22 ago 2013

¿Quién inventó las patatas fritas?

Por: José Carlos Capel

Patatas fritas en pequeñas cajitas tal y como las venden en carromatos a pie de calle en BrujasCon huevos y jamón están estupendas. Es lógico que los españoles las consideremos absolutamente nuestras.¿Alguien lo duda?

Sin embargo, los belgas afirman que nacieron en su país y no admiten controversias.

Se trata de una receta fetiche -- aseguran -- anclada en el alma de sus hábitos cotidianos.

Cierto que las venden por todas partes. En carromatos y freidurías a pie de calle con salsas diversas,entre ellas la salsa andaluza, que no tiene nada que ver con Andalucía. Se sirven en restaurantes con filetes de carne o en compañía de mejillones (sus famosos moules) Y por supuesto, se comen en todos los hogares casi a diario.

¿Qué molesta a los belgas? Que el mundo anglosajón las denomine “french fries” ¿Patatas fritas francesas? Hasta ahí podíamos llegar, deben pensar cuando escuchan la frase.

El martes visité en Brujas el insólito “Friet Museum” (museo de las patatas fritas) www.frietmuseum.be 

Centro didáctico que relata el encuentro de los españoles con las papas en Perú y los itinerarios que siguieron hasta Europa. A España, puerta de entrada de las primeras, habrían llegado desde Canarias hasta el puerto de Sevilla. Y ya desde España hasta los Países Bajos.

Todo bien documentado, por lo menos hasta el desenlace del relato. 

A partir de 1573 --aseguran los paneles -- las patatas aparecen en las cuentas del Hospital de la Sangre de Sevilla, que las recibía del claustro de Las Carmelitas Descalzas, fundado por Santa Teresa de Jesús (1515-1582)

Colas habituales para adquirir patatas fritas en la Plaza Mayor de BrujasEn paralelo y según sus documentalistas, en 1567 un tal Juan de Molina habría enviado desde Gran Canaria hasta Amberes tres barriles a su hermano Luis de Quesada. Contenían naranjas, limones verdes y papas (patatas)

Dejemos la historia  y vayamos al grano.

¿Quién tuvo la idea de freír patatas por vez primera?

El “Friet Museum” ofrece dos posibilidades.

La primera que fuera Santa Teresa en Sevilla en el XVI. Teoría dudosa, pienso yo, porque aquellas papas pequeñas y con picaduras, despreciadas por los sevillanos, se prestaban poco a la fritura.

La segunda, que fueran unos pescadores belgas acostumbrados a freír pescaditos los que alrededor del año 1650 hicieron las primeras. Hipótesis inconsistente y no documentada.

¿Y cuándo demonios surgió el nombre de “french fries”? Según el Museo durante la primera guerra mundial, cuando los soldados belgas que hablaban francés ofrecieron patatas fritas a los soldados americanos, que las bautizaron de este modo. ¿De verdad fue así?

El mismo martes en twitter, mi amigo Víctor de la Serna puso un tuit contestando a otro mío, que desmonta la teoría belga: “Expresión French Fries Potatoes first occurs in print english in the 1856, Cookery for Maids of All Work”, by E Warren

Otro supuesto que se derrumba.

Fachada del Museo de las Patatas fritas en Brujas, edificio gótico¿Están buenas las patatas fritas belgas? Las he probado de todas clases. Mediocres en la calle y excelsas en el restaurante De Jonk Man, el mismo martes.

¿Por qué nuestras patatas fritas son tan deliciosas, se pregunta el Museo?

a) Por la variedad de patatas que se emplean (bintje) b) Porque se fríen en dos tiempos, confitado (cocción) previo y fritura final c) Por la grasa que se emplea, de buey no refinada a la que eventualmente se añade grasa de caballo. Grasa siempre limpia, según los textos. 

El mismo Museo desaconseja el aceite de oliva porque da un aspecto grasiento a las patatas, frases de sus paneles... Dios Santo¡¡¡   En twitter:@JCCapel Ptatas fritas para llevar. Puro street food y finger food al mismo tiempo Bienvenida al museo Típica forma de freír las patatas en dos tiempos Explicación de la salsa andaluza, una de las que habitualmente acompañan a las patatas fritas belgas. Se idica claramente que no tiene origen en Andalucía Graciosa forma de señalizar la freiduría de patatas que se encuentra en los bajos del propio museo Imagen extraída de ilustraciones infantiles La expresión que trae de cabeza a los belgas. ¿Si las patatas fritas son suyas por qué en el mundo anglosajón se conocen de este modo? Llegada a España de las patatas Alusión al encuentro de los españoles con las papas en Colombia, según el relato de Pedro de Cieza Historia del origen peruano de las papas Alegoría jocosa dentro del Museo Entrada al Museo Estampa habitual en las calles de Bélgica 

Hay 54 Comentarios

Gracias por su post, totalmente de acuerdo. Aunque en general creo que son muy buenas, yo las he comido excelentes muchas veces.

En cuanto al origen de "french fires", ellos mismos ofrecen también otra explicación (web de turismo de Flandes):

¿Por qué dicen "French Fries" a las patatas fritas en inglés?
Hay varias explicaciones, pero sólo una correcta. La primera es que las patatas fritas o "frieten" como las llaman en flamenco, fueron inventadas por los franceses, sin embargo hay pruebas de su existencia en Flandes en el siglo XIX, mientras que no hay ninguna en relación con Francia. La segunda explicación hace referencia a la Primera Guerra Mundial, cuando muchos americanos se encontraban en Bélgica, cerca de la frontera con Francia donde se lucharon muchas batallas, y por lo tanto se hablaba mucho en francés. De allí "French fries". Pero esto tampoco es la explicación correcta. El significado etimológico es el siguiente: "to french" significa en inglés: "cortar en trozos". Las judías verdes todavía se llaman "frenched beans". Por lo tanto, el término "French Fries" es la abreviatura para "frenched and fried potatoes".

Anoche, cenando de Rodríguez, tomé un par de huevos fritos y media bolsa de patatas chips (del top ten de la lista de José Carlos) con ligero toque de spray de aceite de oliva y un minuto de microondas. El sabor del AOVE con una buena patata, es inmejorable, y es cardiosaludable. No nos preocupemos por reivindicaciones puntuales. Desde hace cinco siglos, en nuestra forma de freir "no se pone el sol" desde Europa a América o Japón.

Hay que respetar todo, en Bélgica las patatas fritas en aceite de oliva nos saben raras, no gustan tanto, a los americanos también les gustas estas grasas, entiendalo Sr. Capel, gracias por el artículo

No me puedo creer que se utilice grasa de vacuno y caballo, ahora entiendo porqué no podía soportar el olor cuando visite Brujas, una de las ciudades más bonitas que conozco

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

El Viajero: Guía de Viajes de EL PAÍS

Sobre el blog

Un blog para gente a la que le gusta cocinar, viajar, estar al día en modas y tendencias y, sobre todo, comer bien. Un diario de experiencias personales relatadas con desenfado y sentido del humor. Cocineros, recetas, restaurantes, personajes, secretos de cocina y recomendaciones insólitas que no te puedes perder.

Sobre el autor

Isidoro Merino

José Carlos Capel se licenció en Ciencias Económicas, pero lo que realmente le gustaba era cocinar. Lleva 25 años ocupándose de la crítica gastronómica de este periódico y preside Madrid Fusión. Después de haber escrito decenas de libros, ha convertido su afición en un modo de vida.

Los blogs de el viajero

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal