Moët & Chandon” (www.moet.com) que elabora grandes champagnes, pretende captar a colectivos poco exigentes (se supone que snobs y pijos aspiracionales) a costa de perjudicar la esencia de uno de los mejores vinos del mundo es que algo no funciona.

Las reseñas que he leído en prensa e internet sobre el nuevo “Moët Chandon Imperial Ice” recalcan con admiración que lo ha creado el enólogo de la casa, Monsieur Benoît Gouez. Si yo fuera él intentaría borrar mi nombre de todos los papeles para que nadie se enterara. Vaya una tarjeta de visita.

Primero lo probamos al natural y luego con hielo. En ambos casos la sensación fue la de un jarabe empalagoso cuyo azúcar se atenúa al diluirse. Muy dulce al principio y con un final de boca amargo. Nadie fue capaz de percibir esos aromas a guayaba, mango, regaliz y menta que la casa dice que tiene. No somos buenos catadores, está claro.

Eso sí, debe ser primo hermano de las pilas “duracel” porque dura y dura. Ni con el hielo pierde los restos de carbónico. Siempre burbujea. Pura química.

Si este producto del diseño enológico (Moët, drink on ice)  ha sido elaborado con uvas tan nobles como la pinot noire, pinot meuniere y chardonnay, le han tenido que añadir al final un licor de expedición de órdago a la grande. No me preocupa, sólo enjuicio los resultados. Se trata de un intento esperpéntico de convertir el champagne en trago largo. Estamos en las antípodas de la cultura gastronómica.

Para lograr sus objetivos las botellas se han vestido de gala atendiendo a las debilidades de aquellos a quienes van destinadas. Botellas blancas sofisticadas, con lazo negro y rotulación dorada, copas blancas de plástico haciendo juego junto a una vistosa cubitera.

Por supuesto, hablamos de ediciones limitadas que sólo se podrán consumir en enclaves escogidos, Miami, Saint Tropez, Los Ángeles y Acapulco. En España, Marbella, Ibiza y Mallorca.

He oído que con este producto los franceses quieren dar soluciones a una costumbre muy suya el “champagne a la piscine”, que consiste en mezclar el champagne con hielo. Más valdría que no intentaran cambiar nada.

En el colmo de la frivolidad acabo de leer que los tonos de la botella quedan muy bien en las fiestas al borde del agua y hasta hacen juego con las cubiertas de los barcos.

Me rindo. No puedo resistir tantas estupideces.

Os invito a refugiaros en el tinto de verano. Si alguien echa en falta cierto glamour que lo prepare con rosados de Navarra y lo sirva en copas Riëdel.    

 

Hay 37 Comentarios

Toda la razón, lo bueno y exquisito no necesita de idioteces de este calibre.

Pues es cuestion cultural, si en francia que es el pais de origen donde producen el champagne, les gusta tomar su champagne con hielo arriba de su yate de 80 pies, pues no le veo nada de malo, ademas hay norteamericanos que acostumbran comer hamburguesas con cuchillo y tenedor. les recomiendo antes de hacer algun comentario,conozcan mas sobre la cultura de origen de los vinos, sus usos y costumbres. saludos.

Me gusta mucho Mallorca sobre todo en bus http://horariodebus.es

Lo que me extraña es que con lo tradicionalistas que son los producctores de Champange y sus Chef de Cave, no hayan montado la de la bastilla.

El caso es uniformarlo todo. Yo conozco personalmente a una que a la más pura cerveza bábara le añade zumo de plátano, al mejor navarra coca-cola y al jerez hielo porque según ella "es muy difícil de beber".
Una pena.

Sr. Capel,

ahora esperaremos para ver que elaborador de cava hace lo mismo. Le sorprendería la cantidad de gente que pide el vino blanco y la cerveza con hielo...

Yo habia oido hablar del whisky de verano, Esto es con gaseosa y abundetes hielos. Y no está nada mal . Está bastante fresquito, como el tinto de verano. Tiene burbujas. Es igual que un whisky con agua y con burbujas y tal y cual.
Digamos que el tinto de verano admite comparaciones con el whiky de verano.
Pero ya con el Cava de verano No, Solo para la fóto y tal.
Mejor el cava o el champagne en sorbetes frescos con limón a modo de desengrasante. Con un chorrito de licor; como el vodka o el whisky. O incluso el sorbete, en batidos con leche desnatada. Con granadina o no. Para darle más color o no al batido, Y acompañado con frutas como las fresas y cerezas.
Pero para el verano no hay mejor bebida fresquita y refrescante; Que litro y medio de agua al día. Que es además muy diuretica, dietética y refrescante. Además de ser mineralizante. Y de tener un ph neutro.

Manolenta, gracias por tus apreciaciones. A veces yo me pregunto para quién escribimos y si nuestro mundo le interesa de verdad a alguien. Muchas de las cosas que ensalzamos se basan en engaños y falsas apariencias. Cuando veo que en algunos restaurantes sirven perca del Nilo como si fuera mero, pescaderías que venden truchas grandes con el cartel de reos, carne de tiburón en lugar de pez espada..., la lista es inabarcable. Y del jamón ibérico? Del bueno ya no queda. Pero lo que es peor, los jamones procedentes de cerdos de pienso y cruzados se siguen vendiendo como de bellota. Y el aceite de oliva? Apenas hay virgen extra y en cambio todos los lineales están llenos de botellas que lo indican con impunidad. Es desesperante. Enfin, con vuestra ayuda seguiremos en la batalla denunciando cosas. En el fondo es divertido. Igual logramos mejorar algo

querido Jose Carlos!!!

lo primero y mas importante, me encanta tu acidez (=libertad) desde la que opinas y expresas tus sensaciones, que por otra parte no tenemos siempre que compartir... Pero se te siente mucho mas autentico en estas gastronotas.
Poniendo puntos sobre ies que ya hace falta.
Respecto al tema que aqui nos ocupa, nos hemos vuelto locos o que?. El dios de los vinos diluido en hielo y a temperatura helada, lo que faltaba.
Intento de que la gente consuma de noche el tan apreciado elixir.
Todo vale, pan congelado vendido como artesano, vino diluido en agua y a temperatura bajo cero, triturado de pescado haciendo la funcion las apreciadas (no por mi , prefiero el mejillon) ANGULAS, ...
Y asi seguimos, tendriamos que plantearnos si realmente el trabajo hecho por unos cuantos locos-romanticos de todo esto ha calado en la malloria de nosotros o nos creemos el ombligo del mundo por tener un loco en Rses que dicta doctrina mundial.

Señores detras de todo esto hay mucho trabajo y amor por lo que se hace.

un fuerte abrazo y sigue denunciando desde tu escuchada tribuna a los descerebrados.

(para jose carlos capel) pero que conste que los sabados tambien te disfruto! (de hecho es de lo primero que leo). bien pensado, igual la columna mas ortodoxa de los sabados y este blog mas 'libre' forman un buena pareja, precisamente porque son distintas. enhorabuena, sea como sea.

Vaya, parece que la mamarrachería alcanza máximos históricos!

Yo creo que el producto en cuestión es el epítome de lo que representa Moët Chandon: un producto para quien el producto es lo de menos, y lo importante es la seguridad de la marca conocida, el mensaje a los que nos rodean, etc. Quizá algún día pueda probar un vino de Moët-Chandon que merezca su precio, pero después de una década de experiencia bebiendo Champagne, aún no lo he conseguido. Ni siquiera el carísimo Dom Perignon me ha parecido nunca gran cosa. Mi bolsillo lo tiene claro, hay que ir a los pequeños productores de la Champagne, que aún fabrican un producto artesanal y no un producto industrial.

Estoy de acuerdo en que si se quieren bebidas de trago largo, un tinto joven con gaseosa es igual de refrescante, probablemente más natural y de seguro mucho más barato. Y, además, puede tener un bonito color ideal para hacer una pink party.

Gracias Simonp. Las críticas en el periódico obligan a decir muchas cosas en poco espacio. Hay que resumir. En un blog las opciones son mas variadas. No obstante tendré muy en cuenta tus comentarios.

jose carlos capel, enhorabuena por el blog. en las criticas de el pais de los sabados, tu opinion parece un poco encorsetada. sera por el espacio limitado del texto y el uso del estilo de critico gastronomico que lo hace muy impersonal ("extraordinarias las cocochas, pasables las alubias, .." ). este blog se disfruta mucho mas.

Vaya, esto es lo típico que tomarán este verano las Kardashians estas, qué horror!!

Enhorabuena, Lionel; es ud. capaz de hablar sobre productos alimenticios de Francia y España con ecuanimidad. Elude ud la tentación, en la que caen algunos extranjeros, de unirse al treno lastimero-irascible de esos españoles que, sintiéndose merecedores de un mejor destino (haber nacido suecos, daneses, o, por lo menos neerlandeses) ventean su frustración haciéndoles saber a sus compatriotas que aquí todo es peor y, en concreto, que comen M... ; y tampoco cae en la soberbia ridícula de algunos franceses que no toleran que alguien opine que hay vida gastronómica fuera de Francia. Es agradable leer sobre estas cuestiones que tanto afectan al "honor patrio" una opinión matizada y verdaderamente cosmopolita y desacomplejada.

Vaya invento....en el Uruguay se toma el champagne con hielo hace fu........ y es un asco claro está

Al margen del marketing del producto, ya que se hace dirigido a quien se vende, y cada cual hace su dinero lo que quiere, asi como cada cual pide por un jugo de uva lo que puede... me parece un poco de boina encasquetada a rosca el mostrarse tan reactivo a una combinacion por ser nueva (aunque realmente no lo sea). La clara diferencia está en sentirse fuera del objetivo del marketing. Es un "que no es para mi? pues mejor, porque no lo quiero" (y ahora me pico y no respiro). Si un aleman pone mostaza en tu jabon iberico te repatea, pero si lo hacen en el Buli y lo llaman "Disertacion del Iberico a la especia de Dijon en un lecho de berros", se nos cae la baba... Lo gustos como los culos, cada cual tiene el suyo. Si te gusta bien, pero si no, mejor no criticar. Saludos y enhorabuena por el blog!

Lionel, estoy de acuerdo contigo en todo. En este triangulo que hacemos con Italia, está casi todo lo mejor para las tripas y el paladar que el mundo produce.
Solo te puntualizo algo lo de el pan. En este lado hay algunas panaderias que rompen la vulgaridad con panes variados y exquisitos. Y algunas tradicionales, como la de Lesmes, en Bailo, Huesca, que hace uno de los mejores panes del mundo. No exagero.

Yo ya lo he probado. Y prefiero el barbadillo palomino con un chorrito de casera y una rodajita de naranja. ¡Que va vd. a comparar!

Pues no sé, me debe faltar cultura gastronómica, porque aunque me parece raro, no me parece una aberración.

En Suiza se bebe proseco, con Aperol y con hielo.
Quizás esto también es un sacrilegio?

Pues igual, pero a mi me gusta y me lo bebo bien a gusto

Hola, José Carlos:

Me gustan muchísimo estas entradas beligerantes en las que pones cada cosa en su sitio sin ningún tipo de miramiento.

¡Qué despropósito, este champán de pacotilla!

Un saludo desde Londres,
Gara.

Genial,genial, hielo¿para rebajar la cogorza? Tu pagas el sabor del cava,los de mas arriba consiguieron su denominación de origen,pero no por eso hacen mejor champagne que nosotros. ¿Hielo en el champagne? ¿Wow, de verdad que tratan de idiotas a quienes saben de esta bebida?Ja ja ja, que fuerte, ya les vale. Ha Lionel te has pasado,pide un articulo al periódico,tu comentario (lista de compra)es laaaaargo,xenófogo y aburre.

Perdon creía que no aparecían mis mensajes

Muy buen post!!!

Tal y como comentas creo que compraré una de éstas para decorar mi estudio.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

El Viajero: Guía de Viajes de EL PAÍS

Sobre el blog

Un blog para gente a la que le gusta cocinar, viajar, estar al día en modas y tendencias y, sobre todo, comer bien. Un diario de experiencias personales relatadas con desenfado y sentido del humor. Cocineros, recetas, restaurantes, personajes, secretos de cocina y recomendaciones insólitas que no te puedes perder.

Sobre el autor

Isidoro Merino

José Carlos Capel se licenció en Ciencias Económicas, pero lo que realmente le gustaba era cocinar. Lleva 25 años ocupándose de la crítica gastronómica de este periódico y preside Madrid Fusión. Después de haber escrito decenas de libros, ha convertido su afición en un modo de vida.

Los blogs de el viajero

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal