Manuel Montobbio

Todo para los búnkeres

Por: | 05 de junio de 2013

    Decíamos en una entrada anterior de este blog, en el marco de la serie que en él le estamos dedicando,  que la bunkerización de Albania respondió, desde la perspectiva de quienes la impulsaron, a una opción militar. Constituyó una opción militar y - como toda opción de política pública que implica la dedicación de recursos que pueden ser objeto de utilización alternativa - una opción económica. Opción económica que, contemplada en perspectiva histórica desde la lógica del desarrollo, bien pudiera parecer una sinrazón económica. La sinrazón económica de la razón militar.

    Pues la construcción de casi un millón de búnkeres en un país de las dimensiones y el grado de desarrollo de la Albania de entonces supuso una dedicación de recursos materiales y humanos cuya utilización alternativa hubiera posibilitado un necesitado desarrollo económica y un mayor bienestar material – o cuando menos una menor penuria – de su población. Basta por ejemplo teclear la entrada que la versión en inglés de Wikipedia dedica a los búnkeres de Albania para leer que solo la construcción de los búnkeres individuales, o búnkeres champiñón, consumió el 2% del PIB. O que la construcción de los búnkeres de Albania costó el doble que la de la línea Maginot que defendió a Francia en la Primera Guerra Mundial, y consumió el triple de cemento. Que la construcción de cada búnker supuso el coste la de un piso de dos habitaciones en un país con un déficit crónico de vivienda. Que, según Josif Zegali, el ingeniero que diseñó los búnkeres champiñón, el coste construir veinte de éstos equivalía al de construir un kilómetro de carretera. Que entre setenta y cien personas murieron cada año en la construcción de los búnkeres. Sin olvidar que éstos ocuparon e hicieron inutilizable parte de la tierra cultivable…

009681-albania-beach-bunkers tanque

    He oído contar a un testigo presencial la inauguración del primer semáforo en Albania en 1987 en la plaza de Skanderbeg, el corazón de Tirana. Lo que significa que aquel día Albania fue un país con un semáforo y más de setecientos mil búnkeres. Se da también el dato de que cuando cayó el comunismo había en Albania apenas cuatrocientos coches - Pues estaban éstos reservados a los jerarcas del régimen y a algunos casos especiales como los médicos, utilizando el resto de la población la bicicleta o el transporte público. De hecho, conducir era entonces una profesión. Ya puede imaginar el lector el efecto de que una población que nunca ha conducido tenga de repente acceso al volante… - O que entonces tenía una renta de cuatrocientos dólares per cápita. Y casi un millón de búnkeres. En plena Europa.

    Opción y coste económico directo, de dedicación de recursos humanos y materiales a la construcción de los búnkeres, que podrían haberse dedicado alternativamente a otros fines; mas también indirecto, de encuadramiento de la población, de movilización de ésta, de afectación de sus vidas aunque no se dedicaran ésta a ella. Sea por la movilización y el entrenamiento militar para refugiarse en ellos. Sea – como se relata en el poema y me fue contado como recuerdo de infancia – movilizando a las familias los domingos por la mañana a cavar los huecos en que se instalarían los búnkeres.

    Encuadramiento de la población, afectación, implicación en la construcción de los búnkeres, participación forzosa – directa o indirecta, activa o pasiva; pero ineludible – en una bunkerización presentada como epopeya colectiva y gesta heroica, que deviene omnipresente y a la que resulta imposible sustraerse. Es por ello que no constituye ni responde la bunkerización a una razón y opción militar y a una (sin)razón y opción económica; sino también a una opción psicológica, una opción de psicologización, de psicotización colectiva.

    Y tal vez sea por ello que no se construyan los búnkeres solo por fuera, sino también por dentro; que no se construyan solo por las personas, sino también en en las personas; que su impulso desde el poder no responda solo a la construcción del poder de Albania hacia fuera, sino también hacia dentro. Dentro de cada albanesa y cada albanés.

    Tal vez sea por ello, sí, que el búnker se convierta no solo en una construcción que puebla el paisaje y el rostro de Albania; sino también en un símbolo que aprisiona su alma. Símbolo de una época, de un poder, un tiempo, un ánimo o desánimo colectivo, una obsesión, una razón y una sinrazón. Y que a medida que se va haciendo presente en el paisaje que ven sus ojos, se vaya haciendo presente también en el que habita su alma. Y lo invada todo.

    Y tenga tal vez para el lector del todo sentido ese “todos y todo / para los búnkeres” - del poema Búnkeres de mi Guía poética de Albania, cuyo hilo conductor estmos siguiendo - que le invito a leer de nuevo para finalizar el camino en esta explicación recorrido.

Todos para uno Image-399949-galleryV9-fukkbúnkers campo trigo
y uno para todos;
todos y todo
para los búnkeres
y un búnker
para cada uno:
todo el cemento,
todas las mujeres
y todos los hombres,
todo el acero
y todo el esfuerzo
del pueblo,
todas las carreteras,
todas las escuelas,
todas las fábricas de sueños
no construidas,
todos los poemas Picture-124 playa
no escritos
y todos los besos
no besados,
todos los anhelos,
todas las horas:
todas y todos,
todo
para los búnkeres,
hasta la vida.
Para construir los búnkeres,
para construir Albania,
para convertirla en búnker.

Hay 0 Comentarios

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el autor

Manuel Montobbio, diplomático y doctor en Ciencias Políticas con formación pluridisciplinar, ha desempeñado diferentes responsabilidades en el Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación y ha estado destinado en San Salvador, Yakarta, México, Guatemala y Tirana. Paralelamente, ha desarrollado una trayectoria académica y literaria, que le ha llevado a publicar diversos libros, ensayos y obras de pensamiento y creación como Salir del Callejón del Gato. La deconstrucción de Oriente y Occidente y la gobernanza global, Guía poética de Albania y Tiempo diplomático. Acaba de publicar Mundo. Una geografía poética.

Sigue al autor en Twitter.

Mis libros

MUNDO Una geografía poética

MUNDO

Una geografía poética

Toda poesía reunida refleja un mundo, como el recogido en esta geografía poética que, siguiendo la figura del héroe que lo sostiene, ofrece al lector un viaje por éste en cuyas estaciones o etapas encuentra los poemarios y poemas que lo habitan, sean éstos los que sostienen el mundo o los que relatan sus lugares perdidos, soñados o encontrados, sus fronteras, viajes o lugares-siempre.

Tiempo diplomático

Tiempo diplomático

Una invitación a vivir un destino diplomático en sus diferentes etapas y una aproximación a las funciones del diplomático que, entre el ensayo y el relato, intenta responder a las preguntas de qué es la diplomacia, qué es y qué hace un diplomático y su sentido, y al tiempo va más allá.

Guía poética de Albania

Guía poética de Albania

Una aproximación a la esencia y el alma de Albania, su drama, sus mitos y su universo simbólico en un viaje sinfonía en cinco movimientos —Guía de Albania, Tirana, Búnkeres, Mujeres-hombre y Cielos de Albania—, en que nos adentramos en su realidad y referentes colectivos y en las grandes cuestiones y anhelos que afrontamos en nuestro navegar con la vida en el mundo.

Salir del Callejón del Gato

Salir del Callejón del Gato

La deconstrucción de Oriente y Occidente y la gobernanza global

Un viaje por los espejos que condicionan nuestra visión de la realidad y del mundo y de búsqueda de nuevos paradigmas sobre la democracia, el desarrollo, la paz, la diversidad cultural y otros elementos para la construcción de la gobernanza global.

La metamorfosis del Pulgarcito

La metamorfosis del Pulgarcito

Transición política y proceso de paz en El Salvador

Un análisis del proceso salvadoreño y la problemática de la construcción de la paz y la democracia en El Salvador desde la doble perspectiva de la Sociedad Internacional y la sociedad nacional, como proceso de paz y a la luz de las teorías de la transición democrática, la revolución y el contrato social, y sus lecciones para otros procesos.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal