"¡Boxeador, si hoy no ganas vas al crematorio!"

Por: | 13 de marzo de 2014

Segundo Espallargas
El boxeador Segundo Espallargas, en una foto de 1946.

Segundo Espallargas Castro, alias Paulino, fue un aragonés orgulloso por haber sobrevivido al espanto de los campos de la Alemania nazi. Lo hizo gracias a sus largos brazos y sus manos grandes, que le mantuvieron invicto en los combates de boxeo que los comandantes de Mauthausen organizaban los fines de semana para distraerse y apostar. Espallargas, fallecido en París en 2012, volvió de aquel horror para contarlo: "Los nazis me decían, 'si no ganas, vas al crematorio'. Así que, ser boxeador, me salvó". Su testimonio es uno de los 20 recopilados durante los últimos cuatro años por la periodista Montserrat Llor en el libro Vivos en el averno nazi (editorial Crítica). Llor cuenta que, durante la entrevista con Espallargas, este estaba muy interesado en que "diera a conocer a los españoles todo aquello. Parece algo muy lejano pero nunca se sabe…", decía el exboxeador de Mauthausen. 


Es difícil escoger entre los sobrecogedores relatos de la obra de Llor. Todos los deportados recuerdan con nitidez su llegada a los campos, el hambre atroz que pasaron, el miedo a la enfermería, de donde muchos no salían, los gritos de los guardianes, sus trajes de rayas... Estos son los testimonios que más impactaron a la autora:


Francisco Bernal
Este zapatero zaragozano que murió en París en 2013 es uno de los personajes de película de aquellos años de vergüenza para el ser humano. Bernal logró vivir en Mauthausen gracias a su buena maña como zapatero. Él fabricó zapatos para los españoles en los que les escondía mantequilla y azúcar que conseguía gracias a su estatus de trabajador necesario para los nazis. Otros prisioneros contaron de Bernal que se afanaba en que los que vagaban descalzos en la nieve del campo de Abensee -al que fue destinado a finales de 1943- tuvieran algo que atarse a los pies. En sus cinco horas de conversación con Llor, Bernal desgranó su pasado como voluntario republicano en la Guerra Civil, su paso a los Regimientos de Extranjeros en Francia para luchar contra los nazis y cómo, tras ser capturado, llegó a Mauthausen el 9 de septiembre de 1941: “Nos sacaron a puntapiés del tren, nos hicieron llegar corriendo hasta la puerta del campo. Subimos a palo limpio a la desinfección. Menos mal que era por la tarde, porque por la noche habríamos ido a la cámara de gas... allí vivías o morías de inmediato según la mano de obra que necesitaran".


Elisabet Ricol
Los españoles entrevistados por Llor "guardaron silencio durante años, no decían nada porque era una autoprotección para sobrellevar aquel dolor y porque no tenían palabras para expresar la magnitud de lo vivido", dice la periodista. En el caso de las mujeres, "la liberación llegaba cuando se casaban y, sobre todo, tenían su primer hijo". Una de aquellas heroínas fue Elisabet Ricol, francesa de padres turolenses, autora de Memorias de la Resistencia, donde detalló su experiencia. Ricol fue brigadista en la Guerra Civil y luchadora de la Resistencia. Deportada a Buchenwald, allí se las ingenió para formar "una biblioteca itinerante", con un centenar de libros que pasaba de un barracón a otro. Ricol, fallecida en 2012, dejó escrito qué sucedió tras recuperar la libertad: “Salió de nuestro interior todo el horror de las tragedias vividas. Las pesadillas se prolongaron durante años y resucitaron los recuerdos que nos obsesionaban”.

 

Ortells pinta judíos
Dibujo de Manuel Ortells de judíos subiendo muertos por las famosas escaleras de la cantera de Mauthausen.

Manuel Alfonso Ortells
Este barcelonés nonagenario esquivó la muerte gracias a su calidad como dibujante. Llor lo visitó en su casa de Talence (Francia) y lo recuerda como un hombre "divertido e inquieto". Ortells, al igual que otros cientos de miles de españoles, cruzó la frontera francesa. Después, se alistó para luchar contra Hitler. Él fue uno de los 7.600 españoles enviados a Mauthausen, de los que murieron 5.000, según las cifras manejadas por Llor, que cita a los historiadores. "A mí me salvó el  dibujo", contó. Los nazis requirieron de Ortells para que dibujase los planos de otros campos. También trabajó en el servicio de limpieza de su barraca y si lo hacía bien, le daban más comida que él compartía a escondidas: "Buscaba ayudar a mis paisanos, es lógico". Esa solidaridad entre españoles es, subraya Llor, denominador común en las personas con las que habló. El día que los aliados liberaron Mauthausen a Ortells le entró una angustia muy grande: "Me tumbé en la hierba varias horas, perdí la noción del tiempo. Cuando desperté, unos franceses estaban cantando La Marsellesa, me puse a llorar, volví a entrar en el campo y aquella noche dormí por primera vez en años como un ángel”. Ortells aún vive en Burdeos rodeado de sus dibujos.


Neus Català
Desde que quedó libre del campo de Ravensbrück, esta tarraconense nacida en 1915 en Els Guiamets dedicó sus días a recoger las palabras de otras prisioneras en su libro De la resistencia y la deportación. 50 testimonios de mujeres españolas. Català detalló a la autora de Vivos en el averno nazi cómo a las mujeres les ponían inyecciones para retirarles la menstruación; o las formaciones, desnudas y a temperaturas gélidas, para elegir cuales tenían aún carnes para ser explotadas y cuales, por su debilidad, eran enviadas de inmediato a las cámaras de gas. Detenida junto a su marido en el sur de Francia por la Gestapo por colaborar con la Resistencia, fue torturada y separada de su pareja en Limoges. A él lo enviaron en otro tren y nunca más volvieron a verse. Entre sus recuerdos permanece imborrable el traslado en convoy a Ravensbrück: "Cuatro días sin parar, sin aire para respirar, espalda contra espalda, con un cubo de basura en medio para hacer nuestras necesidades. Algunas salieron muertas...". Català fue mandada después a otro campo, Holleischen (hoy República Checa), donde trabajó en una cadena de montaje de armas que ella y otras compañeras se esforzaron en boicotear: "Con escupitajos, poniendo aceite en la pólvora, el caso era sabotear, sabotear, sabotear...".


Cuando acabó el espanto, los españoles comprobaron que sus desgracias no habían terminado. No podían volver a la España de Franco, eran rojos, entre ellos Marcelino Bilbao, que había sufrido los experimentos médicos en Mauthausen, donde le pusieron una inyección al lado del corazón en seis ocasiones: "A algunos les daban convulsiones, a otros se los llevaban a rastras... de 30 sobrevivimos siete". Bilbao (fallecido en enero de este año) recuerda que cuando la Cruz Roja Internacional llegó al campo, clasificaron por nacionalidades a aquellos esqueletos andantes, pero no tenían instrucciones para los españoles. "Así que, cogimos un carro y nos fuimos de allí andando". Para los españoles que habían conseguido el milagro de sobrevivir al infierno, les llegaba el desafío de inventarse una nueva vida lejos de su país.

Hay 46 Comentarios

Buenas! Seguiré el hilo de vuestro post enlazando el blog donde incluyo algunas cosas que hago por inquietud personal o como actividades escolares.
Soy profesor de Historia en Castellar del Vallés y un amigo nos brindó a los alumnos de cuarto de ESO y a mi de conocer la experiencia de su bisabuelo. Otra experiencia próxima para conocer un fenómeno universal. Otro superviviente (casi) en el averno nazi! Está en catalán, espero que lo puedan seguir. Salud!
http://socialsalcasal.wordpress.com/2014/03/19/de-castellar-del-valles-al-camp-de-concentracio-de-buchenwald-lodissea-de-lenric-comellas/

Elisabet Ricol es Lise London, la esposa de Artur London que no hace falta presentar.

Me resulta preocupante que en un foro cuyos partícipes están en esencia de acuerdo en rendir tributo a la memoria de tantos compatriotas asesinados o que han padecido el horror de la represión nazi, pueda llegar tan sencillamente un fascista irredento y fiscalizar todo el debate como si tal cosa, sin que - amén de las protestas o críticazs de algunos foreros - nadie le llegue a decir 4 verdades, la perimera entre ellas es que en este lugar sus opiniones obscenas sobran. No hay foreros que le apoyen (todos son él mismo bajo otros seudónimos, en ejercicio esquizofrénico de "vencer o ganar"): Un substituto compulsivo para una sexuaidad fallida. Aquellos que no estamos impostados en la "Victoria", sino en el humanismo, creemos que no debe dársele coba a individuos despreciables, para seguir debatiendo tranquilamente sobre este episodio tremendo de nuestra Historia. Ruego por ello que no se entre a trapo a los comentarios de esoso "Trolls" -cosa que soy el primero en haber hecho, lo siento - y se les ignore tan olímpicamente como se ignora el hedor de una manzana podrida.

Juanq, tienes toda la razón al decir que este artículo se merecía centrar la atención en las víctimas de ese horror y no perdernos en los motivos y orígenes de la guerra civil española. Pero tienes que entender que los españoles que estuvieron en el campo, incluido mi familiar, eran casi en su totalidad del bando republicano. Por eso nos cuesta tanto desligar el tema. Aún así, por lo que leo de tí al menos, no creo que seamos irreconciliables los dos bandos ya que al magen de nuestras distintas opiniones sobre sus orígenes, nos une por encima el total rechazo a la barbarie, en este caso la Nazi. Gracias de nuevo.

Virginia, indudablemente estamos de acuerdo en que hubo un golpe de Estado militar apoyado por algunos civiles, una minoría. Pero no fue un hecho aislado que salió de la nada porque se aburrían en el cuartel. En lo que no estamos de acuerdo es que un bando fue la República y el otro los militares. El Gobierno no supo proteger a sectores de la población de las represalias del Frente Popular, una población que según las elecciones de febrero del 36 era la mitad de los habitantes de España. A mí me habría gustado que no se generara esta discusión, la de siempre, y haber hecho un homenaje a estas víctimas de la barbarie.

Mientras que algunos piensan en borrar de la memoria las injusticias cometidas por inútiles y criminales otros trabajamos para que otras generaciones reciban esa memoria para que les sirva para aprender de los errores y de los aciertos de lo que se puede mejorar. Por que si les permitimos que nos borren la memoria estos criminales, lo único que conseguiremos serán generaciones que cada vez lo van a tener peor para convivir y para defender los derechos humanos y volverán a quitarles todo lo que hayan conseguido y si son más inútiles les venderán lo de que no hay recursos para todos.
Tenemos las herramientas que se necesitan para que haya una distribución justa de los recursos pero para eso las generaciones necesitan aprender.
Si a los derechos humanos y a la enseñanza honesta y pública. De donde creen mucha gente inocente que salen los trabajos bien organizados y bien hechos para que exista un buen reparto de los recursos.
No nos pueden vender que no hay trabajo, que no hay sanidad para todos. De donde salen los oficios ¿ Cuantas personas somos en este mundo? cuantas personas hacen falta para tener un estado de bienestar y trabajo. por lo tanto que no nos digan que no hay trabajo honesto digno y con salarios dignos no de esclavos. Nada de mini jobs que no dan para poder vivir dignamente ni pagar. Y teniendo en cuenta el desequilibrio económico y humano y la propia evolución, tendremos que asegurarnos una RENTA BASICA UNIVERSAL. Alguien tiene otra formula mejor que la diga, pero tenemos que solucionar esta crisis mundial ya. Que nos perdonen los que llevan sufriendo muchos años y por no disponer de esta maravillosa herramienta y la información que muchos han insistido en informarnos, muchos que no están dispuesto a borrar la memoria nos han informado de lo que estaba sucediendo en el mundo en el siglo XXI.

Junaq, estoy de acuerdo contigo en que todos perdimos, por supuesto. Es más, desde luego que en el bando republicano se cometieron atrocidades. Aclarado esto, que todo el mundo entiende, nuestra guerra civil fue un golpe de estado a una democracia que en ese momento era en forma de republica, y desgraciadamente, ganó el bando que apoyaba al dictador y que nos trajo nuestra deplorable dictadura, con la supresión de los derechos humanos que eso siempre conlleva, como la de Hitler, Mussolini , y otros fascismos similares. Aunque siempre habrá gente que niegue el holocausto o que defienda a Hitler ( de tapado, porque esto está prohibido en casi todos los países) , nadie a favor de la democracia y de los derechos humanos, defenderá a ese tipo de bandos aunque los contrarios en la guerra cometieran atrocidades. Espero haberme explicado y gracias por tu contestación.

Los alemanes siempre te quieren matar de hambre. ?

Decirle a Stefanie que se burle de su PTM. Que bastante hemos soportado con lo cometido por los nazis y los fascistas antes y después de la guerra simpre controlando como buenos fascistas de que no tuvieran derecho a cobrar a o tener propiedades. Y lo de los campos de Auchwith para muchos de ellos son como un trofeo.
Nunca habrán pagado esa gentuza por los crímenes inhumanos, por lo tanto no permito que nadie se burle de los Judios que sufrieron en Alemania o en otro lugar de este mundo, por luchar por sus derechos y por supuesto por un mundo mejor.

Siempre lo mismo. Cada vez que se habla de uno de estos horrores tiene que salir alguien a cometer el despropósito de comparar con otro que considera omitido. No todo reportaje sobre lo peor de la humanidad debe convertirse en por ampliación en un monográfico de todos. Los que faltan, ya sea en el stanilismo o en el Congo Belga, tienen su lugar, y no siempre todos juntos para que podamos cometer el mal gusto de comparar horrores. En el fondo es una forma lamentable de justificar, por la vía indirecta, lo injustificable. Por cierto, señor Bernardo, sembrar la sospecha hacia las víctimas, que no dejan de serlo en ninguna circunstancia, es torpe y de enorme miseria mental. revise lo que piensa, porque, aunque no lo confiese, está usted defendiendo mediante subterfugios, actos que no deben tener defensa nunca jamás.

No podemos perdonar el golpe de estado y los años de Dictadura que vivimos governados por Franco y sus aliados.
Pero ya veis que a Franco lo que les hicieran a los Españoles le daba igual y hoy estamos sufriendo esas políticas en Europa, por lo tanto Alemania nunca fué aliado de nadie, buscaba sus propios intereses y era
que Hitler fuera el gran dictador y dueño de toda Europa y Rusia y tener su propio imperio y su propia esclavitud.
Por el bien de la humanidad hay que respetar que Europa es Europa y Rusia es Rusia. Bastante trabajo tenemos en que no nos quiten la DEMOCRACIA. Es muy importante que votemos a quien no le da igual lo que hagan con su gente y que nos defiendan democraticamente y los derechos humanos en Bruselas. Que no nos quieran convertir en emigrantes de nuestros países, aunque la palabra emigrante no me guste utilizarla ni tampoco ciudadanos de primera o segunda categoría. Y como siempre digo una cosa son las religiones y sus culturas que tenemos que respetar (Sedes) y por supuesto la convivencia entre las personas de este mundo.

Carlos, no he leído a Pío Moa, pero sé de que va, y tengo clarísimo que lo que dice Bernardo no viene de ahí, sino precisamente de experiencias familiares. Está haciendo un papel de contraposición a los que ponen al Frente Popular en un altar. No es en absoluto un cobarde. Lo de decírselo a la cara me recuerda al grabado de Goya en el que dos se están dando de garrotazos, premonitorio del 36.

Pienso que eres maniqueo tanto o más como otros que escriben aquí.

Virginia, hay historiadores ingleses, hispanistas, que han entendido bastante bien que lo de España fue una guerra civil, con dos bandos irreconciliables, con sus razones y sus miserias. En esa guerra perdimos todos. Los de un lado, los del otro y los de en medio, que también los hubo. Bernardo, es el momento de reflexionar sobre este artículo, la vergüenza que supone lo que sucedió en estos campos. Y otro día hablamos de Paracuellos y reflexionamos sobre ello.

menuda tonteria

Hola, advertimos que los comentarios que incluyan insultos y descalificaciones personales serán eliminados de este blog.

Distinguido Jordi ¿gobierno elegido democráticamente? ¡Por favor...! El gobierno del Frente Popular surgió tras las elecciones del 16 de febrero en las que se dieron pucherazos en 12 provincias, 12; por si esto no fuese sufiiente, la comisión de actas entregó a la izquierda 32 escaños que había ganado la derecha; están las elecciones fraudulentas en segunda vuelta que se dieron en Cuenca y Granada, etc. Quiero decir con lo anterior que al haber sufrido la democracia electoral un eclipse total en estas elecciones, el gobierno era ilegítimo de origen. También lo fue en el ejercicio del poder al favorecer a los sus socios revolucionarios y emplear una dureza no equivalente contra los excesos de la derecha. Como media España consideró un deber humano importante-importantísimo evitar ser asesinado, se alzaron contra ese gobierno ilegítimo y los pusieron como la bandera del Japón. Y hablando de golpes de Estado, Galán y García Hernández dieron un golpe de Estado para implantar la república y esta los ensalzó como lo mártires de Jaca; socialistas y anarquistas constituyeron en el 34 el ejército rojo y junto con los nacionalistas catalanes dieron un golpe de Estado, etc. Con esa mercancía averiada que me vende, lo veo sin tardar mucho en el Patronato del Centro Documental de la Memoria Histórica o en algún grupo clientelar y de poder.

Mi tio abuelo estuvo eneste campo de concentración y sus historias eran terribles.
Actualmente yo resido en Inglaterra, y aquí no comprenden como alguien puede defender al llamado bando "nacional" , a los fascistas, es como si alguien intentase justificar de cualquier modo a los nazis, totalmente inadmisible.
Mi esperanza es que esto también ocurra algún día en España.

menudo lumbreras el tal Bernardo...Pero vamos a ver quién dio un golpe de estado contra un gobierno elegido democráticamente y soberano (La República), se alzó en armas, preparó un ejercito, exterminó allí donde pasó. Extremadura, los primeros (años antes sus campesinos se habían levantado contra los terratenientes). Empezaron una larga guerra arrasando a su paso, una guerra que evidentemente no podían perder con el apoyo de los nazis (de quienes Bernardo no justificas sus métodos) y de los fascistas italianos. Y luego ni Francia ni Inglaterra intervinieron una vez derrotado HItler en favor de la República Española. Encima afirmas que los que llegaban a los campos de concetración escapaban de la justicia porque eran bandidos...que sinvergüenza eres!

Estimado Bernardo,
Me temo que esta usted equivocado si insinua que el ejercito nacional eran unos santos y el republicano unos salvajes. Estan estimadas las victimas civiles de los dos bandos, y me temo que las causadas por los nacionales DOBLAN a las de los republicanos. Esto no quiere decir que unos sean mejores que otros, quiere decir que cuando hay guerra los que perdemos somos lo pringaos que no tenemos un duro, y que todos fueron bastante hdp. No defienda un bando como si le fuera algo en ello, que nos va a dar igual a todos. Si se vuelve a montar, los que mandan no van a pisar el frenet y lo que mueren seran los de siempre. Al menos no nos engañemos.

. . . visité Mauthausen en el verano de 1980, calor y muchísima humedad, bajar y subir la "Escalera de la Muerte" supuso un esfuerzo y eso que tenía otra edad. Conocí a don Manuel García Barrado (q.e.p.d.), entonces guarda del Campo, aunque hablamos mas del tiempo que vivió en Madrid, antes de la Guerra Civil, que del tiempo que estuvo detenido Campo. Conocí a otro español apodado "Malaga". Un hombre inmenso, todavía lloraba del hambre que pasó. Me contó que un día descargando un tren en la estación, se apropiaron de una latas de margarina, que junto con otros, disolvieron en agua y la calentaron; resultado, una diarrea monumental, estuvo atado una semana a la puerta del Campo en castigo. Como era de Málaga, los SS le daban una guitarra para que cantara flamenco. Málaga, ni idea de guitarra, la rascaba a la vez que "cantando"insultaba a los carceleros. Me quedó esa incógnita, referente a que en determinados momentos hubiera un poco de relajo entre SS y prisioneros.

¡Muy bien dicho Bernardo!

Solo falta que ilustres a estos rojos ignorantes acerca de las garantías procesales del franquismo durante la posguerra.

Vayan tomando una tilita los que se me ponen como la niña del exorcista ¿Las iglesias ardieron solas? ¿Paracuellos fue un suicidio en masa? ¿Los chequistas eran un invento nazi-fascista? ¿Los asesinatos perpetrados en Aragón o Cataluña --con la complicidad de San Companys, virgen y mártir-- por los anarquistas fueron también una alucinación? Siendo esto así, nadie me va a convencer que los responsables de estos delitos, pudiendo escapar, se iban a quedar en España a responder de las gravísimas responsabilidades que habían contraído.

Amigos, por desgracia siempre habra Bernardos. Hay que luchar contra la ignorancia. Hay que leer este libro. Gracias.

Que las historias de esta gente nos sirva para mantener vivo aquel recuerdo y no volver a caer jamás en ello.

http://www.espaibarcelona.com

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Historia[S]

Sobre el blog

Dado que el presente se levanta sobre lo que ya pasó, no es mala idea echar un vistazo atrás para entender lo que está pasando. Cicerón lo dijo antes y mejor: “No saber lo que ha sucedido antes de nosotros es como ser eternamente niños”.

Sobre los autores

Tereixa ConstenlaCoordinadora: Tereixa Constenla. Periodista de EL PAÍS. Descubrió la Historia en 2008, cuando aterrizó en la sección de Cultura, y comprobó que el pasado era un filón para el presente.

Isabel Burdiel recibió el Premio Nacional de Historia en 2011 por su biografía sobre Isabel II. Es especialista en liberalismo europeo del siglo XIX y catedrática de la Universidad de Valencia. "Para que sirva para algo, la Historia no tiene que quedarse en el círculo de especialistas", sostiene.

Julián Casanova, catedrático de Historia Contemporánea de la Universidad de Zaragoza, defiende, como Eric J. Hobsbawm, que los historiadores son "los 'recordadores' profesionales de lo que los ciudadanos desean olvidar". Es autor de una veintena de libros sobre anarquismo, Guerra Civil y siglo XX.

Manuel Morales es periodista de EL PAÍS y profesor de Periodismo Digital en la Escuela de EL PAÍS/UAM. Para liberarse de tanta actualidad busca refugio en historias del pasado, sobre todo las que han dejado huella en la fotografía.

María José Turrión fue la primera directora del Centro Documental de la Memoria Histórica, creado sobre el esqueleto del Archivo de la Guerra Civil de Salamanca. Cree firmemente que los archivos contribuyen "a la salvaguarda de los derechos humanos y al desarrollo pleno de las democracias".

Javier Herrero es documentalista de EL PAÍS y licenciado en Historia Moderna y Contemporánea. Le interesa indagar en los antecedentes históricos de acontecimientos que saltan a la primera línea informativa.

Eduardo Manzano Moreno es profesor de investigación del CSIC y autor de numerosos libros sobre Al-Andalus, la Edad Media y la memoria histórica. Cree en el poder transformador del conocimiento histórico y en la necesidad de forjar una conciencia que nos convenza de que se pueden cambiar las herencias recibidas.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal