Las (tensas) relaciones Guindos-MAFO

Por: | 08 de abril de 2012

Es un hervidero, pero mantienen las apariencias como pueden. Las relaciones entre el ministro de Economía, Luis de Guindos, y el gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez (MAFO), van de mal en peor. Al principio, cuando Guindos tomó el mando del departamento, hubo una especie de entente cordiale por aquello de la estabilidad institucional que alejaba cualquier atisbo de beligerancia <CF1000>durante los siete meses que le quedaban a MAFO para cumplir su mandato oficial al frente del banco central (expira el 12 de julio). Los propios interesados expresaron una actitud de mutuo respeto. Daba, incluso, la sensación de que se entendían a la perfección.

En teoría, los escasos siete meses pasarían pronto. Sin embargo, se están haciendo muy largos. Se han cumplido los tres primeros y las cosas no van, precisamente, por derroteros pacíficos. Pero nadie ha querido abrir el melón. Seguramente para no provocar enfrentamientos innecesarios en tiempos de mudanza y tan cerca del relevo. Aunque, al parecer, no porque no falten ganas.

Se da la circunstancia de que este tiempo ha coincidido con la parte más dura de la reestructuración financiera, lo que no ha ayudado a una cohabitación amistosa. Una de las primeras acciones, si no la primera, de Guindos fue presentar el real decreto de dicha reforma. El ministro dijo que había que acelerar el proceso y que quedaba la parte más dura. Es decir, lanzaba un mensaje que llevaba implícito que el Banco de España no había sido lo suficientemente diligente para haberla cerrado, o por lo menos dinamizarla y hacerla menos onerosa. Tras eso, la impresión generalizada en el ministerio es que la disposición del gobernador a colaborar para imprimir más ritmo no ha sido muy satisfactoria para el ministro.

El asunto, no obstante, va exclusivamente con (o contra) MAFO, al que también critican por la permisividad en la politica de remuneraciones en las cajas (en la que poco podía hacer) y de haberse dedicado más a la política mientras ardía el sector, y no con el equipo directivo del Banco de España. Las relaciones con este sí parecen fluidas y firmes. A este respecto, la costumbre de mantener reuniones periódicas del subgobernador (Javier Aríztegui) y el secretario de Estado de Economía, Fernando Jiménez Latorre, con los responsables de bancos y cajas ayuda bastante.

En el Banco de España, por su parte, siempre se ha despejado fuera cuando se habla de esta cuestión. No consta el mal entendimiento. Se subraya que la colaboración ha funcionado y que, al contrario de deteriorarse, la relación ha ido a más, rechazando “supuestas rencillas” entre gobernador y ministro. En cualquier caso, se destaca que no dejan de ser las que deben tener un banco central, como organismo independiente, y el Ministerio de Economía. Ambos tuvieron oportunidad de intercambiar impresiones en la reunión del Ecofin en Copenhague.

Minetras tanto, la reforma parece encarrilada para acabar en tiempo y forma. Es decir, antes del 31 de mayo todas las entidades habrán presentado sus planes. La próxima semana habrá una reunión del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) en la que se espera que se pongan en marcha las subastas del Banco de Valencia y Catalunya Caixa. La de NovaGalicia, previsiblemente, será más tarde. También se espera la ampliación del Fondo de Garantía de Depósitos,lo que precisamente no llena de satisfacción a las grandes entidades.

Y queda Bankia. La entidad que preside Rodrigo Rato ha asegurado/reclamado al Banco de España que puede/quiere seguir sola. De momento, este mes culminará la integración tecnológica de Bancaja. Hay quien sostiene que podría estar contemplando alguna operación con otra entidad. En este punto, el mensaje de Economía y del BE está claro: las fusiones tienen que dar como resultado una entidad más solvente y saneada.

Mientras pasan los meses y reciba experiencias, Luis de Guindos va formando el perfil del futuro gobernador del Banco de España, cuyo nombramiento lo hace el Gobierno a propuesta suya. El ministro quiere colocar a una persona sin peso político, al menos no tanto como el de MAFO, que se aleje de declaraciones políticas, que tanto gustaban a este creándole incluso problemas con el Gobierno que le nombró. Su objetivo es proponer a alguien que Mariano Rajoy no le eche atrás, alguien con un perfil más de secretario de Estado. Precisamente, el nombre que ha tomado fuerza últimamente es el del secretario de Estado de Economía, Jiménez Latorre, con lo que se repetiría el caso de MAFO (este era secretario de Estado de Hacienda), aunque sin el equipaje político de este. También está bien situada en la carrera Belén Romana, ex directora general del Tesoro con el PP. En la lista figura Fernando Becker (exconsejero de Economía de Castilla y León y hoy en Iberdrola), Elvira Rodríguez (exministra y diputada del PP), Antonio Sainz de Vicuña, candidato a consejero del BCE, y José Manuel González-Páramo, que está a punto de dejar ese puesto.

Hay 4 Comentarios

Tal para cual. El Mafo, un inútil que ni vio venir la crisis ni controló el desmadre de las cajas, ni los sueldos estratosféricos de sus dirigentes.
Los dos son la misma mi...

Pues también se puede entrever una inquina personal entre el Guindo y el MAFO, como la tiene el policia y el delincuente. Al menos, si el MAFO, es banquero (policía) no podrá soportar como director económico del pais, al Guindo, (delincuente) con el palmarés de la quiebra de Lhemans Brothers.

Pues esperemos que no sigan igual sino los perjudicados seremos los de siempre http://economia-eficiente.com

En definitiva, más de lo mismo. Cambian las personas, pero no la ideología. Todo seguirá igual.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Información Privilegiada

Sobre el blog

Este blog intenta meterse en las cocinas donde se elaboran y se fraguan las noticias, dar claves sobre las decisiones de política económica y empresarial, aportar  pistas sobre las relaciones de poder de las personas que manejan los destinos del país, valorar la dimensión de la economía como determinante en la vida política y de los ciudadanos y analizar el alcance de las informaciones en materia económica.

Sobre el autor

Miguel Ángel Noceda

Miguel Ángel Noceda Llano, cántabro de Comillas, siempre ha estado ligado a la información económica. Lleva desde 1989 en EL PAÍS, donde ha sido redactor jefe de Economía y es corresponsal económico. También ha sido presidente de la Asociación de Periodistas de Información Económica (APIE) y es Vicepresidente tercero de la Asociación de la Prensa de Madrid.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal