18 mar 2013

Spanish brunch by Sergi Arola

Por: José Carlos Capel

Ayer domingo apenas había terminado la jornada de mañana en el congreso de cocina  L´Omnivore http://www.omnivore.fr/, salí disparado para probar el brunch en el W Opera http://www.wparisopera.com/  Un hotel de la cadena Westin, situado en la Plaza de la Opera en Paris, cuyos servicios de restauración corren a cargo de Sergi Arola. Había estado el año pasado en el restaurante y no quería perderme el servicio de los domingos. Huevos benedict, plato clásico de los brunchs, pero con chorizo ibérico

Tengo comprobado que los brunchs (breakfast + lunch), empezando por Nueva York, ya no son estrictamente ese ágape de media mañana que reemplaza el desayuno y sustituye al almuerzo. Se han convertido en una comida informal de fin de semana (negocio alternativo para la hostelería) con horarios muy amplios, desde las 11,00 h, hasta las 16,00 h, según los casos. 

Salvo ocasiones rarísimas la mayoría de los brunchs se sirven a la carta. Y ninguno que se precie se olvida de especialidades como el bloody Mary, los zumos de frutas variados, huevos benedict o revueltos, además de café y bollería. Cuando el precio está cerrado, suele admitir complementos. Visión parcial del comedor del restaurante del hotel W, Opera

En España los brunchs llevan años intentando arraigar sin éxito. Lo que tengo claro es que no son, en absoluto, esos bufés de los domingos típicos de los grandes hoteles de Madrid que comienzan a las 13,30h, e incluyen paellas, guisos y postres. Todo de servicio libre, como si fueran hoteles de playa  Teniendo en cuenta que empiezan muy tarde la bollería, el café y los zumos suelen brillar por su ausencia, algo imperdonable.


El brunch del hotel W en Paris me ha gustado. Omar Mosquera No estaba Arola pero sí su segundo, Omar Mosquera, al que recordaba del restaurante Ósmosis en Barcelona. No voy a valorar sus especialidades. La calidad es buena con algunos reparos. 


Lo más original es que a este brunch Arola incorpora toques españoles. En la carta, junto a los iconos anglosajones, los huevos benedicte con chorizo, una mini tortilla de patatas, esqueixada de bacalao, huevos fritos con patatas y jamón ibérico, pan con tomate y ajo, escalivada de verduras y fideuá. Un puntazo.

La fórmula funciona. Y no solo entre los americanos clientes del hotel sino entre numerosos franceses, según comprobé ayer mismo.

Aparte, Arola se permite una frivolidad estética que entusiasma a su clientela. Cada cierto tiempo elige un diseñador/a de ropa. De entrada expone en el comedor algunas de sus prendas fetiche y luego replica en el brunch los colores favoritos del artista con platos que guardan similitud cromática. Zapatos de Melinda Gloss

Como Melinda Gloss http://www.melindagloss.com/  elegido este mes siente predilección por los tonos mostaza, tostados y naranjas, en su brunch Arola ofrece crema de calabaza, arroz con confit de pato y espuma de crema catalana. El precio 42 euros. Doy fe que constituye un verdadero almuerzo.

En todas partes la hostelería  busca caminos imaginativos que relacione su quehacer con la pintura, la moda y la música, entre otras artes. Me lo dijo en 2008 el crítico del Financial Times Nick Lander: “Cuando esta crisis termine los restaurantes no se parecerán a lo que son ahora”.  De momento sus predicciones se van cumpliendo. En twiter: @JCCapel
Preámbulo en el que se explica el vínculo entre las prendas de Melinda Gloss y el brunch de Sergi Arola Bollería del brunch Prenda de Melinda Gloss, colgada en el comedor del hotel W Opera. Color amarillo mostaza que sirve de inspiración a alguno de los platos del menú del mes Crema de calabaza con erizos, incluida en el brunch de Arola por similitud cromática con los colores favoritos de la marca Melinda Gloss Huevos fritos con patatas y jamón ibérico, otro clásico en el brunch de Arola en Paris Tortilla de patatas española, un clásico en el brunch de Sergi Arola en Paris Espuma catalana, incluida en el brunch por su similitud cromática con los diseños de Melinda Gloss
         

 

 

 

Hay 53 Comentarios

Me muero con la pinta de este brunch. Te dejo el enlace con mis ideas por si te animas a probarlo ;) Está buenísimo! https://justfoodlovers.wordpress.com/2016/07/05/brunch/

W es una marca del grupo Starwood, como Westin. Pero cada marca es indepediente.
Un cordial saludo

Eso. Libertad de opinión. La ampliud de mi discurso cultural es proportional a la amplitud del diámetro de mi vía rectal, final de estación gastronómica. Arturo Pardos, Marqués de la comida, en Escatologie, Baum et al, 1937.

Estimado Pepe: Lo citado por mí en francés ut infra pertenece a “El burgués gentilhombre”, de Molière, con la indicación de Actos y Escenas. Esta obra habría de ser de perentoria lectura para cocineros “obsesionados por la nobleza”, comentaristas y gastrónomos. (Hay versión española.) De “Mamamouchis culinarios” estamos desbordados. Merci, Nebula qui bien y pense ! Y, creo, que Monsieur Capel hace muy bien dejando pensar en su blog. Un afectuoso saludo del Duque de Gastronia.

Anécdota entre labriego y turista francés que aparca su coche pisando un poco su campo sembrado, y hace picnic bajo un arbol:´
-Oiga, que me está fastidiando el sembrau!

-Excusez-moi, je ne comprends pas

- Jo..., y porque usted no compre pan me va a jo...el sembrau!!!!ªª!

Como chiste malo, tal vez, pero me aburre todo este cirio sin saber a qué viene.

No comprendo nada, o casi nada. El señor Capel no se entera de todo esto? Dónde estará hoy tomando el brunch? Un poco de orden

Monseigneur, résumons l'affaire : un con reste un con...Toujours et sans rémission. Vos commentaires sont toujours un plaisir et un enseignement.
Merci. ( Continuez par sang bleu!!!!)

Cher n’ai bu là : Gastronius ou Mamamouchi ? Il faut bien que ce soit l’un ou l’autre, dès qu’il se mêle de hanter la noblesse. (II,IV-III,III). Le Duc de Gastronie

Sera "Gastronio" M. Jourdain?
Buenos dias.

Estimado Gastronio: Tiene usted razón: “¡Yo, yo, yo!” Es el gran dilema de la gastronomía: salir del solipsismo (la opinión) y penetrar en el campo fecundo del saber (logos). Pero ¿qué hacer cuando el mundo culinario ofrece una infinidad de seductoras alternativas, a cual más tentadora y convincente, y prácticamente todas en forma de señuelo? ¿Cómo elaborar una selección de elementos con un criterio mínimo de “objetividad”? José Carlos Capel recorre con tesón y propiedad mundos gastrónicos y, al igual que Marcel Mauss en su “Manual de etnografía” (1947), describe y analiza, “sans négliger aucun détail” (sin obviar detalle alguno), el campo de la comida y su circunstancia. Decía Mauss: “No creer que se sabe porque se ha visto.” Diríamos: “No creer que se sabe de cocina porque se ha visto y comido un plato.”
Por cierto, me encanta el nombre Gastronio. Entrará, con su permiso, en mi obra. Gracias. El Duque de Gastronia.

Yoooo, ten go mucho arte dentro d mí. Yooo debería escribir este Blog, porque sé lo que es una virguuuuulillaaaaaa! Yo. Yo.yo.

Es que no falla. Basta escribir mal en fancés, y agota el botiquín. Au revoire, Voltaire.

El bonono es la banana macho.

Por supuesto que es imperdonable que nos quiten la bollería, ¡ a dónde vamos a llegar! No he estado nunca en un "bruanch" de éstos, ya me gustaría, y acabo de darme cuenta de que sería lo ideal para mí, empezar y acabar con dulcerío, yuuju!
Pobre Arola el día que tenga que basarse en el estilo de un modisto cuyo color favorito sea el negro... le tendrá que poner salsa de chipirones a todo... y carbón de los Reyes Magos a los postres... jajajá!

Quien es el troll ?

Errata: bonono

Errata : bonobo

Erratilla: tilde es virgulilla.

Errata : virgulilla

Diferencia entre Moña y Mona, una tilde.

Errata : " et voilà."

Gracias Paco por su sabiduría. Ahora comprendo mucho mejor lo que significa : "mantener a ultranza su opinión" y veo con claridad lo que nos diferencia de los monos.

Et voilá

Coincido con Vigilante en la moñez del individuo mencionado. pero, como decía Tucídides al amanecer del cuarto día, lo fundamental es comer buen pan y yacer con buena hembra, sin importar lo que haga el moñas del vecino.

¡Qué cantidad de chorradas las del Gastronia para reclamar una atención especial inmerecida! ¡Qué forma tan cobarde de agresividad tapada con bobadas! Al final, estas disfunciones son por sexo o envidia. No hay mucho más. Y las pastillas no ayudan. ¿Ha probado usted los Reality Shows? Moñas, que es usted un moñas.

Lo último que haría un domingo sería tomar un brunch. Con lo bueno que está una cervecita con patatas y anchoas, o una ración de ensaladilla. Vdes me dicen que hay que vender ilusiones y en eso Arola es un maestro, no doy un duro por su brunch

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

El Viajero: Guía de Viajes de EL PAÍS

Sobre el blog

Un blog para gente a la que le gusta cocinar, viajar, estar al día en modas y tendencias y, sobre todo, comer bien. Un diario de experiencias personales relatadas con desenfado y sentido del humor. Cocineros, recetas, restaurantes, personajes, secretos de cocina y recomendaciones insólitas que no te puedes perder.

Sobre el autor

Isidoro Merino

José Carlos Capel se licenció en Ciencias Económicas, pero lo que realmente le gustaba era cocinar. Lleva 25 años ocupándose de la crítica gastronómica de este periódico y preside Madrid Fusión. Después de haber escrito decenas de libros, ha convertido su afición en un modo de vida.

Los blogs de el viajero

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal