21 dic 2011

Gulas, futbolistas y anuncios

Por: José Carlos Capel

Imagen 6

Nunca las gulas habían llegado tan lejos. Ni en ventas ni en audacia publicitaria. Como apenas veo la televisión he tardado en enterarme que dos ídolos del fútbol español, Carles Puyol y Xabi Alonso, intervenían en un spot publicitario. La escena discurre en un caserío vasco en el que Xabi cocina y Carles hace de invitado, de amigo risueño que se presenta con una botella de cava. Hay que jorobarse  pensé yo, lo que le habrán pagado a Xabi, guipuzcoano de paladar fino, para afirmar lo siguiente: “En buena hora se me ocurrió presumir de cómo hago la gula del norte”.

 En la secuencia que sigue ambos reconocen que los mejores encuentros no siempre se producen en el campo, justo antes de que Puyol suelte una frase lapidaria, “La gula del norte, perfecto”. El spot repite en varias ocasiones gula del norte y en cuatro tomas fugaces se ve el paquete de plástico. Así hasta que al final la voz repite con contundencia, “la gula del norte, la auténtica” mientras la cámara se recrea en un cartel rotulado de forma clara: “Angulas Aguinaga”. http://youtu.be/sn750C5KaNA 

Imagen 3

 He escrito bien, angulas y no gulas que es el producto que los dos futbolistas anuncian. 

¿Una trampa no? Un equívoco subliminal que asocia la imagen de las gulas, fideos de pasta de pescado de precio moderado, con las angulas, alevines de las anguilas, que justo ahora se cotizan en fresco a 950 euros el kilo, verdadero disparate gastronómico. Detalle avieso que debería bastar para que la “Asociación para la autorregulación de la comunicación comercial”  tomara cartas en el asunto. http://www.autocontrol.es/ 

 No servirá para nada, estoy seguro, porque la empresa que las fabrica aducirá que su razón social es Angulas de Aguinaga S.A (www.laguladelnorte.es)  El juego del equívoco está muy bien armado. Tampoco es nada nuevo, porque en una esquina de sus paquetes reseñan lo mismo. Es como si una empresa que comercializa cerdos de capa blanca se denominara Jamones de Jabugo S.L.

Imagen 4

Aunque respeto todos los gustos -- ¡faltaría más¡ -- me pregunto cómo el mercado demanda un sucedáneo que no vale nada. No entiendo la devoción por algo falso. ¿Alguien ha leído los ingredientes que intervienen en un paquete de gulas del norte? Proteína de pescados y cefalópodos, agua, aceite de girasol, harina de trigo, sal, proteína de soja, proteínas vegetales, proteínas de leche, albúminas de huevo, glutamato monosódico, aromas artificiales, estabilizadores (goma xantana), ácido láctico y tinta sintética. Más industrial imposible.

 A las auténticas, a las angulas de verdad, que tampoco saben a nada, las salva su textura, ese tacto crujiente resbaladizo y viscoso que provoca una cierta resistencia al diente. Salteadas con ajo y guindilla hasta están buenas.

Las gulas, por el contrario, elaboradas con surimi, son insípidas y blanduzcas igual que fideos recocidos con el lomo pintado. Ningún atributo gastronómico.

 Las gulas acaban de cumplir 20 años. Se idearon en Madrid a resultas de una iniciativa del Instituto del frío del CSIC (www.if.csic.es)  para aprovechar pescados sin valor comercial. Después se comenzaron a fabricar en el País Vasco por la empresa “Angulas de Aguinaga” y las divulgaría en TV Karlos Arguiñano en las navidades de 1991.

Tengo entendido que para los fabricantes son un espléndido negocio.

 

 

 

 

 

Hay 73 Comentarios

Leyendo los comentarios de éste y otros blogs no me queda claro si España tiene un 95 o un 99% de pedantes expertos en cualquier cosa, y que además aleccionan al restante tanto por ciento...

Me fastidia ir de listo y seguro que alguien lo ha marcado antes, pero Angulas de Aguinaga era la gran empresa de comercialización de las angulas, que creó un nuevo producto y supo reconvertir la crisis (la escasez del pescado alevín). La razón del nombre es histórica, no comercial. Ah! fueron ellos los primeros es crear el sucedáneo de la angula.

No se trata de publicidad subliminal, es algo más burdo: te ponen la imagen directamente y si estás atento te das cuenta del engaño.
Mi pregunta es la siguiente: ¿No es igualmente burdo que un crítico gastronómico nos aconseje ir a comer a un restaurante cuando cuando el propietario de dicho restaurante es de un amiguete, o simplemente un familiar del susodicho crítico gastronómico les lleva la comunicación?
¿A quien creer? A uno mismo después de probar las cosas.

ALFONSO !!!!!! ( lo confundi con mi alias "fachon trendy", un beso pues...)

Alfredo si usted AUN tiene coche con el famoso "peak oil" y el cambio climatico pendientes tal espada de Anacleto (Damocles tontolaba!!!) pues no busque cliente mas....etc..etc....Y sobre todo no cambie el suyo por un par de mulas....Autoemocion What else?
( Si va en bici le ruego accepte mis mas sinceras disculpas y un beso...)

Apreciado José Carlos,
Como dijo no recuerdo quien "no haga Ud. un producto mejor, busque cada día clientes más tontos"
Abrazo!

perdón por la repetición de mensajes, no cargaba la página.

Es sólo mi opinión, pero creer que este spot puede inducir al engaño es considerar al consumidor medio tonto o tonto entero. No he comido angulas en mi vida pero sé que son distintas de las gulas. Sinceramente, no veo dónde el spot puede llevar al engaño.

Es sólo mi opinión, pero creer que este spot puede inducir al engaño es considerar al consumidor medio tonto o tonto entero. No he comido angulas en mi vida pero sé que son distintas de las gulas. Sinceramente, no veo dónde el spot puede llevar al engaño.

Es muy buena la interpretación que hace Dorita.
El anuncio de TV reúne 3 de los iconos que imperan en la sociedad actual. Primero la manipulación, porque se identifica lo rico con lo pobre (angulas y gulas). Alude al dinero en este caso concentrado el mundo del fútbol y sus protagonistas, y hace hincapié en la ignorancia de la sociedad que da la espalda a las campañas del FROM que aconsejan no comer "pezqueñines" y nos lleva a creer que sabe igual lo falso que lo auténtico. Sres. este spot no tiene desperdicio. Supongo que se estudiará en el futuro en las escuelas de negocios y agencias de marketing.

Hola amigos:
Gracias por vuestros interesantes comentarios.
Me gustaría puntualizar algunas cosas.

ANGULAS
Estoy en contra por tres razones:
1) Se trata de alevines cuyo consumo masivo contribuye a la desaparición de las anguilas.

2) Carecen de interés gastronómico

3) Se cotizan a un precio escandaloso que beneficia a quienes monopolizan su comercio.


GULAS
4) No me gustan, pero respeto a todos aquellos que las consumen. ¡Estaría bueno¡


5) No entiendo que se puedan equiparar las características de un sucedáneo (gulas) con las del producto auténtico.


SPOT TV
Considero que ha sido grabado jugando al equívoco.

...Y que?????

Se trata de entender que nos están engañando con una campaña publicitaria. Si es malo o no el producto o si las Angulas son caras o no, es lo de menos.
Ya no hay ninguna ética en la publicidad, de la poca que haya podido tener.

sólido platónico o anuncio: si, si comer come remos hasta los mk, jajaja. estos potajes que nuestras abuelas hacían ahora son lo más de lo más y ahora con la crisis, solicitados y rehabilitados sozialmente. nadie habrá tomado ostras ni caviar todos alubias, garbanzos, patatazas...

Totalmente de acuerdo con el artículo. Para comer gulas o similares, prefiero hacer unos vermicelli de arroz o unos espaguetis de trigo, a los que aliñar de forma similar, y al menos sé lo que estoy comiendo.

Un abrazo y felices fiestas a todos desde http://www.lazyblog.net

Por 950 euros el kilo prefiero caviar (soy "prole" pero me encanta el caviar, aun así no considero que traiciono a mi clase social laboriosa y querida)...Aunque haya que poner unos tropecientosmiles de céntimos mas...

Hola Sozio, no creo ser el que te recuerdo, aunque a veces dudo....Lo que me relaja de verdad es que el "proletariado" (aun existe ese "bicho"?) COMA ( y punto! ) : barato, sano, abundante y sin romper ( inocente criatura !!!) equilibrios ecologicos...
(.....Mañana hablaremos del gobierno, de políticas agrícolas y del reglamento europeo REACH...)

que duda cabe de que tienes razon, pero tu mismo te la quitas, 950 eurazos el kilo,Señoría, no haré más preguntas.
Además de una sobreexplotación que las ha llevado a estar en apuros biológicos.
http://www.recetariodesirena.com

Ala, y en otros países, ¿también se comercializan?


http://www.compramariscoonline.com/

Pues si queremos comer marisco de Galicia, salvaje y sin alimentaciones manipuladas, es buen momento para tomar una sabia decisión. Ostras Pedrín....... por ejemplo. salu2

Nada de subliminal en el anuncio Sr. Capel, nadie va a dejarse engañar ni consciente ni inconscientemente, por la sencilla razón de que la inmensa mayoría de los que van a ver ese anuncio sencillamente ignoran que exista algo llamado ANGULA.
Y eso sin contar con que muchas de esas personas vomitarían ante la sola idea de comerse unos ALEVINES DE ANGUILA.
Por cierto, me encantan las angulas, sobre todo cuando me invitan. (Que a veces sucede).

anuncio a carácter... me recuerdas a un tal... tb te relaja la buena cocina del proletariado??? bvd.

No le veo el sentido a una sociedad de clases...

No le veo el sentido que les paguen por meter sus "pelotas" en la porteria...

Buenas Jose Carlos
Te dejo la direccion del blog de Antonio Zapata y Agustin Molina.
Saludos
http://molinayzapata.wordpress.com/

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

El Viajero: Guía de Viajes de EL PAÍS

Sobre el blog

Un blog para gente a la que le gusta cocinar, viajar, estar al día en modas y tendencias y, sobre todo, comer bien. Un diario de experiencias personales relatadas con desenfado y sentido del humor. Cocineros, recetas, restaurantes, personajes, secretos de cocina y recomendaciones insólitas que no te puedes perder.

Sobre el autor

Isidoro Merino

José Carlos Capel se licenció en Ciencias Económicas, pero lo que realmente le gustaba era cocinar. Lleva 25 años ocupándose de la crítica gastronómica de este periódico y preside Madrid Fusión. Después de haber escrito decenas de libros, ha convertido su afición en un modo de vida.

Los blogs de el viajero

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal