26 abr 2014

Julio, el portentoso chino de “Soy Kitchen”

Por: José Carlos Capel

Julio con su cuñada Claudia destrás de la barraLa noticia ha corrido como la pólvora y ya no hay manera de conseguir mesa. El viernes pasado nos presentamos sin avisar a las 14,00 h. y no conseguimos comer hasta una hora y media más tarde. Eso a pesar de que el local es un poco cutre y nada incita a traspasar sus puertas. Soy Kitchen es un simple bar de barrio con máquinas tragaperras y una pizarra en la que se reseñan especialidades calcadas de las viejas tascas madrileñas, chorizos al vino, alitas de pollo y pincho de tortilla. Sobre el mostrador, aceitunas, cacahuetes y patatas fritas.

Rollitos de fideos de arroz fritos rellenos de setas a la salsa agriduclce

Desde detrás de la barra dos risueñas ciudadanas orientales me advirtieron de que el tiempo de espera era largo. “Siempre mejor llamar antes”, me soltaron a guisa de reproche. Esperamos turno pacientemente y, por fin, subimos unas escaleras umbrías. Arriba, junto a la cocina, el comedorcito, angosto, algo desvencijado con solo cuatro mesas. Una de ellas ocupada por dos queridos colegas, Federico Oldemburg y José Peñín.  ¿Cómo os habéis enterado? Es magnífico, me respondieron entre abrazos y risas mientras ensalzaban algunos platos. 

Ensalada de gambas y mangoY apareció nuestro hombre, el cocinero chino Jongping Zhang al que todos llaman Julio. En un español chapurreado con un gracejo infinito nos explicó que elabora recetas que cambian cada día porque todo lo compra fresco en Los Mostenses, el mercado de enfrente. “No tenemos menú. Yo pongo platos y cuando cansados me decís y yo paro…”, nos repitió con voz acelerada.

Julio es un cocinero singular nacido en Beijing hace 35 años, que aprendió su oficio en Hong Kong y ha trabajado cuatro años en Pamplona en el Asador Almadía donde ganó un premio en un concurso de pintxos. Oficia solo, sin ayudantes y aún tiene tiempo para irrumpir en la sala y explicar cómo se han de comer sus creaciones. Habla con naturalidad, gesticula y resulta particularmente divertido. Un showman que no pretende serlo. Pizarra del bar, propia de una tasca madrileña

¿Cómo es la curiosa alta cocina de este profesional tapado hasta ahora ? Yo me declaro incapaz de definirla. Elabora platos efímeros, sin nombre, de fusión descomunal y estética moderna. Recetas que evolucionan según su estado de ánimo y los chispazos de imaginación que sacuden su cabeza. Composiciones que adapta a las peticiones de cada mesa. Por supuesto con ingredientes orientales a los que superpone aderezos coreanos, japoneses, tailandeses y chinos. En todos sus platos sabores ácidos y agridulces yuxtapuestos a texturas mórbidas y crujientes con niveles de picante variable y una profunda sensación de umami, quizá porque abusa del glutamato. Solo verle manejar el wok es un auténtico espectáculo. Julio a la mesa

Probamos un curioso cóctel de gambas y erizos de sabor intrigante, una ensalada de gambas con mango espléndida, un extrañísimo revuelto de huevo y setas con el color de la ternera que dispuso sobre tallarines de setas, y luego unos rollitos de pasta de arroz enrejados cubiertos de salsa roja agridulce. Después, una cazuela de bambú y setas que nos había recomendado Oldemburg con vehemencia. También buenísima. De postre, el plátano relleno que desmerecía de lo salado. En suma, una experiencia gastronómica de las que no se disfrutan a diario.

Nos íbamos a marchar cuando Julio se presentó en la mesa contigua con una cazuela de pescados tailandesa que roció con Malibú en el último momento. Tenía tal pinta que estuve a punto de volverme a sentar y pedir lo mismo. Nos llegó la nota y abonamos 50 euros por dos personas, incluidas dos cervezas.

Según mis noticias, algunos inversores andan tentando a Julio para montar con él un restaurante de mayor envergadura. Si eso sucediera el nuevo lugar sería más caro y no tendría ni la mitad de gracia.

Soy Kitchen. Plaza de los Mostenses 4. Madrid Teléfono: 915 488 879. No cierra Perspectiva exterior de Soy KitchenSígueme en Twitter en @JCCapelSalsas y aderezos, muchos de elaboración propia, uno de los secreto de Julio Julio, un virtuoso del wok
Cóctel de gambas y erizos Cazuela tailandesa de pescado Cazuela de bambú y setas, superlativa

 

 

 

 

 

Hay 31 Comentarios

Intentaré ir y le diré que me parece. Gracias por la pista

Bueno, bueno, pues vaya descubrimiento.. adapta los platos según el gusto de los comensales, un puntazo que no había oído nunca.. y a precios muy moderados.. jolín, qué pena no vivir en Madrid!
Lo único, Julio, un poco menos de glutamato; y los postres, a ver, ya te ayudo yo: ¿de qué rellenas el plátano? Con esa gran imaginación que dice el señor Capel que tienes, seguro que también triunfarás con el dulce final, seguramente le dedicas menos tiempo que a los platos principales, y todo tú solo..
Pues una gozada ver triunfar a alguien, me dá que sí va a llegar lejos, zorionak!

Estas pistas son las que valen la pena, si yo descubriera algo así no lo contaría, puro egoísmo pero ahora a ver quien entra, digo yo

Los platos tienen buena pinta, podría ser un segundo StreetXo

Ratifico el éxito de este sitio, he llamado para reservar y me dan una semana de lista de espera una señorita que no entiende muy bien nuestro idioma

Pues no sé como será pero dan ganas de salir corriendo a probarlo, aunque si dice que ya se ha corrido la voz será imposible. En esta ciudad gustan los extremos todos los días abren y cierran restaurantes y en otros no hay forma de conseguir mesa,

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

El Viajero: Guía de Viajes de EL PAÍS

Sobre el blog

Un blog para gente a la que le gusta cocinar, viajar, estar al día en modas y tendencias y, sobre todo, comer bien. Un diario de experiencias personales relatadas con desenfado y sentido del humor. Cocineros, recetas, restaurantes, personajes, secretos de cocina y recomendaciones insólitas que no te puedes perder.

Sobre el autor

Isidoro Merino

José Carlos Capel se licenció en Ciencias Económicas, pero lo que realmente le gustaba era cocinar. Lleva 25 años ocupándose de la crítica gastronómica de este periódico y preside Madrid Fusión. Después de haber escrito decenas de libros, ha convertido su afición en un modo de vida.

Los blogs de el viajero

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal