Una red para poner España en el mundo

Por: | 19 de mayo de 2013

La mediación de Casa Árabe para canalizar la demanda de profesionales españoles para el gran hospital de Doha (Catar) es una muestra clara del papel que han empezado a jugar las “Casas internacionales” del Ministerio de Asuntos Exteriores desde que se decidió potenciar la denominada “diplomacia económica” como vehículo de apoyo a la Marca España y la expansión internacional de la empresa española. Las Casas, hasta entonces centradas principalmente para fines culturales, han pasado a usarse como instrumentos de esta nueva diplomacia pública, lo que “las hace más útiles”, a juicio de sus responsables.

La figura de las Casas se creó en 1992, al socaire de la celebración del V Centenario del Descubrimiento, con la instauración de Casa América. Posteriormente, se han constituido otras cinco (Casa Asia, Casa África, Casa Árabe, Centro Sefarad y Casa Mediterráneo). Tres de ellas (América, Sefarad y Árabe) tienen la sede en Madrid; la de Asia, en Barcelona; África se ubica en Canarias, y Mediterráneo, en Alicante. Sus sedes suelen ser lugares representativos de las ciudades que les dan cobijo.

Son consorcios público-privados, con mayoría inicial de Asuntos Exteriores y presencia de las comunidades autónomas y ayuntamientos de donde están ubicadas, así como de entidades privadas. En algunos casos, y como consecuencia de la búsqueda de financiación ante los recortes presupuestarios, que han llegado al 40%, la aportación privada ha llegado a ser mayoritaria (como en Casa América).
Esta circunstancia, que realza el papel que han adquirido como impulsoras de iniciativas ligadas al campo económico, responde a la necesidad de apuntalar las Casas ante una situación que rozaba la quiebra. Ello obligó a aplicar planes de viabilidad, reducir plantillas (en algunos casos, mediante ERE) y dar un giro hacia la economía, además de buscar apoyos privados y realizar una gestión eficaz, como el alquiler de salas o arrendamientos de instalaciones.

La nueva estrategia permitió que se volcasen en la Marca España, coincidiendo con el empuje que se dio desde el departamento ocupado por José Manuel García Margallo. El ministro ha tenido un empeño casi obsesivo en dar protagonismo a estas instituciones, convencido de que “la cosa cultural va de carril y lo que prima ahora es lo económico”. Y, en ese sentido, dar prioridad a las pyme, aunque son los grandes grupos a los que los directores de las casas han recurrido para lograr las aportaciones privadas.

El nuevo enfoque, sin olvidar la faceta cultural, ha obligado a que la diplomacia tradicional dé paso a una diplomacia pública al servicio de la promoción de España a través de la sociedad civil. Hay una estrecha relación con el Instituto Elcano, sobre todo para conocer la imagen de España en el exterior y trazar las estrategias. El objetivo es que la red de Casas sea el punto de referencia de empresarios y autoridades que vienen a España.

El cambio propiciado por Exteriores, un ministerio que cada vez es más económico, podría interpretarse como competencia del ICEX, organismo dependiente del Ministerio de Economía, con el que ha habido más de un conato por esa circunstancia. Desde Exteriores se esfuerzan por explicar que se trata de colaborar y de enseñar a los empresarios las posibilidades de expansión.

Las Casas han ampliado la relación con los embajadores de los países a los que engloba. En el caso de la Casa América, hasta ahora muy centrada en los países latinoamericanos, se ha extendido hacia Estados Unidos. En ese sentido, ha habido foros con presencia de la embajada del país norteamericano y con vistas a reconocer o potenciar el español como segundo idioma en aquel país y, de paso, en el resto del mundo.

Desde que se conoció el interés del hospital de Doha de contratar sanitarios españoles, se han agolpado las llamadas a Casa Árabe. Esta, que ocupa el edificio de las antiguas Escuelas Aguirre (junto al Retiro madrileño), hará de anfitrión de la visita de Sidra Medical and Reseach Center, la firma que gestiona el hospital y cuyos representantes llegarán mañana encabezados por su director ejecutivo, William F. Owen. Durante los últimos tres meses, Eduardo López Busquets, que hace un año dejó su puesto de embajador en Mozambique para ser director general de Casa Árabe, se ha encargado de sembrar el terreno para el reclutamiento de profesionales que hará Sidra para el centro, que tiene previsto comenzar su actividad el próximo año. López Busquets ha organizado encuentros con altos cargos de Sanidad, empresas y organizaciones profesionales, así como con otros colectivos interesados. La visita terminará con una cena presidida por el ministro de Exteriores. Sidra, que también visitará varios países europeos para cubrir una demanda de 5.000 personas, busca enfermeros, investigadores y médicos, además de otro tipo de profesionales. La exigencia, además de su capacidad, es que hablen un inglés fluido. Una vez hecha la selección, Casa Árabe se encargará de la preparación y formación posterior sobre lo que es y significa Catar.

Hay 0 Comentarios

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Información Privilegiada

Sobre el blog

Este blog intenta meterse en las cocinas donde se elaboran y se fraguan las noticias, dar claves sobre las decisiones de política económica y empresarial, aportar  pistas sobre las relaciones de poder de las personas que manejan los destinos del país, valorar la dimensión de la economía como determinante en la vida política y de los ciudadanos y analizar el alcance de las informaciones en materia económica.

Sobre el autor

Miguel Ángel Noceda

Miguel Ángel Noceda Llano, cántabro de Comillas, siempre ha estado ligado a la información económica. Lleva desde 1989 en EL PAÍS, donde ha sido redactor jefe de Economía y es corresponsal económico. También ha sido presidente de la Asociación de Periodistas de Información Económica (APIE) y es Vicepresidente tercero de la Asociación de la Prensa de Madrid.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal