Manuel Montobbio

Sobre el autor

Manuel Montobbio, diplomático y doctor en Ciencias Políticas con formación pluridisciplinar, ha desempeñado diferentes responsabilidades en el Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación y ha estado destinado en San Salvador, Yakarta, México, Guatemala y Tirana. Paralelamente, ha desarrollado una trayectoria académica y literaria, que le ha llevado a publicar diversos libros, ensayos y obras de pensamiento y creación como Salir del Callejón del Gato. La deconstrucción de Oriente y Occidente y la gobernanza global, Guía poética de Albania y Tiempo diplomático. Acaba de publicar Mundo. Una geografía poética.

Sigue al autor en Twitter.

Mis libros

MUNDO Una geografía poética

MUNDO

Una geografía poética

Toda poesía reunida refleja un mundo, como el recogido en esta geografía poética que, siguiendo la figura del héroe que lo sostiene, ofrece al lector un viaje por éste en cuyas estaciones o etapas encuentra los poemarios y poemas que lo habitan, sean éstos los que sostienen el mundo o los que relatan sus lugares perdidos, soñados o encontrados, sus fronteras, viajes o lugares-siempre.

Tiempo diplomático

Tiempo diplomático

Una invitación a vivir un destino diplomático en sus diferentes etapas y una aproximación a las funciones del diplomático que, entre el ensayo y el relato, intenta responder a las preguntas de qué es la diplomacia, qué es y qué hace un diplomático y su sentido, y al tiempo va más allá.

Guía poética de Albania

Guía poética de Albania

Una aproximación a la esencia y el alma de Albania, su drama, sus mitos y su universo simbólico en un viaje sinfonía en cinco movimientos —Guía de Albania, Tirana, Búnkeres, Mujeres-hombre y Cielos de Albania—, en que nos adentramos en su realidad y referentes colectivos y en las grandes cuestiones y anhelos que afrontamos en nuestro navegar con la vida en el mundo.

Salir del Callejón del Gato

Salir del Callejón del Gato

La deconstrucción de Oriente y Occidente y la gobernanza global

Un viaje por los espejos que condicionan nuestra visión de la realidad y del mundo y de búsqueda de nuevos paradigmas sobre la democracia, el desarrollo, la paz, la diversidad cultural y otros elementos para la construcción de la gobernanza global.

La metamorfosis del Pulgarcito

La metamorfosis del Pulgarcito

Transición política y proceso de paz en El Salvador

Un análisis del proceso salvadoreño y la problemática de la construcción de la paz y la democracia en El Salvador desde la doble perspectiva de la Sociedad Internacional y la sociedad nacional, como proceso de paz y a la luz de las teorías de la transición democrática, la revolución y el contrato social, y sus lecciones para otros procesos.

EdwardSaid 2

    Se cumplen, precisamente hoy, diez años del fallecimiento de Edward Said. Y precisamente por eso concluye hoy la aproximación al orientalismo que hemos venido acometiendo, a modo de homenaje, en anteriores entradas de este blog. Una aproximación que nos ha llevado a la consideración en éstas - De Oriente, el orientalismo y Edward Said; Del por qué, para qué y cómo del orientalismo; y De Oriente y el Islam - de su qué, por qué y para qué, cómo y dónde, tras lo que cabe preguntarse por sus consecuencias y efectos. Si entre ellas hubiera que destacar esencialmente dos, tales serían la orientalización de Oriente y la exaltación de las diferencias entre éste y Occidente.

    Orientalización de Oriente, construcción de un espejo cóncavo a través del que lo contemplamos y de alguna manera existe, en el que existe, gracias al cual existe. En el que – nos dice Said - “un hombre oriental primero era un oriental y sólo después era un hombre”; “despojar de humanidad a otra cultura, a otro pueblo y a otra región geográfica” a partir del cual resulta posible la orientalización de Oriente. Que plantea como reto fundamental, para la desorientalización del mismo, la desconcavización o relación inversa: hacer que un hombre oriental – o de cualquier otra cultura o zona geográfica – sea antes un hombre que un oriental. Contemplar en dicha cultura, pueblo o zona geográfica a la humanidad en Oriente o donde sea, con sus especificidades, sí, pero con los sueños y angustias compartidas por todo el género humano también.

    Exaltación y potenciación de las diferencias al tiempo que limitación de las relaciones humanas, pues “cuando se utilizan las categorías de oriental y occidental como punto de partida y de llegada de un análisis, una investigación o un asunto político… los resultados que se obtienen normalmente son, por un lado, la polarización de la distinción: el oriental se vuelve más oriental y el occidental más occidental y, por otro, la limitación de las relaciones humanas entre las diferentes culturas, tradiciones y sociedades”.

Seguir leyendo »

De Oriente y el Islam

Por: | 16 de septiembre de 2013

 

Edwardsaidonorientalism Hemos venido acometiendo en este blog, en este año del décimo aniversario del fallecimiento de Edward Said, una aproximación al orientalismo como concepto y visión, manera de captar la realidad y aprehenderla, partiendo de la consideración de su qué en De Oriente, el orientalismo y Edward Said, para abordar a continuación la de su por qué, para qué y cómo en Del por qué, para qué y cómo del orientalismo. Y nos preguntábamos al finalizar ésta: ¿Oriente u orientes?. ¿Orientalismo u orientalismos?. Nos preguntábamos, también, sobre la relación entre Oriente e Islam; si tiene el islamológico alguna especificidad diferenciadora entre los orientalismos, o constituye éste simplemente una expresión más del enfoque o aproximación orientalista.

             ¿Oriente?. Oriente es aquello que queda más allá de la línea de fractura, al Este de la frontera donde acaba el nosotros de Occidente. Como fractura imaginaria, como creación conceptual, Oriente puede abarcar y abarca tanto al próximo como al lejano Oriente, pues la realidad contenida en la geografía de ambos puede ser y ha sido aprehendida conforme a los modos y al sistema de representaciones que en definitiva constituye el orientalismo.

             “Oriente – nos dice Said en Orientalismo - es una entidad que se enseña, se investiga, se administra y de la que se opina siguiendo determinados modos.

        Oriente tal y como aparece en el orientalismo es, por tanto, un sistema de representaciones delimitado por toda una serie de fuerzas que sitúan a Oriente dentro de la ciencia y la conciencia occidentales y, más tarde, dentro del imperio occidental. Si esta definición de orientalismo parece sobre todo política, es simplemente porque considero que el orientalismo es en sí mismo el producto de ciertas fuerzas y actividades de carácter político. El orientalismo es una escuela de interpretación cuyo material es Oriente, sus civilizaciones, sus pueblos y sus regiones.”

         Modos, sistema de representaciones o escuela de interpretación históricamente presentes sin duda en la aproximación occidental a la India y más al Este. O simplemente más allá. Pues no deja de resultar relevante que en la configuración de las áreas de estudio y los currícula universitarios de Occidente se tienda a la estructuración del conocimiento en una aproximación global al sistema internacional y a la cultura universal, complementada con lo que han venido a denominarse “area studies” o estudios de área o zona geográfica, de los que suele excluirse a Occidente, como si no fuera un área geográfica más, como si los demás fueran la excepción o la especificidad y éste la regla. Más allá de la geografía y el contenido, el orientalismo es una actitud, una manera de contemplar, una predisposición a utilizar nuestro particular espejo cóncavo o convexo al aproximarnos a cualquier zona geográfica supuestamente habitada por el otro, de alguna manera también el anhelo o la predisposición a encontrarlo en ella. Y por ello, de alguna manera también, Oriente puede estar en cualquier parte, desde en remotos parajes exóticos de extraños individuos de extrañas costumbres hasta en nuestra propia casa.

    Y sin embargo, es en el Islam y en Asia menor, en el Oriente próximo y vecino inmediato, donde el orientalismo va a contemplar el Oriente por antonomasia, donde va a concentrar mayores energías explicativas y justificativas y desplegar mayor esfuerzo de elaboración y de acción.

Seguir leyendo »

Encerrar el alma en un búnker

Por: | 05 de septiembre de 2013

Photo_7

   Decíamos en la entrada de este blog Decretar constitucionalmente la inexistencia de Dios – en el marco de la serie dedicada en éste a la aproximación a la epopeya y el drama de la siguiendo el hilo conductor del proceso de construcción de los búnkeres reflejado en el poema Búnkeres de mi Guía poética de Albania – que no viene sólo el poder de fuera, sino también de dentro. No sólo de los búnkeres que nos construyen dentro quienes sobre nosotros lo ejercen; sino también de la inspiración, de la razón, de la poesía, de la pasión, el amor, el sentir, el vivir, el corazón, el cerebro, las ideas, las convicciones, los sentimientos que en nosotros se iluminan y generan, las pulsiones de vida que emanan del alma, y siquiera pálidamente la reflejan, nos hacen ser nosotros, estar en nosotros, ser. Decíamos también por ello que no ha de extrañar entonces que no le baste a quien aspira al poder total construir un búnker en el interior de cada individuo; sino que ambicione también que nadie más pueda construir nada allí dentro. Ni desde fuera, ni desde dentro.

    Desde fuera, como la inspiración o la fe religiosa que mueve, orienta o guía los anhelos de las mujeres y los hombres, y puede acaso construir dentro de ellos algo fuera o más allá del búnker que allí pretende construir el poder: para evitarlo en definitiva decretó Enver Hoxha constitucionalmente la inexistencia de Dios, con las consecuencias relatadas en dicha entrada, tras lo que abordamos en la siguiente la consideración, en gran angular y en perspectiva histórica, las relaciones entre religión, política, identidad colectiva y construcción nacional en Albania.

    Desde fuera, mas también y sobre todo desde dentro. Pues dentro de nosotros habita y se genera la inspiración, la razón, la poesía, la pasión o el amor. De dentro salen las ideas, las convicciones y los sentimientos. Dentro habita en definitiva el alma que emana pulsiones de vida que pálidamente la reflejan y nos hacen ser nosotros, estar en nosotros, o simplemente ser. Y puede todo ello hacer que no sea nuestro interior un desierto tan solo habitado por el búnker que en él construyera el poder; sino que quede en el empequeñecido en el paisaje o perdido en el horizonte, cubierto por su vegetación exuberante o hundido en el fondo del mar, tal vez inclusos disuelto.

    Por ello no basta con la primera medida de establecer constitucionalmente la inexistencia de Dios. Por ello

La segunda Second-sentence-inside-albanian-gulag-fatos-lubonja-hardcover-cover-art
es aislar
a los que se resisten,
a los que se rebelan,
a quienes resulta imposible,
con las habituales medidas,
encerrar el alma
en un búnker:
aislarlos en las prisiones,
en las aldeas de reeducación
y los campos de trabajos forzados,
en los manicomios,
en su propia casa
convertida en infierno,
en lugares donde el horror
y la inhumanidad
deshace personas
y quiebra las almas,
donde la vida es dolor
y el hombre monstruo
para el hombre, Hasta_la_vista_novel
donde sin embargo
a pesar del dolor
en celdas perdidas enciende
la esperanza su luz
en la oscuridad
de la noche,
y bajo ella escribe Petro Marko
“Hasta la vista”,
y espera Fatos Lubonja
su segunda sentencia,
y mantienen
mujeres y hombres
de bien
su fe en Dios
y en la vida
y en el hombre,
y esperan que su esperanza
se esparza como perfume que impregne
todo el aire de Albania, Photo_11
esperanza
de que al respirarlo
las hijas y los hijos de las águilas
ese aire disuelva el miedo,
disuelva los búnkeres
que los habitan
por dentro,
y les chupan la sangre,
y les aprisionan el alma.

Seguir leyendo »

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal