29 may 2014

Un huerto sobre ladrillos

Por: José Carlos Capel

El cocinero Javier Lebrero, Mercé Lázaro, Floren Domezáin y su esposa Mercé Lázaro en la terraza del hotel WellingtonConfieso que no me podía creer lo que estaba viendo. Al salir del ascensor en la última planta del Hotel Wellington  me he tropezado esta mañana con una huerta inesperada. A la vista catorce parcelas (jardineras) gigantes repartidas por una superficie próxima a los 350 metros cuadrados. En su interior treinta y cinco variedades de hortalizas. Un huerto urbano en toda regla pero, eso sí, situado en las alturas. La nota de prensa que recibí en su momento aseguraba que iba a ser el más grande del mundo dentro de sus características. Aunque fuese cierto, que no importa nada, no creo que sea su mayor mérito. Vista parcial de las parcelas del huerto.

He tenido la suerte de hacer la visita en compañía de Floren Domezáin, director del proyecto, al que muchos conocen como “el rey de las verduras”. No en vano, desde Arguedas (Tudela) provee de hortalizas a los famosos tres estrellas Subijana, Arzak y Berasategui, entre otros grandes cocineros.

Mi asombro se ha convertido casi en estupor cuando a raíz de mis preguntas Floren ha comenzado a bombardearme con cifras. “Iniciamos las primeras conversaciones con el Wellington el 24 de febrero de este año y, poco después, el 14 de marzo ya estábamos tendiendo algunas tablas”, me ha asegurado. “Hemos tenido que ensamblar 437 tablones salvando accesos malísimos. Cada parcela va montada sobre sobre suelos flotantes, encima de baldosas. Solo para el riego hemos utilizado tres kilómetros y medio de tuberías. Aun así lo más duro ha sido subir la tierra. Cargamos un gigantesco camión con remolque con 1.800 sacos de 80 litros cada uno. El ascenso resultó épico, porque para no molestar a los clientes del hotel comenzábamos nuestra actividad a la una de la madrugada. Nada menos que 16 operarios deambulando por ascensores y escaleras. Trabajábamos toda la noche”.

Habas tiernas en sus vainas¿Y de la siembra y la recogida? “En marzo plantamos algunas hortalizas y el 16 de abril ya habíamos obtenido las primeras cosechas. Hemos llegado a recolectar 600 lechugas a lo largo de 40 días. Estamos empezando. Se dan muy bien, el clima de Madrid es parecido al de mi tierra”

¿Qué variedades tienes plantadas? “Pepino, calabacín, piparras, berenjenas, guisantes  lágrima, borrajas, acelgas, fresas, espárragos de Navarra, varios tipos de lechuga (hoja de roble, lollo rosa, cogollos de Tudela, oreja de mulo, blanca de Tudela), cebollas babosas, cebollas Fuentes del Ebro y grano de Oro, y muchos tomates (corazón de buey, rosa de las 5 villas, morado de Barbastro, feo de Tudela, bo gallego y negro de Floren)  Además, escarolas rizadas y lisas, ajos tiernos, pimientos de padrón y de cristal y nueve hierbas aromáticas”. Rabanitos y habas recién recolectadas en las alturas

De acuerdo con el hotel, Domezáin ha trasladado a la terraza de la planta baja una sucursal del restaurante Raíces que tiene en Zaragoza con el nombre de Raíces del Wellington. Terminada la visita recolecté por mi cuenta algunas habas, rabanitos y dos vainas de guisantes lágrima que paladeé crudos con tragos de cerveza.  Todo excelente.

La crítica de mi almuerzo la reservo para publicarla en El Viajero  según mi costumbre. Solo puedo decir que disfruté como pocas veces con una cebolleta asada y unos guisantes lágrima recolectados por Floren esa misma mañana en la terraza.

Guisantitos lágrima recolectados en el huerto del hotel y servidos en el restaurant Raíces en la planta bajaNo sé si la dirección del hotel ha hecho números y le saldrán las cuentas. Nadie me ha comentado nada del coste de esta inversión. No creo que la rentabilidad de este recinto verde sea uno de los objetivos que persiguen sus promotores, al contrario. Lo único claro es que se trata de un huerto sostenible y visitable, que cubrirá en un 80% la provisión de hortalizas del nuevo restaurante, según asegura Floren. Un gesto en favor de la cocina de proximidad con una enorme carga emocional y gastronómica. Sin duda, un mensaje de futuro. Raíces del Wellington Velázquez 8 Madrid Teléfono: 915 754 400   Sígueme en Twitter en @JCCapel   IMG_0303  Una de las muchas variedades de tomates plantada en el huerto. Van cobrando tamaño Vista aérea de la ciudad desde el huerto del Wellington Plantación de lechugas
Cebolleta del huerto en el menú del restaurante Raíces Perspectiva del huerto Floren Domezáin en el restaurant Raíces situado en la planta baja del Wellington Escarola, de las que llevan recolectadas centenares De izquierda a derecha, Tarin, director del hotel Wellintong,  el cocinero Javier Lebrero y Mercé Lázaro, esposa de Floren Domezáin

 

                 

 

 

 

 

 

 

 

 

Hay 23 Comentarios

Una iniciativa curiosa porque además de proveerles de verduras frescas, las plantas son un excelente aislante que les protegerá de tórrido sol veraniego.

Hola, pues qué bien, no tienen que cruzar la calle para hacer la compra..
En mi entorno observo que cada vez más gente, con y sin trabajo, se está animando a autoabastecerse de verduras, el ahorro es grande, la verdad.
Los pimientos de Padrón..
¿son de los que pican
o de los que non?
Pues esperaré a leer su crónica en El Viajero porque de todo el verdulerío que nombra lo que más me interesa es saber qué postres hacen con las fresas.

Buena pinta esas habas

Lo que pasa es que con tantos sacos de tierra se les va a caer el forjado y se les va a caer el pelo

El asunto de los huertos urbanos está en el candelero, es un tema de actualidad que cada vez tiene más adictos quizá como reacción frente al monóxido de carbono del que hablan algunos sin saber mucho de la fotosíntesis que realizan las plantas y quizá como defensa frente a la agresión del asfalto http://lahuertitadetetuan.blogspot.com.es/p/huertos-urbanos-en-madrid.html

"Legalización", ignoro exactamente a qué te refieres pero en los que alcanzan mis conocimientos toda la Comunidad de Madrid está repleta de Huertos Urbanos http://redhuertosurbanosmadrid.wordpress.com/
Hay una red importante que sigue creciendo. En otras Comunidades españolas sucede otro tanto.

Huertos populares en el Retiro ya!!!!!

No al narcotráfico ni a las mafias de la inmigración !!!

Sí Camila. Mi casa también estaba al lado de ese pulmón verde. Mas cerca aún que el Wellington. Tendrías que ver cómo salía el agua de lavar los visillos. Pura carbonilla de calefacciones y coches. Ni te lo imaginas.

Nacho, el hotel Wellington está justo al lado del pulmón verde de El Retiro, algo ayudará supongo aunque tienes razón y de la contaminación no nos libramos nadie en la grandes ciudades, solo te digo que la contaminación de las grandes ciudades españolas es mínima comparada con urbes como Sao Paulo, Beijin, ciudad de México o Londres, por citarte algunos ejemplos. No exageremos, hombre

Esto es un movimiento o un sentimiento mundial que está invadiendo muchas ciudades del mundo, en Europa especialmente. http://www.huertoscompartidos.com/la-increible-y-comestible-ciudad/

A ver. Dejando de lado y dando por supuesto que el proyecto es impresionante y que da una enorme envidia (insana) a todos los que nos chiflan estas cosas, la observación de Albelda no me parece que deba echarse en saco roto, ni menos aún demonizarla. Cualquiera que hay vivido en el barrio de Salamanca de Madrid (en mi caso a pocos metros de esa terraza) sabe lo que la contaminación y el hollín de los coches hace en paredes, visillos y ventanas. La pregunta es ¿Qué hará en las plantas?

La red de huertos urbanos no deja de crecer en las grandes ciudades, algunas están muy sensibilizadas con ello, habría que analizar este fenómeno social que cada vez tiene mayor alcance http://redhuertosurbanosmadrid.wordpress.com/quienes-somos/

Así lo haré, me interesan mucho las recetas y los ingredientes mexicanos. Saludos y mucha suerte

Le veo muy "verde" Sr. Capel, le tira a Vd. eso del campo y las plantas últimamente.

Los huertos llegan a los hoteles. En el Hilton de Toledo tienen uno que aprovecha su cocinero Ángel Aceituno http://www3.hilton.com/en/hotels/spain/hilton-buenavista-toledo-MADHTHI/index.html

Eso esta hecho, ya vi que no le falto tiempo para disfrutar de México. Lo del tomate... es que yo estoy afincado en México temporalmente pero soy de Barbastro :) Si se quiere dar una vuelta por mi blog... y ver lo que voy encontrando por México será un honor http://dadaistagastronomico.blogspot.com/

Me encanta la casaca de serpiente y el que la lleva, simplemente genial

Amargura y envidia de algunos como Albelda. Pues anda que el monóxido que tragamos en vivo es "pa hartarse" #mentesmezquinas

Muy bonito todo salvo que no dice nada del monóxido de carbono que Vd se comió entre lo verde

"Dada", las anotaciones de las hortalizas las hice al paso y puedo haber cometido algún error en el nombre de una hortaliza. No te olvides por otro lado que determinadas variedades reciben nombres personales, no es sencillo. La próxima vez que me veas salúdame, habría sido un placer compartir algunos tacos, como bien dices coincidiendo con Mesamérica.

Impresionante!!!!! Sorprende que hayan apostado por un huerto en lugar de por una terraza hiperfancy de las que se llevan ahora. Enhorabuena a los promotores de la idea... Por cierto, me ha sorprendido lo "tomate morado de Barbastro??", quizás sea tomate rosa de Barbastro??... PD Por cierto, señor Capel le ví por Mesamérica la próxima nos tomamos unos taquitos. Un saludo.

Pues llama la atención pero lo que más me sorprende es que no hayan utilizado la palabra ecológico, libre de pesticidas y todas esas cosas que se dicen ahora.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

El Viajero: Guía de Viajes de EL PAÍS

Sobre el blog

Un blog para gente a la que le gusta cocinar, viajar, estar al día en modas y tendencias y, sobre todo, comer bien. Un diario de experiencias personales relatadas con desenfado y sentido del humor. Cocineros, recetas, restaurantes, personajes, secretos de cocina y recomendaciones insólitas que no te puedes perder.

Sobre el autor

Isidoro Merino

José Carlos Capel se licenció en Ciencias Económicas, pero lo que realmente le gustaba era cocinar. Lleva 25 años ocupándose de la crítica gastronómica de este periódico y preside Madrid Fusión. Después de haber escrito decenas de libros, ha convertido su afición en un modo de vida.

Los blogs de el viajero

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal