Graciela Mochkofsky

La telenovela de la desigualdad en Colombia

Por: | 19 de junio de 2012

Racismo-clase-alta-cali
Foto de la revista Hola

En un país de grandes telenovelas de ficción, los colombianos están desde hace varios meses absorbidos por una de la vida real.

Es la historia de Luis Colmenares, de 21 años, que intentó saltar hacia afuera de su destino manifiesto: hijo de padres guajiros  de una clase media esforzada que juntaron de a uno los pesos para costearle la matrícula de la Universidad de los Andes (economía e ingeniería); novio de Laura Moreno, auténtica alumna de Los Andes, hija de un rico ingeniero petrolero. ¿Llegó Luis Colmenares a pertenecer? No: Luis Colmenares terminó muerto en un desagüe. Y Laura Moreno, su amiga, su ex novio Carlos, la madre de este ex novio y la abogada de esta madre, todos miembros de la èlite del país más desigual de América Latina, están sospechados de haber participado de la muerte o de su encubrimiento.

¿Se saldrán con la suya, quedarán impunes?

¿O las cosas están cambiando en Colombia y serán castigados?

Es, por ahora, una historia con final abierto.

(Aquí y aquí, dos primeras entregas de una serie en construcción, muy bien contada, sobre el caso) 

***

Colombia es el país más desigual de América Latina, que es la región más desigual del mundo.

Así lo probó el año pasado un estudio de Naciones Unidas. El estudio fue visto en Colombia como tan certero, tan obvio, que el mismo presidente lo avaló.

Dijo Juan Manuel Santos: “Colombia es el séptimo país más desigual del mundo después de Haití, el país más desigual de América Latina siendo tan rico. Eso es una situación totalmente inaceptable” 

Inaceptable, sin duda. Y, desde los días de la colonia, inmutable.

***

Que un hijo de guajiros de clase media pudiera estudiar en Los Andes, noviar con la hija de un rico petrolero, no era señal de ningún cambio.

De una columna de la revista colombiana Semana

El economista Alejandro Gaviria señala como problemas claves las condiciones del mercado laboral y la brecha entre educados y no educados: "La Colombia de este siglo es para los no educados, mototaxismo, salones de belleza, informalidad en el sector minero” (…) “La educación, sin contactos (las redes que se establecen en cualquier centro educativo y que sirven toda la vida), no permite ascender".

(Consuelo) Corredor (manejó el programa Bogotá sin Hambre en la alcaldía de Lucho Garzón) ve otro problema: "La desigualdad es esencialmente un problema político, que toca muchos intereses, y no ha habido una alternativa dispuesta a enfrentar esos poderes". Para muchos economistas, en el país ha primado la visión ortodoxa de que el crecimiento económico se encarga de resolver el problema de la pobreza y la desigualdad, y eso no ha sucedido. "Colombia es un país premoderno; todo sigue asociado a rentas y a tierras", sostiene Corredor.

El bloguero Luis Ospina, de La Silla Vacía, definió así a la Universidad de Los Andes:

“En apariencia uno de los lugares más abiertos para el ejercicio del disenso pero en realidad uno de los espacios sociales más refractarios a los cambios estructurales”. 

***

El presidente Santos, que pertenece a una de las familias dueñas de Colombia, que fue alumno natural de la Universidad de Los Andes y que bromeó que las reuniones de su gabinete se parecen a reuniones de ex alumnos, ha dicho con todas las palabras que está dispuesto a acabar con la desigualdad.

¿Qué ha dicho? “Uno de los propósitos fundamentales del Gobierno se centra en reducir las desigualdades y la pobreza”.

¿Qué ha dicho? “Aquí los ricos pagan menos en términos proporcionales que los pobres”.

¿Qué ha dicho? “Más seguridad, más empleo y menos pobreza”.

¿Qué ha hecho? Lanzó una reforma tributaria, para que los ricos paguen más impuestos.

¿Qué ha hecho? Lanzó una reforma agraria, que es más bien un plan de restitución de tierras.

¿Qué ha hecho? Ha subido algunos sueldos bajos.

Y también ha dicho unas palabras muy fuertes: que espera que la Historia lo considere “un traidor a su clase” (esto lo dijo es un avión, ante una periodista a la que mostró el libro que leía: una biografía de Franklin Delano Roosevelt titulada “A traitor to his class”; en su caso: un aristócrata que llevó a cabo una reforma social). 

***

Los analistas se permiten, como corresponde, el escepticismo:

Con la situación actual de Colombia, es probable que a este gobierno se lo juzgue menos por si logra mantener bajo control la seguridad que por si se atreve, por fin, a meterle mano en serio a la enfermedad histórica nacional de la desigualdad y la pobreza. Atacar la base de la pirámide, donde están los pobres entre los pobres, es apenas un aspecto del problema. Parte sustancial reside en la cúspide. Y con esas élites ningún gobierno se ha metido.  

Y también:

(…) tiendo a estar más de acuerdo con los comentaristas de derecha que acusan a Santos, no de traicionar a su clase sino de alejarse cada vez más del legado de Uribe (y los de su clase). Porque la clase de Uribe, por supuesto, no es la misma de Santos. Es así como la rápida y hasta insólita reconciliación con Chávez ha normalizado los negocios de gente de “su clase”; ponerle orden a las tierras, con restitución y legalización de predios les sirve no sólo a las víctimas sino a los inversionistas de “su clase”. Y tener un gabinete tecnócrata y una fluida relación con la justicia era un imperativo de la gente de “su clase”.

Porque no es Santos quien traiciona a Uribe, sino la clase de Santos la que encuentra ahora incómodo, antiético y hasta antiestético a Uribe. Puede que al final de su gobierno Santos no sea invitado a domar potros a ninguna finca, pero tengo la convicción de que seguirá jugando golf como siempre, con sus amigos. A lo sumo eso se llama traicionar con clase. 

Igual que el caso del crimen de Luis Colmenares, esta es una historia de final abierto. ¿Habrá justicia en Colombia?

Hay 9 Comentarios

Qué mal escrito este artículo, o reportaje o crónica, no se qué es.. pero qué mal escrito para una publicación como El País. Se nota que lo escribió de afán. El tema requiere más que una mirada superficial y "novelera".

Colombia requiere un cambio profundo,una gran reforma agraria,oportunidad, educación para los humildes,acabar con la pérfida herencia del uribismo,Santos debería cerrar el congreso que es un nido de ratas,que ha acabado con los mínimos elementos democráticos que se han construido con mucha sangre y dolor

STOP HOMOFOBIA……………………………
STOP DISCRIMINACIONES HISTÓRICAS…………………
SOLIDARIDAD……………………………………………………
http://www.junglerias.com/2012/06/justos-x-pecadores.html

Hola, amigos. Yo soy muy escéptico con relación a todas esas reformas de que se habla y que no pasan de ser titulares de prensa. No veo líderes por ninguna parte que de verdad estén interesados en lo que se llamaba en tiempos de López Michelsen, "salvar la brecha"; o el slogan del expresidente Gaviria, "bienvenidos al futuro", etc. Los políticos colombianos de turno son tan hábiles, tan sagaces, que siempre encuentran la muletilla apropiada para apaciguar a la gente mientras las cosas siguen igual o peor. Los líderes que de verdad quieren un cambio, cuando llegan al poder, suelen tener una de estas suertes: o los matan o se acomodan. Esta es la historia de Colombia. La serie sobre Pablo Escobar, que en este momento se está viendo con tanto éxito en la TV, muestra lo que afirma el gran periodista colombiano ANTONIO CABALLERO: "La Colombia corrompida y criminal de la que fue pionero (Pablo Escobar), adoradora del dinero rápido a cualquier precio y olvidada de toda moral y todo escrúpulo, es la que se está imponiendo".
En este momento, mi mayor preocupación es lo que está pasando con las multinacionales que CONTINÚAN SAQUEANDO LA RIQUEZA DE COLOMBIA, sin que nadie sea capaz de atajar esta destrucción, esta explotación inmisericorde y este supuesto crecimiento que no lo es para el país, sino para los mismos de siempre. Cordial saludo

Latinoamerica arrastra un grave problema de siglos y es el color de la piel. Ser negro, mulato o indio en America Latina equivale a exclusión social, pobreza y marginación. Así lo decidieron los colonos blancos que sometieron estas tierras, así lo enseñaron a sus hijos estos despues a sus nietos que porsupuesto hoy son los blanquitos de Colombia. El objetivo es perservar la hegemonia de la estirpe y pedigrí caucásico como norma. Decidieron crear alegorías para festejar lo que para ellos es el triunfo de su raza sobre las otras. A esas alegorias lo llamaron Culebrones, donde los blancos hacen magestuasamente de blancos acomodaditos, ricos y bellos. Servidos por unos negritos feos y rechonchitos, acompañados de algún mulato bufón para el entretenimiento de sus señorias las blancas/cos. Por supuesto, sin faltar la presencia fugáz de algún indio analfabeto, para que así el cuadro refleje el peor gusto posible. El problema de Colombia es el mismo que hay en toda Latinoamerica, y es el racismo sin parangón que dura ya demasiado.

Un artículo muy interesante sobre un tema tan importante y tan esencial que (precisamente por eso) a nadie le importa solucionar de verdad: es demasiado político. La foto que ilustra el post es impresionante y demuestra que Colombia tiene un muy duro futuro.

Santos como tipico colombiano de las clases acomodadas se siente superior a sus vecinos. Pero el esta a años luz de las politicas sociales que ha implementado Correa en el Ecuador.

Colombia es un bello pais, en el cual he tenido la oportunidad de vivir y trabajar. Lastimosamente lo que dice el articulo del blog es cierto, lo carcome la desigualdad. Incluso en el lenguaje, me llamó mucho la atención el hecho que es un pais de "doctores", asi llaman o se hacen llamar de sus subalternos quienes tienen un cargo de responsabilidad en una empresa, o en el sector publico o simplemente el jefe de familia (nada que ver con el titulo universitario). Espero que Santos sea sincero en lo que propone y de verdad se implemente un acensor social, porque no es viable un pais que sólo da oportunidades a una elite. Además ni siquiera los integrantes de esa elite pueden disfrutar del pais, pues tienen que estar rodeados de guardespaldas, encerrados en clubes o recluidos en edificios llenos de guardias......Un ultimo comentario, la foto que ilustra el articulo parece sacada de otro tiempo: el antiguo regimen?- la colonia?. Una cosa positiva, la señora Zarzur ha pedido disculpas publicas por la desafortunada foto... Al menos ella se ha percatado de la "metida de pata".

Hay un ebook que refleja muy bien el abismo que separa a los pocos oligarcas que manejan el país del resto de la población. El fichero se puede leer en la red de forma gratuita . Se llama "Country Club lee.gratis"

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Sobre el autor

Graciela Mochkofsky, periodista argentina, es autora de cinco libros de no ficción. Creó y edita, en colaboración, la revista digital el puercoespín. Ha escrito para los principales medios de su país y para varias de las revistas más importantes de América Latina. Es Nieman fellow 2009 de la Universidad de Harvard.

Eskup

Archivo

julio 2012

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31          

Recomendamos

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal