24 dic 2012

El chef, la receta de la felicidad

Por: José Carlos Capel

El Chef francés Alexander Lagarde en las cocinas
Acabo de ver esta película de la que había escuchado algunos comentarios. Discrepo de aquellos que la tildan de malísima. Me ha parecido una comedia divertida que no tiene desperdicio. Al menos para los que nos gusta la cocina. Al margen de su calidad cinematográfica, el argumento y los diálogos caricaturizan parte de un mundillo que me resulta cercano. La producción es hispano francesa, la ha dirigido Daniel Cohen y la interpretan Jean Reno, Michaël Young y Santiago Segura. El argumento es de una actualidad que revienta.

Un gran cocinero francés -- Alexander Lagarde --, narcisista y autoritario (¿a quién se parecerá?), laureado con tres estrellas en Paris, se enfrenta a una crisis creativa que puede llevarle a la ruina si pierde uno de los preciados “macarones” Casualmente se cruza en su vida con un chef autodidacta, Jacky Bonnot, despedido una y otra vez porque nadie entiende su cocina. El grupo financiero propietario de los restaurantes amenaza con romper con Lagarde si no supera la prueba de dos críticos apasionados de la cocina molecular, territorio que Lagarde ignora. El autodidacta Jacky Bonnot con su brigada de cocineros a punto de preparar la carta de primavera con la que tenía que pasar el examen de los críticos

Forzados por las circunstancias Lagarde y Bonnot recurren a Philippe Ortiz (Santiago Segura), un especialista en nitrógeno líquido, gelatinizantes y demás recursos tecno que ha aprendido con cocineros españoles. El tal Ortiz (que según mi amigo José Peñin podía representar a Dani García) les enseña a atomizar un pato y otros trucos que terminan en fracaso.

En la siguiente experiencia tecno acaban en el restaurante de un chef inglés (presunta caricatura de Heston Blumental) donde se desarrolla una de las escenas más hilarantes.

Al final, Lagarde deja solo a su ayudante que enamora a los críticos con platos de base tradicional y resolución moderna, lo que denominamos tercera vía. Renuncia a la presión de las estrellas y termina haciendo recetas de su juventud en un restaurante de pueblo (Nevers) Algo parecido a lo que llevó a cabo Olivier Rollinger en Normandía. En definitiva, un guión inspirado en el gran circo gastronómico europeo.

Al concluir la película he apuntado algunos detalles que me han parecido  relevantes:
Santiago Segura en el papel de Philippe Ortiz, un experto en cocina molecular

a)      El gran chef Alexander Lagarde haciendo el “tour” de la sala para recibir aplausos (alusión al ego de no pocos cocineros)

b)      El cliente que le pregunta al chef cómo tiene que comerse el plato (sátira de esas recetas que se sirven con manual de instrucciones)

c)      El chef Lagarde descontento con una receta suya porque no le emociona nada (frase gastada)

d)      Los ejecutivos del grupo financiero que le dicen a Lagarde que utilice ingredientes baratos y congelados para legitimar su uso por la industria (¿cuántos altos chefs europeos están vinculados a productos populares?)

e)      La hija del gran Alexander Lagarde que ingiere comida basura (contraste de generaciones)

f)        El miedo a perder las estrellas (temor generalizado en el gremio) 19957726.jpg-c_100_100_0-b_1_D6D6D6-f_jpg-q_x-xxyxx

g)      El chef Lagarde en un programa de TV (el rollo televisivo de tantos profesionales)

h)      La frase que le suelta un jefe de partida a Jacky Bonnot: las recetas no se cambian (testimonio del viejo inmovilismo francés)

i)        La identificación de la “cocina molecular” con la cocina española de vanguardia (error de bulto propiciado por los franceses)

j)        El comentario que hace Philippe Ortiz (Santiago Segura) a un cocinero: esto es cocina molecular no es lo que hace Martín Berasategui (acierto al diferenciar estilos)

19957728.jpg-c_100_100_0-b_1_D6D6D6-f_jpg-q_x-xxyxxk)      La defensa de la sencillez en las materias primas. Con la despensa vacía Jacky Bonnot recurre a un colmado próximo al restaurante con cuyas verduras enloquece a los críticos.

l)        El éxito del equilibrio (tercera vía como tendencia del futuro) que los críticos resumen en una frase: “la mezcla de cocina tradicional y molecular nos ha dejado alucinados” En twiter: @JCCapel                   

Hay 20 Comentarios

Ya la he visto: cojonuda e hilarante.
http://detapasporsevillayotrascosillas.blogspot.com.es/

No he visto la película pero después de leer el artículo corro a verla, no me la pierdo. http://detapasporsevillayotrascosillas.blogspot.com.es/2012/10/popurri-de-tapas.html

Hola he visto la peli y creo que se merece la pena de verla otra ves. saludos de http://www.recetareal.com

No puedo estar más de acuerdo contigo.

Me encantó la película y pasé un rato muy divertido, y mi opinión fue que era Un Ratouille con actores y mucho mensaje subliminal.

Totalmente de acuerdo José Carlos, Es una apología del sincretismo culinario. Renovarse o morir pero con criterio. Es la tercera vía que coge lo mejor de cada escuela.. (Encima divertida).. http://observaciongastronomica2.wordpress.com/?s=el+chef

Como me gustaría oir los comentarios a este tipo de "pelis" ,con camara oculta de los grandes de nuestra cocina. Seguramente sería lo mejor!Feliz Navidad a tod@s!

La he visto, el guionista podía haberlo hecho mejor pero o está bien asesorado o sabe mucho de los entresijos de este mundillo nuestro. Me ha gustado

Una buena pelicula para estas Navidades. Pero para ver cine de calidad La vida de Pi

Claro que recuerda a Rataouille, el famoso Liguini que es el creativo de unas cocinas tradicionales estancadas equivale a este Jacky que auxilia a Legarde, a medida que iba viendo la película me recordaba escenas, mucho mejor claro los dibujos animados http://www.disney.es/ratatouille/

Esta peli le hace un flaco favor a la cocina española, aunque algunos digan lo contrario, es una sátira no sé porque la patrocina un Ministerio español

Sr. Capel, yo sé que suena a agua pasada pero lo de cocina molecular sigue coleando por ahí y alguien debería dejar las cosas claras y explicar que los españoles no estamos en la cocina molecular que tanto enfadaba a Adrià cuando cocinaba y que le llevó a enfrentarse con Hervé This, si no recuerdo mal Vea lo que dice Wikipedia http://es.wikipedia.org/wiki/Gastronom%C3%ADa_molecular

Las críticas de los periódicos como La Vanguardia no entran en temas de cocina y solo ven las cuestiones cinematográficas http://www.lavanguardia.com/cine/20121207/54357077889/el-chef-la-receta-de-la-felicidad-critica-de-cine.html
Todos dicen que es una película para pasar el rato. ¿Se puede pedir algo más en los tiempos que corren?

La película merece la pena solo por ver la escena de ambos protagonistas en el restaurante del inglés Ciry Boss creo que se llama, disfrazados de japoneses como agregados culturales de la Embajada de Japón en París, pasas un rato estupendo

A los críticos de cine se les escapan los detalles que nos interesan a los cocineros, porque como dice Pepe es muy divertido ver actores disfrazados que no saben coger un cuchillo. Tengo que ver esta película antes de que la quiten por lo que cuenta me voy a pasar un buen rato

La crítica profesional anda dividida con esta película, http://www.20minutos.es/cine/cartelera/pelicula/32468/el-chef-la-receta-de-la-felicidad/ Según algunos es ultraligera, pero sus comentarios no profundizan en el aspecto de la cocina que tanto nos gusta

Gracias Pepe por tu sugerencia. Los errores culinarios y de ambiente en este tipo de películas no pasan inadvertidos para los que sabemos un poquito de cocina. No he visto la versión revisada de "El Festin de Babette" pero en la primera había un error monumental por parte del realizador: las codornices en sarcófago. Recuerdo unos volovanes listos para hornear y Babette introduce las aves completamente crudas, fin de las aves y del hojaldre con tiempos de cocción radicalmente distintos. Hay muchas cosas parecidas. Los directores deberían buscar como asesores a cocineros, ¡qué fallo¡

Sr. Capel si eres del sector o aficionado, estas películas son obligatorias en todas hay millones de detalles, guiños a la actualidad, chaquetillAs abrochadas como un ranchero, actores que se les nota que no entran ni en la cocina de su casa...no importa hay que verlas son entretenidas y algunas muy buenas. Le recomiendo la versión revisada del Festín de Babette, no se si esta versión es de hace tiempo, pero yo la vi hace poco y por enésima vez en la tele justamente hoy he visto Ratatouille, también hay muchos "detalles relevantes".

Lo mejor es el mensaje final ¿quien gana la cocina molecular o la cocina tradicional? Ninguna la intermedia, decir eso desde la perspectiva francesa es mucho. Un amigo me decía que era una burla de la cocina española pero no lo creo en absoluto. yo creo que la interpretación es buena y se pasa un rato estupendo

Sus comentarios son de profesional de la cocina, y yo he visto el film como un espectador de calle, la comedia me ha recordado Rataouille pero no le llega ni a la suela del zapato.

He visto la peli y he pasado un buen rato. yo creo que el argumento tiene actualidad, la prueba es que hasta la alta cocina acaba sucumbiendo a los congelados y la cocina rápida. Aparte de todos los detalles culinarios que Vd subraya y a mí se me escapan el film es flojito pero vale para pasar el rato, si fuera cocinero no me la perdería

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

El Viajero: Guía de Viajes de EL PAÍS

Sobre el blog

Un blog para gente a la que le gusta cocinar, viajar, estar al día en modas y tendencias y, sobre todo, comer bien. Un diario de experiencias personales relatadas con desenfado y sentido del humor. Cocineros, recetas, restaurantes, personajes, secretos de cocina y recomendaciones insólitas que no te puedes perder.

Sobre el autor

Isidoro Merino

José Carlos Capel se licenció en Ciencias Económicas, pero lo que realmente le gustaba era cocinar. Lleva 25 años ocupándose de la crítica gastronómica de este periódico y preside Madrid Fusión. Después de haber escrito decenas de libros, ha convertido su afición en un modo de vida.

Los blogs de el viajero

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal