21 may 2013

Aguas mágicas, el poder de las palabras

Por: José Carlos Capel

Camilo Zárate, a la izquierda, junto con su equipo en las cocinas del restaurante "Suburbio", BogotáAyer, nada más llegar a Bogotá mis amigos me anunciaron que teníamos mesa para cenar en el restaurante Suburbio. Local todavía poco conocido que regenta Camilo Zárate, cocinero que durante algunos años ha trabajado en Australia. Un lugar de interiorismo sencillo, muy en la línea de los neobistrots y locales austeros que arrasan en estos momentos en Paris, Nueva York y Londres.

Sobre las mesas nos encontramos distintas variedades de frijoles, 16 tipos de tomates, pan de kamut, cafés en grano y algunas cervezas artesanas.

Antes de empezar me preguntaron si iba a tomar agua. Naturalmente, contesté. En Colombia he probado algunas finísimas. Y, fue así como inicié una experiencia singular ajena a consideraciones gastronómicas.

Sobre las mesas la camarera colocó varias botellitas de 20 water, agua pura procedente de los Andes colombianos, cuyos envases llevan impresas palabras concretas. Términos que prometen sumergir a quien las toma en un mundo de energías positivas asociadas.

“Elige la que prefieras. Tenemos agua de salud, de amor, paz, libertad, perdón, alegría, gracias, prosperidad  y yo soy”. Dos aguas con las palabras mágicas

Al ver mi gesto de extrañeza uno de los comensales se explayó en explicaciones. Estas aguas han sido refinadas molecularmente con música y con palabras, de acuerdo con una investigación muy rigurosa realizada por científicos japoneses.

“La idea pasa por algo tan sencillo como rentabilizar la energía positiva que deriva de ciertas palabras. Y al hacerlo aumentar a su vez la calidad intrínseca del agua.” 

No entendí nada pero mantuve el tipo con una sonrisa.

Al salir del restaurante mi amigo Boris Mejía me dijo “Uno cree en lo que quiere creer y a veces las cosas suceden” Es cierto. Recordé entonces el realismo mágico de la portentosa prosa de Gabriel García Márquez.

“Si a la vida no se orienta por estímulos positivos no vale nada”, volvieron a repetirme cuando me iba. Visita la web de esta casa www.20water.com,  y entenderás lo que significa”.

Fue lo primero que hice al llegar al hotel y confieso que me quedé perplejo. ¿Serán ciertos los experimentos de esos japoneses?

Durante la cena yo había tomado dos tipos de aguas, “Paz” y “Gracias”, ambas muy finas. No sé si lo hice de forma intencionada o mi gesto respondió a un impulso insondable.

Lo cierto es que me he levantado contento, descansado, dejando atrás el jet lag que siempre me mata.

¿Y si el poder mágico de estas aguas fuera cierto? ¿Y si la UE comprara botellas de esta casa y se las enviara a la canciller alemana Ángela Merquel cambiaría el pesimismo que aqueja a Europa en estos momentos? En twiter: @JCCapel Pargo y corvina en papillote con salsa de frutas a las tres arepas, de maíz, arroz y yuca. Ñoquis con papas andinas, salsa de tomate y queso fresco colombiano, uno de los platos de la cena Surtido de la firma 20 water Texto explicativo en el que se detalla el análisis molecular de las aguas y su receptividad a palabras concretas Tres de las botellas presentadas en la mesa    

Hay 59 Comentarios

Llegan las noticias que te sacan una sonrisa. A continuación las noticias falsas más importantes del día. http://noticiasgold.wordpress.com/

Estando en Colombia, mejor haber elejido el agua con la palabra "ardiente", que es la más popular. Sobre todo el aguardiente anisado antioqueño. No quita el jet-lag, pero te mete una resaca que ni lo notas.

Mientras descubro un agua mágica como esas yo tengo mi favorita http://bezoya.es/el-agua/que-es.php

Marcos, estoy completamente de acuerdo contigo. No es la realidad sino la fantasía que de la intentan rodearse estas aguas. .
Las aguas son baratas y muy buenas. ¿Al final que es lo que queda? Una sonrisa, que no es poco. Para mi al menos.

Es una cosa simpática pero nada más, ponerlo en un restaurante como parte de un estilo o ambientación, me parece correcto (siempre que no se pasen con el precio), intentar ganar dinero en base a sus presuntas cualidades mistico-esotéricas, ya me parece una tomadura de pelo. Quizás lo mejor es lo que hizo usted, por prudencia, sonreir y disfrutarla, sin más.

Hoy en Cocinar con-Ciencia, un guisazo de toda la vida, Rabo de Toro Estofado:
http://cocinarconciencia.blogspot.com.es/2013/05/rabo-de-toro-estofado.html

Saludos

Cambiar la estructura molecular con la palabra?. Este post es una broma, verdad?. Un poco de seriedad, por favor. El mundo está lleno de charlatanes que se aprovechan de la ignorancia de la gente y posts de este tipo les sirven de altavoz.

Pregunta: quienes son esos "científicos" japoneses?, dónde han publicado sus resultados?, otros científicos han repetido los experimentos bajo las mismas condiciones y han obtenido los mismos resultados?. Sr. Capel, se ha hecho usted estas preguntas?. Eso sí, no se olvide nunca una botellita de "gracias" o "amor" para combatir el jet lag. Mano de Santo, oiga!!

Si el agua de amor ayuda a ligar me apunto ahora mismo. Me pillan un poco lejos

Según Vd. lo cuenta estas aguas parecen salidas de alguna fábula japonesa. Este el el rollo que les gusta a algunos como el cocinero Ishida y su restaurante Mibu en Tokio que Ferran Adrià ponía por las nubes porque cocina con el alma. Yo no me lo creo http://www.sibaritissimo.com/restaurante-mibu/

No me creo que Vd. se lo crea, como argumento de venta tiene mucha gracia, desde luego, si encima las agua son buenas pues viva la poesía

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

El Viajero: Guía de Viajes de EL PAÍS

Sobre el blog

Un blog para gente a la que le gusta cocinar, viajar, estar al día en modas y tendencias y, sobre todo, comer bien. Un diario de experiencias personales relatadas con desenfado y sentido del humor. Cocineros, recetas, restaurantes, personajes, secretos de cocina y recomendaciones insólitas que no te puedes perder.

Sobre el autor

Isidoro Merino

José Carlos Capel se licenció en Ciencias Económicas, pero lo que realmente le gustaba era cocinar. Lleva 25 años ocupándose de la crítica gastronómica de este periódico y preside Madrid Fusión. Después de haber escrito decenas de libros, ha convertido su afición en un modo de vida.

Los blogs de el viajero

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal