Chispas renovables contra el Gobierno

Por: | 11 de noviembre de 2012

La fricción dentro del sector eléctrico se acrecienta a medida que se acerca el fin de la tramitación parlamentaria del anteproyecto de ley de medidas fiscales en materia medioambiental y sostenibilidad energética, el próximo día 19 de noviembre. En todo el proceso no se ha movido una coma del aprobado por el Consejo de Ministros, pese a los intentos de las firmas de renovables, que recurrieron a varios grupos para presentar enmiendas que el rodillo del PP ha rechazado.

Las principales medidas incluidas en el anteproyecto son las siguientes: impuesto genérico a todo el sector sobre el valor de la producción de la energía eléctrica, equivalente a un 6%, lo que según estimaciones del Ministerio de Industria supondrá una recaudación de 572 millones de euros para el régimen ordinario y 688 millones para el régimen especial (renovables); impuesto a la energía nuclear sobre el tratamiento de los residuos y su almacenamiento, por importe estimado de 396 millones; impuesto especial sobre el carbón (268 millones); impuesto verde sobre producción con gas (804 millones); impuesto verde sobre la producción con fuelóleo y gasóleo (38 millones), impuesto a la generación de energía hidráulica, por 22% del valor de la producción (304 millones) y derechos de emisión de CO2 (450 millones). A ello se suma el reconocimiento de que el Estado se hará cargo del pago de la deuda histórica derivada del déficit acumulado.

El sector de fotovoltaicas reaccionó tratando de introducir enmiendas basadas en varias consideraciones. El sector entendía que el esfuerzo que se exigía no era equivalente con el de los generadores convencionales y que la reforma perjudica notablemente los intereses de las energías renovables y particularmente de la fotovoltaica. Por eso, intentó que la situación se corrigiera en el trámite parlamentario.

En principio, las medidas parecen suficientes para solucionar definitivamente el déficit tarifario, lo cual mejorara la confianza en el sector y permitirá un crecimiento más sano a futuro. Asimismo, los generadores tradicionales sufren un impacto muy limitado pues, si no todo, una parte sustancial del coste derivado de estos impuestos será trasladado al precio de la energía eléctrica con que se compensarán los efectos.

Sin embargo, los generadores renovables no podrán trasladar dicho coste por tratarse de una tarifa fija la que perciben por su producción de energía. Consecuentemente, tendrá un impacto notable en sus cuentas de resultados. En el caso de la energía fotovoltaica, esta circunstancia es especialmente gravosa “ya que esta medida se une a las ya decretadas en el pasado y en concreto en 2010, que dieron lugar a la demanda de arbitraje internacional interpuesta por numerosos inversores internacionales”.

En aquel momento se impuso un cap a la producción de energía eléctrica con precio primado, de manera que los productores vieron mermados sus ingresos en cerca de un 30% durante 2011, 2012 y 2013. Luego bajará al 10%. Si ahora a esa medida se suma un impuesto adicional del 6%, supone que en 2013, los ingresos se verán reducidos un 36%, lo que tendrá dos efectos: la pérdida de rentabilidad y, en muchos casos, el incumplimiento de las obligaciones de devolución de la deuda que se contrajo para financiar las inversiones en 2013. Ese año se solapan ambas medidas, lo que podría suponer un grave problema para el sector fotovoltaico y también para el financiero. Por eso el sector ha pedido, a través de UPN, que se adelante el 10% a 2013, con lo que el pago sería del 16% y no del 36%. Si no, “muchas de esas empresas se verán abocadas al concurso de acreedores y los pequeños inversores a perder toda su inversión”.

Como muchos de los fondos de inversión eran estadounidenses el embajador de Estados Unidos, Alan Salomon, intervino ante el ministro de Industria, José Manuel Soria. Es de suponer que la reacción de esos inversores internacionales será extremadamente negativa, salvo que el Gobierno promueva el cambio de la regulación de 2010 que afectaba solo a las fotovoltaicas.

Las fuentes consultadas sospechan del poder del lobby eléctrico, remitiéndose a la actitud de la patronal Unesa, que ha dejado de presionar y a las palabras de Ignacio Sánchez Galán, quien recientemente afirmó que el actual Gobierno es el mejor de la democracia.

Hay 2 Comentarios

quienes forman UNESA???...para quien trabajan, aznar,felipe,solbes, salgado,aceves y muchos mas ex-altos-cargos, podriamos con estos antecedentes,pensar, adonde iran algunos de los actuales........blanco y en botella...este sres. es el nivelazo de españa...luego nos estraña que no se fien de nosotros.

Parece que nos vamos a cargar otro sector. Y esta vez un sector que podría ser exportable.

Carla
www.lasbolaschinas.com

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Información Privilegiada

Sobre el blog

Este blog intenta meterse en las cocinas donde se elaboran y se fraguan las noticias, dar claves sobre las decisiones de política económica y empresarial, aportar  pistas sobre las relaciones de poder de las personas que manejan los destinos del país, valorar la dimensión de la economía como determinante en la vida política y de los ciudadanos y analizar el alcance de las informaciones en materia económica.

Sobre el autor

Miguel Ángel Noceda

Miguel Ángel Noceda Llano, cántabro de Comillas, siempre ha estado ligado a la información económica. Lleva desde 1989 en EL PAÍS, donde ha sido redactor jefe de Economía y es corresponsal económico. También ha sido presidente de la Asociación de Periodistas de Información Económica (APIE) y es Vicepresidente tercero de la Asociación de la Prensa de Madrid.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal