Graciela Mochkofsky

El Salvador: el gobierno acuerda con el crimen organizado y amenazan al periódico que lo reveló

Por: | 17 de marzo de 2012

220107mexicans4

Compartí con ustedes en el pasado mi incomodidad con el reiterado canto al victimismo de algunos periodistas y empresarios periodísticos de países de América Latina, detrás del que suelen ocultarse intereses disfrazados de otra cosa, y tiendo a desconfiar, por lo mismo, de algunas alertas sobre el peligro que se cierne sobre los periodistas en países en los que, realmente, no corremos peligro y hay libertad de prensa. Me parece una ofensa a los colegas que sí arriesgan la vida, y puede restar credibilidad a las alertas verdaderas, que deben tomarse en serio.

Esta noche recibí una de esas alertas verdaderas en mi correo. Es un mensaje de Carlos Dada, fundador del respetado periódico digital salvadoreño El Faro (que se presenta como el primer diario digital del continente, fundado en 1998 en un país en el que apenas había conexiones a Internet), colega de blog aquí y cuya profesionalidad e inteligencia admiro. Esto es lo que decía:

Queridos amigos:

Hemos recibido en las últimas horas varias alertas de seguridad, algunas para ser tomadas con seriedad. Fuentes de inteligencia nos han dicho que creen que ha aumentado mucho el nivel de riesgo para El Faro a partir de nuestra publicación de antier, en la que revelábamos negociaciones entre el gabinete de seguridad de El Salvador y líderes de pandillas para reducir los homicidios a cambio de beneficios para los pandilleros. 

La información tiene entre sus fuentes agentes de inteligencia, y los primeros pasos de las autoridades, hasta donde entendemos, han sido nuevamente al interior de la inteligencia policial y la agencia de inteligencia del Estado, en un nuevo proceso de depuración por habernos filtrado algunos informes. 

Ayer nadie del gobierno quiso hablar del reportaje, y esta mañana el ministro de seguridad convocó a su oficina, a una reunión off the récord, a jefes de varios medios de comunicación (menos a El Faro, a pesar de que llevamos una semana pidiendo una versión oficial de esto). Ahí entre otras cosas, según nos han dicho tres colegas que estuvieron presentes, les dijo que le preocupaba la seguridad de los periodistas de El Faro, que nos arriesgábamos mucho sacando ese tipo de información, y que recordaran lo que le pasó a Cristian Poveda. (Como ustedes saben, Poveda, un documentalista que vivía aquí, fue asesinado hace un par de años por pandilleros).  

Es curioso que al ministro le preocupe nuestra seguridad y que no haya ni siquiera respondido a nuestras solicitudes de entrevista. Es curioso que ni siquiera nos haya llamado para advertirnos de los riesgos que corremos. Es curioso que lo diga a otros medios. 

Esta tarde dio conferencia de prensa, en la que desmintió nuestra información y dijo que los traslados de los jefes de pandillas de un penal de máxima seguridad a otros de menor seguridad obedecían a informaciones que daban cuenta de un ataque inminente contra la prisión de máxima seguridad en que se encontraban, y que en otros casos se debía a obedecer a una solicitud humanitaria a favor de algunos reos enfermos. 

Creemos que es necesario ya comenzar a decir algunas cosas, por nuestra propia seguridad. Esta noche estaré en CNN en Español, a las 10 PM hora de Atlanta, hablando de esto. Y diremos también algo en El Faro. Y ojalá podamos comenzar a hablar en otros medios.  

Un abrazo y seguiré teniéndolos al tanto de esta situación.

He seguido las investigaciones sobre pandillas que publicó El Faro en los últimos meses. En esta impresionate serie, por ejemplo, se narra la historia de la principal pandilla; al final, habla un personaje clave, presunto ex guerrillero y líder pandillero, Viejo Lin, que vuelve a ser mencionado ahora en el artículo sobre el acuerdo de las pandillas con el gobierno. Desde la cárcel, Viejo Lin ya planteaba a El Faro que su sector podía dar orden al país: "¿Sabés en qué etapa se han quedado estos cipotes? Se quedaron en la etapa de cuando estaban los gánster, Al Capone, Baby Face… ¿Qué pasa ahora con la Cosa Nostra allá? Son grandes corporaciones. La violencia no es una opción ya. Los tiempos están evolucionando, y nosotros tenemos que evolucionar con ellos".

En la más reciente entrega de esta historia, la que los ha puesto en peligro, los periodistas de El Faro reportan: "Entre el jueves y el sábado de la semana pasada cerca de 30 pandilleros salieron del régimen de máxima seguridad. Se trata de los líderes de la Mara Salvatrucha y del Barrio 18, dentro de los que se incluye a 'Viejo Lin', 'Chino Tres Colas', 'El Diablito' y 'El Trece'. Los traslados a prisiones de menor seguridad son parte de un pacto entre las pandillas y el Gobierno."

A quienes interese, les recomiendo también esta historia de El Faro que publicamos hace casi dos años en el puercoespín. Seguiremos leyéndolos.

Hay 29 Comentarios

Es obvio que el Historiante solo se dedica a inventar historias... Es triste que se haga con un tema tan serio, con tanto en juego...

El Faro es un períodico íntegro y muy vulnerable en el contexto salvadoreño: ha sido galardonado con el Premio Maria Moors Cabot de periodismo. Sus precauciones ante el escenario de la violencia -estado maras son totalmente comprensibles...y la transparencia en su forma de exponerlas es la mejor prueba de su honestidad. El veneno que destila la respuesta de Historiante es alarmante: siendo la familia Simán una de las familias más ricas del País, olvida comentar que el deuño del Faro fué discipulo de Ellacuría y un hombre reconocido por su compormiso personal con la justicia social...por la que tuvo que ir al exilio durante la Guerra civil del país. Fué la ultraderecha violenta la que le exilió y amenazó de muerte.

no concuerdo con el primer opinador de esta noticia.... EL FARO todavia sigue siendo independiente.... se le olvida que tambien ha publicado noticias que dejan muy mal a la derecha..... se supone que eso es ser independiente mostrar las noticias sin importar que partido o persona estan en el ejecutivo

Hola, para ampliar tu nota, dejame informarte que EL FARO es propiedad del señor Simán, quien es de las familias más poderosas de El Salvador que conforman la ANEP, la cual es la Asociación Nacional de la Empresa Privada, principal enemigo declarado de la izquierda y todo lo que tenga que ver con ella. En este caso, el gobierno de Mauricio Funes y compañía.

Carlos Dada y su equipo tiene la guerra declarada desde que tuvo un altercado con el hijo de Mauricio Funes y su discurso se hizo anti FMLN o anti Funes. La gente lo ha notado y el periódico El Faro perdió credibilidad hace mucho, y más con sus cuentos de ultra tumba, de los cuales, las fuentes ni se aparecen y todo parece ser un invento más.

Ya El Faro no tiene qué publicar y cayó en el amarillismo. Bonito era cuando escribían sobre inmigrantes, historias que nadie contaba o bien, editoriales académicos. ¡Y más protagonismo ganó al publicar lo de Wikileaks! Curioso que se lleven la pompa, cuando el que hizo el trabajo es Assange.


Antes de atender los ataques paranoicos del periódico, te invito a conocer el equipo de periodistas que muchas veces han salido a la luz pública, y no por sus notas sino por vender drogas, atropellar personas, accidentes de tránsito en estado de ebriedad, acosadores, que explotan a estudiantes o qué decir de otros que no pasan del segundo ciclo universitario, dejando materias.

Es más la pompa que otra cosa. Aquí ya no les creemos porque es un plan desestabilizador en un contexto previo a las elecciones presidenciales.

Saludos.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el autor

Graciela Mochkofsky, periodista argentina, es autora de cinco libros de no ficción. Creó y edita, en colaboración, la revista digital el puercoespín. Ha escrito para los principales medios de su país y para varias de las revistas más importantes de América Latina. Es Nieman fellow 2009 de la Universidad de Harvard.

Eskup

Archivo

julio 2012

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31          

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal