18 sep 2011

La democratización de las guías

Por: José Carlos Capel

Zagat google 2

El mundillo gastronómico continúa sacudido por los cambios. Se derrumban restaurantes de corte clásico, surgen nuevos modelos de negocio y, de golpe, las guías gastronómicas tienden a democratizarse. La compra de Zagat por parte del gigante Google, anunciada el pasado 9 de septiembre, precipitará el fin de las guías en papel y -- lo más importante --, va a convertir a los usuarios de medio mundo en críticos gastronómicos.

Zagat google

De sobra es sabido que las Zagat, creadas en 1979 por Tim y Nina Zagat, constituyen en el ámbito anglosajón una poderosa referencia. Un elemento básico en más de 100 ciudades en lo relativo a hoteles y restaurantes. Pero, a diferencia de otras guías, la marca Zagat, calificada por “The Wall Street Journal” como la biblia de la gastronomía, carece de inspectores. Son los propios usuarios los que emiten los veredictos con nombres y apellidos. Reseñas verificadas.

Cuando el pasado mes de enero ambos propietarios fueron entrevistados por Víctor de la Serna en el escenario de Madridfusión, su respuesta fue contundente: “Nuestra compañía, dijo Nina, ha sido pionera en conceder voz a las personas de la calle”.

Zagat intomobile

 ¿Por qué razón Google, la plataforma más potente de internet, ha comprado Zagat? Por su interés en liderar las búsquedas basadas en la geolocalización. A partir de ahora -- lo han pregonado sus directivos a los cuatro vientos -- Google integrará a Zagat en sus servicios de búsqueda y de mapas. Y, cabe suponer, iniciará una enorme expansión en el universo gastronómico. Habrá guías Zagat en toda Europa, en China, Latinoamérica y en cualquier ciudad con medios para ello. Con esa intención han designado como director de la nueva empresa al español Bernardo Hernández, uno de los creadores de idealista.com y director de Android, los móviles de Google.

 El poder de la compañía californiana es tan enorme que es probable que en el futuro monopolice la información gastronómica, algo poco deseable. Como muestra basta la trayectoria de  “Google Plus”, la red social de más rápido crecimiento que un mes después de su creación había alcanzado los 25 millones de usuarios

¿Desaparecerán del mercado las guías Michelin, Repsol y la Guida de l´Expresso, entre otras? No es fácil predecirlo. ¿Dejarán de desempeñar su papel los inspectores a la vieja usanza con sus arbitrarias decisiones?  ¿Qué pasará con la jungla de internet donde se cruzan opiniones anónimas, malintencionadas o sinceras relativas a restaurantes?

Cuando en Zagat se vuelca un comentario queda un registro que atestigua que el usuario ha estado en el lugar que menciona. Su opinión se geolocaliza, se hace creíble. Esta es la clave. Si la cita va acompañada de una fotografía la verosimilitud se acrecienta. La impunidad que acompaña a los comentarios anónimos terminará por esfumarse.

Zagat bitelia

La trascendencia de lo que se avecina es enorme. Con el apoyo de nuevas aplicaciones para móviles todo incita a pensar que el universo 2.0 sentenciará la calidad de los hoteles y restaurantes.

¿Quién va a otorgar galardones en años venideros? ¿Tendrán más valor las estrellas Michelín o las puntuaciones Zagat de miles de usuarios?

¿Quienes van a decidir cuál es el mejor restaurante del mundo, los 900 votantes de Restaurant Magazine o la opinión de millones de personas de la calle?

El poder de opinar se desplaza a la red. Google ha abierto las puertas a la democratización gastronómica. Al menos eso parece.        

 

 

 

Hay 22 Comentarios

Pues a mí me gusta el giro que toma la cosa. Ahora padecemos otros monopolios y llevamos años aguantando el capricho de la Michelin, los regalos injustificados de Repsol y mil historias. Por lo menos yo opinaré como el resto

Críticas reales de restaurantes en Málaga , Madrid, Barcelona y otras ciudades europeas en :
www.guiagastronomicacds.com
Saludos desde la Costa del Sol.

Yo estoy con El Diletante, no hay una guía fiable. Y esa que viene, la Zagat, también estará mediatizada e influida por intereses ocultos. ¿O Vd Sr Capel se cree lo contrario? No sea ingenuo

Hola amigos, contesto a vuestras últimas entradas.


El Diletante, hay una frase que no se nos debe olvidar. La soltó un día Ferran Adria: "Los mejores restaurantes son los que menos fallan". Un restaurante es algo cambiante que vale tanto como las personas que están dentro. Si el estado de ánimo de las personas no es el adecuado la comida se resentirá. A eso súmale los problemas laborales del personal y mil cosas más.
No tengo ningún interés en defender a las guías, en el fondo me dan igual. Tampoco influyo en ninguna. Yo hablaría de guías bienintencionadas. Objetivas en sentido estricto no pueden ser porque juzgan algo resbaladizo que no deja de evolucionar. Otra cosa es que en las puntuaciones, siempre subjetivas, influyan intereses de otro tipo.


Masalladelasfamosasguias es posible que la Zagat también se deje arrastrar por influencias, pero al menos los votantes (inspectores) son gente de a pie con nombres y apellidos tras una identificación meticulosa. Que conste que no defiendo la publicación.


Los Bonvivant, me gusta mucho vuestro blog. Es lo que la gente quiere. Yo en el mío no quiero hacer crítica ni reseñas de restaurantes, para eso tengo este periódico en versión papel. ¡ Enhorabuena por vuestro esfuerzo¡


Un catalán muy fino, no tengo ningún miedo a que vaya a desaparecer mi profesión, quizá no me has entendido bien. Creo que las que van a sufrir un vuelco importante son las guías gastronómicas tras la llegada del huracán Zagat. Y como he dicho arriba yo no trabajo para ninguna de ellas. Intentaré seguir haciendo mis comentarios y críticas lo mejor que sea posible

Hay en España una guía virtual fiable ? Yo utilizo El Tenedor para las reservas, pero no incluye comentarios. Seguramente los blosgpot son más fiables.
El diletante.

Mi Blog se llama "Mas alla de las famosas guías" porque estoy harta de engaños, marketings, amiguismos y clasificaciones influidas por la imagen, el glamour y los pagos a la amistad u otros tipos de relaciones humanas y comerciales. ¿Creen realmente qeu la ZAGAT va a ser inmune a cualquier influencia ajena?!!por favor!!!
http://masalladelasfamosasguias.blogspot.com/2011/01/regalo-de-reyes.html

Perplejo me hallo después de leer la entrada. Señor Capel ¿ha descubierto usted internet antes de ayer por la tarde? ¿Porqué esas dudas y miedos tan endogámicos? Jacques lo ha explicado muy bien. Por poner un ejemplo: Si quiero una opinión formada sobre un vino leeré a Carlos Delgado en las páginas de este diario. Si en internet me aparece una referencia sobre el mismo vino de un tal Un catalán muy fino me lo tomaré con todo lo que representa, un aficionado desconocido que puede que no tenga mucha idea, que le ponga entusiasmo y a partir de ahí le puedo hacer caso o no. A mi me gustaría más comentarios de tascas y tabernas complementadas con el Noma o el nuevo restaurante de Quique Dacosta. No se preocupe, no creo que su oficio tienda a la desaparición. Este mismo mundo mercantilista que ha propiciado que haya gente como usted con un oficio tan maravilloso y tan envidiado lo posicionará como a todo en esta vida. La lástima es que al final se convierta en un producto y usted ni nadie se salva. Un saludo

Coincido totalmente con las preguntas que se hace Jacques en su comentario. ¿En qué nos basamos a la hora de elegir un lugar donde ir a comer o cenar? ¿En las críticas de una guía renombrada o en el boca a boca o los comentarios de algún que otro cliente?
Os dejo el enlace a nuestro blog, donde reseñamos restaurantes 3B (buenos, bonitos y baratos):
http://www.losbonvivant.com/

Sr. Capel, muy interesante lo que nos explica, obliga a reflexionar.

Todos estamos hartos de la tiranía de Michelín y hasta las narices de escuchar que uno u otro cocinero son el segundo o el tercero del mundo, el octavo o lo que sea. ¿Quien lo dice y por qué? Si Google pone orden en estos abusos que manejan siempre los mismos bienvenida sean las nuevas guías

Zagat significa seriedad y credibilidad. Mejorará el mercado de estas publicaciones y unificará los criterios porque sus valoraciones cumplen con un protocolo obligatorio. La pena es que desaparecerán otras con el tiempo

A ferran Adrià el tema también le preocupa. Acaba de decir en Lima hace unos días que lo de Google con Zagat anticipa grandes cambios en el mundo de las guías gastronómicas.

Pues a mí me gusta el giro que toma la cosa. Ahora padecemos otros monopolios y llevamos años aguantando el capricho de la Michelin, los regalos injustificados de Repsol y mil historias. Por lo menos yo opinaré como el resto

Me preocupan mucho los monopolios, el dominio apabullante de Iphone y Apple, la presencia de Google en todos los campos sociales. Vamos hacia sociedades polarizadas, empresas cada vez más potentes junto a pequeñitas con dificultades. Google acabará con todas las guías. Meteos esta palabra en la cabeza, Zagat, Zagat, Zagat. Lo controlarán todo. Vamos hacia el Mundo Feliz de Aldoux Husley. Las guías, las redes sociales, nuestra vida sentimental y lo que quieran y se ponga por delante. Y encima contentos porque le dan la voz al pueblo que es el que vota. Que miedo me da todo esto

Creo que las guías al uso van a sufrir mucho. Lo bueno es, efectivamente, que la impunidad del anonimato desaparecerá. Ahora bien, no todo será ZAGAT. Creo que hay hueco para nuevos "formatos" y también para los clásicos. Saber qué hay o no detrás de una crítica, la sospecha, nunca desaparecerá. Eso sí, el tiempo y la trayectoria marcan la diferencia entre lo fiable y lo dudoso. Al final todos los "formatos" de crítica y crónica son un ejercicio de subjetividad, esencial en este mundo.
Saludos.

En Nueva York, donde he vivido dos años Zagat es la biblia. Todo el mundo la tiene como la gran referencia. Aquí es desconocida pero a partir de ahora oiremos hablar mucho, estoy seguro. Lo que me molesta una vez más es que los yankees se nos adelanten. Es la fórmula perfecta hacer comentarios dándole la voz a los que comen en la calle. Claro que en algunas ocasiones yo he discrepado a fondo. Como dice Jacques seguirán perviviendo los foros y blogs de especialistas, aunque también fallen. Lo único seguro es que se avecinan grandes cambios, estamos de acuerdo

En Nueva York, donde he vivido dos años Zagat es la biblia. Todo el mundo la tiene como la gran referencia. Aquí es desconocida pero a partir de ahora oiremos hablar mucho, estoy seguro. Lo que me molesta una vez más es que los yankees se nos adelanten. Es la fórmula perfecta hacer comentarios dándole la voz a los que comen en la calle. Claro que en algunas ocasiones yo he discrepado a fondo. Como dice Jacques seguirán perviviendo los foros y blogs de especialistas, aunque también fallen. Lo único seguro es que se avecinan grandes cambios, estamos de acuerdo

Esto que plantea en su artículo es un debate que lleva bastante tiempo rondando: ¿los usuarios de a pie acabarán por cargarse a los críticos profesionales? ¿Y a los periodistas? ¿Y a los fotógrafos?

Parece que los dos modelos coexistirán, cada uno en su ámbito. Para buscar un sitio donde comer de día a día, que sepa que es bueno, bonito y barato, probablemente acudiré a Zagat, TripAdvisor o cualquiera de ese tipo con valoraciones de los usuarios no profesionales. Lo mismo que para ver fotos de cualquier cosa que ha pasado en mi ciudad.

Para designar al mejor restaurante del mundo, para elegir un restaurante que tenga la seguridad de que será extremadamente especial, cuando necesito garantías de calidad en la valoración, acudiré a críticas de un profesional, en la guía Michelín o en el blog de Capel.

También entiendo que tendrán cada vez más éxito aquellas plataformas que sean "selectas" con los usuarios que valoran o que ponderan las valoraciones de los usuarios en función de que sea un usuario que conoce muchos restaurantes y países y que es ecuánime en sus críticas, etc.

No sé si la compra de Zagat va a ser buena o mala. Opinaremos todos con nombres y apellidos pero, ¿que hay detrás de todo eso? Más poder, influencias ocultas. Y los que ahora llamamos especialistas quedarán relegados a un segundo plano... Tengo serias dudas. Funciona en América pero no lo veo claro

Ya era hora aunque me preocupa el poder de Google.

A ver si es verdad que alguien da de lado a la tiranía Michelín y las estrafalarias calificaciones de Restaurant Magazine con sus complots e intrigas para subir a unos y aplastar a otros.

Suena bien, el poder de opinar pasa a los usuarios. Da un poco de miedo que Google domine todo. Es el nuevo poder fáctico, una fuerza que ataca por todos lados. Me gusta, la filosofía es buena y si funciona en América por que no en Europa y Asia.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

El Viajero: Guía de Viajes de EL PAÍS

Sobre el blog

Un blog para gente a la que le gusta cocinar, viajar, estar al día en modas y tendencias y, sobre todo, comer bien. Un diario de experiencias personales relatadas con desenfado y sentido del humor. Cocineros, recetas, restaurantes, personajes, secretos de cocina y recomendaciones insólitas que no te puedes perder.

Sobre el autor

Isidoro Merino

José Carlos Capel se licenció en Ciencias Económicas, pero lo que realmente le gustaba era cocinar. Lleva 25 años ocupándose de la crítica gastronómica de este periódico y preside Madrid Fusión. Después de haber escrito decenas de libros, ha convertido su afición en un modo de vida.

Los blogs de el viajero

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal