El calvario del falso dopaje

Por: | 14 de marzo de 2014

Handball
Dominikovic, a la derecha, durante un partido con el Hamburgo, su actual equipo.

Cada vez que oye hablar de un nuevo caso sobre dopaje, se revuelve, afloran viejos fantasmas. Superados, aunque nunca olvidados. Davor Dominikovic arrastra desde 2007 el estigma de un falso caso de dopaje, de su época de jugador del Portland San Antonio. Una sentencia del Tribunal Supremo condena ahora al CSD a pagarle 150.000 euros por el error. Es el fin del caso, del calvario del pivote croata de 35 años, hoy en el Hamburgo. La herida sigue sin cicatrizar del todo.

El 20 de diciembre de 2006, Dominikovic, jugador del club navarro y ex del Barcelona entre otros, pasaba un control antidopaje durante la Copa Asobal que se disputaba en León. Un trámite, como tantos. Su equipo cayó en la final ante el Ciudad Real y Dominikovic se marchó a Croacia por Navidad y para preparar con su selección el Mundial de Alemania, que arrancaba el 20 de enero de 2007. A una semana del inicio, sin embargo, el club navarro recibía de la Federación Española la comunicación de que su jugador había dado positivo por un diurético en aquel control de diciembre. Pese a todas las dudas que se ciernen sobre los implicados en estos casos, pocos creyeron que había incumplido las normas. “Montó tal número, se derrumbó de tal forma, llorando sin parar que pensé de inmediato: este chaval no se ha dopado”, recuerda Zupo Equisoaín, entrenador entonces del Portland. A dos días del inicio del Mundial, Croacia apartaba a Dominikovic hasta que no se supiera el resultado del contraanálisis. Un examen que no fue necesario. El 24 de enero el laboratorio de Control de Dopaje de Madrid, dependiente del CSD reconocía un “error administrativo”. La muestra no era del croata. El daño, para entonces, ya estaba hecho. Empezaba la batalla legal, que se prolongado hasta ahora.

“Me perdí siete partidos del Mundial -la Federación Internacional autorizó su inscripción una vez iniciado el campeonato-, y dejé de ir a la selección un año después”, sugiere desde Hamburgo el jugador, uno de los pivotes defensivos más destacados de aquella época. “Desde entonces, cada vez que había un caso de dopaje en Croacia los periodistas me llamaban para ver qué opinaba; les pedí que dejaran de hacerlo, ¡nunca me había dopado, nunca tomé ninguna sustancia!”, rememora Dominikovic. De nada importa su curriculum, en el que luce un oro olímpico, otro mundial y una Copa de Europa, con el Barcelona, entre otros títulos. “Te das cuenta que en la vida deportiva no existe el ayer, solo hay un hoy y un mañana”.

Dominikovic recaló en el campeón de Europa, donde comparte vestuario con Joan Cañellas, este curso, procedente del Ivry, francés. Dejó el Portland en 2010, pero nunca ha olvidado Pamplona. Ni en lo deportivo  -“me apoyaron de forma incondicional desde el primer momento”- ni en lo personal: “Allí nació mi hijo, pasé unos años muy felices y aún conservo muchos amigos, mis vecinos, gente que no tiene nada que ver con el balonmano”.

Siete años después, Dominikovic ha superado aquellos momentos. Es incapaz, sin embargo, de que cada vez que escucha hablar de casos de dopaje no piense en la inocencia del implicado: “Casi todos los positivos lo son, pero, por mi experiencia, siempre soy precavido”. El CSD hará efectivo ahora el pago de la indemnización, que la asume un seguro de responsabilidad civil. “Pero el dinero no podrá devolverme todo lo que he pasado”.

Hay 2 Comentarios

Omeyer a psg ?

Ya le pasó a Guardiola, está el caso de Marta Domínguez. Esto del dopaje es un cuento chino porque todos los deportistas de élite se dopan de una forma u otra. ¿Alguien cree que Cristiano salta y corre tanto tomando manzanilla? http://marbcn2510.blogspot.com

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Golpe Franco

Sobre el blog

El balonmano español ha logrado todos los títulos de clubes habidos, medallas olímpicas, europeas y dos oros mundiales. Fuera del 40x20, la gloria se esfuma rápido ante la poca hucha y los escasos altavoces de este deporte. Este espacio pretende poner ojos y voz para trasladar lo que surge en la pista fuera de ella. Un golpe franco a la actualidad del balonmano.

Sobre el autor

es periodista, redactor de la sección de Deportes y cubre la actualidad del balonmano.

Archivo

abril 2014

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30        

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal