Golpe Franco

Sobre el blog

El balonmano español ha logrado todos los títulos de clubes habidos, medallas olímpicas, europeas y dos oros mundiales. Fuera del 40x20, la gloria se esfuma rápido ante la poca hucha y los escasos altavoces de este deporte. Este espacio pretende poner ojos y voz para trasladar lo que surge en la pista fuera de ella. Un golpe franco a la actualidad del balonmano.

Sobre el autor

es periodista, redactor de la sección de Deportes y cubre la actualidad del balonmano.

Archivo

abril 2014

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30        

Un all star de ida y vuelta

Por: | 29 de junio de 2013

Más que una final anticipada, un all star del balonmano. Más que un duelo fraticida, una fiesta del balonmano. Si esta temporada que ya asoma tenía un partido de ensueño, este se diputará al menos en dos ocasiones. El bombo ha querido que Barcelona y PSG compartan grupo en la primera fase de la Liga de Campeones. Las dos plantillas más ricas, también las mejores. El pasado y el presente azulgrana contra el futuro que se vislumbra en París siempre que duren los petrodólares que hace un curso levantaron un equipo prácticamente de la nada con el afán de reinar en este deporte durante años.

 Sin fecha determinada, entre el 16 y el 20 de octubre, la envidiada portería de Saric y Sterbik, la letal primera línea que deberían formar Rutenka, Lazarov y Karabatic visitarán París. Enfrente, respiren los azulgrana: Narcisse, Honrubia, Abalo, Vori,  Hansen… y el toque español que da la calidad de dos campeones del mundo como Antonio García y José Manuel Sierra. Entre otros, porque la ristra continúa.

  

Un emparejamiento de recreo que ha eclipsado el resto de cruces. El bombo fue cruel, una vez más, con el Atlético, que verá desfilar por Madrid al Kielce y al Kiel, con la incógnita de si estará en horas bajas o comprobar que el que tuvo retuvo. Más suerte ha el Naturhouse. En su debut en la Champions, diez años después de nacer, tiene un grupo que le permite soñar por los octavos. La fiesta ya ha empezado.

La renovación de las guerreras

Por: | 14 de junio de 2013

VeronicaCuadrado
Verónica Cuadrado, abrazada por Eli Pinedo, en su despedida con la selección. / chema díaz (as)

Las lágrimas de Verónica Cuadrado el pasado fin de semana, abrazada a sus compañeras, junto a las que ha tocado el cielo los últimos años, repletos estos de medallas que antes resultaban quiméricas, no solo suponen el adiós a la selección de una de sus mejores pivotes, cuya espalda, a las 34 años pide a gritos un parón. Sin la cántabra, y tras la retirada de Andrea Barnó, y la futura de Begoña Fernández, Jorge Dueñas, deberá acometer una renovación en el puzzle de su equipo sin que esto suponga un rompecabezas para el técnico.

“Será un cambio generacional relativo”, minimiza Dueñas al analizar el final de Cuadrado con la selección y la futura retirada de la capitana, a la que han convencido para que continúe hasta el Mundial de Serbia de finales de año. “Perder a dos pivotes sería demasiado, así las transición será menos traumática”, agradece el técnico vasco.

Con muchos mimbres aún para seguir cosechando éxitos, con la veteranía de Silvia Navarro, Eli Pinedo, Marta Mangué o Macarena Aguilar, entre otras, que tendrán que seguir tomando las riendas del combinado, Dueñas confía en que otras jugadoras asuman papeles principales. “Bea Escribano, Lara González, Eli Chávez… Eli”, se para para recalcar el seleccionador, “está llamada a ser la pivote de referencia, y cualidades le sobran”, destaca Dueñas sobre la tinerfeña, que ha cumplido 100 internacionalidades con solo 22 años.

Más preocupa al seleccionador la dispersión de sus pupilas, que han pasado de jugar la mayoría en España a disputar una competición diferente cada una: “Antes había una idea de juego parecida, ahora están acostumbradas a otras variantes, a juegos más físicos. En estos últimos partidos sobre todo se ha notado el cansado, nos hemos clasificado para el Mundial, pero no con el mejor juego”, asume Dueñas, quien advierte de las consecuencias de este problema a no tan largo plazo. Mucho más que cualquier hipotético cambio generacional: “El profesionalismo de las jugadoras en España no va a ser el mismo. Va a haber muchos problemas para que puedan dedicarse únicamente al balonmano. Lo que hace falta, sobre todo, es recuperar esa dedicación pronto”.

Karabatic, algo más que un jugador

Por: | 05 de junio de 2013

“Creo que Nikola quería practicar deporte incluso estando en mi vientre”. Radmila Karabatic es el hilo conductor de un breve vídeo sobre su hijo, la estrella francesa que acaba de recalar en Barcelona, en víspera de los Juegos de Londres. Retazos de la parte más personal de Karabatic, el fuerte vínculo con su padre, exportero de la selección yugoslava de balonmano, fallecido en 2011. Hasta tal punto estaba unido que durante su presentación como azulgrana, el astro francés confesó que uno de los motivos por los que regresó a Montpellier en 2009 y no fichó por el Barça entonces fue el empeoramiento de la salud de su progenitor.

  

El vídeo es uno de tantos que se pueden encontrar en la red acerca de un deportista que trasciende las pistas de balonmano, sobremanera en Francia, donde este deporte es indudablemente más popular que en España. Referencia mediática de Les Experts, la mejor selección de la historia, un vistazo a los sponsor que adornan su página web da una idea de la relevancia de Karabatic en el balonmano.  Una imagen que quedó manchada por su implicación en un caso de apuestas ilegales del que confía en salir absuelto.

 

“No sé lo que puedo ofrecer a un club como el Barça, que tiene a los mejores del mundo, pero sí garantizo mi ganas por ganar de nuevo títulos”, ha asegurado Karabatic, voz suave, sonriente, en un casi perfecto castellano -incluso se atrevió en catalán- que aprendió en el colegio. Una fachada que no siempre ha sido así. Tras el oro olímpico, decidió junto a Xavier Barachet desnudar a un periodista en directo o destrozar un plató de la televisión de L’Equipe. Una apariencia antagónica a la que también a veces muestra en la pista, que le ha generado encontronazos con otras estrellas, como Balic, con quien quizás se mida el próximo curso, o su ya compañero Rutenka: “En la pista eres un luchador, pero uno siempre quiere jugar con los mejores del mundo”, ha asegurado al respecto.

 

Con su llegada, no solo el Barça contará con más repercusión mediática; también, aunque en menor medida, la Asobal, cuyo presidente es Eduard Coll, máximo responsable de la sección de balonmano azulgrana, contará con un aliciente en un año que se antoja dramático en lo económico. Maniático con los dorsales con números repetidos, Karabatic lucirá el 33, un guiño a su amigo Didier Dinart, una zamarra que a buen seguro será el gran reclamo del club durante los próximos meses. 

 

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal