26 feb 2014

¿Alguien consume más aceite de oliva que el churrero César Bonilla?

Por: José Carlos Capel

César Bonilla, el churrero propietario de Bonilla a la Vista y Carmen Canal, de Aceites AbrilPor casualidad me reencontré con sus churros en Barcelona  en el hotel Alma a principios de diciembre pasado. Churros de bastón, estriados, secos, crujientes, buenísimos…

¿De dónde los habéis sacado?, me recuerdan a los de Bonilla a la Vista   en A Coruña, le comenté a Joaquín Ausejo, el director

 “Son gallegos”, me contestó. “Llegan congelados. Dos minutos en horno o grill, golpe de azúcar y ya están. No hay que volverlos a  freír”. No puede ser, le dije asombrado, parecen recién salidos de la sartén.

Ayer, en el magnífico Foro Gastronómico de A Coruña que organiza Pep Palau, saludé a César Bonilla, segunda generación de una fábrica artesana que hoy regentan sus hijos, Fernando y Salvador.

Le felicité por el producto, le comenté que el cocinero Ricard Camarena se había entusiasmado, y me invitó a visitar sus instalaciones en el polígono de Arteixo, no lejos de Inditex (Zara)

“Solo freímos con aceite de oliva”, me comentó Bonilla.

Listos para consumir, excepcionalesY me recordó que a principios de los pasados noventa la empresa italiana Pieralisi, fabricante de maquinaria, les otorgó un premio por las cantidades de aceite de oliva que, ya entonces, consumían cada año.

Entramos en su fabriquita a las 12 de la mañana y en la sección de churros no había ninguna actividad.

“Ya hemos acabado. Comenzamos a freír a las 5 de cada mañana. Hoy hemos elaborado 25.000 churros, que ya están comidos y digeridos en toda la ciudad.

Los hemos distribuido a 800 bares y hoteles, por tandas, a las 8, las 9 y las 10 para que estén calentitos. Los últimos se reparten desde las churrerías /chocolaterías que tenemos abiertas al público. Como verás los utensilios están relucientes, limpios como si no hubiéramos trabajado hoy”.

¿Cuáles es vuestro secreto?, insistí. “No hay secretos. Nuestra fábrica se mide por lo que tiramos a la basura.  Somos artesanos e intentamos hacer las cosas bien. Cuando terminamos de freír los churros pasamos el aceite de oliva a conos de acero invertidos donde precipitan las impurezas. Tiramos la porción sucia y restauramos lo consumido con aceite limpio. La máquina para freír y el sistema no son patentes internacionales, los he diseñado yo”, me decía orgulloso Bonilla. Y no sin razón.

¿Dónde compráis el aceite? “En Orense, a la firma Aceites Abril”  ¿Si no es indiscreción cuántos litros compráis al año?  Bonilla consultó a la oficina y me dijo satisfecho “Exactamente 280.000 litros entre patatas y churros, entre nuestras churrerías en A Coruña y esta fábrica”.  Qué barbaridad, le dije. 

¿Y la masa, como la hacéis? “Solo harina, agua y sal” Tendrá algo especial, insistí. “No. Compramos las harinas en Zamora y les añadimos harina para hojaldre del pirineo aragonés. Han de estar en habitaciones templadas si las harinas se enfrían, los churros no salen igual”

Churros congelados que se  regeneran bajo el grill¿Vuestros churros congelados pueden revolucionar los desayunos de hotel en media España, no es así, le pregunté?

“Si pero tenemos algunos problemas, el transporte es difícil y una vez congelados duran solo un mes. Tenemos muchas peticiones para distribuirlos, pero…, ya veremos. Nuestros churros merecen respeto, aunque solo sea por el cariño y todo lo que nos cuesta hacerlos bien”.

En twitter: @JCCapel Fotografía en sepia, César Bonilla de joven repartiendo churros por A Coruña Motocicleta con la que César Bonilla distribuía sus churros en A Coruña Patatas fritas, gran especialidad del lugar Toneles de almacenamiento del aceite de oliva Toma de aceite de oliva, donde descargan los camiones Recipiente de acero inxidable al que a diario se traslada el aceite para su decantación Habitación de harinas en Bonilla a la vista Freidora industrial de churros diseñada por César Bonilla César Bonilla, a sus 81 años muestra orgulloso la limpieza de sus instalaciones, pocas horas después de haber frito sus famosos churros

 

 

 

Hay 30 Comentarios

Los de Doña Carmen en Sevilla se llaman "calentitos", no "vale tiros" y, sí, son casi insuperables. En Sevilla, a los churros se les llama calentitos.

"Colineta", Gracias por tantas y precisas aclaraciones sobre Aceites Abril.

Jimy, Aceites Abril no vende ni una gota de aceite gallego, aunque lo hará en el futuro. En la última cosecha elaboraron 1.000 litros a partir de las plantaciones de olivos propios y de unos 20 agricultores orensanos que colaboran con ellos. Pero los destinaron íntegramente a regalos de empresa. En la cosecha 2012 la producción fue de 300 litros y los regalaron. Datos oficiales de la empresa. Probablemente el año próximo salga al mercado su primera producción de aceite gallego.
Abril es una empresa que cada año vende en España (y exporta) millones de litros de aceite (oliva, girasol, semillas), pero jamás dijeron que fuese gallego, sino andaluz, manchego, etc.
A pesar de eso, en los próximos años se van a convertir en los primeros productores de aceite de oliva gallego (elaborado en Galicia con aceitunas producidas en Galicia) ya que gestionan cerca de 100.000 olivos, algunos ya en producción y otros a punto de empezar. Claro que van a ser líderes con unos pocos miles de litros al año (menos de 10.000 en los primeros años).
El aceite gallego es una realidad histórica. Pero en cantidades muy, muy reducidas. Por eso los precios son muy elevados.

No conocía estos churros... Pero seguro que los habré comido en algún lugar. Interesante que lo congelado rivalice con lo fresco. Me pregunto si este Bonilla no hará patatas fritas (no chips de las de bolsa, sino patatas fritas como las de McCain, pero mejores).

Acabo de desayunar los churros de Bonilla, no sé si son mejorables, he disfrutado con cuatro y la digestión siempre es estupenda. No se puede pedir mas a unos churros populares

Estos churros deberían ser como los donuts y llegar frescos al super cada mañana. Para eso ¿qué se necesita? ¿unas cuantas fábricas más? Pues venga, que seguro que por aquí entre tanto entusiasmo churrero encuentra accionistas.
PD. O por lo menos una lista de lugares donde tomarlos, no?

Nada nuevo que no supiéramos, que los churros de Bonilla son excepcionales

Pues prueben los aceites Abril, tienes varios Virgen Extra que a mi me encantan.
Generalmente en toda Galicia se comen unos buenísimos churros.i

Nunca he probado ningún churro como los de Casa Aranda en Málaga.

Olag, si no me equivoco la moto es una Guzzi Hispania 65 con su característico "cambio manual" junto al deposito.

Aceites Abril es uno de los principales comercializadores, sino el principal de aceite de oliva y de aceite de oliva virgen y extra de Galicia; pero la mayor parte del aceite no proviene de sus fincas en Castilla la Mancha; sino de refinerías y fábricas básicamente en Andalucía (Migasa, FJ Sánchez, Aceites Toledo, Coreysa, Espuny Castellar), Castilla la Mancha (Ideal), Navarra (Urzante), más todos los proveedores de vírgenes y extras, que son miríada, y que se encuentran en toda España o Portugal. Si alguien pretende que una empresa que comercializa más de 15.000 Tm. de aceite de oliva y fracciones al año lo obtiene en Galicia, es un iluso.

Me dice un amigo que le recomiende los vale tiros de Doña Carmen. Calle San Eloy en Sevilla. "Pa morir"

Que gran familia y qué bueno todo lo que hacen, patatas y churros de morir

Me encanta la moto de la fotografia

Buenísimas las patatas y los churros de Bonilla. Una pena que los churros no salgan de Galicia

Sr. Capel, las patatas Bonilla están estupendas, y lo de los churros directamente en la salamandra tengo ganas de probarlo.

Así da gusto, a ver si nos convencemos de que se puede freír con Aceite de Oliva y con Aceite de Oliva Virgen, solo hay que saber elegir la variedad.

Juan Gómez, es un grill de infrarrojos. Un tostador de pan, poco más.

interesante la foto de los churros en la parrila,¿me podria alguien dar mas informacion de la parrila de la foto?

A todo esto, tengo que decir que, efectivamente, los churros de Bonilla son espectaculares. Me cuesta decidirme entre estos churros al estilo del norte y los churros de las freidurías del Sur, en especial sevillanas (que son las que mejor conozco) pero ¿Para qué elegir?

Jimy:

A mi también es un tema que me escama, por eso valoro mucho la claridad de Abril en ese sentido y su esfuerzo por diferenciar el que traen de fuera del que elaboran aquí.

Del resto, efectivamente se produce aceite en varias zonas. Y es verdad que se siguen plantando muchas hectáreas en los últimos años, pero todos sabemos lo que tarda un olivo en producir, hay estudios sobre el rendimiento por hectárea con el clima que tenemos por aquí (incluso en valles cálidos) y demás y a mí siguen sin salirme las cuentas de litros que se venden como gallegos, si tengo que ser sincero.

Los churros de Bonilla son famosos en toda Galicia desde hace mucho tiempo. Recuerdo que el inolvidable Andrés Montes -que tenía orígenes gallegos-, cuando un jugador de baloncesto tiraba un tiro pésimo o sin sentido siempre decía ¡vaya churro de Bonilla!. Buenísimos, y las patatas fritas, también.

Una de las cosas que más me ha llamado la atención es la motocicleta, porque es bonita, pero más aún por lo que cuenta de cómo empezó esto. Lo mejor es la última foto: 280.000 litros de aceite friéndose o friendo, no sé, y está todo limpio. ¡¿Qué detergente usa?! Aquí tiene Fairy una bomba publicitaria mayor que la de villa arriba y villa abajo.

Jopé, qué pregunta más difícil, José Carlos, y además no se me ocurre cómo musicarla.. es que es mejor cantar que llorar..
Encima, patatas fritas y churros, hala!, lo que más engorda.. ¿por qué no nos habla de acelgas y puerros?
Ya en serio, dá gusto oír a este hombre, renunciar a más ganancias en pos de mantener la calidad y esencia artesana.
No menciona que el aceite sea virgen extra, es el que yo uso en casa para freír patatas, aunque la verdad seguro que en una cata no distinguía la diferencia con otras fritas con aceite de oliva sin más.

Guitian, gracias por la aclaración. Si son sinceros mejor. Es que el rollo del aceite gallego me tiene un poco quemado

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

El Viajero: Guía de Viajes de EL PAÍS

Sobre el blog

Un blog para gente a la que le gusta cocinar, viajar, estar al día en modas y tendencias y, sobre todo, comer bien. Un diario de experiencias personales relatadas con desenfado y sentido del humor. Cocineros, recetas, restaurantes, personajes, secretos de cocina y recomendaciones insólitas que no te puedes perder.

Sobre el autor

Isidoro Merino

José Carlos Capel se licenció en Ciencias Económicas, pero lo que realmente le gustaba era cocinar. Lleva 25 años ocupándose de la crítica gastronómica de este periódico y preside Madrid Fusión. Después de haber escrito decenas de libros, ha convertido su afición en un modo de vida.

Los blogs de el viajero

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal