03 feb 2013

Pan y sexo por San Blas

Por: José Carlos Capel

El cachete y la rosca, pan "masculino" y "femenino" respectivamente. Probablemente derivan de ritos de la fertilidad paganos y cuyas formas constituyen una alegoría a ambos sexosAl primer golpe de vista no se entiende nada. Sin embargo, se trata de dos panes extraños que evocan ritos milenarios. Hoy 3 de febrero se celebra San Blas en muchos pueblos de España. Entre otros lugares en Laguardia, bellísimo enclave de la Rioja alavesa. Sin pensarlo dos veces el viernes me acerqué a Páganos, pedanía cuyas fiestas comienzan dos días antes.

Ayer, en la iglesia, después de la misa de media mañana, asistí a la procesión del santo que concluyó con la bendición de las roscas y los cachetes que venden las panaderías de la zona.

¿Desde cuándo se elaboran? Nadie lo sabe. Se reconozca o no el cachete (también llamado machote) emula un falo desproporcionado, con sus correspondientes genitales más o menos desfigurados. La rosca, que se asemeja a un roscón de reyes, es una alegoría del sexo femenino. Ambos, con la superficie lisa o rociados de anisitos se acoplan entre sí por penetración de uno en otra.  Dentro de la iglesia los niños -- pocos -- portaban los cachetes; las chicas las roscas. A la salida degustamos varias porciones a sabiendas, según recalcó el cura, que una vez benditos son buenos contra las dolencias de garganta.

Más allá de las apariencias, detrás de estas piezas se ocultan ritos paganos de exaltación de la fertilidad cuyos antecedentes nos retrotraen a los fastos de Roma. Niñas portando la rosca en la iglesia de Páganos, una pedanía de Laguardia, en la Rioja alavesa.Cuando hace más de quince años yo escribía el libro “El Pan Nuestro” (RB) me hacía la misma pregunta  ¿Por qué en algunos pueblos españoles desde San Antón hasta la Pascua se elaboran panes rituales a los que se les atribuyen propiedades extrañas?  No tardé en comprender que para las antiguas civilizaciones cruzamos ahora el ciclo de regeneración de la luz, periodo cósmico estratégico. Y que algunos de estos panecillos, con una enorme carga simbólica, son todavía el débil cordón umbilical que nos une al pasado. Antropología pura.

En su obra El Carnaval, Julio Caro Baroja explica el sentido de los fastos en honor de dioses concretos. Su objetivo, no era otro que procurar la fertilidad de los campos, la abundancia de las cosechas y evitar las enfermedades de hombres y animales. El cristianismo no arrasó  determinadas tradiciones, simplemente las cristianizó colocando santos donde antaño había deidades. En un segundo paso las trivializaría al transformarlas en fiestas infantiles.

 Al pobre San Blas, obispo armenio, lo convirtieron en protector de las enfermedades de garganta, un antídoto contra el pavor atávico de fallecer sin poder exhalar el alma por la boca. Por eso a los panecillos y rosquillas del santo se les han reconocido desde antaño propiedades contra la tosferina y la difteria. ¿Pero qué pintan ese falo gigante (cachete) y la rosca de Laguardia junto a San Blas en un día como el que estamos? Nada. Para mí son vestigios de alguna ceremonia de la fertilidad de orígenes remotos superpuesta a esta efemérides religiosa. Acaso una herencia de las lupercales romanas. Procesión de San Blas alrededor de la Iglesia de Páganos ayer día 2 por la mañana. Como se ve el santo lleva colgada una rosca (pan femenino) del brazo

Que los falos tallados en piedra presidían la entrada de muchas mansiones romanas puede comprobarse hoy en las ruinas de Pompeya. Y que entre los romanos eran frecuentes los panes fálicos en homenaje a Príapo lo ratifica el epigrama que el poeta Marcial les dedicó en su momento: “Priapus siligineus (Martial, lib.XIV, ep LXIX).

 Aparte de su innegable valor nutritivo y gastronómico el pan ha jugado un papel antropológico trascendental en las civilizaciones mediterráneas. En Francia, Italia y Centroeuropa hay testimonios parecidos al de Laguardia. Si alguna circunstancia no lo impide en pocos años la indiferencia de la sociedad y el rodillo de la civilización industrial terminarán por exterminarlos. Ignoro el camino a seguir pero deberíamos salvarlos. Está en juego una parte de nuestra cultura, y no precisamente la gastronómica. En twiter: @JCCapel Cachete y rosca en versión dulce que gusta más a los niños Rosca en versión dulce,que se puede equiparar a un roscón de reyes. El responsable de esta panadería, José Antonio Mateo, confiesa que las piezas siempre se hicieron en pan, pero que como son para la chiquillería se han pasado a elaborar en masa de brioche
  Degustación de panes de San Antón, ya benditos, a la salida de la iglesia Charanga de jóvenes de Laguardia que acompañó a la procesión de Páganos 

 

Hay 41 Comentarios

La conquista del Pan de Pierre Kropotkine préfacée par Elisée Reclus, anarchiste de mes fesses...

Recomiendo : Le Pain de Elie Reclus, etnografo antes de hora y hermano de Elisée Reclus, geografo y anarquista y ya que estamos del proprio Elisée: la Conquista del pan...
PD: porque siento mas admiracion por estas dos ilustres personas que por toda la cupula de un partido que no "recome" ni recomiendo a ningun chimpanze, pero si "recobra"?
PD 2 : "recobrar" no precisamente en el sentido de "Volver en sí después de haber perdido la consciencia." pero "con unos morros de categoria y muy conscientes cobrar doble u otra vez y por sobre"
PD3: En serio : El Pan de Elie Reclus. (punto y final)

Tengo una cosa clara, nuestra gastronomía y nuestra cultura están totalmente ligadas a la historia del pan, y lamentablemente muchas son las industrias que están empeñadas en hacerlo desaparecer.
Un saludo.

Jaja es genial, que hambre me esta entrando me voy a tomar un poquito de rosaca jejehttp://www.facebook.com/pages/Travel-Life/462583403790658

En estos tiempos donde lo habitual es escribir de comida postmoderna, artística o, directamente, de comida ficción (para la mayoría) se agradece una entrada sobre comida folclórica o antropología de la comida.
https://www.cervezartes.com/

Maritxu, menos mal que te has dado cuenta que no hBlaba de penes. El vino que nos ofrecian a la salida no era caliente como los de Austria y Alemania. Me habría apetecido porque hacía mucho frío en Páganos. Fue gracioso porque el vino era dulce de Corella y los que lo repartían se reían diciendo que con la cantidad de vino que hay en la Rioja y la tradición por San Blas era comprarlo en Navarra. Saludos

Jajaja
que bueno,
y que hambre me esta entrando :)))
me voy a comer!!!!
saludos

¡¡SEXO!! ¿DONDE DONDE?

http://cuidadoconloshuevos.blogspot.com/

Ay qué susto, José Carlos, en su segunda frase, en lugar de "dos panes extraños" he leído "dos penes extraños" y he pensado: Uy, qué mal estoy.. pero luego ya veo que no iba tan desencaminada, jajajá!
Me encantan estas historias sobre el origen de las tradiciones de los pueblos, y si son dulces, más aún.
Supongo que los vasitos que acompañan al dulce serán de vino, estando donde están, pero, ya que menciona a Centroeuropa, ¿no será uno de esos vinos especiados calientes típicos de por allí? Si hacía tanto frío, con los cuerpos calientes igual la fertilidad está más asegurada...

Pepe, los panes no valen nada. Su sabor es irrelevante. Lo que cuenta es el papel simbolico que desempeñan, esa función de fetiches atávicos relacionados con prácticas de la fertilidad. Esta entrada de hoy no es precisamente gastronómica. Saludos

Sr. Capel, debe estar bueno pero la pinta la verdad que no es gran cosa, y respecto a las formas porque lo explica sino no lo diría nunca, quizás al natural gana.

Esperemos que no sea así. También está creciendo el hartazgo por la gastronomía única de los centros comerciales.

Carla
www.lasbolaschinas.com

En Valencia los panecillos de San Antón que se bendicen y son buenos para la garganta son una plaga, que yo recuerde en Bocairente, Xativa, Torrente y más sitios un día como hoy se llevan a la igleisa convencidos que son buenos para la garganta. Vivir para ver

Chema no pude quedarme. Llovía, hacía frío, el día estaba desapacible y yo tenía cita. Como afirma Sanchez Dragó, en toda la cultura mediterránea hombres y mujeres se juntan para bailar formando círculos (sardana, sirtaki griego, txulalai), una forma de invocar al dios sol, clave en las religiones astrales. Sentí mucho no ver el baile. Gracias por la sugerencia

Me extraña que no diga Vd. nada del baile¿No se bailó el txulalai después de la procesión? Es una danza rara en la que participan las gentes del pueblo

España continua sus esfuerzos en la campaña canadiense, país que ya ha perdido la mitad de sus territorios a manos españolas.
En clave interna, la derecha liberal por fin consigue un proyecto aglutinador, frente a una izquierda dominante aunque decadente.
Tu país necesita tu ayuda en un nuevo juego de estrategia militar, economía y política online. Registrate gratis en [ http://cut07.tk/b36 ] desde tu navegador.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

El Viajero: Guía de Viajes de EL PAÍS

Sobre el blog

Un blog para gente a la que le gusta cocinar, viajar, estar al día en modas y tendencias y, sobre todo, comer bien. Un diario de experiencias personales relatadas con desenfado y sentido del humor. Cocineros, recetas, restaurantes, personajes, secretos de cocina y recomendaciones insólitas que no te puedes perder.

Sobre el autor

Isidoro Merino

José Carlos Capel se licenció en Ciencias Económicas, pero lo que realmente le gustaba era cocinar. Lleva 25 años ocupándose de la crítica gastronómica de este periódico y preside Madrid Fusión. Después de haber escrito decenas de libros, ha convertido su afición en un modo de vida.

Los blogs de el viajero

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal