La Guerra Civil que nunca se aprendió en las escuelas

Por: | 01 de abril de 2014

Cartel de Arnau sobre un parte oficial del cuartel general del Generalísimo. / Biblioteca Nacional (BNE)Cartel de Arnau sobre un parte oficial del cuartel del Generalísimo. / Biblioteca Nacional

"En el día de hoy, cautivo y desarmado el Ejército Rojo, han alcanzado las tropas nacionales sus últimos objetivos militares. La guerra ha terminado", decía el último parte oficial emitido desde el cuartel general de Franco el 1 de abril de 1939, con la voz del locutor y actor Fernando Fernández de Córdoba.

Atrás había quedado una guerra de casi mil días, que dejó cicatrices duraderas en la sociedad española. El total de víctimas mortales, según los historiadores, se aproximó a las 600.000, de las cuales 100.000 corresponden a la represión desencadenada por los militares sublevados y 55.000 a la violencia en la zona republicana. El desmoronamiento del ejército republicano en la primavera de 1939 llevó a varios centenares de miles de soldados vencidos a cárceles e improvisados campos de concentración. A finales de 1939 y durante 1940 las fuentes oficiales daban más de 270.000 reclusos, una cifra que descendió de forma continua en los dos años siguientes debido a las numerosas ejecuciones y a los miles de muertos por enfermedad y desnutrición. Al menos 50.000 personas fueron ejecutadas entre 1939 y 1946.

Los hechos más significativos de la Guerra Civil han sido ya investigados y las preguntas más relevantes están resueltas, pero esa historia no es un territorio exclusivo de los historiadores y, en cualquier caso, lo que enseñamos los historiadores en las universidades y en nuestros libros no es lo mismo que lo que la mayoría de los ciudadanos que nacieron durante la dictadura o en los primeros años de la actual democracia pudieron leer en los libros de texto del Bachillerato. Además, millones de personas nunca estudiaron la Guerra Civil porque no hicieron Bachillerato o porque nadie les contó la guerra en las asignaturas de Historia.

Setenta y cinco años después de su final, puede ser el momento de recordar cinco cosas básicas que todo ciudadano informado debería saber sobre la Guerra Civil, pero nunca le enseñaron.

 1. ¿Por qué hubo una Guerra Civil en España?

En 1936 había en España una República, cuyas leyes y actuaciones habían abierto la posibilidad histórica de solucionar problemas irresueltos, pero habían encontrado también, y provocado, importantes factores de inestabilidad, frente a los que sus gobiernos no supieron, o no pudieron, poner en marcha los recursos apropiados para contrarrestarlos.

La amenaza al orden social y la subversión de las relaciones de clase se percibían con mayor intensidad en 1936 que en los primeros años de la República. La estabilidad política del régimen también corría mayor peligro. El lenguaje de clase, con su retórica sobre las divisiones sociales y sus incitaciones a atacar al contrario, había impregnado gradualmente la atmósfera española. La República intentó transformar demasiadas cosas a la vez: la tierra, la Iglesia, el Ejército, la educación, las relaciones laborales. Suscitó grandes expectativas, que no pudo satisfacer, y se creó pronto muchos y poderosos enemigos.

La sociedad española se fragmentó, con la convivencia bastante deteriorada, y como pasaba en todos los países europeos, posiblemente con la excepción de Gran Bretaña, el rechazo de la democracia liberal a favor del autoritarismo avanzaba a pasos agigantados. Nada de eso conducía necesariamente a una guerra civil. Ésta empezó porque un golpe de Estado militar no consiguió de entrada su objetivo fundamental, apoderarse del poder y derribar al régimen republicano, y porque, al contrario de lo que ocurrió con otras repúblicas del período, hubo una resistencia importante y amplia, militar y civil, frente al intento de imponer un sistema autoritario. Sin esa combinación de golpe de Estado, división de las fuerzas armadas y resistencia, nunca se habría producido una guerra civil.  

Document(3)-page-001

Vista la historia de Europa de esos años, y la de las otras República que no pudieron mantenerse como regímenes democráticos, lo normal es que la República española tampoco hubiera podido sobrevivir. Pero eso no lo sabremos nunca porque la sublevación militar tuvo la peculiaridad de provocar una fractura dentro del Ejército y de las fuerzas de seguridad. Y al hacerlo, abrió la posibilidad de que diferentes grupos armados compitieran por mantener el poder o por conquistarlo. El Estado republicano se tambaleó, el orden quebró y una revolución radical y destructora se extendió como la lava de un volcán por las ciudades donde la sublevación había fracasado. Allí donde triunfó, los militares pusieron en marcha un sistema de terror que aniquiló físicamente a sus enemigos políticos e ideológicos. Era julio de 1936 [en la imagen, cartel de ese mes conservado en la Biblioteca Nacional] y así comenzó la Guerra Civil española.

2. ¿Por qué la propaganda domina a la historia cuando se trata de la violencia?

Para los españoles, la guerra civil ha pasado a la historia, y al recuerdo que de ella queda, por la deshumanización del contrario y por la espantosa violencia que generó.

Los bandos que se enfrentaron en ella eran tan diferentes desde el punto de vista de las ideas, de cómo querían organizar el Estado y la sociedad, y estaban tan comprometidos con los objetivos por los que tomaron las armas, que era difícil alcanzar un acuerdo. Y el panorama internacional tampoco dejó espacio para las negociaciones. De esa forma, la guerra acabó con la aplastante victoria de un bando sobre otro, una victoria asociada desde ese momento a los asesinatos y atrocidades que se extendían entonces por casi todos los países de Europa.

La apelación a la violencia y al exterminio del contrario fueron además valores duraderos en la dictadura que se levantó sobre la Guerra Civil y que iba a prolongarse durante casi cuatro décadas. Por eso, la sociedad que salió del franquismo y la que creció con la democracia mostró índices tan elevados de indiferencia hacia la causa de las víctimas de la Guerra Civil y de la dictadura. Y sigue sin haber acuerdo fácil en esa cuestión, porque todas las complejas y bien trabadas explicaciones de los historiadores quedan reducidas a quién mató más y con mayor alevosía. En ese tema, todavía hoy, la propaganda, con sus habituales tópicos y mitos, suele sustituir al análisis histórico.

3. ¿Cómo se vio y se ve la Guerra Civil española en el exterior?

Pese a lo sangrienta y destructiva que pudo ser, la Guerra Civil española debe medirse también por su impacto internacional, por el interés y la movilización que provocó en otros países. En el escenario internacional desequilibrado por la crisis de las democracias y la irrupción del comunismo y de fascismo, España era, hasta julio de 1936, una país marginal, secundario. Todo cambió, sin embargo, a partir de la sublevación militar de ese mes. En unas pocas semanas, el conflicto español recién iniciado se situó en el centro de las preocupaciones de las principales potencias, dividió profundamente a la opinión pública, generó pasiones y España pasó a ser el símbolo de los combates entre fascismo, democracia y comunismo.

Lo que era en su origen un conflicto entre ciudadanos de un mismo país derivó muy pronto en una guerra con actores internacionales. La situación internacional era en ese momento my poco propicia para la República, y para una paz negociada, y eso marcó de forma decisiva la duración, curso y desenlace de la guerra civil española. La Depresión había alimentado el extremismo y minado la fe en el liberalismo y la democracia. Además, la subida al poder de Hitler y los nazis en Alemania y la política de rearme emprendida por los principales países europeos desde comienzos de esa década crearon un clima de incertidumbre y crisis que redujo la seguridad internacional.

Los mejores expertos sobre la financiación de la guerra y su dimensión internacional han destacado el desequilibrio a favor de la causa franquista de suministros de material bélico, pero también de asistencia logística, diplomática y financiera. Al margen de las interpretaciones canónicas de un lado o de otro, esos historiadores subrayan la trascendencia de la intervención extranjera en el curso y desenlace de la guerra. La intervención de la Alemania nazi y de la Italia fascista y la retracción, en el mejor de los casos, de las democracias occidentales condicionaron de forma muy importante, si no decisiva, la evolución y duración del conflicto y su resultado final.

Compañía del ejército fascista, de marcha por España durante la Guerra Civil. La foto fue tomada en 1937 por el teniente italiano Guglielmo Sandri.Pero  a España no sólo llegaron armas y material de guerra. Llegaron también muchos voluntarios extranjeros, reclutados y organizados en las Brigadas Internacionales por la Internacional Comunista, que percibió muy claramente el impacto de la Guerra Civil española en el mundo y el deseo de muchos antifascistas de participar en esa lucha. Frente a la intervención soviética y a las Brigadas Internacionales, los nazis y fascistas [en la foto, una compañía del ejército fascista de marcha por España en 1937, retratados por el teniente italiano Guglielmo Sandri] incrementaron el apoyo material al ejército de Franco y enviaron asimismo miles de militares profesionales y combatientes voluntarios. La guerra no era sólo un asunto interno español. Se internacionalizó y con ello ganó en brutalidad y destrucción. Porque el territorio español se convirtió en campo de pruebas del nuevo armamento que estaba desarrollándose en esos años de rearme, previos a una gran guerra que se anunciaba.

4. ¿Por qué se movilizaron tantos extranjeros en la guerra española?

Dentro de esa guerra internacional en suelo español hubo varias y diferentes contiendas. En primer lugar, un conflicto militar, iniciado cuando el golpe de Estado enterró las soluciones políticas y puso en su lugar las armas. Fue también una guerra de clases, entre diferentes concepciones del orden social, una guerra de religión, entre el catolicismo y el anticlericalismo, una guerra en torno a la idea de la patria y de la nación, y una guerra de ideas que estaban entonces en pugna en el escenario internacional. En la guerra civil española cristalizaron, en suma, batallas universales entre propietarios y trabajadores, Iglesia y Estado, entre oscurantismo y modernización, dirimidas en un marco internacional desequilibrado por la crisis de las democracias y la irrupción del comunismo y del fascismo. Por eso tanta gente de diferentes países, obreros, intelectuales y escritores, se sintió emocionalmente comprometida con el conflicto.

5. ¿Por qué ganó Franco la guerra?

Los militares sublevados en julio de 1936 ganaron la guerra porque tenían las tropas mejor entrenadas del ejército español, al poder económico, estaban más unidos que el bando republicano y los vientos internacionales soplaban a su favor. Después de la Primera Guerra Mundial y del triunfo de la revolución en Rusia, ninguna guerra civil podía ser ya sólo “interna”. Cuando empezó la Guerra Civil española, los poderes democráticos estaban intentando a toda costa “apaciguar” a los fascismos, sobre todo a la Alemania nazi, en vez de oponerse a quien realmente amenazaba el equilibrio de poder. La República se encontró, por lo tanto, con la tremenda adversidad de tener que hacer la guerra a unos militares sublevados que se beneficiaron desde el principio de esa situación internacional tan favorable a sus intereses.

La victoria incondicional de las tropas del general Francisco Franco, el 1 de abril de 1939, inauguró la última de las dictaduras que se establecieron en Europa antes de la Segunda Guerra Mundial. La dictadura de Franco, como la de Hitler, Mussolini u otros dictadores derechistas de esos años, se apoyó en el rechazo de amplios sectores de la sociedad a la democracia liberal y a la revolución, quienes pedían a cambio una solución autoritaria que mantuviera el orden y fortaleciera al Estado.  

   Franco preside un desfile militar en los años cuarenta

Setenta y cinco años después, pocos creen ya que el objetivo del historiador es presentar a sus lectores “la verdad sin mancha ni pintura”, o que el pasado existe independiente de la mente de los individuos y lo que tiene que hacer el historiador, en consecuencia, es representarlo de forma objetiva. Que los hechos de la historia nunca nos llegan a nosotros en estado “puro” es algo que popularizó Edward H. Carr hace ya muchos años y había sido ya dicho por los historiadores norteamericanos de la “New History” a comienzos del siglo XX. Pero asumiendo que la verdad absoluta es inalcanzable, la función del historiador debería ser todavía, en palabras de François Bedarida, “la de descubrir modestamente las verdades, aunque sean parciales y precarias, descifrando parcialmente en toda su riqueza los mitos y las memorias”. Y algunas verdades relativas y bastantes certezas tenemos ya sobre la Guerra Civil, después de tantos intentos por reconstruir aquellos hechos y las vidas de los que los presenciaron, y por ampliar el foco, las fuentes y las técnicas de interpretación.

Además de difundir el horror que la guerra y la dictadura generaron y de reparar a las víctimas durante tanto tiempo olvidadas, hay que convertir a los archivos, museos y a la educación en las escuelas y universidades en los tres ejes básicos de la política pública de la memoria. Más allá del recuerdo testimonial y del drama de los que sufrieron la violencia, las generaciones futuras conocerán la historia por los libros, documentos y el material fotográfico y audiovisual que seamos capaces de preservar y legarles. Archivos, erudición, análisis, debates y buenas divulgaciones de los conocimientos. Eso es lo que necesitamos para seguir construyendo las partes del pasado que todavía quedan por rescatar. La propaganda y la opinión son otra cosa.

Julián Casanova es autor de España partida en dos. Breve historia de la guerra civil española (Crítica).

Hay 351 Comentarios

Cualquier análisis de los gobiernos en la historia de España, ofrece un verdad: hasta la segunda república fueron una sucesión de gobiernos de derechas monárquicos, puesto que en la Constitución de 1876 vigente hasta 1931 el Rey hacía y deshacía, no como en nuestra actual Constitución en la que su papel es Representativo. Fueron una sucesión de gobiernos liberales, conservadores, dictablandas y dictaduras. El hecho histórico previo a la guerra es el ascenso de los partidos de izquierda, hasta ese momento España nunca tuvo un gobierno de izquierda. Las antagonismos eran enormes y la resistencia de quienes hasta entonces habían estado en posesión del poder tan fue grande que desembocó en guerra civil. La causa general de la guerra en términos fundamentales, fue la deriva que llevó el país desde el momento en que los poderes conservadores monárquicos que habían controlado el país desde siempre (político, militar, religioso, económico) tuvieron que aceptar una alternancia política con la izquierda republicana. El antagonismo entre ambos, la resistencia a perder parcelas de poder o la voluntad de tenerlo sin diálogo en cada caso, derivó en guerra. Perjudicados, primero evidentemente en mucha mayor medida la izquierda republicana, que incluso aún en nuestros días es vista como peligro de conflicto, cuando es una opción democrática más, pero la gran mayoría "centrista" moderada de España que apuesta por la convivencia pacífica también lo perdió casi todo durante 40 años de dictadura de derechas.

lo unico que opino es que la Guerra Civil nos ha marcado, sin duda, como marcará a los Sirios durante muchos años.Pero despues de mas de 30 años de democracia, deberiamos enterrarla ya y no sacar más al tonto Simón a pasear por los pueblos de España.


Durante la guerra civil española es muy conocida la presencia de Voluntarios a favor de la República encuadrados en las Brigadas internacionales, a si como la ayuda Alemana y Italiana al ejercito sublevado, pero lo que no es tan conocido la presencia de Voluntarios extranjeros en la filas de este se habla de hasta noventa mil extranjeros lucharon en sus filas : católicos irlandeses, aventureros británicos, monárquicos franceses, aristócratas belgas, fascistas rumanos, poetas peruanos, Rusos blancos, estrellas de cine finlandesas, Polacos, Australianos, Noruegos, Filipinos, Turcos, Judios de Palestina y algun Aleman que llego por cuenta propia optaron por combatir el gobierno republicano.
Indice por nacionalidades sin los marroquies, ni legion condor ni CTV.
Gran Bretaña: 50 Australia: 2 Austria: 1 Grecia: 1 Argentina: 100 Francia: 2000 Portugal: 8000 (Viriatos) Rumania: 8 Noruega: 20 Suecos: 1 Turquia: 2 Polonia: 20 Finlandia: 14 Hungria: 3 Checoslovaquia: 1 Rusos Blancos: 136 (oficiales y altos oficiales) Ucrania: 14 Irlanda: 700 (constituyeron la XV Bandera de la legion) Italia: 4 Belgica: 51 Holanda: 5 Peru: 200 Usa: 6 Canada: 1 Colombia: 12 Alemania: 52 Negros Guineanos: 200 Panama: 1 Uruguay: 4 Paraguay: 1 Cuba: 46 Japon: 1 Judios de Palestina: 2 Brasil: 11 Egipto: 2 Rep Dominicana: 1 Chile: 1 Mexico: 2 Filipinas: 1 Yugoslavia: 1 Nueva Zelanda: 3 Sudafrica: 1

David Grande, sin reparos ni inmutarte aseveras " , porque es otro hecho histórico, probado y documentado; que el golpe de estado fue contra el Frente Popular, y no contra la República porque tras la victoria de los golpista no se reinstauró ningún régimen republicano sino una dictadura; que la verdaderamente entendió el régimen democrático de la 2ª República fue la derecha liberal,"
Impresionante parrafada pero como mucha ignora despues de la guerra España volvio a ser una monarquia y Franco nombrado Regente a perpetuidad, asi que despues de la guerra fue el Reino de España no la Dictadura Española ni la Republica de España.

Y el descubrimiento de América, y la historia de la religión,etc.. y todas las patrañas, con las que nos llenaron la tripa. Porque pan, más bien escaso.

Cualquiera que de un vistazo rápido a la Wikipedia en el tramo que va desde el día anterior a las elecciones de febrero de 1936 al 18 de julio de 1936; observa dos cosas. Prácticamente cada semana se realizan reuniones entre altos mandos militares y jerarcas políticos (además de algunos elementos de la Jerarquía Católica) preparando o pidiendo apoyos para un golpe de estado militar. Por otra parte, se produjeron asesinatos de miembros de organizaciones políticas de la derecha y también de la izquierda, huelgas, manifestaciones violentas de uno y otro sentido. Pero, siempre me queda una duda esencial..........Es obvio que para cualquiera con dos dedos de frente, ni las organizaciones sindicales, ni las obreras, ni la cnt, así como los partidos de izquierdas, tenían la preparación, ni la organización militar, además de los medios, para dar un golpe de estado militar, y ganar de ninguna manera una guerra. Los sublevados del frente de derechas, si disponían de gran parte de los mandos militares, así como (algo muy importante) un plan previo de asesinato rápido de altos mandos militares, cuadros medios (capitanes, tenientes, etc), miembros de sindicatos, estudiantes universitarios, maestros, miembros de organizaciones de izquierdas, etc, etc,. A nadie se le escapa que en la noche del 17 de julio de 1936, ya había una lista previa de gente a la que exterminar en muchos pueblos y ciudades de España. ¿Existía un plan golpista por parte de la izquierda? Existía un deseo claro de revolución obrera y campesina por parte de la CNT, y algunos miembros del "universo" comunista (es un hecho que Stalin no apoyaba una revolución.......y el que tenga dudas, que se fije en lo que le pasó al POUM, y a los trostkistas), pero no existió un plan de golpe de Estado por parte de la izquierda. Para que lo querían........ si habían ganado las elecciones de Febrero. Era obvio en Julio de 1936, que a corto, medio o largo plazo, El Bando Fascista ganaría la guerra (y ellos lo sabían). Por lo tanto, voy a la duda esencial: Se hubiera podido evitar la guerra civil; si al menos la mayoría de los generales y altos mandos militares, hubieran sido antes demócratas, que militantes de extrema derecha. Bastaba con que en vez de reunirse varias veces entre Febrero y Julio de 1936 para preparar un golpe de Estado, y un plan de exterminio de las izquierdas, laicistas, liberales y demócratas..... hubieran organizado una sola reunión, y le hubieran dicho al gobierno recién elegido por las urnas, que ponían sus tropas al servicio de la república, y dispuestos a acabar con cualquier acto contra la república, fuera de extremistas de izquierdas o de derechas. Como quiera que ese no fue el devenir histórico, (aunque no creo en el cielo, ni en el infierno).......solo deseo que se pudran en el infierno eterno, aquellos que planearon, y consiguieron acabar con la república, y todos aquellos que hoy en día (todavía) justifican un golpe de Estado, la Guerra Civil, y 40 años de dictadura.

No se porque los países latinos pasan por dictaduras cuando los ingleses y en Norteamérica avanzan con pasos agigantados. Alguien puede explicarlo

Tal cual dice el artículo, los comentaristas se empantanan siempre en su fanatismo por uno u otro bando, tendrán que pasar siglos aun antes de que se saquen las camisetas de los equipos y puedan juzgar el partido con mente abierta e imparcial

Los sucesivos gobiernos de la república desde su inicio hasta su naufragio estuvieron compuestos por una panda de vagos, arrivistas, descerebrados que no supieron y no quisieron canalizar su energía en crear un pais nuevo ordenado y con un proyecto serio de futuro. Para poder mantenerse en el poder dejaron barra libre a todos los nacionalismos y el desorden se instaló. Rouco no anda lejos de la verdad

Los vencedores de la Guerra Civil instauraron una dictadura cruel y atroz que suprimió las libertades de los cuidadnos, represalió a millones de personas torturando y asesinado durante décadas. Este es un hecho incontestable, histórico, documentado. Podemos revisar la historia en favor de la ecuanimidad y la objetividad, cuesitionar el papel tradicional de la izquierda como héroes revolucionarios y únicas víctimas (de hecho, poca gente ya es tan maniquea), podemos cuestionar la versión que se nos ha dado (llevamos cuestionándola décadas de hecho) y debatir las causas que pudieron conducir a esta guerra, sin dejar a nadie fuera y ser críticos con la Segunda República, y con el Frente Popular o los partidos de izquierdas, pero no podemos tergiversar la historia afirmando barbaridades como las que se afirman en comentarios aquí vertidos: que la Guerra Civil empezó en Asturias en 1934 y no con el alzamiento militar de los generales Franco y Mola, porque es otro hecho histórico, probado y documentado; que el golpe de estado fue contra el Frente Popular, y no contra la República porque tras la victoria de los golpista no se reinstauró ningún régimen republicano sino una dictadura; que la verdaderamente entendió el régimen democrático de la 2ª República fue la derecha liberal, porque la mayor parte de ella apoyó el golpe para ser luego barrida y eliminada ya que en el régimen que siguió, salvo Falangue (que fue manipulada por Franco) no tuvo representación política (otra cosa es que los terratenientes que apoyaron el golpe siguieran teniendo el poder); y otros muchos disparates. En resumen, no podemos tachar la versión "oficial" (y permítamente subrayar las comillas) de maniquea para cambiarla por otra igual o más maniquea solo que del color contrario. Sobre todo porque parece que esta nueva versión de la historia hace un pequeño lapsus de 40 años de dictadura, como si en 1939 se hubiera instalado en España un régimen más democrático, justo y con mayores libertades que la segunda República. Aunque todo depende por lo que se entienda por justicia y libertad, y sobre todo por democracia, porque leyendo los comentarios de este foro, está claro que para muchísima gente una dictadura es un régimen mucho más democrático que una república (no me imagino ya si lo comparamos con una monarquía como la que vivimos hoy en día en España). El remate final, la guinda del pastel, es que el 90% de este tipo de comentario acaban con la comparación implícita o explícita entre el gobierno de Zapatero y el del Frente Popular, una prueba irrefutable de la altísima calidad intelectual e independecia política de estos comentaristas.

Francisco Tostón, lo que tú expones es tu opinión, ni más ni menos. No porque pongas un texto de alguien que tú consideras una mente privilegiada vas a tener razón. Tendemos a calificar como inteligente o mente privilegiada a quien mejor expresa eso que nos gusta oir y coincide con nuestra posición. Mira tú por donde hay muchísima gente también inteligente y de mente privilegiada que piensa que la izquierda nos metió en la guerra desde el absoluto convencimiento de que la ganaría. Textos, mítines, hemeroteca y órganos oficiales / panfletos varios que avalan esa tesis los hay a montones. Yo también echo en falta el asesinato de Calvo Sotelo en el artículo, porque analizar el estallido de la guerra y no nombrarlo es de traca. Cercanos a un partido de derechas matan a un teniente y en represalia un cuerpo DEL ESTADO se carga al jefe de la oposición. Y eso que ellos no querían la guerra...

Sus comentarios dejan claro lo democrático que era el bando del Frente Popular. Él mismo dice que el gobierno de la república cometió el error de defenderse de un golpe de las izquierdas y descuidó la retaguardia de la derecha, por donde le vino el golpe final. Afirma igualmente que nunca se debió permitir adquirir poder a la derecha, burgueses o como lo quiera llamar. Muy democrático eso de privar del poder a esos que el pueblo ha otorgado la mayoría en las urnas, sí señor. Giuseppe representa muy bien el porqué de la guerra: unos interpretaron el régimen como la ocasión ideal para invertir la jerarquía de clases incluso aunque las elecciones arrojaran resultados contrarios. Vuestra lucha obrera, de clases, antipoderes tradicionales puede estar genial y ser justísima, que si la mayoría no lo quiere y se impone a la fuerza, entonces ya no hay democracia.

Menuda historia que enseñan!!!!.... si ni siquiera menta el asesinato del jefe de la oposición , Jose Calvo Sotelo `por parte de la Guardia de Asalto ( dirigida por el gobierno) en los dias previos al alzamiento...

Uxio, no sé en qué mundo vives. Cuentas todo al revés y te quedas tan ancho. La derecha no esperó a que el Frente Popular perdiera las siguientes elecciones igual que la izquierda no se esperó en el 34. Precisamente la izquierda se caracterizó por no comprender que la derecha pudiera gobernar una república. Estudien a fondo lo que pasó en 1934, que bibliografía hay. No fueron 4 mineros Asturianos a los que les dio por sublevarse en las montañas. Y lo d que hoy pasa lo mismo es de traca. Cuando la izquierda no tiene el poder, justifica el uso de la violencia para recuperarlo, ¿o es que hemos olvidado ya lo que pasó el sábado 22 d Marzo? No me digas que no has oído o leído a alguien de izquierdas que "esto está pidiendo ya una acción violenta". Ese "esto" es simple y llanamente que no estáis en el poder. Con ZP en el poder nadie hablaba de quitarlo a la fuerza, sino de que los españoles abrieran los ojos y echaran al PSOE democráticamente, como así sucedió.

Hola, amigos. Ya se ve que el interés por el tema sigue siendo enorme. Señal de que las cosas no están tan claras como pudieran parecer. Ni en un sentido ni en el otro. Yo ya he dicho que el asunto no está en quién mató más, si los de un lado o los del otro. Ese es el cuento de nunca acabar. La cuestión es, me parece: ¿Quién inició la guerra "incivil"? ¿Era inevitable? La respuesta es clara: Mola y su grupo de generales, a los que se sumó Franco, fueron los que comenzaron nuestra hecatombe, que se podría haber evitado perfectamente. Oigamos a una de nuestras mentes más privilegiadas y a uno de nuestros máximos pensadores y gran escritor, JULIÁN MARÍAS: "La mía (opción) fue a favor de la República, en primer lugar porque la ruptura de la concordia no había procedido de ella, porque los agresores habían sido los sublevados. Sí, se dirá, pero con motivos. Ciertamente, pero no suficientes, no como para hacer una guerra. A favor de la República, pero de una manera crítica, con enérgicas restricciones, con inmensa repugnancia a mucho de lo que se hacía en su nombre; y con la evidencia de que al otro lado de las trincheras se hacían cosas equivalentes. Desde el primer momento, lo único que me parecía deseable era el final de la guerra. Y mi adhesión iba, en primer lugar, a los que no la habían querido ni provocado; en segundo lugar, a los que sentían su dolor; en tercer lugar, a los que deseaban o se proponían terminarla". ( Julián Marías, "Una vida presente", Alianza Editorial, vol. 1º, p. 199).

Sorprendente artículo para estar en El País. Comete ciertos errores, pero se agradece en el País el intento por la moderación y la imparcialidad. La guerra la ganó el bando nacional no porque tenía de su lado el poder económico. Por favor... Unos rebeldes contra el Estado y tienen más medios los rebeldes? El golpe no fue contra el régimen republicano. Fue contra el gobierno del Frente Popular. Otra cosa es lo que hizo Franco cuando se vio con poder. Ganó el bando nacional por un cúmulo de pequeñísimas circunstancias que cayeron de su lado en momentos decisivos. Sin ir más lejos: si Sevilla no cae del lado nacional, se acaba el alzamiento en dos días. Y Sevilla cayó por circunstancias que no tienen absolutamente nada que ver ni con los medios economicos, ni con la aviación alemana ni nada de eso.

Una vez más la guerra vista desde el mismo punto de vista de siempre. Sólo le falta hacer una nueva película

Artículo excelente, como todos los de su autor. El título sin embargo es muy desafortunado.

Lean a Manuel Chaves Nogales

La guerra civil no fue una continuacion de la sublevacion de 1934. Fue una continuacion de 500 años de dominio de unos pocos sobre muchos, de autoritarismo sobre el liberalismo, del sectarismo religioso sobre la razon, del ejercito sobre la politica. No fue una guerra de derecha e izquierda, eso es simplista. Habia republicanos de derechas y de izquierdas, desgraciadamente los buenos politicos no fueron capaces de imponerse a los irresponsables, tambien de derechas e izquierdas por cierto, y despues como siempre el ejercito se metio donde no le llamaban, acostumbrado a hacerlo cuando queria. Demasiado poder se le dio siempre.

Y por terminar mis comentarios sobre esta guerra, referidos ahora a la represión franquista. Sin duda fue cruel pero me temo que hubiera sido igual de cruel si los vencedores hubieran sido la otra parte. Un Frente Popular que, aunque no se hubiera producido la sublevación franquista, se hubiera cepillado la 2ª República instarurando una República Popular similar a tantas otras (Hungría, Polonia, Bulgaria, Rumania etc). No, el haber perdido la guerra la izquierda no les hace mejores, señor Casanova.

En distintas épocas recientes de la historia en las cuales se quiere realizar una distribución de la riqueza y una mayor oportunidad para los más desfavorecidos ,el obstáculo principal es a quién se le encarga la tarea.
Estoy seguro que había en ciertos periodos previos a la guerra civil en los que una proporción importante de la población más favorecida hubiera colaborado.
Por desgracia se demuestra que los que abanderan la redistribución al final se quedan con el botín y al final no llega a quién hace falta.
Tenemos muchos ejemplos:China, la URSS,Cuba,Corea del Norte etc,etc.
Esto lo veían venir los que votaban a la derecha en la época republicana y por lo tanto muchas cosas pasan,no por insolidaridad sino por desconfianza.
Esto se utiliza luego populísticamente por una parte pa atacar a la otra.

Si algo hemos aprendido de Juego de Tronos, es no olvidar la historia, tener cuidado con los enanos y las rubias...y que los zombies están en todas partes. Espero que esto zanje el debate para siempre!!!

Como era de esperar la versión desde El Pais esta en las antipodas de la verdadera realidad, sobre todo en sus balances de fusilamientos Y DE LOS PORQUES DE LA GUERRA CIVIL.
DESGRACIADAMENTE ES SOLO UNA OPINION LA OTRA REALIDAD LO ANALIZARIA CON OTROS MATICES.
¿¿CUANDO SALDRA ALGUNA VERSION CON AUTENTICA PARCIALIDAD??

Dios nos salve... Esto esta lleno de fachas!!!

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Historia[S]

Sobre el blog

Dado que el presente se levanta sobre lo que ya pasó, no es mala idea echar un vistazo atrás para entender lo que está pasando. Cicerón lo dijo antes y mejor: “No saber lo que ha sucedido antes de nosotros es como ser eternamente niños”.

Sobre los autores

Tereixa ConstenlaCoordinadora: Tereixa Constenla. Periodista de EL PAÍS. Descubrió la Historia en 2008, cuando aterrizó en la sección de Cultura, y comprobó que el pasado era un filón para el presente.

Isabel Burdiel recibió el Premio Nacional de Historia en 2011 por su biografía sobre Isabel II. Es especialista en liberalismo europeo del siglo XIX y catedrática de la Universidad de Valencia. "Para que sirva para algo, la Historia no tiene que quedarse en el círculo de especialistas", sostiene.

Julián Casanova, catedrático de Historia Contemporánea de la Universidad de Zaragoza, defiende, como Eric J. Hobsbawm, que los historiadores son "los 'recordadores' profesionales de lo que los ciudadanos desean olvidar". Es autor de una veintena de libros sobre anarquismo, Guerra Civil y siglo XX.

Manuel Morales es periodista de EL PAÍS y profesor de Periodismo Digital en la Escuela de EL PAÍS/UAM. Para liberarse de tanta actualidad busca refugio en historias del pasado, sobre todo las que han dejado huella en la fotografía.

María José Turrión fue la primera directora del Centro Documental de la Memoria Histórica, creado sobre el esqueleto del Archivo de la Guerra Civil de Salamanca. Cree firmemente que los archivos contribuyen "a la salvaguarda de los derechos humanos y al desarrollo pleno de las democracias".

Javier Herrero es documentalista de EL PAÍS y licenciado en Historia Moderna y Contemporánea. Le interesa indagar en los antecedentes históricos de acontecimientos que saltan a la primera línea informativa.

Eduardo Manzano Moreno es profesor de investigación del CSIC y autor de numerosos libros sobre Al-Andalus, la Edad Media y la memoria histórica. Cree en el poder transformador del conocimiento histórico y en la necesidad de forjar una conciencia que nos convenza de que se pueden cambiar las herencias recibidas.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal