La reforma eléctrica echa chispas

Por: | 09 de junio de 2013

El ministro de Industria, José Manuel Soria, suele contar estos días a sus allegados que se teme una lluvia de pleitos en cuanto se apruebe la reforma eléctrica, que está en capilla. Apunta que va a haber lío, y la cercanía de la nueva normativa y el temor de que cambie mucho el statu quo sectorial han movilizado a todos los sectores involucrados, desde las compañías tradicionales (agrupadas en Unesa) a las de energías renovables, pasando por las productoras independientes de régimen ordinario que forman la tercera vía y que en su mayor parte son extranjeras europeas.

Las presiones han ido creciendo en las últimas semanas (comparecencias, documentos que teóricamente maneja el ministerio, filtraciones interesadas...), pero se han encontrado con una actitud refractante de Soria y, sobre todo, del principal encargado de la reforma, el secretario de Estado de Energía, Alberto Nadal, que se mantiene en una burbuja preparando el parto, ajeno a todo lo que se publica. Solo han roto el silencio en comparecencias parlamentarias, en las que apenas han desvelado algunos detalles. Es el caso de los cambios anunciados para el sistema extrapeninsular, que ha supuesto un enfrentamiento con Endesa, hasta la fecha única operadora en las islas.

Eso es de lo poco que se sabe de la reforma, que se espera para antes de que acabe junio. La reforma se aceleró tras la llegada de Nadal al cargo después de un año de desorientación de su antecesor, Fernando Martí, que pese a proceder del consejo de la Comisión Nacional de la Energía (CNE) nunca llegó a tomar el pulso al sector. Se trata de una reforma de carácter integral que permita la sostenibilidad del sistema con la debida previsión de cambios económicos, tecnológicos y de demanda, así como el aumento de la competencia y garantía del suministro. Recogerá medidas para lograr el equilibrio entre los ingresos y gastos y articular mecanismos de estabilización y revisión de las retribuciones periódicamente, de manera que pueda solucionarse el enquistado déficit de tarifa, que en la actualidad se eleva a 28.000 millones.

Las primeras en levantar el teléfono fueron las firmas de renovables, en las que participan muchos fondos de inversión extranjeros, además de empresas nacionales (caso de Acciona). Por ese motivo, se movilizó el embajador de EE UU en España, Alan Salomon, y representantes del Gobierno de dicho país han visitado Madrid para negociar, como el subsecretario de Estado de ese país José W. Fernández, preocupados por el futuro de esas millonarias inversiones.

Por su parte, los productores independientes piden estabilidad regulatoria, rentabilidad para cada tecnología por sí misma y proporcionalidad. Asimismo, proponen un sistema de retribución para los ciclos combinados, que se consideran necesarios, apostando porque los incentivos sean revisados de forma que repercutan en el uso de otras tecnologías. En la actualidad, las centrales de ciclo combinado carecen de margen para lograr un retorno de la inversión, porque el factor de carga es muy bajo.

La teoría es parecida a la del lobby Unesa, que ya no tiene el peso que tenía en otros tiempos. Tal vez por eso las eléctricas tradicionales han utilizado otro lobby, el Club de la Energía, que preside Rafael Villaseca, consejero delegado de Gas Natural. En la presentación del informe sobre Regulación y política energética en España, que no por casualidad vio la luz en plena ebullición de vaticinios y rumores sobre la reforma, Villaseca recordó al Gobierno que “la estabilidad de la regulación, su coherencia, eficacia, consistencia y sencillez, acompañada siempre de una adecuada memoria económica de las posibles consecuencias que cualquier decisión pueda tener, deben estar continuamente presentes en todo proceso de creación normativa”. Una declaración de principios. Regulación y mercado, según Villaseca, “deben estar sujetos a una política energética o estrategia nacional, que además debe estar coordinada con otras políticas, sobre todo la económica o la industrial”.

Precisamente, el informe denuncia que el déficit de tarifa es consecuencia de la decisión de subordinar la política energética a la general y que “sus posibles soluciones constituyen un caso de estudio adecuado para reflexionar sobre el grado de eficacia de la regulación”.

El sector está a la espera. Desde los grandes grupos eléctricos agrupados en Unesa, ahora reducidos a cinco (Iberdrola, Endesa, Gas Natural Fenosa, E.on y EDP-Hidrocantábrico), que controlan la mayor parte de la producción y distribución; las renovables, agrupadas en diversas asociaciones (eólicas, fotovoltaicas, solares, biomasa…), entre los que hay muchos fondos internacionales, que en muy poco tiempo han visto cómo el reino de Jauja se desvanecía al reducirse las subvenciones prometidas años atrás; y la tercera vía que constituyen los productores independientes, en su mayor parte extranjeras que forman APRIE (la francobelga GDF Suez, la irlandesa ESB, la suiza Alpiq, la japonesa Osaka Gas y Global 3 Energía, controlada por Ahorro Corporación) y que canaliza más de 2.000 millones de euros de inversión y 4.000 megavatios.

Hay 3 Comentarios

¿Ganarán los de siempre, como siempre?, si es así, nos llevarán al siglo XIX en vez de al XXI. todosobreenergia.com

El lobby eléctrico debe estar comiéndose al ministro crudo y con patatitas... como a todos los anteriores

Las chicas también boxean... con mucha pasión
http://www.warrantsyquinielas.com/p/la-chica-de-wyq.html
Inversión en bolsa con warrants, y la quiniela de la jornada de Liga Española, y bitcoins, foro WyQ, información financiera, y música, y oro, y... mucho más

¿Crees que España ha aprovechado los 40 años de democracia? La España que no pudo ser en http://yestheycan.blogspot.com/2013/06/la-espana-que-no-pudo-ser.html

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Información Privilegiada

Sobre el blog

Este blog intenta meterse en las cocinas donde se elaboran y se fraguan las noticias, dar claves sobre las decisiones de política económica y empresarial, aportar  pistas sobre las relaciones de poder de las personas que manejan los destinos del país, valorar la dimensión de la economía como determinante en la vida política y de los ciudadanos y analizar el alcance de las informaciones en materia económica.

Sobre el autor

Miguel Ángel Noceda

Miguel Ángel Noceda Llano, cántabro de Comillas, siempre ha estado ligado a la información económica. Lleva desde 1989 en EL PAÍS, donde ha sido redactor jefe de Economía y es corresponsal económico. También ha sido presidente de la Asociación de Periodistas de Información Económica (APIE) y es Vicepresidente tercero de la Asociación de la Prensa de Madrid.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal