Golpe Franco

Sobre el blog

El balonmano español ha logrado todos los títulos de clubes habidos, medallas olímpicas, europeas y dos oros mundiales. Fuera del 40x20, la gloria se esfuma rápido ante la poca hucha y los escasos altavoces de este deporte. Este espacio pretende poner ojos y voz para trasladar lo que surge en la pista fuera de ella. Un golpe franco a la actualidad del balonmano.

Sobre el autor

es periodista, redactor de la sección de Deportes y cubre la actualidad del balonmano.

Archivo

abril 2014

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30        

Los fantasmas del Atlético despiertan al Barça

Por: | 22 de septiembre de 2013

Victortomas
Víctor Tomàs, ante Malumbres. / NAKE BATEV (EFE)

Este Barcelona llamado a ganarlo todo está condenado también a evidenciar casi con cada movimiento lo que pudo ser y no fue. Lo que, tristemente, es. Si doblan la anotación de sus rivales en España, donde va a empezar a ser noticia que bajen de 40 goles, porque recuerdan la paupérrima Asobal a la que se ha llegado; si tropiezan en Europa, como ha ocurrido en la primera sesión de la Liga de Campeones, porque se dispara la prima de riesgo sobre la solvencia de los azulgrana ante rivales de entidad. Si lo hacen encima ante un equipo liderados por medio Atlético que se quedó por el camino,  el golpetazo a la memoria es irremediable.

El empate (29-29) en Macedonia ante el Vardar, en el primer envite subido de tono del año, bajo un ambiente de ciencia ficción para el espectador español, no deja de ser asumible. Los demás también juegan, se harta de repetir Xavi Pascual. Pero este Barça de Karabatic, una de las dos mejores plantillas por nombres -no por presupuesto si se asume como bueno el de seis millones que se ha informado-, no se debe permitir dilapidar una renta de seis goles.

El caso es que ocurrió. En el primer envite serio. Y afloraron más fantasmas. Los de aquel Atlético que fue enterrado el 9 de julio, incapaz de sostener por más tiempo la careta de persona a la que todo parece irle bien, salvo algún achaque, pero que padece una enfermedad irreversible. El primer traspié del Barça, con permiso de los ocho goles de Dibirov, lo forzó medio Atlético: Malumbres, que con 38 años iba a exhibir junto a Hombrados (41) el elixir de la eterna juventud en la portería rojiblanca, desquició con sus paradas el ataque azulgrana. A ampliar el marcador macedonio contribuyó el brazo armado de 20 años de Alex Dujshebaev, que en cinco ocasiones perforó la meta de Sterbik.

Alex
Alex Dujshebaev trata de lanzar ante la oposición de Saubich.

Ambos son paradigmas de este balonmano español tan español. El explosivo meta representa la lucha de años por seguir teniendo un sueldo digno al final de mes: en el Portland, Valladolid, Aragón, Ademar… El lateral, las ganas de crecer en un país campeón del mundo en la cancha. Los dos, en definitiva, fuera de España, donde se sigue demostrando que la herida abierta tardará años en cicatrizar.

Resultados y clasificaciones de la Liga de Campeones

Un paseo hacia la Champions

Por: | 16 de septiembre de 2013

Karabatic-Xavi-Lazarov
Karabatic y Lazarov, junto a Xavi Pascual

Xavi Pascual parece haberse puesto una coraza desde hace un curso. Se revuelve cada vez que se le menciona la abrumadora superioridad de su equipo en esta Liga Asobal recién descorchada, la más descafeinada y silenciada que se recuerda. Más que negar la evidencia –un botón: el Barça arrolló (41-21) al Ciudad Encantada en el primer encuentro- el técnico azulgrana pretende espantar cualquier fantasma de conformismo del vestuario con la mira en la carrera hacia el Everest en que se ha convertido la Champions. Una cima que se resiste desde hace tres temporadas.

Las cenizas del Atlético de Madrid, las brasas del intratable Ciudad Real, pusieron a principios de verano un punto seguido en la historia de la liga de balonmano. “El Barça no va a tener rival, por detrás estará el Naturhouse, pero creo que sin suficiente nivel para inquietarles. Son un equipo temible, intratable. No he vivido una competición de este nivel en 22 temporadas”, explica Zupo Equisoaín, el primer entrenador que ha sufrido el rodillo azulgrana, el más veterano en liza este año.

“Somos profesionales, si la Liga carece de competitividad tendremos que hacerlo lo mejor posible de cara a la Champions. Pero la Asobal es una competición que nadie debe menospreciar”, comentaba el capitán del equipo, Víctor Tomàs, antes del inicio de la competición. “Esto no es un deporte en el que tú juegas solo y ya está”, zanjaba Pasqui.

La campaña 09-10, la única en la que un equipo (Ciudad Real) venció todos los partidos es el siguiente reto a batir. En las tres últimas temporadas el Barça solo ha perdido un partido por curso. El Atlético conseguía ensombrecer la superioridad azulgrana. El año pasado ni siquiera eso. Salvo en la Champions. Fue el momento más crítico para los de Pasqui, que en cuartos de final tuvieron que remontar, contra pronóstico cinco goles goles al difunto equipo. Evitar este tipo de circunstancias serán el principal objetivo este año. Pasqui no tiene pensado trabajar el aspecto psicológico más de la cuenta –“el objetivo es claro: voy a exigir ganarlo todo. El nivel de trabajo en la pista tiene que ser el máximo-, pero admite que no sabe cómo afectará al equipo la falta de rivales: “Aún es pronto, deberemos ver si nos sirve para estar más descansados o más dormido, pero yo confío en el equipo, sé lo que quiere, y para lograrlo hay que ponerse a trabajar y trabajar”, concede Pasqui.

 

Por mucho que el preparador azulgrana, año tras año, diga que su equipo es “el mejor del mundo”, la final de la última Liga de Campeones, perdida ante el Hamburgo, dejó en evidencia las carencias en la primera línea. La llegada de Karabatic y Lazarov no solo apuntala al equipo; su presencia junto a Rutenka y Raúl Entrerríos, por citar parte del arsenal con el que contaban, llevan a los más nostálgicos a hablar de una formación de enseño, para muchos nunca vista. Quizás exagerado, en un mes lo cierto es que se han llevado los dos títulos a las que han optado: la Supercopa de España, ante el Naturhouse y la Superglobe, en Catar, ante el Hamburgo.

“Los clubes nos tenemos que adaptar a eso, nos van a dar y bien, sobre todo en el Palau”, se resigna Zupo Equisoaín. “Al resto nos queda pelear. Y a sobrevivir”. El resto, salvando al Naturhouse por calidad y presupuesto, coincide Zupo es que son 14 equipos que lucharán prácticamente por evitar el descenso al tiempo que sueñan con meterse en Europa. Un aliciente para los fieles seguidores del balonmano que se antoja insuficiente para conseguir que remonte un deporte en el que España es campeona del mundo.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal