El honor de Juan Negrín

Por: | 05 de diciembre de 2013

24747812

Juan Negrín interviene en septiembre de 1937 ante la Sociedad de Naciones en Ginebra.

Por Ángel Viñas

Ya ha llegado a Las Palmas de Gran Canaria el masivo archivo que Juan Negrín conservó celosamente en el extranjero. Próximamente se hará su recepción oficial y la legítima propietaria, su nieta Carmen, lo cederá en un solemne acto al Cabildo de Gran Canaria, que lo depositará para su custodia y uso en la futura nueva sede de la Fundación Juan Negrín. Está sita en un edificio emblemático de la ciudad, totalmente restaurado y acomodado para su función como lugar de estudio del archivo y biblioteca (todavía no enviada en su totalidad pero prevista para el futuro) de quién fue presidente del Gobierno republicano en la Guerra Civil y en el exilio entre 1937 y 1945.

Esta operación ha sido apoyada por todas las fuerzas políticas canarias, sin distinción ideológica alguna. Como corresponde. Se ha basado en los acuerdos alcanzados por la anterior corporación insular presidida por José Miguel Pérez, del PSOE, y la actual, presidida por José Miguel Bravo de Laguna, del PP, que han hecho todo lo posible e imposible para que el convenio suscrito con Carmen Negrín y la Fundación sea una realidad. Han contado con la colaboración y entrega de muchas personas que han escrito un capítulo señero, y sintomático, del esfuerzo colectivo para recuperar el pasado: el presidente y vicepresidente de la Fundación, José Medina Jiménez y Eligio Hernández Gutiérrez (exfiscal general del Estado); el secretario Antonio Aguado Suárez, y el resto de los miembros del patronato: Alfredo Herrera Piqué, Antonio González Viéitiz y, en particular, el historiador Sergio Millares.

Una parte del archivo, en fotocopias que este último empezó a hacer en Niza hace unos quince años con el consentimiento del hijo del antiguo presidente, Juan Negrín Jr, afamado neurocirujano y titular de la máxima distinción cívica norteamericana, ya fallecido, estaba disponible en Las Palmas. Era una parte minúscula. El resto había quedado dividido entre Niza, donde vivió sus últimos años el cirujano, y París, en el domicilio particular del antiguo presidente.

PeticionImagenCA7MFWQ2En este  último se concentró la mayor parte del acervo documental [en la imagen: pasaporte falso de Negrín expedido por la Embajada española en Francia] junto con la biblioteca. Habían salido de España a finales de 1938 con destino Francia. Cuando los alemanes derrotaron al que parecía invencible ejército francés y antes de buscar refugio en Inglaterra, Negrín encargó a un notario amigo la salvaguardia de lo mucho que no pudo transportar. Debió de hacerlo muy bien porque ni los nazis ni la policía colaboracionista francesa lo encontraron. A su vuelta a París tras la Segunda Guerra Mundial, y hasta su muerte en noviembre de 1956, Negrín lo conservó en su casa, con excepciones.

Al poco de regresar, en efecto,  algunos cacos entraron en su domicilio con la sana intención de llevarse algo que los ladrones suelen apetecer ante todo: documentos. Afortunadamente, estaban en el sótano y en la buhardilla y no los encontraron. Prudente, Negrín resguardó los más importantes en la caja fuerte de un banco.

Gracias a esta prudencia, y al cuidado extremo de Carmen Negrín, pude hace algunos años encontrar la prueba documental, quizá la más importante de todo lo que conservó su abuelo, de la autorización del Consejo de Ministros dada en octubre de 1936 para que el ministro de Hacienda, y Francisco Largo Caballero, como presidente, se encargaran del traslado al extranjero de las reservas metálicas del Banco de España. El famoso “oro de Moscú” en torno al cual la dictadura tejió las más absurdas y burdas patrañas, hoy afortunadamente desenmascaradas en su totalidad. Gracias a la cooperación de Carmen Negrín.

PeticionImagenCA6QIJNT

Juan Negrín (con gabardina clara) y Manuel Azaña visitan el frente en noviembre de 1937.

El antiguo presidente nunca tuvo nada que temer de la historia. Esta afirmación que ya publicó The New York Times al anunciar su fallecimiento sigue teniendo hoy plena validez. Gracias a los riquísimos archivos ahora repatriados, los historiadores podrán rellenar las lagunas de que todavía adolecen las grandes biografías o bocetos biográficos de Gabriel Jackson, Juan Marichal, Ricardo Miralles, Enrique Moradiellos o, por la vía de su actuación, de quien esto escribe. Descubrirán nuevas facetas que ninguno de los mencionados hemos abordado, pondrán de manifiesto aspectos de su gestión en la paz, en la guerra y en el exilio prácticamente desconocidos y ejercitarán sus dotes criptológicas pues entre los papeles hay centenares de telegramas cifrados que nadie ha descriptado. Afortunadamente, también se conservan algunas, si no todas, de las necesarias tablas de conversión.

Negrín fue diputado en Cortes, formó parte de la comisión de transferencias a la Generalitat, ministro de Hacienda, presidente del Gobierno y ministro de Defensa Nacional. Por su mesa pasó lo más granado de las políticas de los Gobiernos de la República en guerra y en el exilio [en la imagen de abajo: Negrín, en Dormers en 1944 con sus perros].

24747805Al término de la Segunda Guerra Mundial, en un golpe de mano sucio e insuficientemente aclarado, un sector del PSOE expulsó del mismo a Negrín y a varias docenas de sus partidarios. Hace algunos años, todos ellos, sin excepción y con independencia de su trayectoria ideológica ulterior, fueron reincorporados simbólicamente a la militancia a título póstumo. El PSOE cerró sus heridas y entonó el correspondiente mea culpa. Todavía puede hacerse más.

En efecto, la totalidad del fondo documental se ha digitalizado cuidadosamente. Los originales y una copia  han llegado a Las Palmas donde serán libremente consultables, salvo la pequeña parte posterior a 1939 que necesita autorización previa. En cumplimiento de las relevantes disposiciones francesas, otra copia será depositada en los Archivos Nacionales de Francia. Por último, la copia digitalizada de una gran parte del fondo, la donó Carmen Negrín graciosamente al Centro Documental de la Memoria Histórica en Salamanca hace ya algunos años. Para ciertos aspectos no será necesario desplazarse a Las Palmas.

La explotación del material repatriado será tarea de una o dos generaciones de historiadores. Por las amplias catas que Sergio Millares y quien esto escribe hemos realizado no hay temor de que el honor de Juan Negrín se vea empañado.

Al señalar esto, he de constatar una diferencia no ya sustancial sino sustancialísima entre el proceder de Carmen Negrín y el de los herederos del general Francisco Franco o de su primer valido, el abogado del Estado Ramón Serrano Suñer. Nadie ha visto, en efecto, lo que todavía no se haya destruido de los papeles privados del dictador español o de su cuñado. Un caso insólito en los anales de cualquier país europeo.

¿Quién tiene miedo a la Historia? Puestos a hacer strip-tease hay quienes se sienten impelidos a seguir ocultando sus vergüenzas. Mucho otros no las tienen. Hoy por hoy los historiadores estamos de enhorabuena. El honor de Juan Negrín seguirá despidiendo destellos intensos mientras, por lo que ya se ha oteado, el recuerdo del Generalísimo y del primer arquitecto del pretencioso “Nuevo Estado” seguirá envuelto en el mal olor, por muchas esencias de Oriente que continúen desparramando sus numerosos hagiógrafos.  

Ángel Viñas es catedrático emérito de la UCM. Su último libro es Las armas y el oro. Palancas de la guerra, mitos del franquismo (Pasado&Presente).

Hay 19 Comentarios

Gracias a todos por los comentarios. Todas las críticas son bienvenidas, pero no las descalificaciones ni los insultos, que serán eliminados.

Sr Viñas

Sin entrar a valorar la figura historica de Negrin permitame decirle que (....) su escrito muestra un nivel de adoctrinamiento comparable al mas vitriolico de los politicos de ciertas regions españolas.
Pero vayamos a la Historia que es mi fuerte. España antes de la Guerra civil tenia en sus arcas la quinta reserva mas importatnte del globo en oro ( sterling) en el 25 de Octubre del 36 fue trasladado desde Cartagena a Odessa como parte del pago de la II Republica a Rusia y cuya negociacion fue maquinada por Largo Caballero, su querido Doctor Negrin por aquel entonces ministro de economia y Azaña que aprobo las transacciones. Todo ello con la ayuda de prieto que mas tarde negaria saber el destino del oro.
El cargamento fue trasnportardo via Tunez, llegando a Odessa el 6 de Noviembre.
Si le interesa a Ud. o sus lectores la cantidad mas exacta( en oro sterling) se cifra 1581642400 pesetas de las de entonces o 63265684 libras de un total de 2258569908 pesetas.
La estimacion mas exacta de las ayudas recibidas por Rusia a traves del Bosforo ( el famoso material del pago) entre el 20 y 28 Octubre del susodicho, fue de nueve cargeros con el siguiente material 100 camiones, 25 tanques, 30 piezas de artilleria, 1500 toneladas de municiones y aproximadamente unas mil toneladas de gasoil. Tambien se recibio comida y trigo.

Eso fue tan solo uno delo pagos efectuados a rusia, otros cargamentos con oro fueron enviados.

El Dr. Negrin vivio bien , muy bien en el exilio y aunque no dispongo de informacion de primera mano, me consta que fue gracias a sus manipulaciones en el desbancamiento de la España de primeros de siglo. Algo por lo que no debio de render cuentas jamas.

Sobre el llamado oro de Moscú y sobre otros muchos aspectos de la guerra Civil el Prof. Viñas lo ha aclarado casi todo a través de su monumental tetralogia sobre la misma. Los mitos y otras zarandajas del franquismo y sus allegados han quedado aclarados y desmentidos documentadamente y de forma exhaustiva.
Y sobre los comentarios de Guillermo y Rafael D,Alessandro sobre Negrin, insisitr que para opinar sobre algo hay que conocer el tema y ustedes demuestran no conocer nada sobre el gran estadista que fue Juan Negrín.

Nada de lo que dice la aportación del profesor Viñas está de más. Ahora bien, lo del honor, a fecha de hoy, está ya un poco pasado de moda y en la misma medida reiterativo. No el concepto de honor en si mismo. Sino el propio honor de Negrín, a quien la historia ha puesto más o menos en su honorable sitio, en tanto que a Franco y a su régimen los han mandado al vertedero. Seguir insistiendo en presentar a Negrín como víctima de la historiografía franquista, aunque sea cierto, no le beneficia en su imagen pública a estas alturas. La supuesta villanía de Negrín hace más de una década que está superada. Combatir por ese lado ya resulta reiterativo.

Mientras los republicanos españoles se pudrían en Argeles sur Mer, el Dr. Negrín vivía como un marqués en Niza con el oro extraído del Banco de España.
Ojalá y algún día alguien diga la verdad.
México 5 de diciembre de 2013

No esta mal aclarar todo lo que se pueda

Es necesario poner estas cuestiones en los colegios enseñar a los jóvenes nuestra historia que nuestra generación no la pudo tener, la cultura y la ciencia es necesaria pero para esto se tiene que tener memoria, España la perdió hace mas de medio siglo y sigue en pañales, no es de recibo el no saber la verdad solo la verdad del vencedor, Portugal Grecia y España tres dictaduras tres países intervenidos, algo si que tiene que ver nuestra historia con nuestro destino, hagamos un esfuerzo colectivo que se escriba la verdad del pueblo o pueblos sometidos, que se haga con transparencia es fundamental para salir de esta, que ellos esos políticos herederos del fascismo no quieren que se cuente, no es oro es saqueo es muerte es odio al pobre que por no tener no tiene nada¿ sus manos vacías ? sin ESPERANZA

Sr. Viñas: Como Ud. bien dice será necesaria más de una generación de historiadores para extraer el jugo a semejante archivo, ¿va a ponerse manos a la obra?, debe hacerlo ya. Es una pena que estemos perdiendo el tiempo con lo que lo perdemos y sean tan pocos los que estén dando valor a semejante acopio de información. Hasta en un blog culto como este tienen que aparecer los hijos de la oscuridad con sus comentarios. Sr. Viñas, Gracias,

A ver si lo he entendido bien: Franco, el amigo de Hitler, y sus herederos, malos, muy malos. Negrín, el amigo de Stalin, y sus herederos, buenos a rabiar. Sencillo.

La foto en la que sale con los perros es de las últimas que se hizo meses antes de fallecer. En cuanto a que en 1938 salió de España, creo que Guillermo debería leer un poco para darse cuenta que en marzo del 39, poco después del Golpe de Besteiro y Casado, el presidente Negrín se encontraba en la posición Yuste, en la población de Elda. En fin, opinar sin tener ni idea es gratis, para el resto de cosas Mastercard.

Todavía esa historia está llena de misterios, su autor en su Libro: El Oro de Moscú y El Oro de Belin, llega a conclusiones extremas, respecto a que Stalin no se quedó con las Reservas de España. Todavía, no hay documentos que me convensan de ello, pues Stalin y Hitler, saquearon todos los países que ocuparon. Además de asesinos, eran ladrones...Pero Gracias por estos papeles, y quiera Dios que realmente aclaren parte de la historia de la República y la Guerra Civil...

Gran noticia en verdad. Hay que agradecer a los herederos del Presidente Juan Negrín el servicio que hacen a la verdad y a a Historia al poner libremente a disposición de todos toda esta documentación. Y pleno acuerdo con el Dr. Viñas al comentar el notable contraste con la actitud de los herederos del dictador. No sorprende, pues deben tener mucho y malo que ocultar.

Agradezco los amables comentarios que se me han hecho. Si me permiten responder, diré dos cosas:
1. No hay ningún libro que haya aclarado la historia de los papeles de Negrín tras su entrega a Franco.
2. Otras reconstrucciones de la operación se han basado en menor acopio documental y en premisas falsas.
Acabo de publicar Las Armas y el Oro donde todo ello se aclara
A.V.

"El Honor de Juan Negrín...", es el honor de las ratas que abandonan el barco los primeros. Era el presidente de la república, y a finales del 38 (es decir 5 o 6 meses antes de terminar la guerra) ya paseaba tranquilamente por Francia, dandose a la buena vida, tal como se le ve en la foto junto con sus perros. Así se escribe la Historia

Es cierto que la historia del oro de Moscú está todavía sesgada y bastante desconocida. Naturalmente, esos documentos que la nieta de Negrín va a aportar son los más importantes para la Historia de España. Pero entre los libros más rigurosos con la verdad, se encuentra "El Oro de Moscú y el Oro de Berlín", de Pablo Martín Aceña. En este libro demuestra que el oro sirvió para pagar el armamento que envió Rusia, la única que apoyó a la República, el sistema democrático legal en España. Por si sirve de algo, desde aquí ruego que esos documentos se hagan públicos. No se puede desconocer lo que ocurrió en España -y menos aún, en época tan reciente-. Prof. Viñas, estoy de acuerdo con usted: no se puede denigrar a unos personajes para encubrir la actuación vergonzosa de otros. Saludos y gracias por el artículo, es soberbio (me compraré este libro, soy licenciada en Historia). Y gracias a Carmen, nieta de Negrín, porque su aportación es un auténtico tesoro.

Los documentos sobre la cesión del Oro de Moscú fueron entregados por un hijo de Negrín en Biarritz al abogado Melchor de las Heras para que España (el gobierno de Franco) pudiese pedir la devolución del oro. Franco y su Gobierno no movieron nada y ahí acabó la cosa. Lo cuenta Mariano Ansó en sus memorias (Yo fui Ministro de Negrín). El exilio de Negrín fue saneado en comparación con el de la mayoría de los republicanos españoles, que pasaron muchas desdichas y privaciones. En 1990 el Gobierno español indemnizó a sus herederos por la incautación de sus bienes en Las Palmas. José Prat, que era senador, intervino en el acuerdo.

¡Que gran diferencia entre los cadaveres de las cunetas y la foto de Negrín hermoso y orondo entre dos grandes bluldogs! Asco de guerra y sus politicos.

Gracias por estas maravillosas historias que nos cuentas. Yo aporto mi granito de arena y os dejo una historia que hoy día ya ha podido ser resuelta: http://xurl.es/dzjlq

VICENÇ NAVARRO SOBRE MARX Y KEYNES, O LAS VAGAS IDEAS ECONÓMICAS DEL REFORMISMO: http://marat-asaltarloscielos.blogspot.com.es/2013/12/vicenc-navarro-sobre-marx-y-keynes-o.html

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Historia[S]

Sobre el blog

Dado que el presente se levanta sobre lo que ya pasó, no es mala idea echar un vistazo atrás para entender lo que está pasando. Cicerón lo dijo antes y mejor: “No saber lo que ha sucedido antes de nosotros es como ser eternamente niños”.

Sobre los autores

Tereixa ConstenlaCoordinadora: Tereixa Constenla. Periodista de EL PAÍS. Descubrió la Historia en 2008, cuando aterrizó en la sección de Cultura, y comprobó que el pasado era un filón para el presente.

Isabel Burdiel recibió el Premio Nacional de Historia en 2011 por su biografía sobre Isabel II. Es especialista en liberalismo europeo del siglo XIX y catedrática de la Universidad de Valencia. "Para que sirva para algo, la Historia no tiene que quedarse en el círculo de especialistas", sostiene.

Julián Casanova, catedrático de Historia Contemporánea de la Universidad de Zaragoza, defiende, como Eric J. Hobsbawm, que los historiadores son "los 'recordadores' profesionales de lo que los ciudadanos desean olvidar". Es autor de una veintena de libros sobre anarquismo, Guerra Civil y siglo XX.

Manuel Morales es periodista de EL PAÍS y profesor de Periodismo Digital en la Escuela de EL PAÍS/UAM. Para liberarse de tanta actualidad busca refugio en historias del pasado, sobre todo las que han dejado huella en la fotografía.

María José Turrión fue la primera directora del Centro Documental de la Memoria Histórica, creado sobre el esqueleto del Archivo de la Guerra Civil de Salamanca. Cree firmemente que los archivos contribuyen "a la salvaguarda de los derechos humanos y al desarrollo pleno de las democracias".

Javier Herrero es documentalista de EL PAÍS y licenciado en Historia Moderna y Contemporánea. Le interesa indagar en los antecedentes históricos de acontecimientos que saltan a la primera línea informativa.

Eduardo Manzano Moreno es profesor de investigación del CSIC y autor de numerosos libros sobre Al-Andalus, la Edad Media y la memoria histórica. Cree en el poder transformador del conocimiento histórico y en la necesidad de forjar una conciencia que nos convenza de que se pueden cambiar las herencias recibidas.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal