México para principiantes

Por: | 08 de agosto de 2013

PeticionImagenCAJXZOUO

En México, el país hispanohablante más grande del mundo, se lee muy poco. Muy, muy poco. De un listado entre 108 países –elaborado por la Unesco–, ocupa el penúltimo lugar en lectura. Y de los inagotables debates, sesudos ensayos y kilométricas reflexiones que inspira su historia, ni hablar. Quizá de ahí se puede explicar el abrumador éxito de Historia Mínima de México (Colegio de México, 1973), editada por el historiador mexicano Daniel Cosío Villegas, que desde hace 40 años no ha parado de reeditarse.

La idea es simple: se trata de un puñado de ensayos que buscan contar de la manera más concisa y clara posible los rincones y vericuetos de la milenaria historia de México. En la introducción del libro, Cosío Villegas apuntaba que "los textos que aquí se presentan fueron redactados primitivamente para que, acompañados de abundantes y llamativas imágenes, se trasmitieran por televisión". El grueso del pueblo mexicano, cabe apuntar, tal vez no es un gran consumidor de libros, pero sí un gran espectador del aparatito electrónico. Adaptaciones televisivas aparte, su innegable éxito consiguió que la obra fuera traducida a 15 idiomas. También ha sido traducido al braile.

La Nueva Historia Mínima de México, editada originalmente por el Colegio de México en 2004 y que se publica este año en España en alianza con Turner, no se propone de inicio terminar como una serie televisiva, pero su trabajo permitió que fuera así. En 2010, el año en que México celebraba el bicentenario del inicio de la Guerra de Independencia de España, una adaptación visual de los siete ensayos del nuevo proyecto llegó a las televisiones convertida en una serie de siete documentales de media hora. 

 

Soldados4
Miembros de las 'tropas alzadas' durante la Revolución mexicana.

 

Lo que sí aclara la nueva compilación es que el mexicano (o el curioso por México) del siglo XXI requiere la mayor cantidad de información como sea posible contada de la manera más clara. No es fácil resumir dos milenios de historia en los que ocurren batallas entre tribus prehispánicas, la compleja estructura del imperio azteca, la amalgama de culturas tras la Conquista y un devenir de sangrientas guerras internas. La Revolución, una de las más grande de ellas, se cobró cerca de un 7% de la población del país y es uno de los conflictos más mortíferos en la historia de la humAh, y loanidad. 

Y los nuevos historiadores –Pablo Escalante, Bernardo García, Luis Jáuregui, Josefina Zoraida, Elisa Speckman, Javier Garcíadiego y Luis Aboites– parten de una enorme ventaja: una sana lejanía.

Es sumamente interesante hallar las diferencias entre la Nueva Historia Mínima y su exitosa antecesora. Mientras que en la edición de Cosío Villegas, la época colonial en México ocupa unas 30 páginas, la versión moderna dedica el doble. También se revisa la figura del "opresor español", el de la Inquisición y que masacra indígenas, figura obligada en la historia del México priista del siglo XX. La Nueva Historia sitúa a España en un contexto internacional: la nación española, recién instituida cuando había descubierto América, está envuelta en un mundo en que las otras grandes potencias europeas también querían su parte del pastel. 

No hay tampoco pudor alguno en relatar algunas de las más sangrientas tradiciones indígenas. Una de las fiestas anuales del México prehispánico incluía una ceremonia en la que se decapitaba una anciana: "Un guerrero corría por la ciudad, sujetando por el pelo la cabeza cercenada y agitándola en todas direcciones".

De los procesos sociales que siguieron, bastan unas palabras para detallar el paso de un país del intento de instituir una monarquía a la europea (que culminó con el fusilamiento de Maximiliano de Habsburgo en 1867) hasta una radical república anticlerical, que durante los años posteriores del final de la Revolución, se enfrascó en la Guerra Cristera, uno de los conflictos menos revisados del país. 

Quizá lo más poderoso es el inicio del libro. "México es muchos Méxicos", escribe Pablo Escalante en el comienzo del capítulo dedicado al México antiguo. Eran muchos Méxicos en el siglo XIV, en la fundación de Tenochtitlán, y lo siguen siendo ahora. Y de esa variedad de razas, culturas e ideas nace la riqueza de su cultura y sus muchísimas contradicciones (una de las últimas: en México viven 51 millones de pobres y es el país con mayor índice de obesidad del mundo). 

Y así, en unas cuantas páginas, unas horas de lectura, la Nueva Historia Mínima de México cumple con el objetivo de saciar la curiosidad del interesado por México y despejar las dudas del mexicano inquieto. Es verdad que en ocasiones sabe a poco y se echa en falta un análisis más amplio de los acontecimientos decisivos en la historia del país. Pero el esfuerzo es muy acertado en los tiempos en los que –dicen– para contar una historia bastan 140 caracteres.

Nueva Historia Mínima de México ha sido publicado por Turner.

Hay 63 Comentarios

Es desde luego muy lamentable que el mexicano es de los individuos que menos leen en el mundo, como lo precisa en este interesante artículo. La Historia de México es amplia y muy variada desde la prehispánica hasta épocas más recientes. Muchos mexicanos tienen un equivocado concepto de la conquista de los europeos en América, a partir de la llegada de Cristóbal Colón. Y la mayoría de los mexicanos sólo consideran lo negativo de esa fusión de razas y culturas, consideran sobre todo a los españoles peninsulares como grandes depredadores, aventureros, asesinos y oportunistas; obviando que tenían que llegar los hombres con más valor y los más arriesgados, ya que no era de ninguna manera fácil una travesía tan enorme y en tan difíciles condiciones; obvian también aceptar que la llegada de aquellos individuos trajo cosas positivas de culturas más avanzadas; adelantos científicos que tarde o temprano tenían que llegar a estas tierras, porque si no hubiera sido Colón, cualquier otro navegante relevante lo hubiese logrado años después. Que hubo muerte y desolación por las armas y las enfermedades, era un mal inevitable que de cualquier modo hubiera habido. Que la implantación de una religión desconocida para los nativos, también habría que llevarlo a la balanza de lo negativo y lo positivo. Lo que no se debe hacer es ser subjetivo en los conceptos históricos. Debemos de considerar que eran tiempos muy distintos a los actuales. Pero si comparamos las barbaridades de aquellos ya lejanos tiempos con los de ahora, no vamos a encontrar grandes diferencias. Ahí tenemos a los que integran el Estado Islámico, cometiendo unas atrocidades que no pueden aceptarse en ningún tiempo ni en ninguna época ¡ y estamos en el siglo XXI !

El interés de la novedad editorial, innegable, se opaca con la torpe pluma de la redactora de esta reseña. Un par de dudas me asaltan (ninguna de ellas relacionada con el contenido del libro, que debería ser lo central).

"Adaptaciones televisivas aparte, su innegable éxito consiguió que la obra fuera traducida a 15 idiomas, entre ellas el braile."
a) ¿Entre ellas? ¿Las idiomas?
b) ¿El braile es un idioma?

"La última [guera interna] más grande de ellas, la Revolución, se llevó a cerca de un 7% de la población del país"
c) ¿Se la llevó a dónde?
d) ¿No sería mejor "La última y más grande de ellas"?
e) ¿Y es de verdad la última? ¿No hubo después la guerra cristera (eso sin contar los movimientos bélicos regionales posteriores)?

"sus muchísimas contradicciones (una de las últimas: en México viven 51 millones de pobres y es el país con mayor índice de obesidad del mundo)"
f) ¿Cuál es la contradicción de ser obeso y pobre? ¿A los pobres no se les debería permitir ser obesos? ¿O acaso la autora denuncia sutilmente su falta de lectura de textos relacionados con la salud, hablando de un país en el que tan poco se lee?

Para LUIS14.
No sólo hay un detalle curioso, hay más de uno. Te cuento otro. Ningún mexicano fundó el país que hoy se conoce como México. Lo fundó un español llamado Hernán Cortés y le pusó el nombre de Virreinato de la Nueva España y luego vinieron otros, como Hidalgo, Morelos, etc... y se aprovecharon del trabajo de este pero nada más le cambiaron el nombre. Y luego más tarde hubo un general que le regaló un pedazo del pastel (pero un pedazo bien grande) a los anglosajones que colonizaron el norte de América quedandose México a la mitad de su anterior extensión. Es que hay mucha gente que no repara en los pequeños detalles.

Hay un detalle curioso, en el cual que los españoles no han han reparado, de hecho nadie: ni los españoles ni ningún europeo "descubrió" América, hasta donde se sabe. Y al señor Francisco Aguilera lo invito a que lea más de México, y que venga a conocerlo, y no hable tan superficialmente.

Ese Barth si que es un "mexicanote" no entendió ni lo más elemental

Barth:
No se refiere a la extensión del territorio sino al número de hispanohablantes.

¿De qué hablan cuando dicen que México es el país hispanohablante más grande del mundo?. Si se refieren al territorio el mismo llega a un poco más de un millón novecientos mil km2 y Argentina, donde también se habla el español, tiene algo más de dos millones setecientos mil km2, sin contar Antártida e islas del Atlántico sur, con lo cual hay que sumarle un millón más de km2. Ahora, si no nos consideran hispanoparlantes por el hecho que el carácter argentino tiene más similitud con el de los italianos, igual les pido que investiguen un poco mejor.

Si quieren entender a el mexicano a lo mexicano lean máscaras mexicanas de Octavio Paz y allí también plantea la situación intelectual de España desde el salió XVIII me parece

La gran mayoria de los mexicanos gusta alardear en
publico de sus raices indigenas, pero en la realidad se averguenza de ser indio americano. Conversamente, en publico desprecian a los espanyoles, pero en privado creen que son espanyoles. Aunque en Mexico predomina la sangre indigena, los mexicanos no somos ni espanyoles ni indios, sino una mezcla que tambien incluye negros africanos, chinos, Filipinos, arabes, y a menor escala,
franceses y norteamericanos. Convendria que los mexicanos dejaran de sentirse tan orgullosos de su pasado indigena y espanyol, y concentrarse en hacer grandes cosas en la actualidad de las que puedan genuinamente sentirse orgullosos. Cosas tales como sacar de la pobreza a decenas de millones de ciudadanos, y de confiscar los bienes malhabidos de las elites politicas, comerciales y religiosas, amen de ponerlos en la carcel.
Tambien serviria de algo crear una ley que prohiba echarle la culpa a los espanyoles de todos sus males, y redirigir esa furia hacia sus explotadores de hoy, y no a los del pasado. Los mexicanos tambien gustan de hacerse llamar por otros nombres, tales como 'criollos, chicanos, mexico-americanos, mestizos', etc. La realidad es que todos somos de raza mexicanos, ni mas, ni menos. No hay porque lamentarse, podria haber sido peor.

Gracias josebe por acordarte de los "trasterrados", pocos españoles se acuerdan de los republicanos que fueron aco- gidos en Mexico huyendo de la masacre franquista,pero vuelvo a saludarte por el bien que hicisteis a muchos catalanes.

Sólo el tiempo puede curar esa obsesión histórica de muchos mejicanos contra lo español y ese ingenuo indigenismo al que se atribuía todo lo bueno. Las nuevas generaciones irán viendo que la Historia no trata de buenos y malos sino de hechos que tienen aspectos positivos y negativos. Los españoles también hemos sufrido las mismas fobias cuando se nos enseñaba lo "bueno" que era Cortés. Méjico no puede renegar de su pasado, ni del bueno ni del malo, ni del español ni del indígena. Es como renegar de uno mismo.

Para Álvaro:
Estimado Álvaro, no todos los mexicanos culpamos de todos nuestros males a nuestros ancestros españoles. Existimos muchos que reconocemos que sin la aportación hispánica, México no sería México, sino otra cosa muy diferente. No me imagino lo que habría sido de las culturas originarias si éste país hubiese sido colonizado por protestantes ingleses u holandeses o por esclavistas portugueses. En esta muy criolla ciudad de Guadalajara desde donde escribo, tierra del tequila y del mariachi, existen muchísimas personas que no tienen ni un solo gen indígena; son criollos, españoles llegados al Occidente de México en los siglos XVI y XVII. Obviamente esta región se ve a si misma como baluarte de nuestra herencia hispánica. Creo que la visión que cada mexicano tiene de nuestra herencia hispánica está influída por la zona de residencia y de su nivel cultural. A mayor nivel cultura la gente tiene una visión mucho más equilibrada de las cosas. Mi familia materna es de origen español. Mi abuela y sus hermanos eran bajitos de estatura, rubios, de mirada azul claro. Por parte, mi familia es de origen maya entonces, soy un típico mestizo mexicano que ama y que se siente orgulloso de sus dos raíces étnicas y culturales. Que los colonizadores españoles cometieron excesos, asesinaron y casi destruyeron varias culturas autóctonas, es cierto, pero desgraciadamente no podía ser de otra manera. En el siglo XV-XVI Europa quería extenderse por el mundo, y la única forma válida en aquella época para hacerle era mediante la espada y la cruz. Ni modo.

Soy español, pero es bastante probable que por mis venas no corra ni una misera gota de conquistador. En cambio es más que probable que todos los mexicanos que escribís aquí si seáis descendientes de conquistadores o colonos españoles. Tal vez por ello no me siento en absoluto representado por ningún acto que hayan realizado antiguos españoles. En cambio debe ser frustrante tener que echar la culpa de todos los males que azotan tu país a tus antepasados... Amo México, he ido 5 veces a conocer diferentes partes del país, mi hija se llama Guadalupe en honor a su virgen y estoy preparando el siguiente viaje, pero me entristece de una manera terrible cuando veo que los mexicanos culpan de todo a los españoles, sin darse cuenta de que no son mis antepasados sino los suyos...

Alfredo

Claro que Sarmiento fue Virrey, visita el cabildo, es hermoso.
http://es.wikipedia.org/wiki/Jos%C3%A9_Sarmiento_Valladares


Alfredo:

Pues ahí lo tienes. Lo ingleses no dieron nada, los aislaron porque no querían saber de ellos. Ten en cuenta que medio Estados Unidos era Virreinato de España. Lo perdieron ustedes y , ahora, esas tierras son prosperas. Como la Florida, como California, Nuevo México, etc...Aquí lo que cuentan son los últimos doscientos años como te decía. Fijate en paises como Egipto, Sudán, Uganda, Kenia, etc... que también fueron colonias inglesas y mira como están. O las francesas como Argelia, Tunez, etc.... Los españoles fueron otro grupo de colonizadores, ni mejores ni peores que otros.

Para Jimmy:
Nop, claro que los ingleses no les dieron títulos de su país a los nativos. Mejor aún, reconocieron (al igual que franceses) a algunos líderes como países independientes durante las guerras entre GB y Francia! Sobre todo a tribus como los iroqueses. Sweet. Y ya dejen de agitar a Sarmiento como bandera. Sólo adquirió el título de duque de M. al casarse con la muy lejana descendiente de Moctezuma, no fue virrey precisamente por eso. Ah, mejor ya me voy a dormir. Ojalá que todos soñemos con los bombarderos mexicas que atacan ciudades europeas para el sacrificio anual al sol.

Soy Mexicano orgulloso de raices indigenas y españolas. La verdad esta muy facil de ver, Mexico no existia como nacion, sino pueblos prehispanicos que se unieron a los españoles para conquistar el imperio azteca. El imperio azteca cayo por una guerra quimica, la expansion de la viruela que trajeron los españoles para la cual no habia defensa. Lo que llamamos guerra de independencia no existio nunca como la queremos ver, ni Hidalgo ni Allende peleaban por un pais sino por tomar el poder que no tenian como Criollos. La independencia se dio por intereses de la iglesia catolica que le pidio al general de las tropas españolas, el criollo Agustin de Iturbide, que se revelara y creara el imperio mexicano, asi fue la independencia porque las reformas en España estaban haciendo perder a la Iglesia sus bienes materiales. Lo que une a los mexicanos es la lengua española, la virgen de Guadalupe y la comida, una hermosa mezcla de ingredientes indigenas con ingredientes mundiales traido por los españoles. Nos guste o no somos una nacion que inicio a traves de un doloroso parto generado por mezclas y violaciones. Que nos sentimos todavia huerfanos porque no sabemos quienes somos y le seguimos pegando al padre español por violar a la madre indigena. No somos ni lo uno ni lo otro. Somos como la comida, como la virgen de guadalupe, como nuestro español muy unico, como nuestro himno muy nacionalista creado por un español...somos mezcla, somos todos y ninguno al mismo tiempo...enteder que somos porque somos y caminar para desarrollarnos.EXITO.

Para Alfredo:

Sí, tienes razón, ha sido un lapsus. Hubo un Virrey, José Sarmiento, que tuvo que casarse con una condesa de Moctezuma para poder tener título nobiliario y poder ser Virrey. Ese título de conde de Moctezuma lo concedió Felipe IV para un bisnieto de Moctezuma II. ¿crees que los ingleses le dieron algún título nobiliario a Toro Sentado? No compares el exterminio inglés con la mezcolanza españalo, aprendida de siglos de mezclas en el mediterráneo.

Para Jimmy: Tiene razón. Pero ambos nos equivocamos: No hubo reyes MESTIZOS (como dijo usted en un principio) ni tampoco todos fueron peninsulares como dije (hubo excepciones criollas). Pero al final, todos europeos de pura cepa.

Para Alfredo

Se me olvidó ponerte el link de los virreyes criollos.

http://es.wikipedia.org/wiki/Virrey

Para Alfredo

Sí, es cierto. Visita el salón de cabildos del zócalo capitalino y que te lo explique la guia. En México hubo dos según pude entender en su día a la guía del mencionado cabildo. En internet no te lo he podido encontrar pero aparecen de otros virreinatos americanos. Te pongo el link al final. Espero que ahora que ya sabes eso empieces a hablar un poquito de la consquista.
Quebec no es anglo es franco. No tengo la suerte de conocer esas otras ciudades pero si miras en la página de patrimonio de humanidad, por arquitectura, USA y Canadá están muy pelados en ese sentido. Canada dos lugares y USA 1. México tiene un porrón. La arquitectura holandesa está bien, no digo que no, también son buenas la inglesa, la portuguesa, la italiana, la griega, la francesa, la española, etc... Todas las arquitecturas tienen su punto de hermosura. Y no estoy de acuerdo en que los mexicanos hayáis sido muy idiotas los últimos 500 años, creo que exageraste como 300 años.

Para Jimmy: Mentira total. TODOS los virreyes de la nueva españa fueron peninsulares, ni siquiera hubo virreyes criollos (padres españoles, nacidos en america). Una de las razones por las que pasó un pequeño evento llamado Guerra de Independencia. Yo estoy hablando SÓLO de las ciudades coloniales, de las cuales usted ya dijo que no conoce más que Quebec, ignorando otros centros coloniales anglos de A.del N. y el caribe. Y estamos hablando de América, no de África (Ejem Cd. del Cabo!) ni Asia (ejem, Hong Kong!). Tal vez tengo el sesgo que prefiero la arquitectura neerlandesa a la española. Pero ahí están los datos duros. Los españoles dejaron iglesias magníficas construidas sobre ruinas de templos indígenas, es verdad! Y de hecho, cómo vamos a ver congusto a EUA, si ilegalmente conquistaron la mitad del país! La verdad es que los mexicanos hemos sido muy idiotas en los últimos 500 años. Espero que mejoremos en el futuro cercano.

Para Jimmy: Mentira total. TODOS los virreyes de la nueva españa fueron peninsulares, ni siquiera hubo virreyes criollos (padres españoles, nacidos en america). Una de las razones por las que pasó un pequeño evento llamado Guerra de Independencia. Yo estoy hablando SÓLO de las ciudades coloniales, de las cuales usted ya dijo que no conoce más que Quebec, ignorando otros centros coloniales anglos de A.del N. y el caribe. Y estamos hablando de América, no de África (Ejem Cd. del Cabo!) ni Asia (ejem, Hong Kong!). Tal vez tengo el sesgo que prefiero la arquitectura neerlandesa a la española. Pero ahí están los datos duros. Los españoles dejaron iglesias magníficas construidas sobre ruinas de templos indígenas, es verdad! Y de hecho, cómo vamos a ver congusto a EUA, si ilegalmente conquistaron la mitad del país! La verdad es que los mexicanos hemos sido muy idiotas en los últimos 500 años. Espero que mejoremos en el futuro cercano.

Para Jimmy: Mentira total. TODOS los virreyes de la nueva españa fueron peninsulares, ni siquiera hubo virreyes criollos (padres españoles, nacidos en america). Una de las razones por las que pasó un pequeño evento llamado Guerra de Independencia. Yo estoy hablando SÓLO de las ciudades coloniales, de las cuales usted ya dijo que no conoce más que Quebec, ignorando otros centros coloniales anglos de A.del N. y el caribe. Y estamos hablando de América, no de África (Ejem Cd. del Cabo!) ni Asia (ejem, Hong Kong!). Tal vez tengo el sesgo que prefiero la arquitectura neerlandesa a la española. Pero ahí están los datos duros. Los españoles dejaron iglesias magníficas construidas sobre ruinas de templos indígenas, es verdad! Y de hecho, cómo vamos a ver congusto a EUA, si ilegalmente conquistaron la mitad del país! La verdad es que los mexicanos hemos sido muy idiotas en los últimos 500 años. Espero que mejoremos en el futuro cercano.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Historia[S]

Sobre el blog

Dado que el presente se levanta sobre lo que ya pasó, no es mala idea echar un vistazo atrás para entender lo que está pasando. Cicerón lo dijo antes y mejor: “No saber lo que ha sucedido antes de nosotros es como ser eternamente niños”.

Sobre los autores

Tereixa ConstenlaCoordinadora: Tereixa Constenla. Periodista de EL PAÍS. Descubrió la Historia en 2008, cuando aterrizó en la sección de Cultura, y comprobó que el pasado era un filón para el presente.

Isabel Burdiel recibió el Premio Nacional de Historia en 2011 por su biografía sobre Isabel II. Es especialista en liberalismo europeo del siglo XIX y catedrática de la Universidad de Valencia. "Para que sirva para algo, la Historia no tiene que quedarse en el círculo de especialistas", sostiene.

Julián Casanova, catedrático de Historia Contemporánea de la Universidad de Zaragoza, defiende, como Eric J. Hobsbawm, que los historiadores son "los 'recordadores' profesionales de lo que los ciudadanos desean olvidar". Es autor de una veintena de libros sobre anarquismo, Guerra Civil y siglo XX.

Manuel Morales es periodista de EL PAÍS y profesor de Periodismo Digital en la Escuela de EL PAÍS/UAM. Para liberarse de tanta actualidad busca refugio en historias del pasado, sobre todo las que han dejado huella en la fotografía.

María José Turrión fue la primera directora del Centro Documental de la Memoria Histórica, creado sobre el esqueleto del Archivo de la Guerra Civil de Salamanca. Cree firmemente que los archivos contribuyen "a la salvaguarda de los derechos humanos y al desarrollo pleno de las democracias".

Javier Herrero es documentalista de EL PAÍS y licenciado en Historia Moderna y Contemporánea. Le interesa indagar en los antecedentes históricos de acontecimientos que saltan a la primera línea informativa.

Eduardo Manzano Moreno es profesor de investigación del CSIC y autor de numerosos libros sobre Al-Andalus, la Edad Media y la memoria histórica. Cree en el poder transformador del conocimiento histórico y en la necesidad de forjar una conciencia que nos convenza de que se pueden cambiar las herencias recibidas.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal