Manuel Montobbio

Think tanks globales y globalización de los think tanks

Por: | 16 de julio de 2014

Montobbio_Geopolitica     ¿Por qué y cómo se globalizan los think tanks?. ¿Qué implicaciones tiene esta emergencia de think tanks y redes globales?. Concluíamos Think tanks: clases y evolución -  la anterior entrada de la serie que en este blog estamos dedicando al análisis de los think tanks siguiendo el hilo conductor de mi monogroafía La geopolítica del pensamiento. Think tanks y Política Exterior  – el de su evolución señalando que se da a partir del inicio de este siglo un fenómeno de emergencia y desarrollo de think tanks y redes globales y haciéndonos estas preguntas.

    Emergencia de think tanks globales y de redes globales o transnacionales (global networks), bien sean de advocacy, ejecutivas o temáticas – como, por ejemplo, la Global Development Network -. Redes que tienen la doble utilidad de proveer apoyo financiero, capacidad organizativa y asesoría y de contribuir a la difusión del trabajo de los think tanks. Y hacen del “networking”, su inserción y actuación en redes, nueva prioridad y actividad de los think tanks, que pueden a través de ellas globalizar su proyección, al tiempo que la interacción entre think tanks adquiere una nueva dimensión.


Mc GAnn Global Think Tanks    Define el Profesor James G. McGann en su libro Global Think tanks. Policy networks and governance (2011) un think tank global como aquel que establece centros operativos u oficinas sobre el terreno fuera de su país sede, pudiendo igualmente considerarse global si establece uno de los tres tipos de redes de think tanks (de investigación, de membresía o de asociación) si los investigadores, miembros o socios de la red están fuera de su país sede (“…A Global think tank is one that establishes operational centers, field offices, or outreach centers outside of its headquarters country. Additionally, a think tank can qualify itself as global if it establishes one of three forms of think tank network (research, member, or partner), with the qualification that the networked researchers, members or partners are outside the headquarters country”)

    Puede tratarse de think tanks que nacieron en el ámbito de determinado Estado y que por su evolución se globalizan en el sentido apuntado por esta definición. Pueden ser think tanks concebidos desde su creación con esta vocación y planteamiento global. Pueden ser multitemáticos o monotemáticos.

    Un buen ejemplo del primer caso sería el del Carnegie Endowment for International Peace, que cuenta hoy, además de la original en Nueva York, con sedes en Moscú, Pekín, Beirut (para Oriente Medio) y Bruselas y una red global – el Global Policy Program -, pudiendo así actuar en incidir sobre el terreno en algunos de los centros más decisivos de la política internacional. En un proceso similar, la Brookings Institution ha establecido centros en Doha y Pekín.

    Un buen ejemplo del segundo sería el International Crisis Group. Creado en 1995 con su sede central en Bruselas con el objetivo de contribuir a la prevención y solución de conflictos e integrado por personalidades y expertos de los cinco continentes, proporciona análisis sobre el terreno, propuestas políticas e informes que dirige a gobiernos y organizaciones e instituciones internacionales. Gracias a sus quince centros globales – cinco oficinas globales dedicadas a advocacy (Bruselas, Nueva York, Washington, Londres y Moscú) y diez “field offices” en lugares de conflicto – puede proporcionar información al momento sobre la situación de los diferentes conflictos y las posiciones de los actores implicados que no resulta fácil obtener para otros actores internacionales, habiendo conseguido que su información y propuestas de acción para la prevención o solución tengan un impacto referencial entre los gobiernos y actores internacionales implicados y la opinión pública.

    Particular mención merece, por su novedoso planteamiento, el European Council on Foreign Relations. Creado en 2007 como “una iniciativa paneuropea para el debate, la investigación y la advocacy” con oficinas en Berlín, Londres, Bruselas, Madrid, París, Roma, Varsovia y Sofía, expertos de diferentes estados miembros de la Unión Europea y un Consejo con gran parte de las personalidades más destacadas en la construcción europea en la Historia reciente, estructura su trabajo de investigación en torno a tres programas o ejes temáticos - Europa ampliada (Wider Europe), China y Oriente Medio y Norte de África – y varios proyectos. Más allá del interés de sus informes y propuestas - que han lanzado una preocupación no sólo por las grandes cuestiones de la agenda internacional y la construcción europea hacia dentro y hacia fuera y de las percepciones sobre Europa y el mundo de los principales actores internacionales (¿Qué piensa China, Rusia, Turquía, Alemania…?) -, el interés del qué de éstas viene de su cómo, de constituir en su propia elaboración un ejercicio de construcción europea, al no venir como la visión de Europa desde un Estado miembro concreto, sino ser construida paneuropeamente. Lo que en sí mismo puede contribuir a crear el espacio público que la construcción europea necesita.

    ¿Implica esta globalización de los think tanks la globalización del contenido?

    Toda cultura, toda localización comporta una Weltanschaaung, una visión del mundo, una perspectiva. Aunque un think tank se presente como global, especialmente en el caso de constituir una evolución de uno previamente nacional que se ha globalizado, lo es desde determinada perspectiva, ubicación o ubicaciones; tenderá siempre, por su conocimiento y trayectoria previa, a considerar especialmente el papel del Estado y sociedad en que se originó, o de aquellas en que está establecido. Y en este sentido cabe considerar que la extensión geográfica conlleva la de paradigmas, perspectivas, categorías conceptuales, métodos y agenda sustantiva al análisis y debate sobre otras realidades y latitudes. Pero no es menos cierto que todo think tank que se establezca en otra sociedad y realidad política y socioeconómica afronta un reto de adaptación a las maneras de hacer e influir en cada caso, de ponerse en la piel y la perspectiva de los actores relevantes de la sociedad en la que pretende actuar. Y se da en ese sentido una hibridación en ambos sentidos, una potencialidad de reforzar una posición de especial importancia en ambos mundos: el de la sociedad de origen del think tank globalizado, pues al tratar de propuestas sobre determinada zona en la que éste se ha establecido adquiere la legitimidad de conocimiento sobre el terreno y de contar con expertos locales que da especial fuerza a sus propuestas; y el de aquella en que se ha establecido, pues, por un lado, para determinados donantes y financiadores internacionales puede contar con la imagen de marca de su prestigio y credibilidad global y la experiencia de haber trabajado previamente con él, y, por otro, en la propia sociedad puede ser visto como un actor por encima de las dinámicas locales en torno al que puede resultar más fácil el diálogo o el debate.

    Igualmente, procede destacar, especialmente en aquellos think tanks concebidos y creados como globales desde el inicio, la potencialidad y legitimidad que proporciona el poder incorporar a los análisis y propuestas todos los inputs y actores relevantes; y la posibilidad de hacer objeto de su estudio y acción los grandes problemas y bienes públicos globales con una incorporación de datos y perspectivas que difícilmente podría tener un solo Estado o actor. La solución a los problemas globales requiere de pensamiento global, y los think tanks globales están especialmente bien posicionados para producirlo.

    Así como en su inicio el surgimiento de los think tanks fue un fenómeno fundamentalmente anglosajón y posteriormente occidental que se globalizó, también lo ha sido hasta ahora la globalización de think tanks previamente existentes y su creación. Pero nada indica que lo siga siendo en el futuro, que a esta globalización de Occidente a Oriente siga otra de Oriente a Occidente, que vivamos una globalización de la globalización de los think tanks y no solo vayamos a casa del otro con nuestras perspectivas, agenda y análisis, sino también venga el otro con las suyas a la nuestra. Y en ese sentido puede resultar de especial interés observar las tendencias de globalización de los think tanks de los poderes emergentes, y especialmente de China.

    Colateralmente a esta globalización de los think tanks, procede destacar su localización, la emergencia de “hubs” globales o capitales de pensamiento. Washington-Nueva York y Bruselas se convierten en capitales donde cabe encontrar, por su sede o por la presencia de una delegación importante, a la mayoría de los think tanks globales, donde éstos interactúan; lugares donde hay que estar, donde se establecen los think tanks globales en el caso de no ser su sede. Procede destacar la correlación entre la condición de sede de organizaciones o instituciones internacionales y la presencia de think tanks, como muestran los casos de Bruselas o Ginebra. Junto a los centros globales, los regionales, como nos muestra el peso relativo de Sudáfrica en el origen del pensamiento y análisis sobre temas africanos o el de Singapur para el de temas globales asiáticos y sobre el Sudeste asiático.

20140129-2013-Global-Go-To-Think-Tank-Index-NR    Así mismo, procede señalar entre los efectos de su globalización, el surgimiento de indicadores e índices para su valoración y clasificación global, el intento de ofrecer un mapa ilustrativo de la geopolítica de los think tanks. A tal intención responde el Global Go To Think Tank Report elaborado por el Think Tanks and Civil Societies Program de la Universidad de Pennsylvania, que se ha convertido en el ranking de referencia mundial de clasificación y análisis de los think tanks. El lector interesado puede encontrar un análisis sobre él y la geopolítica del pensamiento que refleja en mi monografía La geopolítica del pensamiento. Think tanks y Política Exterior

    No finaliza la aproximación a los think tanks acometida en este blog sin una consideración de su para qué. Para afrontar mejor un mundo con más cuestiones en la agenda, más actores, más competición y más conflictos con mayor rigor, pertinencia y credibilidad, según sostiene el Profesor McGann. Pregunta que en definitiva cabe responder con la de cómo sería un mundo y un proceso de elaboración de políticas en que no existieran los think tanks, qué faltaría y qué necesitaríamos, qué pueden aportar para elaborar mejores políticas que satisfagan mejor el interés general. Pues en definitiva tal ha sido desde siempre el sentido y el para qué último de la política y de los actores que en ella intervienen. Pregunta que, al responderla, podría llevarnos a la conclusión de si no existieran los think tanks, habría que inventarlos; de que si no pensaran los think tanks, tendríamos que pensar en ellos...



Hay 0 Comentarios

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el autor

Manuel Montobbio, diplomático y doctor en Ciencias Políticas con formación pluridisciplinar, ha desempeñado diferentes responsabilidades en el Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación y ha estado destinado en San Salvador, Yakarta, México, Guatemala y Tirana. Paralelamente, ha desarrollado una trayectoria académica y literaria, que le ha llevado a publicar diversos libros, ensayos y obras de pensamiento y creación como Salir del Callejón del Gato. La deconstrucción de Oriente y Occidente y la gobernanza global, Guía poética de Albania y Tiempo diplomático. Acaba de publicar Mundo. Una geografía poética.

Sigue al autor en Twitter.

Mis libros

MUNDO Una geografía poética

MUNDO

Una geografía poética

Toda poesía reunida refleja un mundo, como el recogido en esta geografía poética que, siguiendo la figura del héroe que lo sostiene, ofrece al lector un viaje por éste en cuyas estaciones o etapas encuentra los poemarios y poemas que lo habitan, sean éstos los que sostienen el mundo o los que relatan sus lugares perdidos, soñados o encontrados, sus fronteras, viajes o lugares-siempre.

Tiempo diplomático

Tiempo diplomático

Una invitación a vivir un destino diplomático en sus diferentes etapas y una aproximación a las funciones del diplomático que, entre el ensayo y el relato, intenta responder a las preguntas de qué es la diplomacia, qué es y qué hace un diplomático y su sentido, y al tiempo va más allá.

Guía poética de Albania

Guía poética de Albania

Una aproximación a la esencia y el alma de Albania, su drama, sus mitos y su universo simbólico en un viaje sinfonía en cinco movimientos —Guía de Albania, Tirana, Búnkeres, Mujeres-hombre y Cielos de Albania—, en que nos adentramos en su realidad y referentes colectivos y en las grandes cuestiones y anhelos que afrontamos en nuestro navegar con la vida en el mundo.

Salir del Callejón del Gato

Salir del Callejón del Gato

La deconstrucción de Oriente y Occidente y la gobernanza global

Un viaje por los espejos que condicionan nuestra visión de la realidad y del mundo y de búsqueda de nuevos paradigmas sobre la democracia, el desarrollo, la paz, la diversidad cultural y otros elementos para la construcción de la gobernanza global.

La metamorfosis del Pulgarcito

La metamorfosis del Pulgarcito

Transición política y proceso de paz en El Salvador

Un análisis del proceso salvadoreño y la problemática de la construcción de la paz y la democracia en El Salvador desde la doble perspectiva de la Sociedad Internacional y la sociedad nacional, como proceso de paz y a la luz de las teorías de la transición democrática, la revolución y el contrato social, y sus lecciones para otros procesos.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal