Líderes de verdad

Por: | 24 de febrero de 2014

Joan Ramis 014Juan Ramis-Pujol, profesor del Departamento de Dirección de Operaciones e Innovación de ESADE Business School (URL)

Ha habido muchas noticias de calado a lo largo de 2013, pero una de ellas destaca por su relación directa con los tipos de liderazgo que suelen escasear en nuestro entorno: la muerte de Nelson Mandela. El ex presidente Sudafricano nos remite, por ejemplo, a dirigentes de la altura de Gandhi, quién, al igual que él, también puede ser considerado como un líder transformacional.

En este caso, es más que destacable su entereza y perseverancia durante el largo periodo de tiempo que permaneció en la cárcel, donde se mostró dotado de una gran clarividencia para comprender cómo los cambios disruptivos pueden hacerse realidad. Como decía Einstein, no hay que intentar resolver los problemas con la misma mentalidad con la que fueron generados en su momento.

Fue especialmente valioso el Mandela que entendió y manifestó que, para hermanar a su pueblo, alguien tenía que empezar a dar un buen ejemplo en el sentido correcto. Y todo ello a pesar de la oposición generalizada, tanto de extraños como de conocidos. Mandela representó una lucha heroica, casi en solitario, apta para muy pocos, lo que nos remite al ejemplo de Hanna Arendt cuando defendió sus tesis sobre la banalidad del mal.

¿Por qué no surgen líderes de esta talla más a menudo? Quizás sólo haya espacio para que este tipo de personas pasen a primer plano en momentos excepcionales, como simple cuestión de necesidad. Después, en cuanto se regresa al día a día vuelven los líderes rutinarios, mediocres, habituales en nuestras instituciones y organizaciones.

¿Están los líderes de nuestro país a la altura de los desafíos planteados? Por ejemplo, el de la transformación de nuestro sistema productivo. Un tema que parece haberse olvidado de repente ahora que ya se anuncia de forma precoz la salida de la crisis. Por otra parte, también destacan el encaje de Cataluña o el final de ETA. ¿Hay algún líder español que ayude, de forma similar a Mandela, a hermanar en estos procesos? ¡Qué difícil topar con líderes de verdad!

Hay 3 Comentarios

¿Somos hijos de la historia, de la picaresca, de los aventureros y explotadores que fuerona esquilmar y esclavizar las Américas, de los cortesanos, de la religión católica, de la peineta, de los salva patrias y del capitalismo castizo de vivir del dinero publico? Las mentalidades no han cambiado y la rapiña individual y familiar es la constante, el salvese quien pueda es el santo y seña. Todas las reformas que se han hecho han sido contra las clases medias, investigación, sanidad, educación, los políticos no se han reducido, ni tampoco los cargos de confianza, los empresarios no tienen habilidades como dirigentes, más allá del ordeño y mando cuartelero. Pero lo peor de todo es que les seguimos votando y ellos pensando " que se jodan"

No vayamos a los grandes líderes, que son como los pequeños líderes. En este país los puestos directivos son para cobrar, si es posible mandar y nunca dar explicaciones. El liderazgo español suele consistir en llevar el cargo, pero nunca la carga: no dejar que la hierba crezca al rededor, ponerse medallas de otros, inmovilismo, etc.
La situación política española tiene su origen en la ruptura que hizo Aznar del pacto constitucional para llegar al gobierno: todo vale, usar el terrorismo, enfrentar unas regiones con otras, acoso a la oposición, secretismo, dividir el país en buenos y malos... Es una versión del Tea Party a la española, con paella en vez de hamburguesas. La derecha de este país no sabe lo que es el diálogo o el respeto (¡que se jodan! dice Andrea Fabra)... No hablamos de la débil y desorientada oposición, eso es para otro día. Pero pongamos las causas en su lugar.

No vayamos a los grandes líderes, que son como los pequeños líderes. En este país los puestos directivos son para cobrar, si es posible mandar y nunca dar explicaciones. El liderazgo español suele consistir en llevar el cargo, pero nunca la carga: no dejar que la hierba crezca al rededor, ponerse medallas de otros, inmovilismo, etc.
La situación política española tiene su origen en la ruptura que hizo Aznar del pacto constitucional para llegar al gobierno: todo vale, usar el terrorismo, enfrentar unas regiones con otras, acoso a la oposición, secretismo, dividir el país en buenos y malos... Es una versión del Tea Party a la española, con paella en vez de hamburguesas. La derecha de este país no sabe lo que es el diálogo o el respeto (¡que se jodan! dice Andrea Fabra)... No hablamos de la débil y desorientada oposición, eso es para otro día. Pero pongamos las causas en su lugar.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Idearium

Sobre el blog

Es una ventana abierta para inspirar ideas y generar debate económico y social. Profesores y antiguos alumnos de ESADE reflexionan en este blog sobre los desafíos de la economía global, las incertidumbres socio-económicas de nuestro país y de Europa. Con estilo ágil y didáctico, los expertos ayudan a impulsar ideas en un mundo global

Sobre los autores

ESADE

ESADE es una de las más reputadas escuelas de negocios europea y mundial. Con campus en Barcelona, Madrid, Buenos Aires, Sao Paulo y Munich, en sus aulas se han formado 44.000 alumnos que ejercen cargos de responsabilidad en empresas de los cinco continentes. Es, precisamente, su red de antiguos alumnos una de sus fortalezas tras 53 años formando directivos y profesionales. Dispone de Facultad de Derecho y del parque de negocios EsadeCreápolis.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal