11 dic 2011

Monjes, cerveza y grandes finanzas

Por: José Carlos Capel

DSC06032

Siempre he sentido interés por la vida de los monjes y sus anécdotas gastronómicas. Un apartado fundamental para entender la evolución histórica de la cocina europea. Por eso cuando recibí un mail proponiéndome asistir a una rueda de prensa en Westvleteren (Flandes occidental, en Bélgica) tuve un golpe de adrenalina. Por primera vez desde su fundación en 1831 el monasterio de clausura Sint-Sixtus iba a abrir sus puertas para divulgar una acción de mercadotecnia relacionada con su cerveza. Operación que dirige Eclipse Design, agencia de comunicación belga.

WVL_XII_glas_fles_def

¡Los monjes trapenses a la última -- pensé --, qué divertido¡

Con objeto de sufragar la restauración del viejo claustro los religiosos han decidido realizar una venta extraordinaria de 70.000 “packs” conmemorativos fieles a un ambicioso plan de negocio. Para ello incrementarán su producción de los 4.700 hectolitros actuales a 5.500 el año próximo.

Y para que nadie albergue dudas han rotulado esta frase en los estuches: “Ad aedificandam abbatiam adiuvi” (yo ayudé a construir una abadía)

Al parecer a España le han adjudicado en el reparto 3.880 estuches que distribuirá con restricciones infinitas la firma navarra Cervebel (www.cervebel.es) que dirige el flamenco Eric Coene, quien todavía no admite pedidos. DSC05991

Como el precio de cada estuche (6 botellas de cerveza negra y dos copas de cristal cursis hasta desmayarse) es de 50 euros, con una simple multiplicación se sabe el alcance económico de sus propósitos. Si no me equivoco unos 3.5 millones de euros.

 

Parece lógico el revuelo que estos trapenses han desatado entre los aficionados de Estados Unidos y Europa.  Hasta ahora su cerveza Sixtus sólo se vendía a las puertas del monasterio siguiendo las instrucciones de su web (www.sintsixtus.be) WVL_XII_6pack

Quienes desean adquirirla deben llamar a un teléfono cervecero (+ 32 70210045) en el que se atiende en varios idiomas. El comprador está obligado a dejar su nombre y la matrícula de su coche. Tras este trámite el monje telefonista indica el día y la hora para recoger las dos cajas de 24 botellas (única compra posible) en función de la lista de espera. Quizá dentro de 3 meses o acaso 6, con pago al contado, por supuesto. Pero como la demanda es enorme fuera del monasterio sus botellas alcanzan precios desmesurados en las web de subastas y tiendas especializadas. DSC06036

Hablamos de una cerveza de alta fermentación (ale) que se somete a una segunda fermentación en botella con levaduras añadidas, algo parecido al champagne pero en otras condiciones. Cervezas afrutadas, algo turbias, con carbónico natural e intenso sabor a malta. Nada que ver con las cervezas lager de baja fermentación que consumimos en España y en otros países a modo de refrescos.  

En realidad el mito de la San Sixtus comenzó en los años 80 cuando Michael Jackson  (el crítico británico, no el cantante) las puso por las nubes. Para colmo, en 2009 el portal norteamericano “RateBeer” (www.ratebeer.com) la proclamó la mejor del mundo, puntuación de la que discrepo. Como mucho podría estar entre las 10 mejores.

El pasado viernes día 9 hablé con dos de los monjes de los veintidos que habitan en la abadía. Ambos listos como el hambre. Se declararon vegetarianos y me aseguraron que tan solo 4 miembros de todo el colectivo consumen cerveza. Un gran producto artesanal que elaboran en instalaciones de tecnología punta.

DSC06059

Hasta tal punto llega su afán por rentabilizar el filón económico que se avecina que han comenzado a estampar sellos de patrocinadores en los estuches: el banco belga KBC, Colruyt, dS De Standaard, VPK, etcétera. Está claro que en cuestiones de pasta los trapenses no tienen reparos en darle a la calculadora. Mal del todo no les va porque acaban de estrenar una fábrica impecable y una flamante residencia dentro del monasterio.

Y todo sin dejar de ser fieles a la regla de San Benito “Ora et Labora”.

  DSC06049

 

 

 

Hay 57 Comentarios

Ayer mismo estuve en la abadía y se pueden comprar packs de 3 (uno de cada tipo) por 9 € sin ningún tipo de cita previa.

Felicitaciones a los monjecitos por intentar rentabilizar la fama que les han hecho.

Por otro lado, y habiendo probado ya la famosa XII, puedo decir sin ningún cargo de conciencia que el precio que no vale el precio que los distribuidores (y ni hablar de los "mercadonegristas") pretenden por ella. No porque la cerveza no sea buena (es excelente), sino que por bastante menos se puede conseguir mucho más fácilmente St. Bernardus Abt. 12 o Rochefort 10 que, a mi gusto, están igual de ricas (y de la primera se dice que se hace siguiendo la misma receta que la Westvleteren).

Pero bueno, cada uno es libre de gastar sus dineros en lo que más le plazca.

A mí me importa un pepino si la caja es fea o si las copas son cursis (según usted): la Westvleteren XII es una auténtica delicia y las copas son las adecuadas para ese tipo de cerveza. Sobre los patrocinadores: la cerveza sólo fue distribuida en una cadena de supermercados -que, por supuesto, usted no conoce, tampoco sus características y opinión popular- y anunciada por De Standaard -periódico-. Las obras de restauración corren a cargo de KBC. Punto. No more. Wesvleteren, la abadía, NUNCA ha hecho marketing, le ha venido dado por los consumidores.
Noto un tufillo rencoroso en su artículo que no llego a comprender...

Todos los secretos para seducir mujeres clickando sobre mi nombre.

Pepe, claro que las conozco. Hice la visita una semana antes de la inauguracioón y le dediqué un post en este blog. Tuve la suerte de ver el Basque Culinary junto con Pedro Subijana, Martin Berasategui y su director José María Aizega. Es un lugar fantástico.

Sr. Capel, impresionantes las instalaciones del Basque culinary center,conoce el espacio?

nada que ver con los monjes de leyre... se cogen unas simpáticas moñas... debe ser por el frío pero resultaría más productivo que cultivaran la aceituna, un trujal y ocuparan más el tiempo en lugar de destilar alchool...

Vale que la cerveza sea buena, pero sin copas adecuadas y sin la temperatura que se deba las cervezas son la mitad. No sé como todos los que presumen de entender no se fijan en eso. Por cierto el pack de estos monjes es una pena, horrible, como dice no sé quien parece un videojuego de cartón verde.

Lo siento Pepe, ya te lo había dicho. En Donosti un lunes y a destiempo... muy complicado lo que pretendías. La próxima

Odio los vasos de tubo y las copas catetas que te sacan de las neveras congeladas y no sale espuma ¿os habéis dado cuenta que con copas del congelador no hay espuma ni nada que se le parezca?

Sinceramente, hay mucha sobrevaloración en el mundo gastronómico

¡Pues sí que tiene que ser mediocre la Inedit para que el Sr Capel diga que va bien con las alcachofas! No se me ocurre peor maridaje.

chimay, perdón por el atrevimiento pero me pareciste el genial actor al que reverencio.

al sr. eric koene, joer no hagáis como con las rebajas o números limitados de moet, así los pobre currantes nunca podemos darnos un pequeño lujo o placer; por favor, envíe al sr. capel una caja con sus respectivas copas y cerveza de la añada que ya le pasaré mi dirección correo psotal. gracias.

Sr. Capel, al final he llegado a mediodía San Sebastian, he llamado a todos los sitios que me recomendó y al que me dijo Eduardo, el que no estaba lleno, estaba cerrado o ya eran las 15.30h y habían cerrado la cocina... Resumiendo, al final cuatro pinchos en lo poco que he encontrado abierto, tengo que decir que me ha sorprendido que cierren la cocina tan pronto, he insistido explicando que era mesa solo para uno, y ni con esas...

Sin querer entrar en la discusión sobre el uso de la copa y cual es mejor ( todo el mundo tendrá sus motivos y lo que importa es el disfrute ) me gustaría añadir un punto a la discusión, que es la temperatura de la cerveza.
Si se bebe una trapense o abadía buena ( con segunda fermentación en botella ) a su temperatura adecuada ( = temperatura bodega alrededor de 12 º C ) una copa cáliz da suficiente juego para disfrutar de sus aromas. El problema es cuando servimos este tipo de cervezas desde la cámara a 4º C y encima ( qué barbaridades se hacen!! ) en una copa helada ....
No obstante vivimos en un país donde suele hacer mucho calor y donde servir una cerveza a 12º provocaría el rechazo completo por parte del cliente.
Pero eso no quita que en casa tenemos todos la libertad de tomarla ( a escondidas o no :-) ) a temperatura bodega .... o en una copa Riedel ...
Salud !!

Hola Sr. Capel.
Si usted sabía que el monasterio se hunde, lo menos que puede hacer es comentarlo para que los lectores sepan desde un primer momento de que está hablando.
En el párrafo que pone: "Hasta tal punto llega su afan..." que sigo pensando que usted desconoce totalmente la denominación trapense y sus tres reglas básicas. Eso si, subraya en una sola linea su "Ora et Labora". Sin más, sin ánimo de que usted me tenga que dar más explicaciones.
Puede que haya trasmitido mal la idea. De lo que estoy seguro que su texto no refleja mala intención, eso sí creo que le faltaba dar alguna información que tras estos cambios de opiniones han quedado más claras.
Sobre el modelo de la copa ha usar, está claro que no le gusta, Pero opinar que es cursi hasta desmayarse es excesivo. Ya hemos leido posteriormente que usaría otra. Los que usamos esa copa para saborear esta u otra trapense, una de abadía, etc, le aseguro que no nos manchamos la nariz de espuma. Los que no tenemos evolución inteligente y tenemos una Rochefort 10, por ejemplo, entre las manos, seguiremos usando una copa que no dejaremos que desaparezca nunca.
Para terminar, no es una perdida de tiempo esta discusión, es un principio para que usted ,escriba sobre la denominación trapense y sus buenos caldos.
Para mi, también, fue una felicidad estar en la puerta de Sixt Sixtus y en "In de Vrede" donde pude brindar con unas Westvleteren en muy agradable compañia.

Son fantásticas las cervezas trapenses San Sixtus. A mi me encantan con ahumados y pescados en escabeche. Me apunto a una caja de las que va a vender Erik en el futuro

Hola Troski. Con mucho gusto contesto a sus preguntas.

1) A mi no me gusta la cerveza Inedit, le falta amargor (lúpulo) y sabe demasiado a frutas. No la considero una cerveza aunque es verdad que armoniza muy bien con determinados alimentos como las alcachofas.


2) Es incuestionable que cada vino o bebida se disfruta más en una copa adecuada. Es un error aferrarse a esquemas inmutables enarbolando el respeto a la tradición. Le sugiero lea aquí mismo el comentario de "Un catalán muy fino", asiduo de este blog. En mi opinión las copas tipo cáliz no ayudan a disfrutar de una cerveza de la calidad que poseen las Sant Sixtus. Si no le gusta el calificativo cursi puedo aplicar otro que sería el de copas ridículas o raquíticas. En definitiva, recipientes que hacen injusticia a la enorme calidad de esta cerveza. ¿Qué hace Vd. para olerla meter la nariz en la espuma? Por favor...
Como ejemplo de evolución inteligente tenemos el de las copas de champagne, primero se tomaba en copas abiertas (se dice que un calco de los senos de la Marquesa de Pompadour), luego llegaron las copas flauta altas y estrechas, después las de tulipán pequeñas y ahora se tiende a esta forma pero en grande.
Resumiendo: la cerveza es un vino de pan o vino de cereales que se debe disfrutar primero con el olfato, esa es mi opinión. Dentro de unos años, estoy seguro, las copas tipo cáliz, habrán pasado al olvido.


3) Lo que yo he intentado explicar es que no existe la mejor cerveza del mundo, como no existe el mejor futbolista, ni el mejor cocinero. ¿Sobre qué principios habría que fundamentar los juicios? Todo es subjetivo. Si 100 catadores expertos durante un mes se encerraran a probar tipos distintos tal vez llegarían a escoger sus 10 favoritas, el Top Ten de las cervezas mundiales. Y aún así cualquiera podría discrepar. Todas las cervezas que cita Erik Coene son magníficas, pero hay muchas más, inglesas, irlandesas, checas y un largo etcétera. El universo cervecero no termina en Bélgica


4) No se empeñe en ver animadversión en mi texto hacia el trabajo de estos monjes. Todo lo contrario, solo reconocimiento y admiración por su habilidad comercial para allegar fondos con fines benéficos.


SR Erik Coene, no tiene porqué jurarlo, es algo que está más que demostrado. A la gente que se muestra escéptica con la variedad de copas de vino que tengo y utilizo dependiendo de uno u otro les hago la misma prueba. Cojo un vaso de plástico, un vaso de agua, una copa tipo Burdeos, otra tipo Borgoña y por último una de champagne. Les pongo a todas una cantidad pequeña de agua y hago que la beban de cada copa con intervalos de 30 segundos. Lo divertido es la cara de asombro que ponen. Pues si esto ocurre con agua no digamos con cerveza o con vino.
Sr. Cape, de nuevo felicitarle por su gran artículo.

@Blanca

Tal como explicado en mi anterior comentario : la segunda fermentación es una de las reglas básicas de las cervezas trapenses y de las BUENAS cervezas de abadía.
El procedimiento consiste en que al embotellar echan un poco de levadura y azúcar a la cerveza, tapan la botella y la meten durante 15 días en cámaras de 25º para refermentar. Un procedimiento parecido al cava y 100 % natural, porque la fermentación en la botella nos produce más alcohol y la espuma natural ( sin CO2 añadido ).
Que eso conlleva que hay un poso es el menor problema : este poso consiste en restos de levadura y por lo tanto es muy sano y digestivo.
Si no lo quiere tomar recomiendo guardar las botellas de pie y servirla de un viaje sin mover mucho la botella, dejando un dedo de liquido con el poso en el fondo de la botella.
Las cervezas con segunda fermentación son mucho más sabrosas y equilibradas que aquellas sin !!
Salud

En reacción al comentario de Soroski quiero puntuar lo siguiente :
Una cerveza trapense se elabora dentro del monasterio, bajo control de los monjes, con 100 % materia prima natural, es de alta fermentación con segunda fermentación en botella y el dinero que se saca de su venta se destino al mantenimiento de la orden y a obra benéfica.
"Trapense" es una denominación de origen y ahora no hay más que 7 cervezas en el mundo que pertenecen a esta denominación : ACHEL, CHIMAY, LA TRAPPE, ORVAL, ROCHEFORT, WESTMALLE y WESTVLETEREN.
La última en salir es la MONT DE CATS - pero se elabora en Chimay y por lo tanto no lleva el distintivo "Authentic Trappist Product"

Una cerveza de abadía es una cerveza elaborada al estilo de las trapenses, pero por una fabrica normal, grande o pequeña.
Cuanto mejor sea la copia, mejor es como cerveza.
Las cervezas de abadía comerciales como Leffe, Grimbergen y Affligem refieren a la cultura monástica como origen, pero la tienen como inspiración, mas que como origen, porque han eliminado como mínimo una de las normas básicas de las trapenses : la segunda fermentación !
Las verdaderas buenas cervezas de abadía son las que respetan estas normas de calidad como p.e. St. Bernardus, Maredsous, Floreffe, Augustijn, Kapittel etc.

Por lo de la copa estoy de acuerdo que cada tipo de cerveza merece su copa. En este caso han optado por una copa tipo cáliz, pero pequeña para poder compartir este néctar tan escaso con dos personas !!

@Blanca:

No hay que confudir las cervezas de Abadía, como la Chimay o la Leffe, por poner dos ejemplos muy conocidos fuera de Bélgica, con las cervezas Trapistas como la que cita Capel. Las cervezas de abadía, aunque estén hechas en una abadía, las hacen compañías comerciales. Las Trapistas las hacen los propios monjes. Sólo hay algo así como cinco o seis trapistas reconocidas como tales.

Y aquí, en Bélgica, la forma de la copa en forma de cáliz es muy corriente en ciertas cervezas. Otras, tiene forma semiesférica, como las copas de Borgoña, como la de Leffe y otras, en forma de vaso de champán de 300 cc, como la Ramée. Y la forma sí es importante. Una vez, en Londres me sirvieron una Leffe en un vaso de cerveza inglesa y, no sabía igual, lo juro.

señor jose, no me ha gustado el enfoque que le ha dado al articulo, y no habla con el respeto que creo deberia sobre el tema. es mi parecer. pero lo que me ha dejado descolocado es cuando ha dicho que las copas son "cursis hasta desmayarse".
todas las copas trapenses son parecidas, y casi todas las de abadia tambien son copa tipo caliz, perfectas ademas para este liquido. a mi me encantan

para otro tipo de cervezas hay otros tipos de vasos, totalmente diferentes, me encantan tambien

lo que yo no entiendo, es que me imagino un hombre tan puesto en el tema como usted diga que son cursis. son lo que son, copas de abadia, no hay mas.
aparte que lo dijera una persona mas mundana, pues entenderia que le pareceria cursi, igual esa persona podria decir que le parece una pijada de vaso, con el ribete ese dorado.
pero una persona como usted, que sigue a adria, al del akelarre, al arzak al subijana, diga que esa copa es cursi, le vuelvo a decir que me descoloca. para mi cursi es mayormente lo que cocinan esos cocineros, entonces no entiendo como se ha salido del tiesto con semejante articulo.ya punto por punto alguien le ha contestado mejor que yo, pero me gustaria hacerle una pregunta
cuales son para usted las 10 mejores cervezas? no sera la cerveza de adria la inedit? me encantaria que me contestara a esta pregunta, siento gran curiosidad
saludos


En el Club del Gourmet de El Corte Inglés venden algunas cervezas de abadía como la Chimay, es muy buena. No creo que estas sean mejores. Solo hay una cosa que me incordia de las dobles fermentaciones y es el poso que dejan las levaduras en el fondo de las botellas y las cervezas se enturbian

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

El Viajero: Guía de Viajes de EL PAÍS

Sobre el blog

Un blog para gente a la que le gusta cocinar, viajar, estar al día en modas y tendencias y, sobre todo, comer bien. Un diario de experiencias personales relatadas con desenfado y sentido del humor. Cocineros, recetas, restaurantes, personajes, secretos de cocina y recomendaciones insólitas que no te puedes perder.

Sobre el autor

Isidoro Merino

José Carlos Capel se licenció en Ciencias Económicas, pero lo que realmente le gustaba era cocinar. Lleva 25 años ocupándose de la crítica gastronómica de este periódico y preside Madrid Fusión. Después de haber escrito decenas de libros, ha convertido su afición en un modo de vida.

Los blogs de el viajero

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal