Galería de malvados

Por: | 31 de octubre de 2013

Sadam-husein
Sadam Husein, en el juicio en el que fue condenado a la horca. / REUTERS

Desde que la humanidad decidió organizarse para vivir en común han existido tiranos, déspotas, plutócratas... averiguar por qué tantos seres abyectos han llegado al poder y cómo lo han ejercido para conservarlo son los hilos que guían el ensayo El manual del dictador, escrito por dos catedráticos de política de la Universidad de Nueva York, Bruce Bueno de Mesquita y Alastair Smith, que ha publicado en español Siruela. Ambos politólogos analizan el comportamiento de autócratas, sobre todo, pero también de mandatarios elegidos democráticamente y de jefes ejecutivos de empresas para concluir que los líderes están dispuestos a lo que sea para seguir al mando. Así reza en el provocador subtítulo del libro, Por qué la mala conducta es casi siempre buena política. Los autores reconocen que su obra es una descripción "cínica pero exacta" de la política.

De entre las decenas de personajes mencionados en El manual del dictador, estos son, por orden alfabético, algunos de los más citados. Lo que sigue no es una selección de los peores villanos de la historia, sino de aquellos que los autores destacan por sus maniobras para mantener, de cualquier manera, la autoridad: 

1.- Samuel Doe. Sargento liberiano, casi analfabeto, participó en la revuelta de oficiales que acabó con el régimen (y la vida) del presidente Tolbert en 1980 porque no recibían su soldada. El mismo Doe se encargó de atravesar al mandatario "con una bayoneta y arrojar sus entrañas a los perros". Autonombrado presidente, ordenó la ejecución de 13 ministros y de decenas de correligionarios de los que no se fiaba. Apoyado por Estados Unidos, "se aficionó a las mujeres de sus guardias y amasó una fortuna de 300 millones de dólares" en una década. Su gestión fue desastrosa, sus leales mataron a cientos de personas tras las protestas por unas elecciones amañadas. Conservó el cetro mientras fue útil a EE UU pero con el fin de la guerra fría, Washington le cortó el suministro y fue derrocado. Antes de morir torturado, sus sucesores le cortaron una oreja en el interrogatorio mientras trataban de averiguar los números de sus cuentas bancarias.

2.- Adolf Hitler. Canciller de Alemania en 1933, se apoyó rápidamente en las siniestras SS para encarcelar y aniquilar a centenares de enemigos; su régimen de terror impedía cualquier posibilidad de rebelión, subrayan Bueno y Smith, así nadie se atrevía a levantarse en su contra porque la posibilidad de fracasar era demasiado grande; su populismo enardeció a un país dolorido por la derrota en la Primera Guerra Mundial; el ansia anexionista para satisfacer el "espacio vital" de Alemania desembocó en la Segunda Guerra Mundial y con ella el espanto de los guetos, los campos de exterminio y el Holocausto.

3.- Sadam Husein. De "matón callejero a presidente de Irak", llegó al poder en 1979, tras obligar a dimitir a su predecesor (y primo), Al Bakr. Unos días después de hacerse con el mando, convocó una asamblea de líderes de su partido, el Baaz, para anunciarles los que iban a morir por traicionarle. A ello siguieron cientos de ejecuciones sumarias; en 1988 masacró con armas químicas a los descontentos kurdos. Mientras su país sufría sanciones económicas por la invasión de Kuwait en 1990, "se construyó palacios que costaban mil millones de dólares". "Un miserable" que favoreció el que productos suministrados por la ONU para reducir las muertes de niños iraquíes se revendiesen a otros países. Sus compinches lograron pingües beneficios pero se duplicó el índice de mortalidad infantil. La anexión del territorio kuwaití provocó la Primera Guerra del Golfo, en 1991. En 2003, EE UU invadió Irak y depuso a Husein, condenado a morir ahorcado por el alto tribunal iraquí en 2006.

4.- Ferdinand Marcos. Su "capitalismo de amigotes" le llevó a saquear miles de millones de Filipinas en su dictadura (1965-1986). El latrocinio solo acabó cuando, gravemente enfermo, abandonó el país. Antes había intentado blanquear su régimen con unas elecciones fraudulentas que motivaron el rechazo en su país y de la comunidad internacional.

5.- Mobutu Sese Seko. "Llevo 30 años en el poder y no he construido ni una carretera", le dijo el dictador zaireño al presidente de Ruanda en 1995. ¿Por qué? "Porque por esas carreteras vendrían los que querrían acabar conmigo". Proclama de un tirano que utilizó los recursos naturales de su país en beneficio propio. Un ladrón que amasó miles de millones y villas en los Alpes suizos, Portugal, la Riviera francesa, Bruselas y palacios presidenciales en muchas ciudades de Zaire. Amigo de EE UU, hizo construir en su ciudad natal un aeropuerto acorde con las necesidades del supersónico Concorde que alquilaba para uso personal.

Mugabe
El presidente de Zimbabue, Robert Mugabe, en un mitin. / EFE

6.- Robert Mugabe. El actual presidente de Zimbabue (nacido en 1924) se las ha arreglado para untar generosamente a los militares e impedir cualquier atisbo de rebelión. Llegó al poder en 1980 tras el acuerdo que ponía fin a una guerra civil. Mugabe prometió reconciliación pero instauró un Estado de partido único. Es un corrupto que en el simulacro de elecciones de 2005 mandó excavadoras para derribar las casas de los barrios que no le habían apoyado. Llamó a esta medida Operación sacar la basura. Hoy, la economía del país está hundida, con una población diezmada por el hambre y el cólera. "Mugabe es horrible por lo que ha hecho a su pueblo pero un maestro en las reglas por las que se rige, sobornar a los amiguetes", dicen los autores.

7.- Josef Stalin. Bueno y Smith califican al dictador soviético de "tirano delincuente" que purgó a sus adversarios y  "eliminó a gente con entusiamo", como acreditan los millones de personas enviadas a los gulags. Stalin "descubrió que matar a muchos para atrapar a unos pocos enemigos compensaba el gasto y la pérdida de vidas inocentes". El georgiano "dejó claro a sus comisarios que una tasa exorbitante de error en la ejecución de potenciales enemigos era aceptable".

Hay muchos más estudiados en El manual del dictador: Fidel Castro, Deng Xiaoping, Gadafi, Jomeini, Kim Yong Il, Mubarak... pero incomprensiblemente no están Mussolini, Franco y Pinochet, a pesar de que compartieron con los demás la fijación por mantenerse en el poder a toda costa.

Hay 22 Comentarios

No sé si el planeta Tierra es el Gran Depósito de las heces fecales de la Galaxia. Miles y miles de años, una parte del homo sapien, torturando, asesinando, saqueando, en nombre de ideas divinizadas y todos como en un gran circo, disfrazados de santurrones, libertadores y democráticos, eso si, con mucho bla, bla, bla, para convertir a los pueblos en meros rebaños.

¡Que obsesión con Franco!, no lo ponen porque lo ningunean. No es famoso, y ya está.

Juan, la Guerra Civil fue precedida por un golpe de estado, y a la guerra le siguieron casi 40 años de dictadura. Y mientras tanto, el general autolaureado firmaba sentencias de muerte mientras remojaba en chocolate los churros. Franco es indefendible, cunetas repletas de cadaveres en toda España lo atestiguan.

¿Y Franco?, ¿o es que haceis la lista consultando los diccionarios biograficos de la Real Academia de Historia y resulta que el ferrolano ya no es ni dictador?.

Hola, amigos. Lo más triste, me parece, es que haya gente joven dispuesta a imitarlos o, por lo menos, que les rinde tributo de admiración. ¡Qué tal esos cabezarrapadas que se proclaman seguidores de Hitler! Son el mejor caldo de cultivo para que sigan apareciendo los dictadores asesinos que la humanidad ha tenido que soportar y que parece no llevan camino de extinguirse. Hay también aficionadillos y discipuletes de esos ejemplares perversos de nuestra especie humana. Echen una mirada y verán. Lo que pasa es que los de ahora son un poco más sofisticados, pero dejan ver el plumero. ¿Qué tal el carabuena de Obama espiando a todo el mundo, mandando drones y asesinando de frente al pobre Bin Laden?

Y FRANCO???? Y FRANCO???? Y FRANCO???? Y FRANCO???? Y FRANCO???? Y FRANCO???? Y FRANCO???? Y FRANCO???? Y FRANCO???? Y FRANCO???? Y FRANCO???? Y FRANCO???? Y FRANCO???? Y FRANCO???? Y FRANCO???? Y FRANCO????

Y Presidente Obiang de Guinea Ecuatorial? Esta lista deja mucho a desear.

En esta lista faltan autenticas bestias ladronas y homicidas, por citar algunos: T. Roosvelt, asesino de seminolas y filipinos, supera el supuesto "holocausto"; Leopoldo de Belgica, ¿o diez millones de "negros" no cuentan?; los gobernantes franceces que asesinaron 2 millones en Argelia, y otros 2 millones en otras partes de Africa, Johson y 6 millones en Indochina, Bush y millones de arabes que vivian mucho mejor que la democracia y contaminacion quimica y radioactiva hoy; Rios Mont y un millon de indios guatemaltecos, etc., etc.; conste que faltan la reina Victoria y muchos mas.

En España hubo una guerra civil, que no creo que pueda equipararse a lo que han hecho muchos de los dictadores que cita el artículo. Vamos, poner a Franco al mismo nivel que Sadam o Stalin me parece una barbaridad. Por cierto, por qué no citan a Mao y sí a Deng Xiaoping?

Juan, tienes màs razòn que un santo con tu "luego". Efectivamente, "luego" de cepillarse a 200.000 personas en la màs salvaje represiòn que nuestro paìs recuerde, Franco, efectivamente, creò - a través del màs ladròn de sus ministros, Giròn de Velasco - el régimen nacional de seguridad social.
Cambiando de tercio, Manuel Morales bien hubiera podido mencionar en este publirreportaje el legendario "La escuela de los dictadores" ("La scuola dei dittatori") de Ignazio Silone, donde el exiliado "Tommaso lo scettico" - alter ego del autor en su exilio polìtico - ilustra sobre el método a seguir para hacerse dictador (el modelo es, obviamente, Mussolini). Una perla de Tommaso: "Busca el poder aquel que no sirve para otra cosa".

Comparar a Franco con la gentuza de la que habla el artículo, con gente como Sadam, Mobutu o Mugabe me parece una pasada... que Franco creó lo que luego fue la seguridad social.

Faltan muchos personajillos.

Qué yanki, qué pobre y qué “correcta” la lista esa… A ver cuándo confeccionamos una más actual y realista, que incluya por ejemplo a no pocos de los próceres “aliados” y atlantistas, incluidos los Churchill, Obama, Aznar y demás genocidas.

Los mayores malvados son Bueno y Smith, los autores de ese panfleto. Este par de simplones han borroneado, cumpliendo con su manual para idiotas, a los oficializados enemigos del Imperio USA, el más avasallador y criminal Imperio que ha conocido la Historia. Obviamente, entre los malvados para este par de vividores no están sus muchos sicarios, los Franco, Pinochet, Mussolini, Videla, Batista, Suharto y la inmensa nómina de matones en nómina en Centro, Sudamérica, África y Asia del matón mayor el Imperio USA.

que casualidad, todos amigos de los EE.UU.. paós amigo de corruptos y que les da igual que millones de personas pasen hambre y estén aterrorizadas solo para salvar sus pateticos intereses

Es muy curioso que no aparezca Franco. Además de que le salvó la Guerra Fría, fue más hábil que otros dictadores más dotados intelectualmente.

A mari_ano

Cuando el autor del artículo cita a quienes cita, lo hace porque es el AUTOR. Y en un país que se autotitula como libre (aunque no lo sea gracias a una gran proporción de ignorantes totalitarios como usted que se merecen el lodazal que es España en estos momentos) un señor puede enfocar su artículo como le de la gana, centrarse en los aspectos que considere conveniente y expresar lo que quiera.

¿Se entera usted? Usted no es NADIE, NADIE para atacar a un señor porque no incluya lo que usted desea.

Fdo: Un harto de moralistas ideológicos.

A mari_ano

Cuando el autor del artículo cita a quienes cita, lo hace porque es el AUTOR. Y en un país que se autotitula como libre (aunque no lo sea gracias a una gran proporción de ignorantes totalitarios como usted que se merecen el lodazal que es España en estos momentos) un señor puede enfocar su artículo como le de la gana, centrarse en los aspectos que considere conveniente y expresar lo que quiera.

¿Se entera usted? Usted no es NADIE, NADIE para atacar a un señor porque no incluya lo que usted desea.

Fdo: Un harto de moralistas ideológicos.

Les falto FIDEL CASTRO y HUGO CHAVEZ FRIAS!

¿Y Fujimori? Hay muchas ratas que los tíos no nombran.

Falta HUGO RAFAEL CHAVEZ FRIAS

Cuando Manuel Morales no ha incluido a Mussolini, Franco y Pinochet en esta obra, es porque será de la parte del novio.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Historia[S]

Sobre el blog

Dado que el presente se levanta sobre lo que ya pasó, no es mala idea echar un vistazo atrás para entender lo que está pasando. Cicerón lo dijo antes y mejor: “No saber lo que ha sucedido antes de nosotros es como ser eternamente niños”.

Sobre los autores

Tereixa ConstenlaCoordinadora: Tereixa Constenla. Periodista de EL PAÍS. Descubrió la Historia en 2008, cuando aterrizó en la sección de Cultura, y comprobó que el pasado era un filón para el presente.

Isabel Burdiel recibió el Premio Nacional de Historia en 2011 por su biografía sobre Isabel II. Es especialista en liberalismo europeo del siglo XIX y catedrática de la Universidad de Valencia. "Para que sirva para algo, la Historia no tiene que quedarse en el círculo de especialistas", sostiene.

Julián Casanova, catedrático de Historia Contemporánea de la Universidad de Zaragoza, defiende, como Eric J. Hobsbawm, que los historiadores son "los 'recordadores' profesionales de lo que los ciudadanos desean olvidar". Es autor de una veintena de libros sobre anarquismo, Guerra Civil y siglo XX.

Manuel Morales es periodista de EL PAÍS y profesor de Periodismo Digital en la Escuela de EL PAÍS/UAM. Para liberarse de tanta actualidad busca refugio en historias del pasado, sobre todo las que han dejado huella en la fotografía.

María José Turrión fue la primera directora del Centro Documental de la Memoria Histórica, creado sobre el esqueleto del Archivo de la Guerra Civil de Salamanca. Cree firmemente que los archivos contribuyen "a la salvaguarda de los derechos humanos y al desarrollo pleno de las democracias".

Javier Herrero es documentalista de EL PAÍS y licenciado en Historia Moderna y Contemporánea. Le interesa indagar en los antecedentes históricos de acontecimientos que saltan a la primera línea informativa.

Eduardo Manzano Moreno es profesor de investigación del CSIC y autor de numerosos libros sobre Al-Andalus, la Edad Media y la memoria histórica. Cree en el poder transformador del conocimiento histórico y en la necesidad de forjar una conciencia que nos convenza de que se pueden cambiar las herencias recibidas.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal