30 may 2013

Delicias de calle y el Container City de Bogotá

Por: José Carlos Capel

Bananos fritos, crujientesEl lunes no quería despedirme de Colombia sin intentar una ruta gastronómica de calle.

Algo que para mí se convierte en un rito emocionante cuando se trata de lugares donde respetan la tradición

Hace tiempo que aprendí que para rastrear la comida callejera hay que dar de lado a los prejuicios. Y dejarse tentar por aquello que te ofrecen en cada esquina por insólito que parezca. Solo así se descubren esas delicias del genuino street food que no figuran en folletos para turistas.   

En compañía de mis dos amigas colombianas, Milena Cárdenas y Verónica Arboleda. empezamos con un desayuno tardío en el precioso restaurante / tienda Abasto, muy recomendable, que se abastece de productos locales.

Fue allí donde su elegante propietaria y cocinera Luz Beatriz Vélez, nos preparó un surtido de arepas. Algunas deliciosas, además de un chocolate autóctono que me resultó de gusto extraño. Más aún cuando Luz me confesó que lo habitual es tomarlo -- hecho insólito -- mojando tropezones de queso fresco. 

Eran las dos de la tarde cuando, por fin, llegamos a Candelaria, centro peatonal de la ciudad. Zona noble donde, entre edificios históricos bellísimos, se despliegan legiones de vendedores ambulantes. Recalamos primero en un puesto de obleas untadas de arequipe, una suerte de dulce de leche. Deliciosas.

Luego apareció una vendedora de hormigas culonas, de temporada, afrodisíacas, según rezaba su propio cartel, que me recordaron a los chapulines mexicanos. Tras una breve pausa pasamos por la taberna “La Puerta Falsa” donde no tomamos su famoso ajiaco, sino un cubilete de nata de leche hervida que vendían para llevar. Excelente.

Nuestro errático callejeo nos llevó hasta una vendedora de chontaduros cocidos que tomé con sal y miel. Frutos súper nutritivos de textura harinosa y gusto muy particular. Y enseguida el clásico vendedor de bananos fritos, churros y papas andinas, finísimas, que de haber estado fritas en aceite de oliva no tendrían nada que envidiar a mis favoritas en España, San Nicasio http://www.sannicasio.es/ o Sarriegui http://www.sarriegui.com/.

Al final tomé un vaso de tinto o negrito como denominan en la calles de Bogotá a la infusión de café. Vendedora de obleas con arequipa, una crema dulcePero los verdaderos acontecimientos gastronómicos estaban aún por llegar. Milena nos acercó a media tarde al barrio Barrancas, justo a la calle 156.

Fue allí donde probamos unas arepas portentosas y un chorizo suculento en puestos diferentes y, finalmente, la gran noticia, una lechona rellena de carne con arroz, cuya piel crujía como un barquillo. Bocado excepcional. Algo para volver y repetir.

Y todavía tuvimos tiempo, en la calle 93 de tropezar con un recinto insólito, apodado Container City, http://www.planb.com.co/bogota/restaurantes-en-bogota/sucursal/container-city/60510 montado con contendores industriales reciclados. Armazones metálicos intactos pintados de colores en cuyo interior se alojan restaurantes y pastelerías cuyas especialidades -- hamburguesas, sushi o pizzas-- , se degustan en una zona común que se llena al anochecer. Algo parecido sucede en la calle 95, donde se encuentra La Perla y Burger Town, dos contenedores con la misma aplicación.

 Que nadie me diga que la calle no es siempre fascinante. Un semillero de pistas gastronómicas de toda índole, además de una fuente de inspiración. En twiter: JCCapel Luz Beatriz Vélez, propietaria de Abastos, cocinera que se abastece de productores colombianos
Vendedora de arepas en las calle 156 en Barrancas. Excelentes Puestos de venta de frutas frescas deliciosas. Algo habitual en las calles de Bogotá Chontaduros asados y frescos, frutas con un poder nutritivo excepcional Vendedor de café Vendedor de fritos, papas andinas, churros y bananos Sin comentariosVendedora de lechona junto a su carrito lechona rellena Lechona asada. Bocado excepcional, en la calle 156 de Barrancas. Piel crujiente como un barquillo Hormigas culonas, saben parecido a los chapulines mexicanos. Una exquisitez de temporada Cartel que pregona las propiedades de las hormigas Vendedora de hormigas culonas Un cliente se sirve en un contenedor convertido en barContenedor con vertido en pastelería Estructura montada con contenedores superpuestos que dan lugar a una espacio comercial repleto de restaurantes y pastelerías que se alojan en el espacio de un contenedor

 

 

 

 

Hay 35 Comentarios

Magnífico. Entonces seguro que tú no vas a ser tan idiota como para ir al supermercado, y en su lugar, te dedicarás a recolectar de jardines o montes todos esos bicharracos y hierbajos que despreciamos el resto de los humanos.

Qué poco se sabe de la entomofagia, y es el futuro. Si comemos quisiquillas del mar todos felices porque son una exquisitez, pero si hablamos de chapulines mexicanos el grito en el cielo, Caray si son lo mismo, proteínas de tierra o del mar, que más da tiquismiquis y gourmets de pacotilla

José Carlos,
¿por qué no sigue? Siga, siga... quién mejor que usted para hablar de las bondades de todo el País Vasco!
Con el chontaduro cada día estoy más impresionada, por el bien de la salud del país, vamos a tener que ponernos con las manos en la tierra usted, Guiñol y yo. Si la cosa no funcionara, nos los comemos nosotros .. ¡y a vivir 120 años, jajajá, asteburu on danori!

Ninguno sabe lo que el chontaduro realmente es, en Europa lo descubrirán tarde http://aupec.univalle.edu.co/informes/2009/julio/chontaduro.html

Carlos Valencia, me parece fantástico vuestro proyecto de contenedores Espacios Pop Up. Enhorabuena. Tarde o temprano estas cosas deberían proliferar en España.


Maritxu, todo el País Vasco es precioso. La ría de Mundaka no me puede gustar más y San Sebastián tampoco.He pasado muchos años de mi vida allí, así que no voy a tomar partido. Bilbao me encanta. No sigo...
Lo de cultivar chontaduros es algo que alguien se lo debería pensar, una bomba de salud.


Zaigua, en efecto, Colombia es un país fascinante y muy grande, varias veces España. Yo solo conozco una parte pequeña. Espero continuar en el futuro. La producción de frutas es inabarcable


Guiñol, merluza, entrecó y cuajada, vaya menú. Como te cuidas

Guiñol,
en la vida había oído lo de comer en una cuadra, jajajá, qué bueno, es que en el País Vasco se come muy bien en cualquier parte!
Encinas, sí, tenemos de todo!
El monte que dices es el Katillotxu. Como bien dices, todo precioso, me alegro de que lo pasaras bien por aquí, ¡a repetir!

Maritxu, Ayer te mandé un mensaje que no llegó (seguro fallo de moi) Te decía que hace años comí en una cuadra en la aldea al lado de la isle de Txatxarramendi. Recuerdo el contraste entre la cuadra y la magnifica calidad de lo que nos dió la casera: merluza, entrecot y cuajada. Recuerdo la ría de Mundaka, el monte protegido arriba (no recuerdo su nombre). Me chocó ver encinas tan al Norte. Precioso

Rola,
muchísimas gracias. Qué alegría encender el ordenador y encontrarme con un mensaje tan interesante, esto de Internet es apasionante, qué ignorancia más grande la mía, ni pensaba que había esas altitudes, ya he mirado en Wikipedia y efectivamente hay membrillos en Colombia, Perú, Ecuador.. aunque no sean los de la foto. Deberé "castigar" a mi ignorancia con un viaje a tan bellas tierras. Gracias de nuevo, muá!
Lo dicho, José Carlos, cada día me gusta más este blog por el altísimo nivel de su autor y de sus comentaristas (yo no me incluyo).

Maritxu, En Bogotá el clima es frío, teniendo como temperatura promedio 14,3 grados C y estamos a 2600 metros de altura. Sin embargo, en Colombia encuentras todos los climas y todas las alturas, lo que facilita la producción y consumo de gran variedad de frutas en las distintas regiones del país, por lo que es común ver frutas de páramo como de playa en el mismo puesto de mercado.

Una buena muestra de la verdadera gastronomia colombiana pero te faltaron otras más, hace poco estuvimos durante 3 meses recorriendo Colombia de norte a sur por carretera y nos encontramos con verdaderas delicias: papas rellenas, empanadas, cuello de gallina, huevos perico, etc
http://www.zaiguaweb.com/inicio/blog/colombia/

Me aburro...

Eso sí, es preciosa. Quería decir

Recuerdo una charla de un genetista de fruta reconociendo haber supeditado el sabor frente a la buena presencia. ¡Que lástima de fruta tenemos en España comparada con la del Caribe, eso sí es preciosa!

José Carlos, gracias.
Estoy impresionada con el artículo de Elespectador que nos ha puesto Chontaduro, gracias también. Tiene razón, esta fruta vale su peso en oro. A ver, emprendedores, hay que traer esta fruta a España, ¿quién se anima?
Ya que estoy, os propongo un planazo para el fín de semana, barriendo pa casa. Desde mañana se celebra una feria de dulces del convento en un museo de Bilbao, delicias de 48 conventos, un café de Camerún que debe ser la.... Casualmente, frente al museo está la estación de tren que os llevará al pueblo más bonito de Vizcaya, Mundaka. Lo digo porque el chef del programa de cocina que era más reality y ahora está cambiando de rumbo y cada vez es más de cocina, dijo que San Sebastián es el lugar más bonito del mundo, y evidentemente está equivocado. Ya me diréis, agur!

Pueden visitar nuestro proyecto de contenedores "ESPACIOS POP-UP" el cual fue ganador del Lápiz de Acero 2010 en la categoría de Arquitectura Efímera. http://www.feedback-studio.net/?p=1021#more

Sin estuvo en la Puerta Falsa y no probó sus tamales no conoce la cocina colombiana http://bogota.vive.in/restaurantes/bogota/lapuertafalsa/LUGAR-WEB-FICHA_LUGAR_VIVEIN-3757818.html

Maritxu, en Colombia hay una dulcería popular muy delicada que es una tentación para los golosos. El arequipe es como el dulce de leche de los argentinos, una crema espesa que a mi me encanta.
Los chontaduros son una fruta más de las que componen el repertorio colombiano que es infinito. En este caso, según parece, con unas propiedades nutritivas impresionante. Saludos

Capel, debería Vd. dedicar comentario a las arepas colombianas. Tenemos variedad enorme y no vamos a ser menos que los mexicanos

No ha ensalzado Vd. bastante a la cocinera Luz Beatriz Vélez, del restaurante Abasto, de lo mejor que tenemos en Bogotá. Ella pone en valor los productos que nadie trabaja es un orgullo para nuestro país.

En Europa nadie se ha dado cuenta de las virtudes del chontaduro http://www.elespectador.com/noticias/cultura/vivir/articulo-403388-el-chontaduro-una-mina-de-oro
Forma parte del tesoro de loos cultivos tropicales, una bomba de salud

Huglmda hace 4 años que no viajo a China y tengo el panorama un poco oxidado. En mi última estancia en Beiging me encantó el restaurante Made in China en el hotel gran Hyatt. el cocinero se llama Martin Aw Yong y es muy bueno: pato laqueado, noodles y frituras. Hay un plato que se llama "El Buda que se salta la Tapia" que no te lo puedes perder.
Otro imprescindible el el gigante Da Dom que con ese nombre y otros gestiona varios restaurantes multitudinarios. Sus guisos de pescado y el pato asado que prepara de una manera especial no tienen competencia.
En China todo cambia por horas. Siento no poderte facilitar ninguna info adicional.
Saludos

Por Dios, en los dos últimos post me has puesto los dientes largos, largos; que maravilla de sitios, que mercados mas espectaculares. No me gustaría morirme sin haberlos visitado, pero la cosa está jodida. Unas recetillas contra crisis: http://detapasporsevillayotrascosillas.blogspot.com.es/p/algunas-recetillas.html

Buenos dias, Jose Carlos me gustaría saber si tiene alguna recomendación gastronómica para China. Pasaré los siguientes 15 días entre las ciudades de Hangzhou, Shangai y Pekín.

Muchas gracias, un cordial saludo!

PD: Siga escribiendo sus post y saque alguno más criticando las tantísimas cosas que se podrían mejorar en este país...gastronómicamente hablando.

Bueno, bueno, dos nuevos descubrimientos dulceriles, el arequipe y los chontaduros. El primero parece fácil de hacer en casa, bien!, y las frutas serán difíciles de encontrar por aquí y es una pena porque ya he visto que están llenas de propiedades. Por cierto, en la foto, abajo a la izquierda, hay unos más grandes, con una pelusa grisácea que parecen membrillos, pero no creo, con ese clima. De hormigas, por muy culonas que sean, prefiero no hablar, jajá!
José Carlos, es usted más callejero de lo que pensaba, parece que disfruta más comiendo en la calle que en un tres estrellas, menos refinamiento pero quizá sabores más auténticos, ¿no?
Un consejo le voy a dar, no vuelva a España, ¿pa qué?, vaya directamente a otro país, y a otro, así, por todo el mundo, se ahorrará dinero en viajes, no sé si habrá crítico gastronómico más viajero que usted en todo el mundo, qué suerte tenemos, bon voyage!

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

El Viajero: Guía de Viajes de EL PAÍS

Sobre el blog

Un blog para gente a la que le gusta cocinar, viajar, estar al día en modas y tendencias y, sobre todo, comer bien. Un diario de experiencias personales relatadas con desenfado y sentido del humor. Cocineros, recetas, restaurantes, personajes, secretos de cocina y recomendaciones insólitas que no te puedes perder.

Sobre el autor

Isidoro Merino

José Carlos Capel se licenció en Ciencias Económicas, pero lo que realmente le gustaba era cocinar. Lleva 25 años ocupándose de la crítica gastronómica de este periódico y preside Madrid Fusión. Después de haber escrito decenas de libros, ha convertido su afición en un modo de vida.

Los blogs de el viajero

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal