Manuel Montobbio

Búnkeres en Sant Jordi

Por: | 23 de abril de 2013

DSC_0501Cuenta la leyenda
que más de un millón
de búnkeres
nacieron
de la sonrisa
que el tío Enver
esbozó
cuando, tras bombardear
el primero
con granadas
minas
y tanques,
vio
que entre el humo, Búnker en monetaña
más asustado
que vivo,
salía el ingeniero
al que había mandado
construirlo
y permanecer en él
para probar
con hechos
su palabra
de que eran
indestructibles;
de la sonrisa
y del brillo Búnkeres playa
de sus ojos
cuando tras felicitarle
le dijo:
“Me has convencido
y ahora construirás
construiremos
búnkeres
por toda Albania,
hasta que todas las hijas
e hijos
de las águilas
los tengan como nido
en el que refugiarse
cuando el terrible enemigo
que envidia Bunkers-northern-albania
el paraíso
en la tierra
construido por el Partido
del Trabajo de Albania
bajo la clarividente guía
de su Líder Supremo
nos ataque
para destruirla
y cortarnos las alas
de la independencia
y la libertad”.

    A veces recurrimos a la poesía, a la literatura, para explicar la vida, un mundo o el mundo, intentar captarlos, transmitirlos, compartir con otros la experiencia vivida.

    A veces una palabra, una imagen, se configura o erige en símbolo de un mundo, un tiempo, una época o una de las historias de la Historia. Símbolo y testimonio de una vivencia colectiva que solo pueden captar o conocer del todo quienes la hayan vivido, mas al tiempo llave para poder aproximarse a ella e intentar comprenderla, aprehenderla, para quienes no lo hayan hecho. A veces, a partir de esa palabra, ese símbolo, deslizamos sobre el papel en blanco la pluma para intentar volcar en él ese tiempo, ese mundo que, al adentrarnos en él, se nos ha metido adentro y queremos sacar hacia fuera.

    “Búnkeres”: tal es la palabra, la imagen, el símbolo que se me hizo presente, como si no pudiera ser otro, cuando sentí la llamada del papel en blanco para reflejar en él la epopeya de la Albania contemporánea, el drama colectivo que vivieron los albaneses y las albanesas bajo el régimen totalitario de Enver Hoxha; y la gesta y el reto de transformarlo, dejarlo atrás, superar sus secuelas, los traumas que tras de sí dejara.


    Y para hablar de los búnkeres de Albania, o de Albania a través de sus búnkeres, nada mejor que KOLONEL BUNKER2empezar por su principio, del que supe por primera vez a través de la Guía Bradt sobre Albania, de la que es autora Gillian Gloyer, que guió mis pasos en mi descubrimiento del país. Y que lo es a su vez de la película Kolonel Búnker de Kujtim Cashku, director de referencia del cine contemporáneo albanés, fundador, tras desarrollar una carrera internacional como tal, a su regreso a Albania de la Academia de Cine Marubi, institución de referencia de la vida cultural albanesa y apuesta de futuro de su cine. Puede en ella verse la escena descrita en los versos con que comienza esta entrada: la orden de Enver Hoxha al ingeniero militar al que ordena construir los primeros búnkeres de meterse en uno de ellos y ser bombardeado para comprobar que efectivamente eran indestructibles; y tras salir vivo la de dirigir el proceso de bunkerización del país. Narra la película cómo lo lleva a cabo, y el destino que el régimen le depara después. Cojo el DVD de la película, que me regaló su director, y en la contracubierta leo esta presentación de la misma: “1974, en Albania, bajo el yugo de Enver Hoxha. El coronel Muro Neto es encargado de defender el país contra “el enemigo invisible”. Monstruo del aparato comunista y la locura paranoica, Neto hace erigir cerca de 800.000 búnkeres. Héroe nacional, es nombrado general. Sin Kujtimembargo, en Albania, soñar en la gloria personal lleva a la prisión…”

    El personaje del coronel Neto Muro de la película se inspira en la figura de Josif Zengali. Combatiente partisano durante la Segunda Guerra Mundial y formado en la Unión Soviética como ingeniero militar tras ésta, fue el diseñador del búnker Kolonel Bunker 1Qender Zjarri, conocido como búnker champiñón, de tamaño individual, el más conocido y extendido de los construidos. Satisfecho por las pruebas, Hoxha le nombró Coronel Ingeniero Jefe del Ministerio de Defensa y lo puso al frente de la campaña de construcción de búnkeres, que llevó a cabo eficazmente. Sin embargo, ello no le evitó ser víctima de la paranoia de Hoxha y ser acusado de sabotaje y agente extranjero, lo que le llevó a pasar en prisión ocho años con trágicas consecuencias familiares.

    Sean ochocientos mil, sean un millón como dicen algunos amantes de los números redondos, lo cierto es que forman los búnkeres parte del rostro de Albania. En las calles apenas apercibidos, en los jardines y otros inesperados rincones de las ciudades, en las playas, las montañas, los valles, tras cualquier curva de la carretera… resulta difícil no verlos, avanzar largo por cualquiera de los caminos de Albania y no toparse con ellos. Con veinte y ocho mil kilómetros cuadrados y tres millones y medio de habitantes – que cuando se construyeron eran menos -, Albania es un país bunkerizado desde que, tras haber roto primero con Tito, después con la Unión Soviética por la apertura de Kruschev tras la muerte de Stalin, con China después de que Mao recibiera a Nixon… orgullosamente solo en la defensa y encarnación del marxismo-leninismo, Enver Hoxha decidiera llevar a cabo la bunkerización de Albania para defender de la invasión enemiga su paraíso en la Tierra.

    ¿Por qué, para qué y cómo se construyeron los búnkeres?. Constituye Búnkeres un largo poema índiceque pretende responder a esas preguntas, y narrar al hilo de la historia de su construcción y su deconstrucción la epopeya y el drama de la Albania contemporánea; y al tiempo reflexionar sobre el totalitarismo, le poder, la libertada y los anhelos, ideales, pasiones y pulsiones que orientan y guían las vidas de los seres humanos y su acción colectiva. Un poema que forma parte de la Guía poética de Albania que se ofrece hoy como regalo por el Día del Libro en el sorteo que en su web ofrece El País de los libros de los autores de sus blogs.

    Es este día de Sant Jordi el de la rosa y el libro, el de los juegos florales, el de la celebración de la vida que nace cada primavera, que florece en las rosas que crea la naturaleza, y en los poemas y las obras que creamos nosotros. Al regalarlos regalamos y nos regalamos la vida, y la celebramos. Pues no es solo la vida la que vivimos, sino también la que damos, la que hacemos vivir en los otros.

    Ningún día mejor para iniciar en este blog este recorrido por Búnkeres, y a través de ellos por Albania y por la vida que quisiera compartir con quienes lo lean, y con ellas y ellos celebrar este día. Un recorrido que continúa así:

Búnkeres
en las esquinas, 800px-Shkodër-apartmentwithbunker-2001
en los corazones
de las ciudades
de Albania,
en los jardines
de las mansiones
de Tirana
donde los dirigentes
del Partido
trabajan por el bien
del pueblo,
desde los que por los túneles
pueden trasladarse
al Gran Búnker Central 11.Concresco_David-Galjaard-640x512
del Comité Central
en el monte Dajti
u otros protegidos lugares
desde los que dirigir
la heroica lucha
del pueblo;
búnkeres
en las playas
de Vlora y de Durres,
del Lago Ohrid
y los lagos Prespa,
en las ruinas
de Apolonia
y Brutrint,
en los montes
de Gramoz Bunker_on_a_graveyard_in_Albania
y en el Valle
del Thet;
búnkeres apuntando
hacia el Norte
y hacia el Sur,
hacia el Este
y hacia el Oeste,
hacia arriba
y hacia abajo,
apuntándose
unos a otros,
apuntándose
a sí mismos;
hacia todo
y hacia todos,
pues de todo Bunkers_lake
lugar
puede venir el ataque
del enemigo
del pueblo,
el enemigo
exterior
y el enemigo
interior;
búnkeres
nodriza
y búnkeres
lactantes
que no beben leche
sino miedo Full_1344630269ScreenShot2012-08-10at1.06.49PM
de los pechos
de su madre;
búnkeres
comando
y búnkeres
comandados;
búnkeres
casados
y búnkeres
solteros;
búnkeres
gregarios
y búnkeres
sociales;
búnkeres Albania_bunker_line
en grupos
y búnkeres
solitarios;
multitudes
de búnkeres,
granos
que como un sarampión
o como las flores
con que en ella estalla
la primavera
pueblan el rostro
de Albania.

    Un recorrido que continuará en próximas entradas de este blog, en una serie que titularé Bunkeres – con un subtítulo para cada entrada -. Me despido de Ustedes en esta con esta foto en la que estoy dentro de uno en la playa de Drymades, Dhermi, frente al mar Jónico, deseándoles feliz Sant Jordi.

Dhermi junio 2010 (22)


Hay 1 Comentarios

No hagamos búnkeres por nada, ni el gran miedo. Muy bello el recuerdo de la triste Albania

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el autor

Manuel Montobbio, diplomático y doctor en Ciencias Políticas con formación pluridisciplinar, ha desempeñado diferentes responsabilidades en el Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación y ha estado destinado en San Salvador, Yakarta, México, Guatemala y Tirana. Paralelamente, ha desarrollado una trayectoria académica y literaria, que le ha llevado a publicar diversos libros, ensayos y obras de pensamiento y creación como Salir del Callejón del Gato. La deconstrucción de Oriente y Occidente y la gobernanza global, Guía poética de Albania y Tiempo diplomático. Acaba de publicar Mundo. Una geografía poética.

Sigue al autor en Twitter.

Mis libros

MUNDO Una geografía poética

MUNDO

Una geografía poética

Toda poesía reunida refleja un mundo, como el recogido en esta geografía poética que, siguiendo la figura del héroe que lo sostiene, ofrece al lector un viaje por éste en cuyas estaciones o etapas encuentra los poemarios y poemas que lo habitan, sean éstos los que sostienen el mundo o los que relatan sus lugares perdidos, soñados o encontrados, sus fronteras, viajes o lugares-siempre.

Tiempo diplomático

Tiempo diplomático

Una invitación a vivir un destino diplomático en sus diferentes etapas y una aproximación a las funciones del diplomático que, entre el ensayo y el relato, intenta responder a las preguntas de qué es la diplomacia, qué es y qué hace un diplomático y su sentido, y al tiempo va más allá.

Guía poética de Albania

Guía poética de Albania

Una aproximación a la esencia y el alma de Albania, su drama, sus mitos y su universo simbólico en un viaje sinfonía en cinco movimientos —Guía de Albania, Tirana, Búnkeres, Mujeres-hombre y Cielos de Albania—, en que nos adentramos en su realidad y referentes colectivos y en las grandes cuestiones y anhelos que afrontamos en nuestro navegar con la vida en el mundo.

Salir del Callejón del Gato

Salir del Callejón del Gato

La deconstrucción de Oriente y Occidente y la gobernanza global

Un viaje por los espejos que condicionan nuestra visión de la realidad y del mundo y de búsqueda de nuevos paradigmas sobre la democracia, el desarrollo, la paz, la diversidad cultural y otros elementos para la construcción de la gobernanza global.

La metamorfosis del Pulgarcito

La metamorfosis del Pulgarcito

Transición política y proceso de paz en El Salvador

Un análisis del proceso salvadoreño y la problemática de la construcción de la paz y la democracia en El Salvador desde la doble perspectiva de la Sociedad Internacional y la sociedad nacional, como proceso de paz y a la luz de las teorías de la transición democrática, la revolución y el contrato social, y sus lecciones para otros procesos.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal