Manuel Montobbio

De la desmayoritación de las mayorías y la construcción del futuro en los Balcanes

Por: | 28 de diciembre de 2012

    Hemos mirado en este blog hacia atrás, hacia el proceso de construcción de la Historia en los Balcanes, en el itinerario analítico recorrido a partir De la conmemoración del centenario de la proclamación de la independencia de Albania el pasado veinte y ocho de Noviembre, que nos ha llevado a la consideración De los Balcanes en la Historia y la Historia en los Balcanes y De la mayoritación de las minorías y la dinámica de la Historia en los Balcanes. Y si tal mirada tiene o puede tener sentido - o para que lo tenga, como cualquier mirada hacia la Historia –, lo tiene para a partir de ella o desde ella mirar hacia delante, plantearse la construcción del futuro. Y no de un futuro cualquiera; sino de uno mejor, como aquel que deseara Gil de Biedma en su poema a una España libre, o liberada, de los demonios de su Historia.

    Al mirar hacia delante, se configura como reto fundamental de los Balcanes la construcción de estados viables y la gestión de las relaciones entre sus pueblos por la vía de la cooperación en lugar de la confrontación. Lo que a su vez supone la construcción del Estado y el Estado de Derecho fruto de un contrato social basado en la ciudadanía, pasando de un único poder a la división de poderes, del nosotros de la etnia o la religión compartida al de la ciudadanía compartida. Supone la utilización del proceso de integración europea como vía para el consenso colectivo y la transformación que permita la superación de las lógicas, dinámicas y fantasmas de la Historia, al tiempo meta y camino u hoja de ruta de la acción colectiva, al configurarse el Progress u Opinion Report de la Comisión Europea en programa político compartido y guía del proceso transformador en cada caso.

    Pues si alguna perspectiva puede evitar, en el actual panorama de estructuración de la región en los estados que la conforman, la dinámica de apertura indefinida de las matrioskas, o que el factor serbio o el albanés u otro tienda a reeditar la construcción de la Gran Serbia o la Gran Albania, tal es la de la integración de los estados y el encuentro de los pueblos en una unidad política superior, en el proyecto político común de la construcción europea. Y ello no puede acontecer sin un cambio de lógica y de paradigma.

    Pues, como señala Cooper, frente al imperio y el equilibrio de poderes, el proceso de construcción europea supone la emergencia de una nueva manera de construcción de la estabilidad y el orden internacional a través de la integración en una comunidad superior regulada por el Derecho; concepción y lógica de la Comunidad Internacional como contrato social y no como estado de naturaleza, basada en la ciudadanía común y la lógica del nosotros somos todos, del juego de suma positiva y de los universales abiertos compartidos, en cuyo seno cualquier universal cerrado aglutinador de una identidad colectiva resulta posible para un yo o un nosotros siempre que respete la libertad del otro y no le sea impuesto, en que el recurso a la violencia no resulta posible como vía de acción colectiva y construcción de la Historia.

    Lo que supone un reto especial tanto para la Unión Europea como para los estados y sociedades de los Balcanes que aspiran a integrarse en ella.

    Reto, en el caso de la primera, de evitar convertirse en nuevo protector que repita los esquemas imperiales o equilibradores de los anteriores, de utilizar su capacidad de agresión pasiva, su vis atractiva, para promover la transformación desde abajo y desde dentro de las sociedades y los estados invitados a integrarse en ella, en las mentes y en las realidades.

    Reto de asumir, especialmente por parte de los estados y sociedades de los Balcanes, que la condición esencial para ser Estado miembro de la Unión Europea, es ser Estado dentro de los parámetros entendidos por ésta, pues solo ello puede permitir la conformación efectiva del espacio común europeo, y solo a través de él puede participarse en ella. Lo que implica la asunción de que el Estado es de todos, y no de la mayoría, de todos el contrato social en que se sustenta, y que éste se suscribe para proteger y garantizar los derechos fundamentales de todos y cada uno, se basa en universales abiertos que permitan a cada ciudadano o grupo de ciudadanos compartir libremente los universales cerrados con los que se identifica. Que todos tenemos una identidad única e irrepetible, que las identidades colectivas son múltiples y no son un contrato de adhesión. Que su fundamento es la ciudadanía y no la nacionalidad. Que en algunos de los aspectos o dimensiones de nuestra identidad todos somos o podemos ser minoría, pues en definitiva somos únicos, y tenemos un derecho fundamental a cambiar, a ser diferentes. Que en un Estado de Derecho la igualdad implica el trato desigual a los desiguales, y que por ello la protección de los derechos de las minorías constituye el test y elemento fundamental de la protección de los derechos de todos, de la libertad de todos.

    Reto, en definitiva, de mayoritación de las mayorías y minoritación de las minorías, de asunción de la diversidad y el respeto a la diferencia, del derecho del otro a ser como es, a ser diferente, a ser otro, y al tiempo la conciencia de que todo nosotros es un yo con otros, que es con los otros que conformamos el nosotros de la ciudadanía compartida, con los otros que construimos Europa, con todos los que compartimos nuestra común condición humana, y lo hacemos para garantizar y defender los derechos humanos fundamentales que nos permitan realizarla y desarrollarla en toda su potencialidad.

    Pues ninguna mayoría puede ser todo. Y en un contexto más amplio, empezando por el de la Unión Europea en la que nos integramos, toda mayoría puede ser minoría, y está en el interés y la legitimidad del trato que espera recibir el trato que dé a quienes sean minoría frente a ella.

    Reto, por todo ello, de madurez, de afirmación frente a uno mismo. Pues, como decía María Zambrano, si la juventud es la edad en que uno se afirma frente al otro, la madurez es aquella en que se afirma frente a sí mismo.

Hay 3 Comentarios

Empezamos un Nuevo Año y por aquello de año nuevo, vida,nueva, esperemos de los políticos rectificación en las prioridades, que rectificar, dicen es de sabios. Ojalá sean capaces de ver que en un mundo globalizado no sirven viejas recetas, pensadas para comportamientos estancos. El sistema, basado, nos guste o no, en el consumo, se esclerotiza cuando las medidas que se toman van contra su propia esencia. De persistir en las políticas de recortes, sin fomento del crecimiento terminaran con tal parálisis del mismo que provocaran un caos traumático de incalculables consecuencias. Los intereses de unos pocos no pueden llevar a la desesperación de la mayoría de una población que, independientemente de su posicionamiento político personal, ve con cada vez mayor estupor como el deterioro de metas, conseguidas con mucho esfuerzo, son pisoteadas de forma regresiva y despiadada. Este modesto blog, iniciado hace un mes, intenta humildemente aportar otra visión del problema, cierra el año con 25.000 visitas, gracias por la paciencia en leerme. Estamos, aún, a tiempo de tener un FELIZ AÑO 2013. http://fraesma.blogspot.com

Primero fue el Ra-TOWN-cito Perez, luego Melchor Gaspar y Bal-TOW-sar, y ahora llega TOWMIN! una red social que cada día te entregará en el buzón de tu correo una historia escrita por alguien anónimo de cualquier parte del mundo! solo tienes q registrarte y ese mismo día recibirás tu regalo! http://www.towmin.com

Interesante. Mientras no haya una clara separacion entre el Estado y las culturas y religiones que representan a las minorias y a las mayorias en los estados, no podra haber una identificacion efectiva de las poblaciones con la idea de "ciudadania". La cultura etnica y la religion deberian ser algo del ambito privado, con sus propias instituciones separadas del Estado, protegidas pero "aparte"; para que no contaminen el discurso politico y todas las culturas europeas esten en pie de igualdad con el resto. Por que no empezar por poner el ingles como unica "lingua franca" en la Union Europea? (no vale decir que ya lo es; lo sera cuando la escuela elemental los niños la terminen aprobando el First Certificate, pero ante nativos y en British Council) por que no poner un nuevo pasaporte europeo donde no se especifique ni la religion ni la nacionalidad? solo una cosa; ciudadano europeo;el resto es personal, y ademas,como la religion, algo cambiable y discutible; solo hay que ver a los hungaros y alemanes de Rumania.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el autor

Manuel Montobbio, diplomático y doctor en Ciencias Políticas con formación pluridisciplinar, ha desempeñado diferentes responsabilidades en el Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación y ha estado destinado en San Salvador, Yakarta, México, Guatemala y Tirana. Paralelamente, ha desarrollado una trayectoria académica y literaria, que le ha llevado a publicar diversos libros, ensayos y obras de pensamiento y creación como Salir del Callejón del Gato. La deconstrucción de Oriente y Occidente y la gobernanza global, Guía poética de Albania y Tiempo diplomático. Acaba de publicar Mundo. Una geografía poética.

Sigue al autor en Twitter.

Mis libros

MUNDO Una geografía poética

MUNDO

Una geografía poética

Toda poesía reunida refleja un mundo, como el recogido en esta geografía poética que, siguiendo la figura del héroe que lo sostiene, ofrece al lector un viaje por éste en cuyas estaciones o etapas encuentra los poemarios y poemas que lo habitan, sean éstos los que sostienen el mundo o los que relatan sus lugares perdidos, soñados o encontrados, sus fronteras, viajes o lugares-siempre.

Tiempo diplomático

Tiempo diplomático

Una invitación a vivir un destino diplomático en sus diferentes etapas y una aproximación a las funciones del diplomático que, entre el ensayo y el relato, intenta responder a las preguntas de qué es la diplomacia, qué es y qué hace un diplomático y su sentido, y al tiempo va más allá.

Guía poética de Albania

Guía poética de Albania

Una aproximación a la esencia y el alma de Albania, su drama, sus mitos y su universo simbólico en un viaje sinfonía en cinco movimientos —Guía de Albania, Tirana, Búnkeres, Mujeres-hombre y Cielos de Albania—, en que nos adentramos en su realidad y referentes colectivos y en las grandes cuestiones y anhelos que afrontamos en nuestro navegar con la vida en el mundo.

Salir del Callejón del Gato

Salir del Callejón del Gato

La deconstrucción de Oriente y Occidente y la gobernanza global

Un viaje por los espejos que condicionan nuestra visión de la realidad y del mundo y de búsqueda de nuevos paradigmas sobre la democracia, el desarrollo, la paz, la diversidad cultural y otros elementos para la construcción de la gobernanza global.

La metamorfosis del Pulgarcito

La metamorfosis del Pulgarcito

Transición política y proceso de paz en El Salvador

Un análisis del proceso salvadoreño y la problemática de la construcción de la paz y la democracia en El Salvador desde la doble perspectiva de la Sociedad Internacional y la sociedad nacional, como proceso de paz y a la luz de las teorías de la transición democrática, la revolución y el contrato social, y sus lecciones para otros procesos.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal