Manuel Montobbio

Construir en secreto un búnker secreto

Por: | 21 de junio de 2013

Despierta, sí, Abdurrahim Buza_ Puna vullnetare në kombinatin e tekstileve 'Stali'
y despiertamente
despierto
redacta
en secreto
el plan
secreto
para construir
en secreto
un búnker
secreto
en el interior
de cada albanesa
y cada albanés;
un plan secreto
que ejecutarán
en secreto, Dhimitër Mborja_ Miq të uzinës 1969
sin darse cuenta,
la policía
secreta,
lo maestros
de las escuelas,
los dirigentes
del Partido,
de las prisiones,
de las fábricas,
de las empresas,
de los periódicos
todos los dirigentes

dirigidos por él
para dirigir Llambi Blido_ Në pultin e komandimit 1971
a todos
y todo;
que ejecutarán también
los pintores
que pintan la alegría
del pueblo
conforme dictan los cánones
del realismo socialista,
los profesores de Universidad,
los traductores
de sus obras completas
y de sus memorias
que cambian
conforme hace la Historia,
los guionistas
y los actores
que en el Kinostudio
hacen películas

sobre la construcción
de los búnkeres Çlirim Ceka_ '30 Korrik 1978'  1979
y la heroica resistencia
de Skanderberg
dirigiendo
desde su búnker comando
del castillo de Kruja
a todo su Ejército
de hombres búnker
y búnkeres hombres
desplegados
por todos los rincones
de Arberia
frente a la enésima invasión
otomana,
películas
sobre el mundo
para que los albaneses no vean
el mundo
ni las películas
que se hacen en él; Isuf Sulovari_ Mjelsja 1971
y los obreros
de las fábricas,
los campesinos
de las cooperativas agrícolas,
los hombres nuevos
y las mujeres nuevas
siempre pintados con un único
rostro
sonriente.
Sin darse cuenta,
así,
poco a poco,
hasta que todos
los hijos e hijas
de las águilas
se construyan
a sí mismos,
sin darse cuenta,
un búnker Shaban Hysa_ Më tej 1969
por dentro;
hasta que llegue el día
en que salgan con él
adentro
del vientre de su madre.


    A veces las pesadillas advierten de una amenaza, de un peligro, nos disuaden de acometer una acción, de hacer lo que hicimos en el sueño para que no acabe pasando lo que pasó cuando se transformó en pesadilla. A veces, al contrario, nos impelen a actuar, a intensificar o modificar nuestra acción; para evitar, precisamente, que llegue a pasar lo que pasó en la pesadilla, lo que nos despertó del sueño. Actuar con renovada determinación en la realidad que vemos despiertos y despiertos podemos transformar, para que fuera de ella permanezcan dormidos los sueños.

Es la pesadilla – y el sueño que en ella se transforma – de Enver Hoxha objeto de la anterior entrada de este blog – en el marco de la serie dedicada a la aproximación a la epopeya y el drama de la Albania contemporánea siguiendo el hilo conductor del proceso de construcción de los búnkeres reflejado en el poema Búnkeres de mi Guía poética de Albaniauna pesadilla literaria: no podemos saber ahora lo que soñó dormido, ni la acción, el grito o la pesadilla que le hizo bruscamente despertarse bañado en su propio sudor. Pero sabemos lo que hizo despierto.

No sabemos tampoco si tuvo o redactó un plan secreto para construir un búnker secreto en el interior de cada albanesa y cada albanés. Pero sí que actuó como si lo tuviera. Los planes secretos, por demás, para ser del todo tales a menudo no se escriben, ni se presentan: están en el interior de quien los tiene, y simplemente se ejecutan.

Al hablarnos de las sociedades cerradas y las sociedades abiertas – y los universales cerrados y abiertos que las sustentan – en La sociedad abierta y sus enemigos, entre los peligros que amenazan la construcción de la sociedad abierta nos advierte especialmente Popper del del filósofo rey, en ese cuestionamiento que realiza de Platón y su legado. El peligro o la tentación del papel o lienzo en blanco por escribir o pintar, la tentación fundacional: la de considerar la sociedad, el mundo, el nosotros que junto camina en la Historia y la hace, como ese lienzo o papel en blanco sobre el que se puede pintar o escribir la obra que nuestra inspiración nos sugiera, sobre el que podemos dejar tras nuestra acción creadora una realidad distinta a la que existía antes de iniciarla. Distinta, y nuestra. Iniciar una nueva etapa en la Historia, e incluso la Historia toda. Concebir en La República la sociedad ideal y detentar y ejercer el poder político para hacerla nuestra. O, siguiendo el arquetipo bíblico, crear el mundo en seis días, y disfrutar al séptimo del merecido descanso, la merecida gloria.

Tentación y aproximación a la política y a la tarea del político a la que contrapone y contrapropone Popper la del pintor que suavemente, delicadamente, va retocando, moldeando, reformando o dando forma a aquellas figuras o elementos del paisaje social que considera que hay que cambiar para que éste se vaya aproximando al paisaje deseado, a partir de la transformación y evolución de los seres que lo habitan y conforman, con su participación y consenso. Fundación/revolución frente a reforma, qué frente a cómo, antes y después en la Historia frente a momento de ésta.

    Historia que, concebida en tal sentido, no puede sino ser sacrificial, fundacional: la del sacrificio, el sufrimiento, el sentido del hoy por la belleza del mañana. La del cuadro que habremos pintado, y la del mundo.

Stavri Çati_ Elektrifikimi 1969

    Cuadro que se pinta, Historia que se escribe, plan secreto que ejecutarán en secreto, sin darse cuenta, la policía secreta, los maestros de las escuelas, los dirigentes del Partido, de las prisiones, de las fábricas, de las empresas, de los periódicos todos los dirigentes dirigidos por él para dirigir a todos y todo. Que ejecutarán los dirigentes, todos aquellos que en las distintas esferas del quehacer social tienen la función o el poder de dirigir a otros, o influir sobre ellos; mas no solo: también aquellos que simplemente pintan o escriben o filman sobre un lienzo, un papel o un celuloide en blanco. Quienes no inciden ni transforman o crean la realidad; pero imaginan otra, y la crean, o pueden crearla. No quiere la gran obra a esculpir en la Historia espejos en los que no se refleje. Y si es poder el de transformar la sociedad y crearla de nuevo como si fuera un papel en blanco, más totalmente lo es – más total – el de crear la que crean los que crean. La que escriben los escritores, KolIdromenoMotraTone1883y pintan los pintores, y esculpen los escultores, y filman los cineastas.

    La que imaginan, y la que no imaginan, no pueden imaginar, tienen prohibido imaginar según los cánones del realismo socialista. Quien quiera comprobar lo que ello supone no tiene más que visitar la Galería Nacional de las Artes en Tirana. Empezará contemplado la progresiva adaptación, a partir de mediados del siglo XIX, de los pintores albaneses a las tendencias pictóricas de la época en Europa y en el mundo, o el reflejo de éstas al pintar la realidad, las personas y los paisajes de Albania, empezando por la conocida como “Monna Lisa de Shkodra”, de Kol Idromeno; y no podrá dejar de detenerse ante los hermosos paisajes, con cierto toque impresionista, de Vangush Mio, reflejo como otros de su formación italiana.


Vangjush Mio_ Peizazh 1919

Vangjush Mio_ Vjeshtë me udhëtarë 1934


Petro Kokushta_ Me top asamblenë tradhëtare 1979

    Aunque cambien los temas, y empiecen a estar poblados los cuadros de partisanos en las montañas, o victoriosamente entrando en Tirana, o por Enver Hoxha en olor de multitudes, no Fatmir Haxhiu_ Fitimtari 1979dejan los primeros cuadros a partir de la Segunda Guerra Mundial de estar pintados a la misma manera, con la misma técnica. Por las mismas personas que a los tiempos se adaptan. Mas no es tal ya la impresión al pasar a la siguiente sala: está ésta habitada por el hombre nuevo – y la mujer nueva, y los niños y niñas nuevos - , siempre pintados con un único y mismo rostro sonriente, que alegre y heroicamente construye – en las fábricas, las minas, los campos, los edificios, los cuarteles… - la sociedad nueva y el mundo nuevo del socialismo bajo la dirección del Partido del Trabajo de Albania, cuyas siglas PPSH pueden contemplarse a menudo en el fondo. El hombre nuevo y el mundo nuevo pintado por el pintor nuevo formado en la Unión Soviética.

Image_2274

Image_2276

Image_2724

Hasan Nallbani_ Aksionistja 1966

Sotir Capo_ Prodhuesja e telave elektrik 1969

Spiro Kristo_ Brigaderja 1976

Vilson Halimi_ Kudo jemi në ballë 1976

   Si avanzamos un poco más, observaremos el reflejo de las épocas de relativa apertura – como la de principios de los setenta – como en este cuadro de Eduard Hila que tiene la osadía de contradecir la realidad al pintar unos árboles azules. Cuadro por el que fue premiado y por el que, tras la cerrazón del régimen a partir del supuesto golpe de Estado del General Balluku – del que hablamos en la entrada Búnkeres: la razón militar – en 1974, le llevó a pasar una temporada en la cárcel, con fines reeducativos y/o meditativos.

Eduard Hila_ Mbjellja e pemëve 1971

    Mas no son ése y otros intentos de transgredir la realidad o reflejarla personalmente, ni esa uniformidad impersonal del hombre nuevo que transciende y atraviesa las fronteras del mundo socialista, su uniforme narrativa en este caso en Albania reflejada o escenificada, lo que más sorprende o llama la atención en el recorrido por las salas de la Galería; sino lo que se contempla al llegar a lo pintado en los noventa tras la caída del comunismo: pareciera como si de repente hubiera llegado a Albania el cubismo y todos los ismos de las vanguardias, o el arte abstracto o el pop. Como si hubieran llegado, y como que habían llegado. Pues la enseñanza de la Historia del Arte se había interrumpido hasta entonces en Albania en el realismo del XIX, considerándose lo que venía a partir del impresionismo como desviaciones o degeneraciones burguesas cuya enseñanza y conocimiento podía perturbar la construcción del hombre nuevo y la sociedad socialista. De modo que con el comunismo no solo cayeron o cesaron las consignas que qué y cómo había que pintar – o escribir o filmar -, o cesó el apoyo y el encuadramiento por parte del Estado a los pintores y artistas – a los que, por ejemplo, no solo formaba, sino que facilitaba una vivienda estudio en el mismo bloque de pisos, en muchos de los cuales viven todavía hoy -; sino que atravesó de repente sus ojos y entró en sus mentes toda la pintura de un siglo. Toda la pintura que hasta entonces no conocían; y que había que digerir. Y esa digestión, o indigestión – que se produjo no solo en el arte, sino en tantos otros ámbitos del acontecer del mundo y la vida de la que Albania había permanecido aislada, se refleja en esa explosión de cuadros pintados de repente con todas las tendencias del siglo. Como, por ejemplo, este cuadro cubista con el que Edi Rama – pintor posteriormente Alcalde de Tirana y actual líder socialista que concurre como candidato a presidir el Gobierno en las elecciones de este domingo 23 de Junio – intenta captar el drama de Kosovo. Una digestión o indigestión que cada uno y cada una, en la pintura y en la vida, deberá hacer a su modo y con sus tiempos para encontrar su propio camino, como van reflejando los últimos cuadros…

Edi Rama_ Pikëllimi i netëve kosovare 1989

    Mas no se trataba solo del mundo o el arte que los artistas pudieran crear, la realidad o la vida que en sus obras pudieran reflejar; sino también – y tal vez sobre todo – del que pudiera ser visto por el hombre nuevo y la mujer nueva. Del mundo que en ellos pudiera verse, o en las pantallas de televisión de cada casa. Por eso y para eso se inauguró en la periferia de Tirana el Kinostudio, una Cinecittà en la que podían filmarse y se filmaron incontables películas, hasta el punto de que Albania cuenta, en términos relativos y per cápita, con uno de los mayores legados cinematográficos de la Historia.

6867821_orig Kinostudio

    Pues si desde luego las películas y programas audiovisuales, o la música y la canción, estadounidenses o europeos occidentales constituían degeneraciones capitalistas que no debían verse u oírse por la mujer y el hombre nuevo en el mundo nuevo del socialismo, tras la ruptura con Tito tampoco pudieron verse las yugoeslavas, ni las soviéticas tras la ruptura con la URSS tras la muerte de Stalin… De modo que Albania se quedó al final orgullosamente sola como única encarnación de las esencias del marxismo-leninismo, no solo construyendo búnkeres para defender de sus enemigos el paraíso en la Tierra; sino también produciendo películas, todas y las únicas que pudieran ver las mujeres y los hombres nuevos para acabar de serlo del todo.

    Que pudieran ver los albaneses; mas no solo. Pues no solo en Albania se vieron, sino también en China. En esa China de Mao que vivía la revolución cultural, y construía grandes presas y siderurgias en Albania como gran potencia aliada del régimen de Enver Hoxha. No se vieron las películas del Kinostudio en el resto del mundo, pero sí en China. De modo que la visión de los europeos fue y ha sido para toda una generación de chinos la de unos actores y actrices albaneses interpretando las heroicas gestas de Skanderbeg o las de los partisanos comunistas liberadores de Albania…

Kinostudio    Quien realice hoy una visita al Kinostudio podrá ver todavía un templo clásico para rodar películas de época y otras reminiscencias del pasado junto a la Academia de Cine y Multimedia Marubi y los estudios de televisión en que se han convertido hoy sus demás edificios tras ser renovados.

    Podríamos hablar también de la Asociación de Escritores de Albania, de la censura, de las consignas explícitas o implícitas, de tantas otras medidas destinadas a encuadrar a intelectuales y artistas, a orientar la creación de los creadores, a extender y ejercer el poder no solo sobre la realidad real, sino también sobre la imaginada y creada. Podríamos hablar tambien de las obras completas del propio Hoxha (y el Instituto del Marxismo-Leninismo que dirigía su esposa), traducidas a todos los idiomas y esparcidas por el mundo. Una atmósfera, un escribir entre líneas a veces, una lucha por adaptarse formalmente a los cánones pero a pesar de ello o con ello crear el mundo que se quiere crear, o reflejar la visión que de éste se tiene, que tan bien refleja en sus obras Ismail Kadaré. Y tal vez en ninguna otra, por su simbolismo separado de la realidad pero aludidor de ésta, y por ello por su universalidad, como El Palacio de los Sueños desde el que se gobierna un imperio a partir de la captura, transcripción e interpretación de los sueños de sus súbditos, cuya lógica y funcionamiento vamos descubriendo a través de sus páginas acompañando a Mark Alem, su protagonista, en su irresistible ascenso por los peldaños de su jerarquía administrativa.

    No sabemos si Enver Hoxha tuvo un plan secreto, pero sí que hizo lo que hizo para construir en secreto un búnker secreto en el interior de cada albanesa y cada albanés, sin darse cuenta, así, poco a poco, hasta que todos los hijos e hijas de las águilas se construyan a sí mismos, sin darse cuenta, un búnker por dentro; hasta que llegue el día en que salgan con él adentro del vientre de su madre...

Petro Kokushta_ Montatori 1979

 

Hasan Nallbani_ Stafeta 1981

 

Nexhmedin Zajmi_ Diga e Drinit 1966

 

Edison Gjego_ Fondatori 1971

 

Lumturi Blloshmi_ Në kompleksin industrial 1974

 

Sali Shijaku_ Naftëtari 1966

 

Bardhyl Dule_ Ndërtuesja 1971

 

Ismail Lulani_ Ndërtuesit hidrocentralit 1971

 

Ismail Lulani_ Ushtri dhe popull 1972

Hay 1 Comentarios

http://nelygarcia.wordpress.com. El papel, o lienzo en blanco, potencian la expresión íntima, entrelazada con la exterior y ambas reflejan, la ambigüedad del mundo y del ser Humano.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el autor

Manuel Montobbio, diplomático y doctor en Ciencias Políticas con formación pluridisciplinar, ha desempeñado diferentes responsabilidades en el Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación y ha estado destinado en San Salvador, Yakarta, México, Guatemala y Tirana. Paralelamente, ha desarrollado una trayectoria académica y literaria, que le ha llevado a publicar diversos libros, ensayos y obras de pensamiento y creación como Salir del Callejón del Gato. La deconstrucción de Oriente y Occidente y la gobernanza global, Guía poética de Albania y Tiempo diplomático. Acaba de publicar Mundo. Una geografía poética.

Sigue al autor en Twitter.

Mis libros

MUNDO Una geografía poética

MUNDO

Una geografía poética

Toda poesía reunida refleja un mundo, como el recogido en esta geografía poética que, siguiendo la figura del héroe que lo sostiene, ofrece al lector un viaje por éste en cuyas estaciones o etapas encuentra los poemarios y poemas que lo habitan, sean éstos los que sostienen el mundo o los que relatan sus lugares perdidos, soñados o encontrados, sus fronteras, viajes o lugares-siempre.

Tiempo diplomático

Tiempo diplomático

Una invitación a vivir un destino diplomático en sus diferentes etapas y una aproximación a las funciones del diplomático que, entre el ensayo y el relato, intenta responder a las preguntas de qué es la diplomacia, qué es y qué hace un diplomático y su sentido, y al tiempo va más allá.

Guía poética de Albania

Guía poética de Albania

Una aproximación a la esencia y el alma de Albania, su drama, sus mitos y su universo simbólico en un viaje sinfonía en cinco movimientos —Guía de Albania, Tirana, Búnkeres, Mujeres-hombre y Cielos de Albania—, en que nos adentramos en su realidad y referentes colectivos y en las grandes cuestiones y anhelos que afrontamos en nuestro navegar con la vida en el mundo.

Salir del Callejón del Gato

Salir del Callejón del Gato

La deconstrucción de Oriente y Occidente y la gobernanza global

Un viaje por los espejos que condicionan nuestra visión de la realidad y del mundo y de búsqueda de nuevos paradigmas sobre la democracia, el desarrollo, la paz, la diversidad cultural y otros elementos para la construcción de la gobernanza global.

La metamorfosis del Pulgarcito

La metamorfosis del Pulgarcito

Transición política y proceso de paz en El Salvador

Un análisis del proceso salvadoreño y la problemática de la construcción de la paz y la democracia en El Salvador desde la doble perspectiva de la Sociedad Internacional y la sociedad nacional, como proceso de paz y a la luz de las teorías de la transición democrática, la revolución y el contrato social, y sus lecciones para otros procesos.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal